22/11/63, de Stephen King


"Abrí los ojos.
Ya no estaba en la despensa, ni tampoco en Al’s Diner. Aunque en la despensa no había ninguna puerta desde la que acceder al mundo exterior, yo estaba fuera. En el patio. Este, sin embargo, ya no era de ladrillos, y no se veía ningún almacén alrededor. Me hallaba de pie sobre una superficie de cemento sucia y destartalada. Varios receptáculos enormes de metal se alineaban contra el muro blanco y virgen donde debería haber estado Confort de Maine. Encima, se distinguía algo amontonado y cubierto con bastas lonetas marrones del tamaño de velas. 
Me volví para echar un vistazo a la enorme caravana plateada que servía de local a Al’s Diner, pero el restaurante había desaparecido."


Descubrí por pura casualidad el Club de Lectura de Quelibroleo. Aunque soy usuario y frecuento la red social de lectores Quelibroleo.com desconocía por completo que tenía un club de lectura en Facebook. Me fascinó la cantidad de gente que forma parte del club -más de 11.800 usuarios- y cómo eligen la lectura de cada mes; recogen propuestas, crean un álbum de fotos con las portadas y la que obtiene más "me gusta" es el libro elegido para el mes siguiente. Lo descubrí el mes de mayo, cuando el club leía El guardián invisible, de Dolores Redondo y me prometí apuntarme a la siguiente, por lo que cuando se eligió este bestseller lo fui a adquirir rápidamente aunque, que conste, ya le tenía muchas ganas de mucho antes. A lo largo del mes de junio hemos ido aportando todos los lectores del club curiosidades del libro y de su famoso autor y fotos, canciones e información que tienen que ver con la lectura. Una gran experiencia que os recomiendo a todos.

Imaginaros que sois un profesor de inglés y frecuentáis un bar con cuyo amo os lleváis bien. De un día por otro os llama desesperado y lo encontráis demacrado y enfermo de cáncer. El barman, llamémosle Al, insiste en que os necesita, que os tiene que enseñar algo que tiene en la despensa. Vosotros, sin saber muy bien cómo actuar y sin acabar de entender cómo vuestro amigo ha cambiado tanto de ayer a hoy, accedéis y lo acompañáis. Cual es vuestra sorpresa que, obedeciendo a Al, cerráis los ojos y os dirigís al fondo de la despensa sin encontrar el fondo que sin duda habéis visto hace un momento y, cuando finalmente abrís los ojos, os halláis en el mismo lugar cincuenta y tres años atrás en el tiempo. Pues esta es la historia de Jake Epping, protagonista y narrador de esta novela, que viaja al pasado con la misión que su amigo no pudo llegar a cumplir por el cáncer que padece; evitar el asesinato del presidente John F. Kennedy.

Me encantan las novelas en las cuales el lector aprende y esta, sin duda, es una de ellas. Después de finalizarlo conozco completamente las circunstancias y los misterios que rodean el asesinato de Kennedy, el presidente estadounidense en el momento álgido de la Guerra Fría. Antes de esta lectura solamente sabía que fue asesinado de un disparo desde un edificio y gracias. Realmente la historia de Jake Epping -o George Amberson, el nombre que adopta en el pasado- ilustra al lector con muchos datos sobre ese hecho histórico detrás de las cuales, inocentemente imagino, se esconderá una ardua labor de investigación.

El asesinato se John F. Kennedy
Sin embargo, mi reseña sería coja e incompleta si solamente resaltara la Historia que encontraréis en las páginas de 22/11/63 -que, como ya habréis imaginado, es la fecha en la que tuvo lugar el asesinato del Presidente- mas el bestseller es mucho más que esto. Es una novela muy completa y el objetivo del protagonista, Jake, no monopoliza para nada la historia, sino que también tiene en cuenta la filosofía de viaje en el pasado que Stephen King ha ideado para este libro -lo cual comentaré más adelante-, la historia del protagonista del año 1958 al 1965 -mientras vive en el pasado dedicándose a ayudar e intentar cambiar destinos injustamente funestos- y la historia de amor que tiene con una profesora llamada Sadie Dunhill. Esto hace que, como he dicho antes, estemos hablando de una novela muy completa, que avanza sin pausa pero sin prisas -como diría Melendi-. La misión final, que es evitar el asesinato de Kennedy, es el  principal elemento que engancha del libro aunque no el único puesto que hay otros pequeños objetivos que asume el protagonista a lo largo de la historia.

En una entrevista Stephen King confesó que hacía tiempo que quería escribir una novela como esta -pues, como ya sabréis, no es su género más habitual- pero decidió esperar porque vio a muchos buenos escritores caer en el momento de hacer viajes en el pasado y elaborar las leyes que reinan dichos periplos. En mi opinión no le falta razón; después de esta novela leí El libro de los portales, de Laura Gallego -cuya reseña no tardará en caer- y la verdad es que, efectivamente, cayó en un par de sinsentidos que provocan dolores de cabeza al lector por las dudas existenciales que emanan de sus constantes imprecisiones. Stephen King ha logrado crear unas normas claras y fáciles de entender que me dispongo a resumiros a continuación:
1. Por mucho tiempo que estés en el pasado -tanto una hora como cincuenta años-, volverás al presente tan solo dos minutos después del momento en el que te fuiste.
2. Cada vez que alguien vuelve a cruzar el "túnel del tiempo" hacia el pasado se vuelve al mismo día poniendo así el contador a cero y borrando cualquier cambio que pudiera haber provocado la visita anterior.
3. Todo objeto que se traiga del pasado te seguirá al presente, por lo que uno puede traer cada día la misma cosa del pasado que la tendrá multiplicada en el presente.
4. El túnel es un fenómeno único aparentemente muy delicado que obedece a unas causas desconocidas.
5. El viajante envejece igual en el pasado y en el presente, por lo que si vive múltiples años en el pasado cuando vuelva al presente, aunque solamente haya estado dos minutos ausente de éste, volverá tan viejo como lo estaba en el pasado.
6. El pasado no quiere ser cambiado, es obstinado, y lo es proporcionalmente al cambio que produce la acción en el futuro. En el momento de ir a realizar dicha acción los accidentes proliferan, la suerte nunca está de nuestro lado y todo lo que puede fallar falla. Vendría a ser la ley de Murphy pero increíblemente intensa.

Otra cosa que me ha gustado mucho de 22/11/63 son los personajes, en especial el protagonista, Sadie y Mike Coslow, el alumno favorito de Jake en el insituto donde imparte clases en el Texas del pasado. Todos son únicos y con una personalidad tan peculiar como fascinante. Aunque Mike Coslow se acerca demasiado al modelo de chico guapo del instituto, enamorado de la chica popular y buen deportista pero también con cierto talento en el teatro -muy a lo High School Musical y Glee, sí- el lector acaba por apreciarlo. La historia de Jake y Sadie, aunque al principio se me presentó demasiado apresurada, cuando se estabiliza es realmente impresionante. Y a pesar de que he resaltado estos tres personajes hay muchos otros como Harry, Mimi y Deke que marcan huella en Jake y, consecuentemente, también en el lector.

El libro tiene 858 páginas -edición en cartoné- pero engancha tanto que uno no se da cuenta y ya ha llega el año 1963 y, con él, el desenlace de la historia. La novela está compuesta de seis partes que, a su vez, se dividen en capítulos. Aunque, en mi opinión, no es un libro con la portada más bonita me encantó el tacto rugoso que tenía la parte de la portada del diario. Además me pareció muy buena idea poner la portada original del diario Daily news del día siguiente al asesinato de Kennedy y en la contraportada una portada ficticia del mismo diario cuyo titular reza "JFK escapes assassination, First Lady also OK!", es decir, "John F. Kennedy escapa el asesinato, la Primera Dama también está bien". Muy original.

Lee Harvey Oswald junto a su
mujer Marina Oswald.
El malo de este libro es sin duda Lee Harvey Oswald, el único inculpado del asesinato de Kennedy. Un poco de Historia: Owald, de ideología comunista, fue detenido a las pocas horas del atentado y asesinado dos días después por Jack Ruby, cuando iba a ser trasladado de prisión. En 1979, sin embargo, el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos concluyó que, si bien Oswald fue el autor de los disparos, el asesinato del presidente Kennedy podría tratarse de una conspiración, aunque no fue capaz de identificar individuos u organizaciones que pudiesen estar involucrados. Me sorprendió que la novela no dijera nada sobre que, tiempo después, James Files confesó haber sido el asesino del presidente en The murder of JFK: confession of an assassin convirtiéndose en el único autor confeso del crimen, ya que Lee Harvey Oswald negó, hasta su muerte, ser el responsable de su muerte. Stephen King consigue darnos una imagen muy completa de Owald también, a través de los espionajes que realiza el protagonista conoceremos su vida personal e íntima con su mujer, Marina Oswald que, por cierto, aún vive.

Si tuviera que decir algo que no me ha gustado tanto de 22/11/63 es el hincapié que hace en curiosidades del pasado americano que solo los americanos deben entender. En parte está bien porque el lector se hace una idea de cómo era la época pero a veces se interrumpía la narración en demasía para cubrir detalles que, al menos a mí, no me decían nada. Este punto negativo, no obstante, se ha visto atenuado por la constante aportación de datos, fotos y canciones en el Club de lectura, ilustrándome en muchas referencias que hace el autor a lo largo de la narración.

También -y esto me ha sucedido con todas las obras de Stephen King- me costó engancharme a la historia pues la introducción es larga y detallada y hace que tarde en llegar el esperado nudo. Sin embargo, cuando Jake ya empieza a enterarse de cómo funcionan las cosas y hace el viaje definitivo a partir del cual vivirá muchos años en el pasado la historia es sencillamente fantástica. El final, aunque no me dejó del todo satisfecho, hay que reconocer que es bueno.

En conclusión, 22/11/63 es un bestseller muy completo y, a la vez, diferente a los libros habituales de Stephen King. Con la excusa de un viaje en el tiempo muy bien estructurado el lector será testigo de uno de los hechos históricos recientes más importantes: el asesinato de Kennedy. Con un ritmo lleno de descripciones y detalles pero ágil a la vez la historia avanza y no se reduce a la misión del protagonista sino que es mucho más amplio. Una novela que, aunque a mi parecer tarda un poco en enganchar, al final no podía dejar de leer. Recomendable.


Título: 22/11/63. Autor/a: Stephen King. Título original: 11/22/63
Editorial: Plaza Janés. Nº páginas: 858. Precio26,90€

Comentarios

  1. Este es el libro que me hizo "recuperar" a Stephen King, de quien fui adicta durante mucho tiempo hace años pero que me fui desinflando a medida que en vez de libros sacaba churros (y en la misma cantidad con la que se hacen los susodichos).

    Cuando leí este libro me reencontré con él de nuevo. Además de ser el maesro del terror y ahí están los clásicos de este autor, siempre me ha gustado cuando escribe libros de no terror, como este. Volver a leerle de forma adictiva me hizo recordar porqué me leía todo lo que encontraba de King. Ahora tengo en pendientes "Joyland", espero que me haga pasar tan buen rato y tan entretenido como este que comentas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como a Ana, tuve ese reencuentro con King gracias a esta novela.

      Durante años y desde muy joven, fui adicto a sus novelas pero tuve esa misma sensación de decepción, porque el prometedor y exitoso escritor se convirtió de pronto en una fábrica de libros y, a mi juicio, mermó su calidad (y me interés; ¿o será que maduré?).

      Sea como fuere, con esta novela se lució, me reconquistó y disfruté con él como hacía tiempo.

      "Joyland" es muy recomendable, Ana. Crecí leyendo novelas del maestro y me desentendí de ellas al madurar. "Joyland" es casi como ese viaje sin retroceso, emocionante y perturbador.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Lo tengo pendiente para leer junto a Joyland en octubre. No sé si me va a convencer este cambio de estilo del autor, espero que sí. dudando dudando se me han juntado dos. ya veremos. un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente el hecho de que sea tan diferente, al menos en principio, a lo que conozco de King es lo que me echa para atrás. Creo que, de momento, por muy bien que esté, voy a escoger otros del autor, porque el argumento de este no me llama, pero nada de nada.

    ResponderEliminar
  4. Este lo tengo pendiente, pero me queda aún mucho de King por leer, así que puede que tarde un poquito en ponerme con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Lo está leyendo mi hermano ahora... me habla muy bien de él, pero no sé yo, no soy muy de King...

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. A mí este libro me enamoró, yo quería una Cocacola de esas que se tomaba Epping en su primera visita. La historia de la relación es de lo más romántico que he leído. ¿Y qué me dices del momento en el que los chicos le regalan la pluma? Es increíble. Y la dureza luego ya en Dallas. A mí el final según lo leí también me dejó un poco mal pero comprendí que era el mejor final.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué disfruté yo con este libro! Me encanta Stephen King, pero como sus seguidores sabemos tiene altibajos, seguramente por lo prolífico. Pero esta historia con el añadido del viaje en el tiempo que me apasiona cumplió de nuevo con las expectativas que tengo puestas en el autor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Todas las reseñas hablan muy bien de este libro. Reconozco que dejé de leer a Stephen King hace muchísimos años, lo recuerdo como lectura adolescente, pero vuelvo a estar tentada de reconciliarme con él por este libro. Muy buena reseña. Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Yo lo leí y me gustó bastante, pero claro yo venía con una idea más siniestra-macabra y al final no fue eso. Eso sí, si hay que hablar de narraciones, es la hostia. Y eso que llevo leídos un par de libros de éste señor.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego parece una lectura muy interesante aunque ese ritmo lento, a veces (no siempre) hace que una novela se me haga un poco pesada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Siempre digo lo mismo que a King lo tengo totalmente abandonado!! Lo tendré en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Esas americanadas normal que no te hayan gustado mucho... es un libro que refleja parte de la historia reciente de América, pero los yankis son bastante egocéntricos y no piensan en que ahí fuera también hay un mundo que les lee. No me importaría leer esta novela, quizá en algún momento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Lo de los viajes en el tiempo es mejor no analizarlo mucho nunca, porque siempre acabas encontrando algo que se explica malamente.

    El libro es larguísimo y no me mola mucho el escenario histórico en el que se centra la trama (y si encima hace guiños que no voy a entender pues apaga y vámonos).

    ResponderEliminar
  14. Me encanta King, y le tengo muchísimas ganas a este
    Gracias por la reseña
    besos

    ResponderEliminar
  15. Tenía muchas ganas de leer tu opinión sobre este libro.
    Aunque me gustó, no es de mis favoritas del autor. No estoy mucho en la historia, y bueno, la verdad es que aunque el tema no monopoliza la historia, sí que es importante en ella. Como tú, siento que he aprendido muchísimo sobre las circunstancias que rodearon el asesinato del Presidente.

    Los personajes, como en casi todas las novelas de Stephen King, son una maravilla. Detallados, coherentes, reales... Son únicos y te encariñas hasta con los secundarios o incluso con los malos.
    En ocasiones se me hacía algo lento, no me ha enganchado tanto como a ti por lo que veo. En cierto que tiene partes trepidantes, pero otras se me hicieron bastante lentas. Y como bien mencionas, esas curiosidades que solo los americanos conocen, que me hacían sentirme bastante descolocada, ya que además mis conocimientos de historia son bastante nulos. También me ponía bastante de los nervios que cada cartel que saliera nos lo describiera, al igual que cada brizna de césped. En general, para mi gusto abusó de los detalles.

    Pero eso sí, esa parte final, que aparentemente no tiene nada que ver, pero que explica muchas cosas me ha conquistado. Con eso dije, Stephen eres un verdadero crack jajaja.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. A mi me gustó mucho leerlo, me enganchó, me sorprendió y me hizo más próxima a King por más títulos. Tengo ganas de leer Joyland. Besos

    ResponderEliminar
  17. No he leído nada de King! No puede ser, a mis años y sin conocer su prosa! En mi descargo tengo que decir que relaciono al autor con historias terroríficas, de las que huyo como la cobarde que soy. Pero éste me llama la atención desde que lo conocí, y encima narra un acontecimiento que siempre ha despertado mi curiosidad... No me queda más remedio que leerlo algún día! 1beso!

    ResponderEliminar
  18. Una novela que me parece muy interesante y, en cierto modo, me recuerda a otra suya que también me gustó mucho, que es La zona muerta. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Hace mucho tiempo que no leo a este autor, no sé, quizás algún día.

    ResponderEliminar
  20. A mi me da vergüenza decir que aun no he leído nada de este autor

    ResponderEliminar
  21. Hola, perdona que te moleste, soy una escritora novel que acaba de publicar un pequeño libro en amazon y necesito gente que me lo reseñe, para ello te enviaría el libro en formato digital gratis, si estas interesada, házmelo saber en mi blog. Muchas gracias.

    Te dejo el enlace a mi blog, por si quieres ponerte en contacto.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  22. Le tengo muchas ganas, desde que leí Joyland, que me encantó, muchos me dicen que este que nos traes es todavía mejor. Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Hace algún tiempo que quiero leerlo. Hace mucho que no leo nada de King y creo que ésta podría ser una estupenda novela para reencontrarme con él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola, más vale tarde que nunca jejej, lo estoy leyendo y me está gustando bastante llevo unas 300 páginas, es cierto que al principio le cuesta arrancar, pero ahora está interesante, aunque de vez en cuando le sobra alguna página para mi gusto, podríamos decir que es de los buenos de King. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario