El increíble caso de Barnaby Brocket, de John Boyne


Pero cualquier persona que hubiera contemplado el cielo de Sidney esa noche en concreto, cualquier persona preparada para abrir los ojos y ver algo más que la oscuridad de la noche o la blancura de la luna, habría visto algo extraordinario, algo que- de haber tenido ganas de mirar- le habría dejado sin aliento y le habría hecho percatarse de que no todas las cosas que pasan en el mundo cuentan con una explicación sencilla.
Al principio pensé que era por la deliciosa edición de este libro -la tapa, la tipografía, las páginas mismas...-, después me convencí de que era por la etapa que estoy pasando de mi vida en la que empiezo a ver mi adolescencia con perspectiva pero finalmente me vi obligado a rendirme ante la evidencia: la dulzura de este libro es cien por cien mérito del autor. 
Hoy os llevo un libro en la estela de "El Principito" o de los cuentos de Roald Dahl, ese tipo de lecturas que son para niños y para adultos a la vez ya que detrás de la historia de apariencia simple guarda un trasfondo más complejo. Aterrizamos en el relato con la vida y forma de ser de los que serán los aburridos y previsibles padres del protagonista: Alistair y Eleanor Brocket. La máxima ambición de ambos es tener una vida normal y tener hijos normales que hagan tan solo cosas normales. Detestan todo aquello que no sea considerado normal o que les pueda hacer resaltar o llamar la atención. Sin embargo, "el tercer hijo de la familia más normal que hubiera habitado jamás en el hemisferio sur, empezaba a demostrar desde el primer día que era de todo menos normal al negarse a obedecer la norma más fundamental de todas. La ley de la gravedad". Así pues Barnaby Brocket flota y sus padres, en vez de alegrarse de tener un hijo que puede volar, lo desprecian y lo culpan por no ser normal. Lo tienen encerrado en casa desde pequeño y se niegan a llevarlo a un colegio decente por miedo a llamar demasiado la atención. Nuestro protagonista crece sintiéndose culpable de ser lo que es y vive intentando no flotar para que sus padres lo acepten y no se avergüencen de él. Al no conseguir obedecer la ley de la gravedad, Alistair y Eleanor deciden poner fin a su "egoísmo" y lo sueltan, dejando que se pierda en el cielo de Sidney. Traicionado, solo y flotante emprende un viaje mágico en el que conocerá a gente diferente y aprenderá una importante lección: nada es mejor que ser uno mismo.
Es imposible no encariñarse con Barnaby. Observa el mundo con una inocencia que derretirá el corazón del lector. Aunque es traicionado por sus padres él lucha por volver junto a ellos porque "al fin y al cabo son mis padres". John Boyne solo escribe la mitad de su novela. La otra mitad la debe interpretar el lector. Esto tiene sentido, en la vida no vemos el cien por cien de la realidad sino que solamente percibimos la mitad y de esta tenemos que extraer la otra a través de la interpretación. La mayoría de bloggers han comentado como característica negativa que no acaba de profundizar en nada. A mí me ha encantado: hay un trasfondo excepcional detrás del mundo de Barnaby Brocket y existe sin quedar escrito. Lo que no me ha gustado es que, cuando su querido perro se pone a ladrar John lo expresa como "¡Larido! ¡Ladrido!" (¿Tanto costaba poner "woof, woof" o "guau, guau"?).
Aunque solamente el final lo encuentro brillante, toda la historia enamora y no pude dejar de leer. Además, es un libro rápido y las páginas van pasando sin que uno no se dé cuenta. La edición, de mano de la recién nacida editorial Nube de tinta, es brillante, como nos tiene acostumbrados dicha editorial. 
El increíble caso de Barnaby Brocket y La metamorfosis de Franz Kafka (reseña anterior del blog) tienen muchas similitudes. Tanto Gregor como Barnaby se ven rechazados por la familia y la sociedad. Son traicionados y, sin embargo, los dos eluden el rencor y el odio viviendo en la soledad y con el anhelo de cambiar para ser aceptados. No os quiero engañar, las dos obras son totalmente diferentes tanto en los sucesos como en el estilo pero en los dos existe este sentimiento.
El libro me lleva a una reflexión lógica, teniendo en cuenta la temática: ¿es malo ser diferente? El increíble caso de Barnaby Brocket está claramente dirigido a las minorías de nuestra sociedad que no se atreven a mostrarse tal como son, ya sea por razón de su físico, de su orientación sexual, de su forma de ser, de sus peculiaridades, etc. Como estudiante de Derecho me veo obligado a decir que el principio de igualdad está constitucionalmente protegido en su artículo 14. Además España es, por leyes, el segundo mejor país de Europa en cuanto a la protección de las minorías sexuales. Pero el problema no está en las leyes, sino en la gente y en la cultura, muy influenciados por el antiguo dogma católico que imperó en el país durante siglos y que erróneamente se cree superado. Las minorías no deberían necesitar más protección que las mayorías, y esto lo aplico a todos los posibles casos. Es inaceptable, pero a la vez real, que la gente no acepte a quien es diferente. La multitud de culturas y hábitos enriquece. ¿Por qué se considera negativo que un hombre ame a otro hombre? ¿Por qué se consideró negativo que Barnaby flotara? ¿Debemos obligar a una mujer que siente atracción por las mujeres a que ame a un hombre? ¿Debemos obligar a Barnaby a dejar de flotar? No, imposible. Las leyes ya se han adecuado a esta evidencia pero ¿y la gente?
John Boyne dedica el libro a Philip Ardagh, que ignoro quien es. Yo lo dedicaría a Jamey Rodemeyer, el adolescente neoyorquino de 14 años que se suicidó a causa del constante acoso que sufría de sus compañeros de colegio por razón de su orientación sexual. Estoy en contra de cualquier rechazo por ser diferente, pero estos extremos son intolerables.
En general, este es un libro que nos invita a reflexionar. Somos testigos de la soledad y la sensación de impotencia  que sufre el protagonista por no poder dejar de ser quien es. Somos testigos también del rechazo que recibe la gente diferente por parte de las mayorías sociales. Pero esta lectura no es un pozo oscuro y sin salida posible: está empapada de esperanza y prueba de esto es la evolución del protagonista a través de la historia. Adelante a la gente diferente. Pintad este mundo de todos los colores  posibles abandonando al olvido los grises que aún perviven de épocas antiguas y dictaduras crueles. Sed vosotros mismos, y, si en alguna ocasión os falta fuerza para conseguir este hito, leed el increíble caso de Barnaby Brocket. 


Agradecimientos a Nube de tinta por el ejemplar.



Comentarios

  1. Pues la verdad es que la portada es muy llamativa, el tema también puede serlo, depende de como esté tratado. Me he tenido que acordar de una cita de uno de mis autores favoritos, de ee cummings que va algo relacionada, aquí te la dejo
    " No ser más que tú mismo en un mundo que hace todo lo posible, día y noche, en hacerte ser como todos los demás significa luchar la batalla más dura que cualquier ser humano pueda enfrentar, y nunca dejar de luchar". Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Mientras iba leyendo el principio de la reseña también iba pensando en Gregor Samsa, pues hay, como bien dices, cierta similitud. Aunque La metamorfosis es uno de mis libros preferidos, este libro, sin embargo, no acaba de atraer mi atención. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No creo que vaya a leer este libro. De las oportunidades que ya le he dado a Boyne siempre me deja cierta sensación de vacío.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una monada de historia...y la reflexión muy bonita...pero por ahora no creo que lo lea.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Al contrario que a ti, la portada lo cierto es que no me llama demasiado. El autor tampoco, me saturé de él con el Pijama de Rayas. Si estás en libroscompartidos, tengo 'La casa del propósito especial' para intercambiar, por si te interesa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tengo la sensación de que me va a gustar más tu reseña que el libro. El pijama de rayas no me gustó nada, ese final abrupto como si el autor se hubiera cansado de escribir, no me convenció. Por culpa de eso no leí nada más de este autor. Con este libro que nos traes hoy me han entrado dudas pero como ya nos has traído tú la reflexión pues creo que me lo voy a ahorrar. La Ley esa que garantiza la igualdad es una de las más pisoteadas. Muchas veces huimos de lo diferente sólo porque nos da miedo, no sabemos cómo reaccionar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Creo que esta es la primera reseña que leo de este libro y no pude evitar fijarme atentamente en él cuando lo comparaste con El Principito, uno de mis libros favoritos. Creo que éste puede ser una bonita fábula digna de leer y, aunque el autor no me fascinó con El niño del pijama de raya 1bro.el, lo tendré en cuenta para el futuro. 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Estupenda reseña, como siempre. ¿Te puedes creer que nunca he leído "El Principito"? Por otra parte, decirte que me resulta extremamente enriquecedora las comparaciones que salen en algunas reseñas de una obra y otra. Te ayuda a ubicarla, y ofrece información de hasta que punto de puede gustar la novela objeto de análisis. Gracias. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Estoy leyendo otro titulo de este autor,La casa del propósito especial,todavía llevo muy poco avanzado,pero ya contaré a ver que tal.Este que nos traes lo he visto por ahí pero no me ha llamado mucho,creí que era un libro mas bien juvenil,pero es cierto que hay libros que siendo juveniles pueden leer los adultos y resultar deliciosos.

    ResponderEliminar
  10. Me llama bastante :3
    Gracias por la reseña ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado la reseña, en especial, para trabajarlo con los chicos más grandes de la escuela. Una buena opción.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me atrae todo de esta novela, he leído al autor en alguna otra ocasión y me han encantado sus libros, sin duda ya esta en mi lista :)

    ResponderEliminar
  13. La reseña estupenda, como siempre :) no me interesaba en principio, me has puesto en duda. Besos

    ResponderEliminar
  14. Una reseña fantástica. No me había fijado en este libro, pero ahora ya has hecho que me llame la atención.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Por lo que leo te ha hecho pensar ^^ le tengo bastantes ganas, tengo pendiente "el niño con el pijama de rayas" y me parece que es del mismo autor xD
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Se ve taaan bonito y a mi me gusto JOhn boyne asi que creo que lo leere

    ResponderEliminar
  17. Pues esta vez no lo he leído. Me estrellé una barbaridad con El niño del pijama y me resisto a repetir con el autor.
    La verdad que tu reseña es fantástica y me hace dudar sobre mi determinación, tal vez no esté mal dar una segunda oportunidad...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Con reseñas de este tipo ¡es difícil resistirse a leer el libro! La verdad es que aún no he tenido el placer de leer este autor, pero quizá me anime con este ejemplar puesto que me ha llamado la atención varias veces.

    ¡Excelente reseña!

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  19. si es como del estilo de El principito nada mas que por eso habría que darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  20. Hola!
    Con esta reseña no puedo descartarlo!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  21. A mi la portada no me dice mucho, pero a veces no es lo mismo tenerla presente que ver una foto. Si me ha sorprendido tu reseña y el argumento me parece curioso. Yo también creo que lo diferente asusta un poco a la mayoría y no me importaría ver como lo resuelve el autor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. A este le tengo muchas ganas!! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. No conocía este libro pero me ha gustado lo que cuentas en la reseña y además El niño con el pijama de rayas me encantó, así que desde entonces quiero repetir con el autor
    besos

    ResponderEliminar
  24. No es un libro que me llame mucho pero si puedo le daré una oportunidad que me gustan los libros que hacen reflexionar.

    ResponderEliminar
  25. Pues no me llamaba nada, porque el niño del pijama me decepcionó, pero ahora me haces dudar con esta reseña. Un besote!!

    ResponderEliminar
  26. Tengo poco que decir: Quiero este libro. En serio
    Me encanta el tema de ser diferente, la marginación. Me identifico mucho con eso, por lo que me suelen gustar, me hacen pensar, llorar y disfrutar.
    Barnaby parece genial, y ya había leído otra reseña donde comparaban la novela con las de Roald Dahl, que me acompañó mucho en mi infancia y me encanta.

    Creo que voy a ir haciendo una lista para navidades, y este libro irá seguro :)
    Gracias por la reseña, me ha encantado
    besos ^^

    ResponderEliminar
  27. El niño del pijama de rayas no me convenció del todo, pero este de hoy me resulta muy atrayente, ese niño diferente... creo que no me lo voy a perder.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Buenísima reseña ante todo. No he leído el libro, no me llamaba mucho la atención por las reseñas que leí. Pero leyendo la tuya dan ganas de correr a por él. Teniendo ese mensaje, me parece un libro digno de leer. En tu opinión he leído muchas frases interesantes, sobre las leyes por ejemplo, se ve que sigue habiendo una especie de cadenas a la imposición conservadora que duró siglos. Así, siempre es difícil cambiar la mentalidad de las personas.
    Y sobre si es malo ser diferente, yo opino que siempre has de ser tú mismo, pero también considero que hay situaciones en las que deberíamos vernos para pensar como otras personas, ya que no creo que sea fácil enfrentarte al rechazo social.
    Apunto el libro! :3
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  29. De este autor solo he leído El niño con el pijama de rayas, que me gustó mucho, la película no tanto. No conocía este otro libro pero entre la portada y tu reseña me han entrado unas ganas enormes de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Tiene buena pinta. Lo apunto aunqeu también tengo pendiente El niño del pijama de rayas (el libro no la película).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. La verdad es que tiene buena pinta.
    Gracias x la reseña.
    Besis.

    ResponderEliminar
  32. Me gustó mucho la reseña, la verdad que parece un libro muy lindo, el principito me gustó mucho, y si este es de el estilo creo que me gustará, no he leido aun el niño con el pijama de rayas, pero ya lo hare.
    Tu postura está muy bien, pensas igual que yo, cada cual tiene derecho a ser como es y nadie puede decirle al otro lo que tiene que ser, el que es así es porque es un necio con la mente cerrada, mientras a uno no lo molesten que cada cual haga de su vida lo que quiera.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  33. Hola! No leí nada del autor, ya que con El niño del pijama a rayas no me anime. Pero este parece un libro interesante, sobre una temática novedosa. La portada también atrae. Philip Ardagh, si no me equivoco, es un autor ingles.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  34. Kafka y Boyne son como el día y la noche pero tienes razón, y es que hay sentimientos universales. También podríamos dedicárselo a esa niña peruana que aquí en España, aquí también suceden ese tipo de barbaridades, no pudo soportar más las humillaciones y desprecios por ser extranjera y morenita, y se suicidó hace unas semanas.
    Besos,

    ResponderEliminar
  35. Muy bonita reseña, la verdad es que dan ganas de hacerse con un ejemplar ya!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  36. Los libros que me invitan a reflexionar me gustan mucho porque cada persona saca sus propias conclusiones y puede interpretar cada escena como quiera. El increíble caso de Barnaby me gustó mucho porque, aún teniendo apariencia infantil, es un cuento para adulto como bien comentas en tu reseña.

    A mi me gustó mucho y es de esos libros que volveré a leer varias veces ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario