Trece tristes trances, de Albert Sánchez Piñol



"He venido – dijo el cuervo- para hacerte sufrir un poco más. Y lo haré de la manera más lícita que hay de causar dolor: contándote la verdad."

Antes de asistir a la entrevista de Mònica Terribas a Albert Sánchez Piñol, autor de Victus (libro más vendido en Cataluña este Sant Jordi), como llegué muy temprano decidí pasearme por el Fnac y comprar dos libros del escritor catalán que me faltaban por leer. Me fijé en esta obra. Después de leer su último y extenso libro me picaba la curiosidad: ¿cómo se movería en el terreno del cuento? Lo descubrí pues en Trece tristes trances, de Albert Sánchez Piñol.

Tretze tristos tràngols es el segundo volumen de cuentos del autor, el primero es Pallassos i monstres. En este caso el título nos da toda la información de su contenido: consta de trece cuentos tristes. A través de éstos el autor da vueltas a temas tan actuales como la inmigración, el sentimiento de culpa, la frustración y más. Albert Sánchez Piñol sabe adaptar su estilo cercano e íntimo al terreno del cuento y, con una ritmo muy natural y aportando algunas dosis de fantasía, se gana al lector rápidamente. Los trece cuentos tienen moraleja pero ninguna resulta ser de fácil sustracción, va a cuenta del que los lee sacar sus conclusiones y adaptar los difusos cuentos con sus impactantes finales a sus propias teorías.

Como novato en la literatura de cuentos una de las cosas que más me ha gustado es la distancia de los cuentos entre sí. El único punto en común que he sabido encontrar es la tragedia y la melancolía que parece teñir los trece cuentos que componen este volumen. Sin embargo, de una página a otra damos saltos impresionantes. De la Antártida a la sabana y del mar Báltico a un congreso internacional socialista. No sabría describir la sensación que dan estos espectaculares saltos narrativos pero, al ser los cuentos muy cortos, podemos hablar de un libro que engancha mucho, es ameno y no decae en ningún momento. Cada relato es independiente del anterior y, al igual que el sultán Shahriar ante los cuentos de Scherezade en Las Mil y Una Noches, esperaremos impacientes el final de cada uno de los trece cuentos que nos narra Albert.

Atendiendo a la independencia que caracteriza a los cuentos de este libro y buscando siempre la integridad de información en mis reseñas, me dispongo a dar una opinión clara y concisa de cada uno de los cuentos. No hay spoilers pues no resumo ninguno de los cuentos, me limito a comentar lo que me transmitieron.

  1. Cuando caían hombres de la Luna: clara metáfora a la inmigración. Es un cuento que nos recuerda que no somos diferentes a aquellos que en ocasiones son considerados invasores non gratos.
  2. Todo lo que necesita saber una cebra para sobrevivir en la sabana: el cuento que hace de portada en la edición en español del libro (Alfaguara). En mi opinión aquí el autor nos revela uno de los secretos a voces de la sociedad. ¿Cómo sobrevivir cuando eres el débil y nada puedes hacer contra un enemigo que va a por ti y está dispuesto a pasar por encima tuyo?
  3. La nave de los locos: este es uno de los cuentos que más me atrapó. Quizás fue su aura de  oscuridad y desamparo pero inmediatamente me conquistó, aunque no supe sacar ningún mensaje más allá de esa soledad que late a lo largo de todo el relato, la solidaridad de los locos y el egoísmo de la gente sana de juicio.
  4. La solidaridad que vino de las estrellas: muchos tendríamos que leer este cuento de vez en cuando. Cada vez que ha nacido un movimiento, y no quiero hablar de política, se ha dividido. No sabemos ver que a los políticos les interesa enormemente que nos enfrentemos entre nosotros. Este cuento es un himno a la unidad y el final es tab desesperanzador como impactante.
  5. La ley de la selva: este fue de los cuentos que menos me llegaron y no precisamente por el tema, los agresores de mujeres, porque me interesa mucho. El final no me acabó de convencer.
  6. De chiquitín, tos de mastín; más adelante, pata de elefante: este cuento hace de portada en la edición en catalán (La Campana). Es el más peculiar de los trece relatos a mi parecer. Aunque no supe acabar de entender la moraleja me resultó muy divertido.
    Edición del libro en idioma original (La Campana)
    Es la edición que adquirí y que Albert me firmó.
  7. Entre el cielo y el infierno: este cuento no me convenció. No supe entender su sentido ni su mensaje.
  8. Titus: una alegoría al pasado y a las falsedades para ser socialmente aceptado. Nos sitúa en la Roma imperial. El estilo de Albert resalta mucho en este cuento desvergonzado.
  9. Ya no puedo más: viajamos a la vida de un desgraciado esquimal que debe plantar cara en demasiados frentes.
  10. El espantapájaros que amaba a los pájaros: este cuento me gustó mucho. Veo en el protagonista un mártir de las generalizaciones y la poca fe en las diferencias que reina en nuestra sociedad que, vistiéndose de cosmopolita y multicultural, a veces nos demuestra ser muy poco tolerante.
  11. Nunca compres churros un domingo: este cuento me llegó especialmente pues incide en la poca ética y moral que nos encontramos día a día por la calle. Muchas veces a la gente le gusta no ver ni oír las injusticias, alejándose de los problemas en un individualismo egoísta.
  12. El rey de reyes y las dos ciudades: me gustó el relato y el final da vueltas a la traición y la ambición. Sin embargo y tras mucho pensar no he sabido entender del todo su mensaje.
  13. Sólo dime si aún me quieres: mi cuento favorito y, en mi opinión, perfecto para ocupar el último puesto de los trece trances tristes que forman este libro. En este cuento el autor nos invita a reflexionar sobre el amor, las infidelidades, el matrimonio y el sexo.
En conclusión, Trece tristes trances es el segundo volumen de cuentos de Albert Sánchez Piñol, que se mueve muy bien en el terreno del relato corto. Punto en común entre ellos es que todos están impregnados de desolación y contienen un mensaje entrelíneas que no viene dado, el lector debe saberlos sustraer por si mismo. El autor solo hace la mitad del trabajo y deja la otra mitad al destinatario de sus palabras. Imprescindible para los amantes de los cuentos, recomendable para los que no os habéis iniciado en el género.


Título: Tretze tristos tràngols. Autor/a: Albert Sánchez Piñol.
Editorial: La Campana. Nº páginas: 176. Precio14€


Otras obras del autor reseñadas en el blog: Victus.

Comentarios

  1. Albert Sánchez Pinyol y sy "victus" fue el más vendido en Sant Jordi, en los dos idiomas. Lo cierto es que tuve mal estreno con él porque no me gustó nada "La pell freda", pero si nos dices que sus relatos son buenos quizás me atreva a empezar por ellos y darle otra oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. De moment, és el que més m'ha agradat de l'autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola, no me gustan especialmente los libros de relatos, creo que lo voy a dejar pasar, ya sabes, con tanto por leer siempre hay que ir descartando. Pero buena reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay, yo tras la mala experiencia con La pell freda / La piel fría no creo que vuelva a leer al autor. Aunque su prosa no me desagradó, fui incapaz de terminar la historia y me da miedito leerle otra vez.

    Un abrazo y feliz martes.

    ResponderEliminar
  5. A pesar de lo interesante de la propuesta, prefiero estrenarme con Victus en la prosa del autor, y si me agrada, ya pasaré a los cuentos. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Pues en mi caso, si me estreno con el autor, me decanto por estos cuentos, me han parecido muy tentadores, esos saltos, y los pequeños argumentos que nos dejas. Lo apunto. Besos

    ResponderEliminar
  7. Me cuesta decidirme por un libro de relatos cortos. Aunque reconozco que en este caso tu reseña consigue despertar mi curiosidad.
    Ya me llevé el otro día apuntada su novela Victus, esperaré a leerla y si la experiencia con el autor me convence es muy posible que me anime con sus cuentos.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pues no he leído nada de él, y los relatos si que me gustan, asi que tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Pues no he leído nada de él, y los relatos si que me gustan, asi que tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Los libros de cuentos o relatos no son mi fuerte, así que lo dejaré pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  11. No soy mucho de relatos...así que lo dejo pasar. Además, (ya se que es una superficialidad) peroo no me ha gustado nada nada el título.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Una muy buena reseña, además si tenemos en cuenta que los cuentos no tienen demasiados lazos en común. Creo que ya te dije que a mi me encantó la entrevista al autor en Página2; pero no creo que "Victus" sea un libro adecuado a mis gustos. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Wow se ve que te gusto este autor! me lo apunto *_*
    besos

    ResponderEliminar
  14. Muy buena reseña!
    Pero creo que este me lo salto...

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Demasiada tristeza para mí, aunque me gustan los cuentos ahora mismo no estoy para tanta pena.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No he leído nada de este autor, así que para estrenarme me parece éste un buen libro, que los relatos me gustan mucho. Y por lo que cuentas, parece que se maneja bien el autor en este género.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. No he leído nada de este autor, y entre que los cuentos no me van y que la tristeza ahora mismo tampoco me apetece... pues eso xD

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Me han recomendado, de este autor, el libro Pandora en el Congo, o La Piel Fría. Pensé en leerlos durante las vacaciones, pero lo olvidé. Espero hacerlo pronto, he leído comentarios muy positivos de sus textos. Esta colección de cuentos se ve interesante, aunque no me gusta particularmente ese género.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario