Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini

martes, 31 de julio de 2012



"Últimamente sueño mucho, Amir agha. A veces tengo pesadillas. Veo cadáveres colgados, pudriéndose en campos de fútbol con la hierba teñida de rojo por la sangre. Me despierto ahogado y sudoroso. Aunque normalmente sueño con cosas buenas y doy las gracias a Alá de que así sea. Sueño que Rahim Kan sahib se pondrá bien. Sueño que mi hijo crecerá y que será una buena persona, una persona libre e importante. Sueño que las calles de Kabul volverán a adornarse con flores de lawla y que en las casas de samovar volverá a sonar la música del rubab, y que volarán cometas por el cielo. Y sueño que algún día regresarás a Kabul para visitar de nuevo la tierra de tu infancia. Si lo haces, encontrarás a un viejo y fiel amigo esperándote."

Cuando acabé la última página de Mil Soles Espléndidos, de este mismo autor, me gustó tanto que busqué otras obras de Khaled. Cuando vi que solamente tenía otra novela, la que me dispongo a reseñar, lo dejé estar ya que había visto la película anteriormente en el colegio. Sin embargo, el día del libro (Sant Jordi en Cataluña) mi novia me lo regaló. En la dedicatoria citó la frase del libro: "Por ti lo haría mil veces más". Ni la recordaba. Así que este verano, con más tiempo, me he animado y no me ha decepcionado ni lo más mínimo.

El libro consta de veinticinco capítulos de variada longitud y, en todos ellos, el narrador es el mismo protagonista, Amir, que nos relata su historia desde un futuro incierto. Nos relata su infancia, su temor a decepcionar a su padre, que espera de él un hombre valiente y deportivo y no lo que es realmente, un niño con un talento especial para contar y escribir historias. Amir tenía tan solo un amigo, extremadamente fiel y bueno, Hassan, el analfabeto hijo del criado de su casa -Alí-. Hassan vivía por y para él y cuando Amir le falla, quiere escapar de sus remordimientos y acaba odiando la fidelidad y la fe ciega que le tiene su amigo y criado. Este es el punto de partida de esta historia que transcurre cambiante según las circunstancias políticas que sufre Afganistán.

Khaled Hosseini nos relata esta historia llena de luces y sombras con una pasión que solo el que ha vivido dichas circunstancias puede transmitir. Te emociona de principio a fin y la realidad latente en cada capítulo te pone los pelos de punta. Todos los personajes que la componen tienen su personalidad única: Baba, Amir, Hassan, Alí, Soraya... Quedan explicados tan bien los sentimientos del protagonista y narrador que acabas comprendiendo todas sus reacciones ante el devenir de los hechos. El personaje de Amir podría estar perfectamente inspirado en el mismo autor, que a su vez sabe de lo que habla y lo demuestra con todos los detalles que hacen vivir la historia a flor de piel: los paisajes, los sentimientos, las tradiciones y la gente se impregnan de adjetivos. Además, al igual que en Mil Soles Espléndidos, Hosseini nos inserta en el relato una serie de palabras en el idioma original. No es un problema ya que siempre se repite traducido o es explicado su significado. Otro elemento que hace que te sientas más cercano a lo que sucede.

Como muchos me dijeron cuando decidí empezar este libro; es duro. Es muy duro y triste, la verdad. Pero es que la realidad, allí, la vida es así. En mi opinión, libros como este deberían ser obligados para que fueramos conscientes de lo que está pasando más allá de lo que nos es cómodo mirar. Cometas en el cielo es, también, un manifesto humanitario. Se nota que Khaled ama a su tierra, pero no osculta los problemas de su cultura y ataca al tradicional error humano: la generalización. Además, en sus dos novelas podemos conocer el Afganistán anterior a la intervención comunista y llegada de los talibanes y a la posterior. También, al final, somos testigos de lo obstáculos políticos internacionales que se debe afrontar para sacar a un niño de esas tierras para llevarlo a un lugar seguro. La destrucción, la pérdida, la desesperación y la muerte están presentes a lo largo de toda la historia pero también lo estarán elementos como la esperanza, la valentía, la bondad, la solidaridad, el sentido de la amistad y la humanidad.

No hay peros. En mi opinión este libro, dentro de su género y su objetivo, es perfecto. Con un final elegante y lleno de esperanza para un pueblo que ha sufrido la furia de todo tipo de culturas.

En conclusión, un gran libro realista y con un objetivo más allá del entretenimiento del lector. Una historia emocionante y dura, contada con estilo y consciencia de la situación. El entorno político e histórico no aburren ya que solo conjugan la sucesión de los hechos. Es un himno a la amistad, la traición y el remordimiento. Me quedo con la sensación de haver vivido con Amir toda su historia. Bravo a Khaled Hosseini, y espero una tercera novela suya con impaciencia.





Título: Cometas en el cielo.
Autor/a: Khaled Hosseini.
Título original: The kite runner.
Editorial: Salamandra.
Nº páginas: 380.
Precio8,90€


Bajo la misma estrella, de John Green

martes, 24 de julio de 2012


"- Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el sol engullirá la única tierra que vamos a tener, y estoy enamorado de ti."


Me decidí por adquirir este libro por más de una reseña positiva positivísima y, a decir verdad, también por la recomendación en portada de Markus Zusak, autor de La Ladrona de Libros y Cartas Cruzadas. No resultó difícil encontrarlo en la librería pues ha sido una novela que ha encontrado una recepción muy intensa en el mundo editorial de todo el mundo y, además, tiene una portada muy vistosa que me gusta mucho (a saber, el diseño es de Rodrigo Corral).

Pues bien, es un libro juvenil, consta de veinticinco capítulos de longitud irregular y es narrada en primera persona por la protagonista, Hazel, una chica de unos diecisiete años y enferma de cáncer de tiroides que ha pasado al pulmón y necesita una maquina que le ayuda a respirar y a extraer el líquido que retiene en los pulmones. Pero de la manera con la que es relatada la historia estoy seguro de que a Hazel no le gustaría nada que la presentara así en mi reseña así que dadme una segunda oportunidad: Hazel, una chica soñadora y amante de los libros cuyo mayor dolor es provocar dolor a sus seres queridos y que su enfermedad no tenga bastante con dominar su futuro y quiera controlar también su presente. Este libro habla sobre una historia de amor entre esta y Augustus (o Gus), un chico sutilmente alegre el cual empieza siendo un personaje simple pero, a medida que avanza la historia, descubrimos que esconde secretos y, sobretodo, miedos.

Desde que los caminos de los dos protagonistas se cruzan en el grupo de apoyo (que Hazel nos lo describe con una palabra: coñazo) se van conociendo día a día y el amor aflora sin que al menos la protagonista quiera, debido a su enfermedad. Sin embargo, un sueño compartido (conocer al autor de Un dolor imperial, el libro favorito de Hazel, y de este modo descubrir el final) acaba por hacer evidentes los sentimientos que tienen el uno por el otro. Si leéis este libro seréis testigos de esta relación tan especial que solo una persona que se está muriendo puede tener. Los pensamientos, las inquietudes y las dudas se centran en la muerte pero en una muerte que -más temprano que tarde- llegará, así que se intentará recibir de la manera más dulce posible. Una muerte que protagoniza conversaciones alegres sin miradas perdidas ni lágrimas silenciosas. Esta es la historia de dos adolescentes que luchan por vivir la poca vida que les queda.

Bajo la misma estrella está cargada de reflexiones y pequeñas locuras que emocionarán al lector pero también habrá dolor, tristeza e incomprensión (sobretodo por parte de padres, médicos y, en general, toda la gente que no está enferma de cáncer y cree saber lo que se siente). En general, se intenta reflejar la vida de un adolescente que sabe que nunca llegará a adulto. ¿Cómo es el amor para ellos? Un amor con fecha de caducidad cercana, pero ¿por eso no es amor? Todo lo contrario, es un amor tan intenso que no conoce límites más allá de la realidad de la enfermedad y, tal como se repite en la novela, sus "efectos colaterales". John Green no se corta al relatar los pensamientos típicos de la edad.

No negaré que es una gran novela, pero en mi opinión hay un par de cosas que se podrían mejorar. En primer lugar eché de menos un principio que me describiera la rutina de la protagonista ya que, solo empezar conocemos a Gus y en teoría se rompe una hábito de vida desconocido para el lector. En segundo lugar, el autor podría no tener tantas prisas a la hora de describir sentimientos. Los describe, sí, pero creo que en esta historia tendrían que ser más desarrollados. El libro, conteniendo la misma historia, podría ser doscientas páginas más largo. El final, si bien esperado, te emociona y te deja con un buen sabor de boca.

En conclusión, una novela preciosa y llena de reflexiones que te hará pensar en la muerte y en lo presente que está en el día a día de un enfermo de cáncer. Si no la puntuo mejor es, no solamente por los escasos peros que os he contado anteriormente sino también porque me parece demasiado próximo a la idea de Pulseras Rojas (o Polseres Vermelles) que, por lo que he oído, dentro de poco se estrenará en la cadena Antena 3 (si no se ha estrenado ya). Si os ha gustado este libro, no os perdáis esta serie pues vale mucho la pena.


Juego de Tronos, de George R. R. Martin

sábado, 21 de julio de 2012


"-Permite que te dé un consejo, bastardo- siguió Lannister-. Nunca olvides qué eres, porque, desde luego, el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil. Úsalo como armadura y nadie podrá utilizarlo para herirte."

"Hielo y fuego, invierno y verano, Norte y Sur. El eterno contraste entre lo cálido y lo gélido es el eje sobre el que gira la trama de esta saga monumental". Estas fueron las primeras palabras de la presentación, previa al prólogo, de Josep Burillo. Estas fueron las primeras palabras con las que empecé esta novela sin estar muy seguro del suelo que iba a pisar. Me lo había recomendado más de una persona pero tardé mucho en decidirme.

En mi opinión, la literatura fantástica para adultos hace tiempo ya que está en crisis. Algunos autores con mucha habilidad, por ejemplo Patrick Rothfuss, se atreven a pisar esas arenas movedizas y adquieren un gran éxito. Creo que uno de los factores por las que la literatura fantástica no es tan leída es por la dificultad del lector a situarse en un contexto totalmente diferente al suyo. El escritor tiene que describir la localización, los personajes, sus costumbres, etc. Sin saber porque a mí siempre me ha atraído la literatura fantástica de la Edad Media: el señor de los anillos, la historia de Kvothe y, ahora, canción de hielo y fuego. En conclusión, me cuesta fijarme en un libro de género fantástico. Pero cuando me gusta, me gusta mucho.

No dudo ni un momento en decir que, seguramente, este libro será mi libro del año. Un hallazgo sin precedentes en mi micromundo de lectura.

George R. R. Martin nos sitúa en el continente de Poniente en el que siete antiguos reinos se hallan unidos por una misma corona. Los protagonistas de toda la historia, sin duda alguna, son la familia Stark, del Norte y cuya capital se halla en la ciudad de Invernalia. El señor de los Stark, Eddard (o Ned) ayudó al actual rey supremo y de los Siete Reinos, Robert Baratheon, a conseguir el anhelado trono de hierro junto a Jon Arryn. Ahora que este último ha muerto en extrañas circunstancias el rey Robert viaja hasta Invernalia para pedirle a su amigo y ex compañero en la batalla, Eddard Stark, que sea la nueva Mano del Rey. A partir de este hecho la historia se desarrolla como las idas y venidas constantes entre las grandes familias de los Siete Reinos. Conspiración, traición, sangre y honor serán platos que se servirán en cada uno de los capítulos y el poder es la razón de todo por lo que se hace y se deja de hacer.

Los hijos de Eddard cuentan cada uno con una personalidad con la que acabas por cogerles cariño: el solemne y valiente Robb, la dulce y apasionada Sansa, la salvaje y guerrera Arya, el aventurero Bran y el pequeño Rickon. 

El autor tiene una impresionante habilidad por mezclar varias historias a la vez, los capítulos son titulados por el nombre del personaje desde el que seguiremos la historia. Esto sí, siempre relatada en tercera persona como narrador omnisciente (mi favorito). Además, el final de cada capítulo te deja con ganas de más, y esto me encanta. Todo el libro está escrito de una manera elegante, audaz y con la ágil poesía de los diálogos, típicos de la época Medieval. En esta novela no se censuran escenas sexuales, y diálogos inmorales como lo hacen la mayoría de las grandes obras del género. 

Creo que no exajero si digo que Canción de Hielo y Fuego puede ser perfectamente el predecesor de El Señor de los Anillos. Aún así, no puedo evitar mencionar dos diferencias entre estos: el segundo es más denso que el primero y el contexto de este no es tan fantástico como la obra de J. R. R. Tolkien (en la que magos, orcos y elfos son el centro de la historia, la obra de Martin no contiene ninguno de estos elementos).

Mientras en el sur de Poniente seguimos con las aventuras y desventuras de todas las nobles familias, en el Norte nos encontramos con Jon Nieve, hijo bastardo de Eddard, que ha ingresado en la Guardia de la Noche, una especie de monjes guerreros que vigilan El Muro, es decir, una estructura gigantesca construida por los antiguos hombres para salvaguardar el reino de los salvajes y otros misteriosos males que acechan del Norte desconocido.

Los Lannister, familia tremendamente poderosa, rica y fiel enemiga de los Stark, harán de la ambición su lema y llegarán a extremos insospechados para que algunos secretos no salgan nunca a la luz. El autor no ha relatado una batalla entre "buenos y malos" sino que nos explica como todos defienden sus intereses particulares, aunque algunos con honor y otros sin él. El personaje de Tyrion Lannister (el Gnomo) es una fuente de espectaculares diálogos dignos de ser mencionados en esta reseña.

El único punto negativo, tal vez, es común en todas las buenas novelas del género fantástico, el principio es difícil situarte: en las primeras páginas hay una lluvia de nombres que parece que nunca vaya a acabar. Sin embargo, George R. R. Martin ya lo preve y nos regala un misterioso prólogo que nos deja con ganas de más para que tengamos paciencia. No podrás soltar este libro. 

En conclusión, un libro que realmente vale mucho la pena y no dejaré de recomendarlo para TODOS los públicos. Una historia que será inolvidable para mí y ahora mismo me voy a comprar la segunda parte: Choque de Reyes. Escrito con un estilo lleno de detalles sin ser pesados la historia te envuelve completamente. Tiene muchos puntos de convertirse en mi gran hallazgo de este año y puedo decir que es un libro largo pero completo y con un gran final.




Título: Canción de Hielo y Fuego / 1 - Juego de Tronos.
Autor/a: George R.R. Martin.
Título original: Game of thrones.
Editorial: Gigamesh.
Nº páginas: 772.
Precio26€

Un paseo para recordar, de Nicholas Sparks

viernes, 13 de julio de 2012

"El amor es siempre bueno y paciente. Nunca es celoso. El amor nunca es jactancioso ni engreído. Jamás es grosero ni egoísta. No se ofende ni se resiente. El amor no disfruta con los pecados de los otros, sino que se deleita con la verdad. Está siempre listo para disculpar, para confiar, para esperar y para soportar."

Estaba buscando un nuevo libro en el Fnac de Barcelona cuando coincidí con una amiga de la Facultad de Derecho. Estuvimos paseando por la sección de libros y me habló de Federico Moccia (que yo por aquél entonces no había leído y lo rechacé completamente) y de Nicholas Sparks. "¿Sparks? Me suena..." le dije. Me habló de novelas suyas como "El Diario de Noah" y "Querido John" pero me recomendó uno muy corto llamado "Un paseo para recordar". Esta vez, pero, lo leí en catalán (Un camí memorable). Mientras leía el cargado libro de "Juego de Tronos", necesitaba una segunda lectura simultánea y sencilla.

La historia se divide en trece capítulos y está narrado en primera persona: nos lo cuenta Landon Carter cuarenta años más tarde. Nos situamos en el pueblo de Beaufort. Él era un chico que, ya de pequeño, era un poco gamberro, vivía condicionado de lo que pudieran pensar sus amigos (sobretodo Eric) y su padre era un importante político que solamente aparecía en casa de vez en cuando.

En cambio, ella (porque en las novelas de Nicholas Sparks siempre hay una ella), Jamie Sullivan, hija del reverendo del pueblo, se dedicaba por completo a asuntos benéficos como ayudar al orfanato o a cualquier necesitado. Es el modelo de chica devota: tiene una fe inquebrantable en Dios y parece que nunca se enfade. Siempre es criticada por el grupo de Landon (y Landon participa) por su modo de vestir pasado de moda o, simplemente, por ser rara y no tener una conducta irresponsable como lo común en esa edad. ¿A que parece imposible que entre ellos nazca un amor apasionado y fuerte como la vida misma? Pues Sparks tiñe de magia sus historias con una técnica simple y bella, haciendo posible amores teóricamente imposibles en escenarios como, en este caso, el baile de fin de curso. En un libro poco más de doscientas páginas consigue relatar este amor que un Landon viejo nos lo cuenta a forma de recuerdo imborrable con reflexiones simples e íntimas. 

¿La diferencia entre Moccia y Sparks? Moccia carece del estilo de este, y sobretodo de sus finales. Este no es un libro cargado de elementos literarios sumamente complicados. Más bien al revés: es sencillo y rápido. El final te encoge el corazón y, a mí, me hizo soltar alguna que otra lagrimilla.

¿El problema? Dos cuartos de la historia está dedicada a como se evitan por sus diferencias y, en la última parte parece que Sparks tenga prisa ya que avanza la historia (y justamente la parte en la que más se vive el amor) a ritmo vertiginoso. Esto, sin embargo y en mi humilde opinión, queda justificado por el inesperado y emocionante final. El libro vale la pena, pero en la película corrigieron errores sumándole nombrosas escenas no presentes en el libro. Las novelas de Nicholas son fácilmente adaptables al cine y la película no decepciona (al menos a mí). 

Esta historia nos demuestra que el amor puede hacer cambiar a las personas y, a veces, es más fuerte de lo que esperamos. Hace que creas en, tal como dice Jamie, los milagros.

En conclusión, su punto bueno es que hablamos de una apasionada historia de amor que, cuando la finalices, llamarás a tu novi@ para decirle que l@ quieres. Un gran final inolvidable, de estos que te deja con la boca abierta. El punto malo, por otro lado, es que la adaptación cinematográfica corrige todas las carencias del libro: demasiado corto, relato sencillo y sin complicación alguna (como historias paralelas o más anécdotas románticas).


Título: Un camí memorable.
Autor/a: Nicholas Sparks.
Título original: A walk to remember.
Editorial: labutxaca.
Nº páginas: 223.
Precio8,95€

La edad de los milagros, de Karen Thompson Walker

lunes, 9 de julio de 2012

"Todavía me sorprende lo poco que sabíamos en realidad. Teníamos cohetes, satélites y nanotecnología. Teníamos brazos y manos robotizadas, robots para recoger la superficie de Marte. Nuestros aviones no tripulados, dirigidos por control remoto, podían oír voces a cinco kilómetros de distancia. Podíamos fabricar piel artificial, clonar ovejas. Podíamos hacer que el corazón de un muerto bombeara sangre en el cuerpo de un desconocido. Estábamos dando grandes pasos en el dominio del amor y la tristeza: teníamos medicinas para despertar el deseo y acallar el dolor. Llevábamos a cabo toda suerte de milagros: podíamos hacer que los ciegos vieran y que los sordos oyesen, y los médicos lograban extraer a diario a bebés del útero de mujeres infértiles. En la época de la ralentización, los investigadores de células madre estaban a punto de curar la parálisis: sin duda los inválidos habrían vuelto a andar.  Y sin embargo lo desconocido todavía sobrepasaba a lo conocido."


Elegí este libro hace poco en una librería de Andorra y me dejé llevar por un criterio que todos hemos utilizado más de una vez: la portada. Sin embargo, no puedo decir que me haya decepcionado porque mentiría. Consta de treinta y cuatro capítulos y es rápido de leer.

Julia nos cuenta como vivió el llamado "ralentización", cuando tenía once años. El mundo cambió por aquel entonces: la rotación de la tierra se empezó a relentecer y las horas del día se alargaban o se acortaban dependiendo de qué parte del mundo permanecías. Los científicos no conseguían hallar la causa de este efecto que desestabilizó el mundo por completo. Al principio del libro no somos testigos de muchos cambios importantes pero a medida que la historia avanza se ve más claro que el mundo que conocemos se desmorona. Hay más demanda que oferta en los productos de primera necesidad y el miedo y descontrol se apodera de la gente, con repercusiones sociales de gran calibre. Los gobiernos intentan imponer la estabilidad por el bien de los mercados y la seguridad nacional pidiendo a los ciudadanos que sigan viviendo según los relojes. Sin embargo, es difícil acatarlo mientras, en Californa, los días se alargan hasta durar más de sesenta horas y se suceden constantes cambios climáticos de gran trascendencia ambiental.

Si en la contraportada hubiera leído lo que llevo de reseña, la portada no me habría convencido lo suficiente como para llevarme este libro en casa. Nunca me han gustado las novelas de ciencia ficción y finales apocalípticos. Sin embargo, Karen nos rompe los esquemas y la imagen que yo mismo tenía de este género situando la narradora en una común chica de once años con las mismas preocupaciones y alegrías que nosotros mismos a esta edad. Como señala el título de la novela, esta es la edad de los milagros. Es la edad del primer amor, que se encarna en Seth Moreno, un vecino y compañero de clase Es la edad de las decepciones y la incomprensión. Julia es marginada por no querer beber o ligar con chicos, como hace su amiga Hanna o la mayoría de chicas de su edad. La crueldad con la que es marginada se materializa en el capítulo veintitres, en el que no pude reprimir una lágrima. En fin, Karen ha tenido la fantástica idea de combinar los problemas de la preadolescencia en un ambiente de desconfianza, inseguridad, descontrol y miedo. Surgen enfermedades desconocidas debido a la radiación provocada por el constante alargamiento de horas de sol. Todo esto es explicado por una Julia que vive en un futuro incierto, que no llegamos a conocer hasta el final del libro.

En muchas reseñas que he visto para ofereceroslas en el apartado "críticas" comentan que es una historia llana, sin sorpresas ni giros inesperados. Estoy en completo desacuerdo. <spoiler> La historia entre Sylvia y el padre de Julia, el accidente de coche de la madre, la muerte del abuelo y, sobretodo, el impactante final me sorprendieron enormemente </spoiler>. El final te deja con el corazón encogido. El mejor capítulo, con diferencia, es el último. Y no porque sorprenda, sino por la reflexión moral que nos plantea la autora.

¿Todo es positivo en esta novela? En mi opinión, no. He comentado lo bien que me parece la idea de combinar el fin del mundo con la vida rutinaria de un adolescente, con todas sus dudas y temores sobre la vida. Sin embargo, creo que Karen se ha centrado demasiado en lo segundo y muy poco en lo primero. Podría haver aprovechado más el tema apocalíptico ya que casi se limita a regalarnos un párrafo al inicio de cada capítulo con los cambios climáticos y sociales que experimenta el mundo. No obstante y más allá de esta pequeña crítica, es un libro que vale la pena. Esto sí, creo que es más bien juvenil, lo recomendaría a jóvenes de entre doce y dieciseis años.

En general, es un libro original, sin complicaciones argumentales, rápido y entretenido. Lo recomiendo, aunque invertiría el tiempo dedicado a la lectura en otros libros mejores.



Título: L'edat dels miracles.
Autor/a: Karen Thompson Walker.
Título original: The Age of Miracles.
Editorial: Rosa dels vents.
Nº páginas: 301.
Precio: 17,90€

A tres metros sobre el cielo, de Federico Moccia

domingo, 8 de julio de 2012

"Babi asiente de nuevo y después cierra los ojos. Step sigue besándola. Va subiendo, le roza las mejillas frescas, las orejas heladas. Un soplo cálido y provocador le deja un escalofrío más abajo. Step se acerca a la comisura rosada de los labios. Babi suspira, temblorosa. Después abre la boca, dispuesta a acoger su beso. En ese momento él se separa. Babi se queda un instante así, con la boca abierta, los ojos cerrados, soñadores. Después los abre repentinamente. Step está frente a ella, con los brazos cruzados sobre el pecho. Sonríe y sacude la cabeza.- Ay, Babi, Babi. Esto no funciona así. Soy un cerdo, un animal, una bestia, un tipo violento...Hablas y hablas y, al final, mira..hasta te dejarías besar por mí. ¿Te das cuenta? ¡No eres nada coherente! Babi se pone roja de rabia.- ¡Y tú eres un imbécil! Empieza a darle puñetazos. Step intenta protegerse mientras se ríe.- ¿Sabes qué me has recordado antes? Un pez rojo que tenía de pequeño. Estabas ahí con la boca abierta. Boqueando. Precisamente como él cuando le cambiaba el agua y se me caía fuera, en el fregadero..."

Empecé este libro por insistencia de mi novia ya que yo, cuando salió la película, le cogí una especie de alergia por el tipo de público al que iba dirigido. Cabe decir que 'a tres metros sobre el cielo' es la primera novela de Federico Moccia. Se publicó por primera vez en 1992 en una edición pagada por el propio autor. Ésta se agotó inmediatamente, se fotocopió una y otra vez y circuló de mano en mano hasta que una gran editorial la reeditó en 2004, y logró así convertirse en un espectacular éxito de ventas que se ha prolongado hasta hoy. Según la contraportada del libro, pocos meses después de su publicación, en todas las paredes de Italia se podía leer el mismo graffito que escribe el protagonista, a saber, "io e te, 3MSC". El éxito llegó a España cuando la cadena de televisión española Antena 3 compró los derechos para producir la adaptación española de la película italiana de este libro. Antes de empezar la valoración en si tengo que mencionar que leí el libro antes de ver la película, como creo que debe ser.

El libro consta de cincuenta y cuatro capítulos más bien cortos cuyo narrador va turnando entre el seguimiento de los dos protagonistas, a excepción de algunos capítulos que sigue a personajes secundarios. Ya en la primera página del libro nos hacemos una idea de como es Step: un chico gamberro, problemático, creído y callejero. Tiene una panda de amigos, igual o más gamberros, que lo acompañan a todo lugar. Hacen carreras ilegales con sus preciadas motos, asaltan las fiestas imponiendo el caos y robando, etc. Pero paralelamente a la rutina de Step, seguimos la de Babi: una chica elegante, educada, hija de papá y disciplinada. Sin embargo, un par de encuentros fortuitos son suficientes para que nazca entre ellos un amor imposible de tipo sheakespeariano (y con esto no pretendo comparar a Moccia con este brillante y clásico autor inglés) en el que la casualidad o, si lo preferís, el caprichoso y aleatorio destino, deciden un rumbo totalmente inesperado de la historia. Aunque desde el principio no encajan, pues las formas de Step no convencen a Babi (que llega a amenazarlo con cortar si se repiten ciertos actos propios de los adjetivos con los que defino a Step en la primera línea de esta mi valoración). A medida que avanzamos la historia descubrimos que la vida de Step no ha sido fácil aunque, en mi humilde opinión, esto no justifica muchos de los actos con las que el autor ilustra el libro como ejemplos de la rutina de Step pero provoca que lo acabes apreciando. Los personajes de Pollo y Pallina también resultan cruciales en la historia.

Esta novela contiene todos los elementos que no me gustan en un libro, solamente lo salva la historia en si. Los hechos se van sucediendo de una forma totalmente impersonal y cinematográficamente. Si leo un libro y no veo directamente la película es para que me aporte cosas que una película no puede y un libro sí, y un libro cinematográfico no explota esta ventaja. Y digo que Moccia narra una historia de modo impersonal ya que los personajes están vacíos, son planos. El único personaje que se llega a definir y perfilar es Step, porque no llegamos a conocer a Babi. Federico Moccia, en mi opinión, es de los que creen que con imaginación se puede ser buen autor y, aunque quizás las ventas le den la razón, yo creo que la técnica del saber escribir es tan imprescindible como la creatividad. Moccia tiene la historia, pero no la sabe transmitir al papel. Hasta el capítulo treinta y tres no se digna a describir un solo sentimiento de forma personal e íntima, es decir, fuera de todo diálogo. Podríamos llegar a afirmar que hasta dicho capítulo el narrador es observador y no omnisciente.

Sé que es temprano para juzgar esto (ya que aún no he leído "Tengo ganas de ti", del mismo autor y continuación de "a tres metros sobre el cielo"), pero también se nota que esta novela romántica va dirigido al público femenino. Como hombre que soy, pregunto: ¿De verdad creeis que esto es amor?, ¿eso es lo que queréis vosotras? La razón de estas preguntas es que, en toda la novela, Step se esfuerza para cambiar por el amor que siente por Babi. En todo el libro solamente se nombra la palabra "enamorada" cuando se encuentra con alguna sorpresa que Step le ha preparado. ¿Qué sorpresa le hace Babi a Step? Ninguna. Él se conforma con estar con ella pero ella <spoiler> a la mínima que sucede algo que no le gusta lo echa todo a perder. Veo a Babi como una chica muy superficial. Si tanto amor le tiene a Step, ¿por qué sale con su vecino a la que decide cortar con Step? ¿Cómo se atreve a decir que está con otro por teléfono cuando Step llama, de tanto que la echa de menos, para saber como está? ¿Por qué lo deja cuando sabe que lo está pasando muy mal por la muerte de Pollo? ¿Por qué se deja de hablar con su mejor amiga, Pallina, justamente cuando su novio acaba de morir en un accidente? Miles de porqués que me decepcionaron en un final que esperaba mejor. Supongo que el autor pretende dejarnos con ganas de más para vender la segunda parte pero a mí, personalmente, el único efecto que consiguió fue la de podrir toda la historia.</spoiler> En mi opinión, en esta novela el amor no es recíproco del todo. Supongo que el público femenino-adolescente que lee estas novelas (la mayoría) solo se fija en lo que da Step a Babi (que es mucho) y no en lo que Babi da a Step (que es su anhelada compañía cargada de condiciones rígidas en los que no cabe ningún perdón).


Tampoco sería justo mencionar solamente las cosas malas de esta novela. La historia refleja un primer amor, puro y lleno de esas pequeñas locuras con las que todos hemos soñado alguna vez (escapar a la playa, lo prohibido, la primera vez... en fin, las novedades de un primer amor). Hay escenas que te llegan al corazón, como la citada arriba, el graffito de Step o algunos diálogos y momentos muy buenos. También, llegando al final del libro, aguardan sorpresas al lector que le harán susurrar un incrédulo "¿Cómo? No... ¿en serio?". Sin embargo, no hay nada que no te pueda ofrecer la película. Es más, cuando vi la película disfruté más que con el libro (aunque no soporte ni la voz ni la presencia del actor español Mario Casas).

En general,  no me gustan los personajes (solo se llega a conocer ligeramente a Step), el modo de narrar es más bien pésimo y extremadamente superficial (nunca me ha gustado el narrador observador por razones que ya he explicado en esta misma reseña) y la historia es entretenida pero el final me ha matado (y no en el buen sentido).

Como habréis podido apreciar en la reseña de Cartas Cruzadas de Markus Zusak y esta misma, en mi opinión los finales son muy importantes y pueden definir una novela. Si es esperado o decepcionante te estropea toda la historia, pero si es sorprendente y emocionante sacan a relucir lo mejor de toda la lectura y no se vuelven perdidas las horas que has invertido en la lectura. En este caso me ha parecido muy decepcionante. A mi parecer, la parte más difícil de una historia es el final, por eso admiro grandes finales como, para dar un par de ejemplos, "Dime quien soy" de Julia Navarro o el final de la famosa saga de Harry Potter, por la gran escritora J.K.Rowling. Son autores que saben acabar una historia como Dios manda.

En cuanto a leer "Tengo ganas de ti", de momento no, pero no descarto darle una segunda oportunidad a este Nicholas Sparks italiano ya que, al igual que miles de novios rendidos, me veo obligado a ir al cine para ver la película con mi novia (un minuto de silencio en solidaridad a esta nuestra causa).


Título: A tres metros sobre el cielo.
Autor/a: Federico Moccia.
Título original: Tre metri sopra il cielo.
Editorial: Booket.
Nº páginas: 390.
Precio7,95€

Cartas cruzadas, de Markus Zusak

viernes, 6 de julio de 2012


"He comprado cuanto necesito para Nochebuena. Más alcohol que comida, por supuesto, y cuando la gente llega, mi choza huele a pavo, a ensalada de col y, cómo no, a Doorman. Durante un rato el pavo se impone, pero el olor de ese perro puede con todo".


Generalmente cuando leo un libro (y me gusta) me informo del autor. Al leer La Ladrona de Libros quise conocer otras obras de Markus Zusak y me enteré de que, en Australia, este joven autor ganó más de un importante premio con "I am the Messenger", libro previo a la anteriormente mencionada obra maestra. Ahora, transcurridos diez años de su primera publicación, la editorial Lumen se ha atrevido a publicarlo en nuestro país con el título de "Cartas Cruzadas" y una tapa que, a mi gusto, refleja la luz que la historia contiene.

Justo ayer, antes de acabar el libro, visité el blog de Elena (enlace en la sección de críticas) y leí su reseña sobre este libro. Me veo obligado a mencionarla antes de empezar con la valoración en si ya que mi opinión es muy paralela a la suya.

La novela es narrada en primera persona, es Ed, el protagonista, quien nos lo cuenta de un modo muy personal e íntimo. Ed no es más que un perdedor. Un desgraciado taxista con una aburrida vida que se limita a servir a su insoportable madre, conducir su taxi, dar de comer a su perro, jugar a cartas con sus infelices amigos y soñar con besar a su amada amiga, Audrey. Este es el círculo que compone su miserable rutina.

Aterrizamos en un banco que está siendo atracado por una serie de ladrones cuando Ed y sus amigos (Marv, Ritchie y Audrey) se encuentran en él. Debo remarcar que la primera escena ya me hizo disfrutar mucho y consigue perfilar muy bien el personaje de Marv -el cual está preocupadísimo porque ha dejado el coche estacionado en una zona de 15 minutos, delante del mismo banco, y el atracador no se digna ni a pagarle la multa cuando así se le pide-.

A partir de esta escena se van desarrollando un seguido de hechos entrelazados que culminan con un naipe y tres direcciones escritas en él. Ed decide no poner fin a este misterioso suceso y dejarse llevar, aunque solo sea para colorear un poco su vida en blanco y negro. No tarda en descubrir que ha sido elegido por alguien para ayudar a gente que lo necesita. Así, descubre que una pequeña acción puede darle un importante empuje a otras vidas (entre esos casos; una mujer que es violada noche sí, noche también y un sacerdote que da sermones sin ilusión por el reducido número de asistentes). Al estar narrado en primera persona sentimos todas sus preocupaciones, remordimientos y temores a flor de piel.

Markus Zusak tiene una manera de narrar que a mí, personalmente, me encanta. Escribe de una forma simple pero extremadamente personal. Llegas a sentirte identificado con algunas de las sensaciones descritas y más de una vez el narrador sale de la historia para preguntarle al lector directamente. Los diálogos son breves y, en mi opinión y a diferencia de "La Ladrona de Libros", impregnados de inocente ironía. Los más de una vez empleados "Lo sé" y "Gracias" demuestran lo consciente que es Ed de su miserable condición y de lo perdedor que es. Todos los personajes gozan de una personalidad única y se hacen querer. Hasta el apestoso, viejo y glotón rottweiler del protagonista, Doorman, se hace querer.

Quizás lo que guste menos a más de un lector es la simpleza con la que es relatada la historia pero, en mi humilde opinión, se trata de una simpleza bella. Con esta forma de narrar tan especial que tiene el autor vemos la metamorfosis que el protagonista experimenta: pasa de ser tristemente conformista a amar a la vida e imponerse. Todo esto a través del misterioso juego de naipes.

El único punto negativo, al igual que señaló Elena en su blog, es el final. Creo que el final es algo muy importante en un libro y después de más de 350 páginas de comedia y, en cierto modo, suspense, parece que el autor haya visto "El Show de Truman" o "Vanilla Sky" en la televisión y se haya inspirado para las últimas cinco páginas del libro. Siempre he defendido los finales sorprendentes y que hacen una vuelta de 360 grados a toda la historia, pero se tiene que hacer bien y con cuidado para que no parezca o se note que es totalmente improvisado. En la última parte del libro los capítulos se acortan y la información se multiplica. ¿Resultado? Una chapuza de final. Me sienta mal tenerlo que decir, ya que todo el libro me ha encantado y he disfrutado enormemente leyéndolo, pero el final ha sido como un empinado barranco después de un hermoso crescendo argumental. La historia de amor entre Ed y Audrey y el asunto Marv también merecían unos finales, por lo menos, más desarrollados.

Sin embargo, y más allá de este único punto negativo, si te gustó la obra maestra de Markus, este libro tiene muchos puntos a favor de que te guste (aunque debo coincidir con la mayoría de las críticas al apuntar que no se puede comparar con "La Ladrona de Libros").

En general, una lectura amena, fresca, entretenida, amable, rápida, de verano, que te hace pensar y te saca más de una sonrisa. La recomiendo.


Presentación

martes, 3 de julio de 2012



Hoy nace este blog que, espero, dure mucho y mucho tiempo. Siempre me ha gustado leer, ya de pequeño prefería leer que muchas otras actividades más comunes, como el fútbol. Ahora, con la creación de este blog, espero poder compartir con todos vosotros esta pasión que solo los lectores natos sentimos dentro. Este espacio es para mí y también para vosotros: los que sois capaces de pasaros horas y horas en una librería y sufrís cuando teneis que elegir entre dos libros, tanto por los que leeis en la biblioteca como por los que preferís guardarlo en vuestra librería privada. Este espacio es para los que el olor de las paginas de un libro ya les habla del propio argumento, por los que huyen a cualquier rincón para disfrutar de ese momento tan especial: el de la lectura. Este blog está dedicado a los que les encanta el pasar de las paginas y desean vivir lo suficiente como para leer muchos más de los libros que tenemos tiempo de leer. Hoy, martes 3 de julio de 2012 nace este blog.
Espero que disfrutéis de esto tanto como yo. Bienvenidos seáis. Siempre.