La edad de los milagros, de Karen Thompson Walker

"Todavía me sorprende lo poco que sabíamos en realidad. Teníamos cohetes, satélites y nanotecnología. Teníamos brazos y manos robotizadas, robots para recoger la superficie de Marte. Nuestros aviones no tripulados, dirigidos por control remoto, podían oír voces a cinco kilómetros de distancia. Podíamos fabricar piel artificial, clonar ovejas. Podíamos hacer que el corazón de un muerto bombeara sangre en el cuerpo de un desconocido. Estábamos dando grandes pasos en el dominio del amor y la tristeza: teníamos medicinas para despertar el deseo y acallar el dolor. Llevábamos a cabo toda suerte de milagros: podíamos hacer que los ciegos vieran y que los sordos oyesen, y los médicos lograban extraer a diario a bebés del útero de mujeres infértiles. En la época de la ralentización, los investigadores de células madre estaban a punto de curar la parálisis: sin duda los inválidos habrían vuelto a andar.  Y sin embargo lo desconocido todavía sobrepasaba a lo conocido."


Elegí este libro hace poco en una librería de Andorra y me dejé llevar por un criterio que todos hemos utilizado más de una vez: la portada. Sin embargo, no puedo decir que me haya decepcionado porque mentiría. Consta de treinta y cuatro capítulos y es rápido de leer.

Julia nos cuenta como vivió el llamado "ralentización", cuando tenía once años. El mundo cambió por aquel entonces: la rotación de la tierra se empezó a relentecer y las horas del día se alargaban o se acortaban dependiendo de qué parte del mundo permanecías. Los científicos no conseguían hallar la causa de este efecto que desestabilizó el mundo por completo. Al principio del libro no somos testigos de muchos cambios importantes pero a medida que la historia avanza se ve más claro que el mundo que conocemos se desmorona. Hay más demanda que oferta en los productos de primera necesidad y el miedo y descontrol se apodera de la gente, con repercusiones sociales de gran calibre. Los gobiernos intentan imponer la estabilidad por el bien de los mercados y la seguridad nacional pidiendo a los ciudadanos que sigan viviendo según los relojes. Sin embargo, es difícil acatarlo mientras, en Californa, los días se alargan hasta durar más de sesenta horas y se suceden constantes cambios climáticos de gran trascendencia ambiental.

Si en la contraportada hubiera leído lo que llevo de reseña, la portada no me habría convencido lo suficiente como para llevarme este libro en casa. Nunca me han gustado las novelas de ciencia ficción y finales apocalípticos. Sin embargo, Karen nos rompe los esquemas y la imagen que yo mismo tenía de este género situando la narradora en una común chica de once años con las mismas preocupaciones y alegrías que nosotros mismos a esta edad. Como señala el título de la novela, esta es la edad de los milagros. Es la edad del primer amor, que se encarna en Seth Moreno, un vecino y compañero de clase Es la edad de las decepciones y la incomprensión. Julia es marginada por no querer beber o ligar con chicos, como hace su amiga Hanna o la mayoría de chicas de su edad. La crueldad con la que es marginada se materializa en el capítulo veintitres, en el que no pude reprimir una lágrima. En fin, Karen ha tenido la fantástica idea de combinar los problemas de la preadolescencia en un ambiente de desconfianza, inseguridad, descontrol y miedo. Surgen enfermedades desconocidas debido a la radiación provocada por el constante alargamiento de horas de sol. Todo esto es explicado por una Julia que vive en un futuro incierto, que no llegamos a conocer hasta el final del libro.

En muchas reseñas que he visto para ofereceroslas en el apartado "críticas" comentan que es una historia llana, sin sorpresas ni giros inesperados. Estoy en completo desacuerdo. <spoiler> La historia entre Sylvia y el padre de Julia, el accidente de coche de la madre, la muerte del abuelo y, sobretodo, el impactante final me sorprendieron enormemente </spoiler>. El final te deja con el corazón encogido. El mejor capítulo, con diferencia, es el último. Y no porque sorprenda, sino por la reflexión moral que nos plantea la autora.

¿Todo es positivo en esta novela? En mi opinión, no. He comentado lo bien que me parece la idea de combinar el fin del mundo con la vida rutinaria de un adolescente, con todas sus dudas y temores sobre la vida. Sin embargo, creo que Karen se ha centrado demasiado en lo segundo y muy poco en lo primero. Podría haver aprovechado más el tema apocalíptico ya que casi se limita a regalarnos un párrafo al inicio de cada capítulo con los cambios climáticos y sociales que experimenta el mundo. No obstante y más allá de esta pequeña crítica, es un libro que vale la pena. Esto sí, creo que es más bien juvenil, lo recomendaría a jóvenes de entre doce y dieciseis años.

En general, es un libro original, sin complicaciones argumentales, rápido y entretenido. Lo recomiendo, aunque invertiría el tiempo dedicado a la lectura en otros libros mejores.



Título: L'edat dels miracles.
Autor/a: Karen Thompson Walker.
Título original: The Age of Miracles.
Editorial: Rosa dels vents.
Nº páginas: 301.
Precio: 17,90€

Comentarios

  1. Lo vi en libroscompartidos.com y luego, al hacer mi post de novedades editoriales, pensé en incluirlo... lo que pasa es que la sinópsis me echa un poco para atrás. Esta novela podía encantarme, pero tenía pocas posibilidades de hacerlo. Las novelas 'post-apocalípticas' me encantan pero deben estar muy bien construidas. Y que la protagonista sea una niña lo tolero siempre y cuando sea totalmente verosímil. Creo que hice bien en dejarla pasar, pues por tu reseña veo que realmente no me estoy perdiendo nada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Ya he leído un par reseñas negativas del libro y tampoco me llama nada, así que paso.

    P.D. No sabía que eras bloguero "chico". Parece que estamos extinguidos xDD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario