Victus, de Albert Sánchez Piñol


"Más o menos hacia 1450 los dos reinos se unieron por matrimonio real. Cualquier podía ver que como matrimonio acabaría mal, muy mal. Comparo esa unión de coronas con un matrimonio desavenido, porque las discrepancias que estaban por venir se parecen mucho a eso, a una pareja que se casa con propósitos divergentes. Para los catalanes se trataba de una unión entre iguales. Castilla, con el paso del tiempo, fue olvidando ese principio fundador."

Vergüenza. Vergüenza sentí con algunos -demasiados- de los comentarios del vídeo contra la catalanofobia de la vlogger focusingvlogs. Vergüenza es lo que siento cuando los mismos que proclaman a los cuatro vientos que metería una bomba para matar a todos los catalanes está en contra de la independencia "porque la mayoría de catalanes nos queremos quedar". Vergüenza por sentirme tan atacado por partidos políticos y sentencias del Tribunal Superior. Independencia. Una palabra que es una esperanza para muchos y un irritante escalofrío para otros. Para unos una meta, para otros una preocupación. ¿De dónde viene este desencaje y rencor  eterno entre España y Cataluña? Hallamos el origen de todo esto en una terrible derrota, una guerra de sucesión larga por las alianzas de un bando y la resistencia del otro. La nueva novela del autor de La piel fría nos cuenta el origen de esta divergencia. Hoy os traigo Victus, de Albert Sánchez Piñol.

Martí Zuviría, personaje real, es el protagonista de la novela. Somos testigos de sus inicios: su padre, un comerciante de Barcelona, lo envía a estudiar a Francia. Por un incidente un tanto gracioso acaba siendo aceptado en Bazoches, donde el magnífico ingeniero Vauban le enseñará el arte de la ingeniería militar. A través de mil aventuras, desventuras, amores, desamores, encuentros, despedidas, alegrías y decepciones Albert Sánchez Piñol nos cuenta con la propia voz de un Zuviría exiliado en Áustria y a las puertas de la muerte cómo llegó a ser el ayudante del coronel Villarroel, que comandó la defensa de la ciudad de Barcelona en 1714. "¡Lo contaré todo! Como jodieron al general Villarroel, cómo derrotaron nuestras victorias. Porque, hasta ahora, de aquella guerra solo he oído las versiones que vienen de arriba o del enemigo", nos promete el protagonista. Una pobre, anciana y poco agraciada austríaca llamada Waltraud es la encargada de transcribir las memorias de un Zuviría con 98 años de edad.

Leí La piel fría, del mismo autor, en el instituto. Más de una vez he mencionado en este blog que las lecturas obligatorias, por muy buenos que sean los libros, al ser obligatorios se hacen aburridos y fatigosos. Esta es la excepción que confirma la regla. En ese libro Albert Sánchez Piñol utiliza un estilo cercano que contrasta con un realismo mágico, libre y, en momentos, surrealista. Me apasionó y me prometí releerlo. Sigue en pie dicha promesa. Ahora este magnífico escritor, el más traducido de entre todos los escritores catalanes, se ha animado a escribir una novela histórica, un éxito aplastante. Mi profesor de Historia del Arte siempre me dijo que el pintor que siempre hace lo mismo y su estilo se vuelve inmutable es efectivamente un gran maestro en el arte en el cual se ha anclado.  Sin embargo, el verdadero genio es el que cambia, avanza, progresa y evoluciona. Albert Sánchez, en este aspecto, es un genio.

El libro se divide en tres grandes partes: Veni, Vidi y Victus. Julio César empleó las palabras veni, vidi, vici (llegué, ví, vencí) al dirgirse al Senado romano -47 a.C.- para relatar su victoria sobre Farnaces II del Ponto en la Batalla de Zela. El autor decide cambiar vici por victus, por lo que pasa a significar "llegué, ví y fui vencido". Me ha apasionado la originalidad de dividir la novela de esta forma pues se adapta perfectamente a las fases de la vida del protagonista. En la primera -veni- es educado en Francia y, finalmente, vuelve a su hogar. Los primeros contactos con la guerra de sucesión se dan en la segunda parte -vidi- y, finalmente, la tercera -victus- relata el asalto a la ciudad de Barcelona y como Martí se posiciona y madura.
Edición en catalán de Victus

El autor ha estado trabajando en este libro diez años y se nota en la exhaustiva e increíble labor de documentación con la que es dotada la novela. Se mezclan con destreza personajes reales con personajes de ficción y este contraste encaja con la narración que, a su vez, se ciñe a los datos constatados al mismo tiempo que tolera la ficción en el apartado privado. De este modo, todos los personajes que forman parte de la vida privada e íntima del protagonista son de ficción mientras que las fechas, comandantes, enemigos y compañeros de Martí -y el propio Martí- existieron de verdad. En el final del libro hay un índice en el que especifica cuales son reales y cuales no.

El tono divertido y jocoso que emplea Martí Zuviría al insultar sin piedad a la escriba o en muchos de los diálogos, pensamientos y actos que se desarrollan a lo largo del relato nos hace muy cercana y amena la historia que, recordemos, está ambientada a principios del siglo XVI. Extraordinario logro.

El punto débil, en mi opinión, de la historia, aunque para nada la desmerezca, es en los personajes de ficción. La vida personal del protagonista es una montaña rusa que no está dotada de un hilo argumental mínimamente lineal. Mientras que en la guerra (y por muchas escenas divertidas que incorpora en la narración) sí que conocemos el carácter y la personalidad del protagonista, en la vida íntima no se acaba de desarrollar bien. Así, Amelis, Anfant, Nan y Peret son cuatro personajes difusos y pintorescos que van apareciendo en ocasiones y no se acaban de asentar en la historia.  Digamos que en este campo Martí Zuviría es un mal protagonista.

Antes de llegar a la conclusión me gustaría exponeros el final del libro. No os asustéis: todos sabéis cómo acabó aquella guerra a no ser que aprobarais Historia a base de chuletas. Tampoco revela nada del relato. Me refiero a aquella última frase, la que se nos puede olvidar o permanecer en nuestra memoria para siempre y acompañarnos allá donde vayamos. Aquel último párrafo de la novela, un momento mágico para el lector. En Victus este último párrafo, sin saber porqué, me recordó a Bilbo Bolsón, habitante de la Comarca y protagonista de El Hobbit, de J.R.R.Tolkien. Antes de ni tan siquiera empezar su libro tenía pensado el final: "He de encontrar un lugar donde pueda terminar mi libro. He pensado un hermoso final: Vivió feliz aun después del fin de sus días". Mirad qué hermoso final para esta épica narración:

Y descubrir, al fin del último extremo, más allá de Éufrates y Rubicones, sin lloros, oh, grandeza y consuelo de los pocos y pobres, de los débiles y desdichados, que cuanto más oscuro sea nuestro crepúsculo más dichoso será el amanecer de los que están por venir.

En conclusión, Victus es una novela histórica pero enfocada de un modo diferente. Mezclando datos reales con la ficción Albert Sánchez Piñol es capaz de hacer que la narración se presente cercana y divertida al lector. Un libro maravillosamente documentado que nos relatará la Guerra de Sucesión y el asalto a Barcelona a través de las aventuras y desventuras del protagonista. Antes de opinar sobre la independencia de Cataluña todo el mundo debería leerse este libro. Una lectura que me ha llegado, quizás por ser catalán, pero considero imprescindible para todo el mundo.

Permitidme una pregunta política de la cual todo el mundo es libre de contestar o no. Siempre desde el respeto que sé que a todos os caracteriza, ¿qué opinión os merece el tema de la independencia de Cataluña?


(vídeo en catalán)
Título: Victus. Autor/a: Albert Sánchez Piñol.
Editorial: La Campana. Nº páginas: 608. Precio24€
Click para leer la entrevista de Mònica Terribas a Albert Sánchez Piñol.
Web oficial de Victus.

Comentarios

  1. Mmmm... espinoso tema para un domingo por la mañana... yo prefiero pasar palabra y hablar solo de libros. Este no lo conocía y la verdad, no creo que lo lea. Cada vez que miro la estantería y veo todo lo que me queda por leer y siguen viniendo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues oye, el tema me gusta, llama bastante la atención...
    Tengo un libro del autor en casa, cuando lo lea, si me gusta el estilo, me hago con él ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Oh se ve un buen libro ;) a mi me serviria para conocer mas la historia de españa :D

    ResponderEliminar
  4. Un tema que me llama la atención así que un libro que tengo más que apuntado. Sobre el tema en cuestión, ahora mismo me parece que se ha convertido en la excusa perfecta para distraer al pueblo y que no piensen en lo mal que lo están haciendo los dirigentes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. éste no es para mi, es un género del que leo podo y soy demasiado selectiva couando me animo con él. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. NO me gusta mucho el autor en su manera de escribir pero este está en la lista de posibles precisamente por el tema que trata, así que supongo que caerá algún día.

    Respecto a la pregunta espinosa yo también soy de las que no cree que la independencia sea un solución pero también pienso que hay cosas que deben cambiar, tanto de un lado como de otro y entiendo a la gente que ve ese tema como la solución (que no tengo nada claro que lo sea)

    D.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho esta novela, yo soy de las que nos gusta como escribe el autor y, es cierto que sabes el final, pero depende del libro tampoco importa y este es de los que siempre recomiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado muchísimo tu reseña: has transmitido pasión y entusiasmo, tanto es así que voy a buscar este libro en la biblioteca cuanto antes, o apuntármelo como futura adquisición. Con respecto a tu pregunta, me parece que es importante que los catalanes decidan qué es lo que quieren para su futuro, pero me da mucha rabia que ahora mismo se esté utilizando el tema de la independencia como cortina de humo para tapar corruptelas de unos y otros. Creo que hay que dialogar, ceder por las dos partes y dejarse de demagogias y populismos para no llegar al odio irracional entre pueblos, que me da la sensación que es lo que muchas veces se fomenta desde altas instancias. 1beso!

    ResponderEliminar
  9. Dels llibres que he llegit de l’autor em quedo amb els contes “Tretze tristos tràngols, ni Panadora al Congo ni La pell freda em van atrapar. Del llibre que ens portes Victus n’he llegit molt bones opinions i la teva s’afegeix a la llista. No sabia d’on venia el nom de Victus, gràcies per l’explicació. El llegiré però més endavant.

    Respecte al tema de Catalunya i España, crec que és com tot, la base és el respecte. Què hi ha més democràtic i saludable que demanar a la gent que vol pel seu país i pel seu futur?

    ResponderEliminar
  10. No me gustó nada "La pell freda" pero esta otra novela que hoy nos traes hace tiempo que me llama por su condición de histórica. Por cierto, qué bueno el vídeo de youtube desmontando los mitos de la catalanofobia. Petons!!

    ResponderEliminar
  11. El libro me parece muy interesante. La novela histórica es de mis favoritas y todo lo que tenga que ver con nuestra historia me interesa doblemente.

    Voy a mojarme contestando tu pregunta. Creo que todo este tema lo están utilizando, unos para distraer la atención de otros temas y otros para intentar sacar provecho de la situación. Particularmente preferiría que Cataluña no se independizase, porque creo que todos ganamos más en conjunto. Tengo mucha familia viviendo en Barcelona y me encanta ir de visita a cualquiera de sus provincias y sentirme como en casa.
    Pero si una mayoría de sus habitantes quisieran ser independientes su decisión merecería mi respeto.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Este libro que nos traes hoy no me interesa particularmente. Y el tema... bueno, supongo que Cataluña tiene los mismos derechos que tenemos el resto de autonomías a pedir la independencia. No me preocupa. Hay otros temas y problemas hoy en día que afectan más directamente y de forma inmediata a los ciudadanos y que captan más mi atención e interés.
    Besos,

    ResponderEliminar
  13. Hola. Pues no conocía el libro y la verdad es que el tema me llama la atención. No soy asidua a libros de lectura de estos temas, pero de vez en cuando, me cae alguno en la mano (gracias a una gran amiga y me gustan), seguro que este, tarde o temprano caerá.

    En cuanto a la pregunta que planteas. Bueno, he nacido, crecido y vivido siempre en Barcelona, excepto mis tres primeros años de carrera que fueron en Lleida. Soy catalana y orgullosa de ello, pero tengo sangre gallega y castellana, por mis padres y familiares, y sigo estando más que orgullosa, porque lo que más me gusta de España es la diversidad de gente, de culturas, dentro de un mismo lugar y de pensamientos, pero siempre desde el respeto.
    Sí, a mi me han mirado mal por decir que era catalana, cuando he ido a ciertos lugares, pero me da igual, porque lo soy, pero también soy española. ¿Me gustaría la independencia? En algunos momentos, sí, pero pienso que el diálogo y el respeto es la base de todo, y como muchos comentan aquí, el problema es que es un tema que sacan para desviar al pueblo de los temas que realmente interesan. Mi corazón y mi alma están partidos, y me encantaría que ese odio hacia esta tierra fuera a menos, porque siempre hay gente mala en todos lados. Focusingvlogs lo deja claro cuando habla de cómo le decían sus padres que en Catalunya no se le había perdido nada. En fin.... que sí, tenemos que cambiar algunas cosas, pero por parte de todos y espero que esto se vea, porque lloro cuando veo mensajes de gente que dice que nos meterían una bomba, o como en el problema de los incendios que hubo hace unos meses, diciendo que ojalá todos nos quemáramos, pena, tristeza y desazón es lo que siento cuando lo veo.

    BESOTES

    ResponderEliminar
  14. Holaaa!!!
    No es un libro que me llame y sobre el tema que preguntas. Me parece bien que se independicen pero que busquen su propio terreno ya que ese pertenece a España. Besotes ;)

    ResponderEliminar
  15. Tema polémico donde los haya...he estado viendo un ratito el video, y de lo que he visto, creo que la muchacha tiene más razón que un santo.
    Pero en fin, yo prefiero no meterme en el tema, al verdad, no me gusta la política (¿a quien le gusta en estos días que vivimos?) pero vamos, te aseguro que yo no soy anticatalanista ni mucho menos, soy de la opinión de que cada uno haga lo que le de la real gana.

    Me parece muy interesante que el autor haya escogido a un personaje real para hacerlo el protagonista de su obra, pero la verdad es que no creo que la lea, demasiadas cosas pendientes jaja

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  16. Aun me lo estoy leyendo, me queda nada, unas 100 paginas. Por lo que he leido hasta ahora me esta gustando bastante, la forma de contar la historia de Albert Sanchez Piñol es entretenida y no se te hace pesado en ningun momento.
    En cuanto a la historia, me llama mucho la atencion la incompetencia e ingenuidad de los politicos catalanes en el contexto historico de una guerra ya perdida de antemano. Para hacer un simil futbolistico, lo comparo con el tipico equipo pequeño que juega contra una superpotencia (un Barça o un Madrid), y aun siendo muy inferior, le va haciendo regalos defensivos para facilitarle las cosas.
    En cuanto al tema de la independencia, yo no era independentista, pero viendo que no nos entendemos, los unos y los otros, que llevamos toda nuestra historia conjunta sin ponernos de acuerdo en muchos temas, lo mejor que podemos hacer es ir cada uno por su lado, y respetarnos como buenos vecinos.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  17. Me gustó mucho el libro. La primera parte se me hizo corta pero a mi me gusta la arquitectura militar. De hecho, esta época la tenía olvidada o me llamaba poco la atención hasta que he hecho la lectura.

    En el libro se muestra como una parte de los políticos están preocupados únicamente por sus intereses personales y como tuvieron que acceder a la voluntad del pueblo incluso llegando a morir algunos en la defensa. Hoy está pasando lo mismo. Aunque en ciertas zonas y en determinados medio se diga lo contrario, el pueblo es el que vuelve a presionar a los políticos que estaban dedicados a sus intereses. Al igual que se dice que es una manera de distraer otros problemas, para nosotros recuperar la "sobirania" es de la màxima importancia y también podemos pensar que otros temas estan hechos para distraernos.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho el libro. Como profesor de historia creo que el libro está excelentemente documentado. Impresionante el trabajo del autor.
    En cuanto al tema a tratar me siento sin ninguna autoridad moral para negar a los catalanes que decidan su propio futuro. Son un pueblo grande y luchador, si deciden irse les deseo mucha suerte

    ResponderEliminar
  19. Me parece un ejemplo de propaganda histórico-política, bien alicatada, eso si. Convierte, as usual, una guerra dinástica en un conflicto entre naciones, un siglo antes de que estas surgieran en el sentido moderno del término. No se dice nada del bombardeo austracista de la Barcelona borbónica de 1705 y se recogen los tópicos más manidos del nacionalismo catalán. Como el autor también quiere vender algún libro en el resto del estado, escoge en lugar de llamar al enemigo malvado "España" llamarlo "Castilla", que como actualmente es un ente territorial desunido y totalmente desconcienciado se presta más a ser el muñeco de las bofetadas sin que nadie se irrite demasiado. Vamos, que no me gustó nada y no puedo recomendarlo.

    ResponderEliminar
  20. Existia la corona de Castilla, que incluía a Galicia, Pais Vasco, Andalucía,,, entre otros territorios. Y esa corona, como las restantes, era reclamada tanto por Felipe V (que fue designado heredero por Carlos II y que juró y fué jurado como rey por todas las cortes) como por Carlos III (que no le pareció bien lo anterior). En mayor o menor medida ambos tenían partidarios en todos los territorios. Luego pintar la escena como una especie de guerra entre Cataluña contra Castilla me parece completamente falaz. El libro está muy bien documentado, lo que no necesariamente implica imparcialidad. Si fuera un libro imparcial, teniendo 600 paginas y centrado en la historia de la Guerra de Sucesión en Cataluña se tenía que haber hecho obligatoriamente amplia referencia al primer sitio y bombardeo de Barcelona por las tropas austracistas, que duró casi un mes y que es difícil creer que el autor desconociese. Pero sospecho que este y otros acontecimientos simplemente no cuadraban con la linea editorial que trazó el autor. Algo completamente respetable. Pero que no es precisamente informar de manera imparcial sobre la Historia.

    ResponderEliminar
  21. VozCastellana tiene toda la razón del Mundo, o com es diu a Catalunya té raó. ¿Por qué?. Bien, veréis, cuando se os estropea una tubería llamáis a un fontanero. ¿Vale?, hasta ahí todos de acuerdo. Entonces, cuando tenéis algún problema con un tema de Historia, como parece ser el caso con lo que cuenta "Victus", ¿por qué no llamáis a un historiador?.
    Más aún si lo tenéis online y gratis -hasta ciertos límites, claro-, como ocurre con el caso de la reseña de "Victus" publicada en http://www.lanovelaantihistorica.wordpress.com.
    Y os devuelvo la pregunta, después de leer esa reseña, ¿qué pensáis ahora de los fundamentos históricos con los que se exige hoy día la independencia catalana y a los que no es ajeno en absoluto "Victus"?.
    Hay una frase terrible en una película tan cómica como "La Vaquilla" de Berlanga. Cuando los leales y los sublevados se insultan de trinchera a trinchera un republicano dice a un franquista algo así como "Desgraciaos, por los terratenientes vais a morir".
    Pues eso, cuidado con los que levantan una bandera y os piden que la sigáis. Va para cien años que miles de franceses, alemanes, etc... descubrieron una desagradable sorpresa, que duró cuatro años, cuando llegaron al punto al que los habían llevado ciertos profetas a los que en muchas ocasiones, y pese a sus disimulos, se parece mucho lo que cuenta ese falso Martí Zuviria inventado por Sánchez Piñol. Ese punto.era una trinchera llena de barro, restos humanos, piojos, ratas, gas mostaza y otras miserias que luego entraron en los libros de Historia como "Gran Guerra" y después como "Primera Guerra Mundial"
    Moltes gracies e a reveure.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario