Te llevaré a un lugar donde todo es posible, de Laurent Gounelle

jueves, 28 de marzo de 2013


"Cuando volvió a abrir los ojos, mucho rato más tarde, la naturaleza le parecía cambiada. Los verdes eran más tiernos; las ramas, más finas; las lianas; más flexibles; la luz, más hermosa. Por primera vez desde su llegada a la Amazonia, oía el canto de las aves. Cantos melodiosos, cristalinos y alegres que hacían sonreír el alma y despertaban la alegría, ayudaban a que ésta se abriera un camino a través de la gruesa capa de resistencia constituida a lo largo de los años por la acumulación de las decepciones y las desilusiones."
Nunca me ha gustado que a un género literario que suele invitar a la reflexión sobre la vida, la felicidad y muchísimos otros aspectos se le llamen libros "de autoayuda". Sin embargo hasta ahora era un desacuerdo silencioso pues pensaba que solo se aplicaba a manuales empíricos sobre dichos elementos pero con Laurent Gounelle descubrí que también existen libros de autoayuda y de ficción. Por eso no dudé en adquirir su tercera novela. Hoy os traigo Te llevaré a un lugar donde todo es posible, de Laurent Gounelle.

Conocemos a Sandro, un profesor universitario de filosofía que vive en Nueva York y está sufriendo la reciente pérdida de su mujer. Así, decide dejarlo todo y viajar a la Amazonia para vengarse de la tribu que la sacrificó en un supuesto rito religioso. Con la ayuda de unos ex-mercenarios, aunque enfermo, llega en el poblado y a través del jefe de dicho grupo, Krakus, se propone destruir la tranquilidad y la pureza de la tribu.

A través de la venganza de Sandro seremos testigos de como se corrompe un plácido sistema, escondiéndose entre líneas una clara metáfora a los males que desde el punto de vista del autor asolan nuestra sociedad. Tales elementos como la envidia, la ambición, las ganas de ser mejor que los demás y el egoísmo entre otros irán apareciendo uno tras otro en este relato.

El estilo de Laurent Gounelle es ágil y fresco, sin entrar en demasiadas florituras ni detalles. No busca en este libro contar una historia cargada de adjetivos ni despertar pasiones sino simplemente hacer reflexionar al lector que, a lo largo de la transformación que sufre la tribu amazónica irá denotando un paralelismo permanente con lo que vemos cada día en nuestra realidad.

Sin embargo, al igual que la otra novela que he leído del autor me ha parecido un libro incompleto. En mi opinión en sus novelas hay dos columnas vertebrales: la de la información "de autoayuda" (es decir, las reflexiones sobre el ser humano) y la de la historia en sí, que diferencia a Laurent Gounelle de muchos otros escritores de libros de autoayuda. Aunque Gounelle sabe crear una narración que engancha, al querer encajar la historia a demasiada información "de autoayuda" que incorpora al relato y sobretodo a los diálogos hace que pierdan naturalidad, en este aspecto caben destacar las conversaciones entre Sandro y Krakus. Otro punto negativo, a mi parecer, es el final. Lo encuentro incompleto y hecho con prisas. Parece que el autor, al haber acabado la columna de la información "de autoayuda" deja incompleta la del relato, dejando patente su prevalencia. 

Por último, no entiendo porque ponen estos títulos a los libros de Laurent Gounelle en España. Tanto éste como la otra novela que he leído del autor (No me iré sin decirte adónde voy) tienen títulos que poco o nada tienen que ver con la historia. Me gusta mucho más el título original del libro, Le Philosophe qui n'était pas sage (El filósofo que no era prudente). No estoy de acuerdo en que las editoriales cambien completamente el título de una novela pero, si lo hacen, que al menos tenga algo que ver con la historia.

Editorial Planeta me invitó a conocer a Laurent Gounelle, cual fue mi desilusión cuando unos días antes me enteré que la reunión se llevaba a cabo en Madrid. Hasta tenía preparadas las preguntas que quería hacerle. Así, para no quedarme con el gusto agrio en la boca las dejo escritas bajo la reseña. Si alguien ha leído la novela sería interesante saber cual es su opinión sobre los temas que iba a plantearle al autor.

En conclusión, Te llevaré a un lugar donde todo es posible nos muestra, a través de la venganza que lleva a cabo un profesor de filosofía neoyorquino a una tribu amazónica, una reflexión sobre el comportamiento y el ritmo de vida que el sistema capitalista está aplicando en las personas. Esta novela, aunque con sus faltas y defectos, es un manifiesto de valores que, al ser transmitidos al lector de forma indirecta calan más hondo e intensamente. Laurent Gounelle es un autor que tiene más potencial del que demuestra. Cumple su objetivo pero ¿por qué no ir más allá?

Preguntas de Trotalibros a Laurent Gounelle
1. En una entrevista en el diario ABC dijo que no creía en la suerte sino que creía en que cada uno era dueño de su destino. Teniendo en cuenta el contexto de crisis global que estamos sufriendo especialmente en España entenderá que los comentarios en la página web del diario no lo apoyasen demasiado en este punto. Hay gente que se queda sin casa, sin dinero y sin trabajo y tienen la sensación de que otros son el dueño de su destino. ¿Cómo convence a esa gente de la inexistencia de la suerte? ¿Estamos en una etapa de pesimismo generalizado? ¿Cómo salir de ella?
2. Resume la idea que pretende transmitir el libro en una frase.
3. En el capítulo 26 Krakus y Elianta llevan a cabo una competición de liderazgo ¿cuales son los factores que hacen que el equipo de elianta acaben la choza antes? ¿Cómo se aplican a la realidad? ¿Está de acuerdo en que la competitividad es positiva para la sociedad pero negativa para las personas?
4. ¿A usted le cuesta tanto como a Mojag poner título a sus historias?
5. ¿Son los problemas y las preocupaciones una adicción?
6. Los perfiles de Marco, Alfredo, Krakus i Gody son muy diferentes, parecen definir tres actitudes negativas. ¿Le parece la actitud del último menos negativa que los demás?


Título: Te llevaré a un lugar donde todo es posible. Autor/a: Laurent Gounelle. 
Título original: Le philosophe qui n'était pas sage
Editorial: Planeta. Nº páginas: 283. Precio18,90€

Las tres caras de la luna, de Sally Gardner

jueves, 14 de marzo de 2013


"La señorita Connolly fue la única maestra a la que se le ocurrió decir que Standish era distinto a los demás porque era un crío original. Hector sonrió cuando se lo conté. Me dijo que él, personalmente, eso ya lo había captado al momento de conocerme. "Por un lado están los que piensan linealmente, y por otro lado estás tú, que eres como un golpe de brisa en el parque de la imaginación."

El verano del pasado año nacía un nuevo sello de Random House Mondadori con, más que un eslógan, una promesa. "De todos y para todos". Estoy hablando, como muchos ya sabréis, de Nube de tinta. Y es que ha nacido con un ímpetu, una ambición y una fuerza inauditos en el mundo editorial. Después de perlas como La lección de August o Bajo la misma estrella, ambos reseñados en este blog, este catorce de marzo han puesto a la venta su nueva apuesta. Hoy os traigo Las tres caras de la luna, de Sally Gardner.

La historia se sitúa a mediados del siglo XX. Bajo la oscura sombra de un severo gobierno totalitario conocemos a Standish Treadwell, un chico diferente y de una imaginación extraordinaria. La única familia que tiene nuestro protagonista es su abuelo pues sus padres desaparecieron de forma misteriosa, cosa que sucede a menudo en la Patria con los que distan de la ideología impuesta. Viven en la Zona Siete, la última y peor zona de todas las pertenecientes a la Patria. La comida y la calidez escasean tanto como proliferan las ratas y las desapariciones. Sin embargo, por muy oscuro que sea el cielo siempre hay estrellas y la estrella de Standish será su recién llegado vecino, Hector. En seguida nacerá una gran e inmortal amistad entre ambos. La Patria, mientras tanto, está elaborando un plan para simular que conquistan la Luna y, de este modo, demostrar al resto de las naciones su supremacía y poder.

Si tuviera que definir en una palabra Las tres caras de la luna sería "original". Sally Gardner ha conseguido crear una historia con una clara metáfora al régimen nazi, tema muy habitual en las novelas de ficción, pero con un enfoque diferente y atrevido. Desde el principio la narración adopta un tono de un fuerte carácter intimista y personal. A través de una aparente sencillez e ingenuidad infantil el protagonista nos relata como si de una reflexión se tratara sus vivencias en su miserable entorno. La autora nos presenta una distopía histórica que no se censura pero, lejos de dirigirse a la rendición, el protagonista resulta ser un rayo de luz en el oscuro régimen. Y Hector es la fuerza de Standish.

Teresa Petit nos decía que Nube de tinta "es un sello que pretende que el lector reflexione, dude, se emocione, tome partido. Y para eso le hemos de dar novelas únicas, especiales, sensibles, humanas, comprometidas". Las tres caras de la luna no ha sido menos y ha seguido la línea de esta premisa. Es un libro que se centra en los sentimientos y las emociones de los protagonistas y se describe escasamente tanto a la Patria como a sus rígidos y autoritarios funcionarios. Este elemento me recordó a la pintura de Francisco de Goya El tres de mayo de 1808 en el que los soldados franceses que se disponen a fusilar a los mártires españoles aparecen anónimos, deshumanizados, sin rostro.

El punto fuerte de la novela es, sin duda alguna, el protagonista. El carácter de Standish da vitalidad y color a la historia. Se trata de un personaje con una personalidad muy definida y que contrasta muy bien con su tétrico entorno. Es un chico que, pese a su semblante ausente e ingenuo, resulta ser decidido, valiente y con el propósito firme de cambiar las cosas.

La verdad es que la lectura, aunque no puedo decir que no me haya gustado, no me ha acabado de convencer. Si estuviéramos hablando de cine os diría que la novela de Sally Gardner es un cortometraje. Con una media de dos páginas por capítulo la autora no se detiene a relatarnos detalles y minucias de la historia sino que adopta la voz práctica del protagonista (resaltar las faltas de ortografía y disléxicas que comete voluntariamente para acercarse más a Standish) y, sin que el lector se dé apenas cuenta, va avanzando a través de la narración a un ritmo vertiginoso. Me ha dado la sensación de que toda la historia está hecha para el final impactante y cargado de emoción.

Otra cosa que no me ha acabado de gustar es el monopolio de los sentimientos de los personajes principales a lo largo de la narración, que hace que quede difuso el resto de elementos que forman la historia. Compararlo con el 1984 de George Orwell sería como comparar Dracula de Bram Stoker con Crepúsculo de Stéphenie Meyer. A la autora no le interesa reflexionar sobre el sistema totalitario ni la idea de la libertad sino en la psicología del protagonista y en como reacciona ante este régimen en un ámbito muy específico (la estafa de la conquista lunar). Además el final, aunque bueno, me parece incompleto. Quedan demasiadas incógnitas por resolver.

En conclusión, Las tres caras de la luna es un libro rápido, ligero y perfecto para reflexionar. Detrás de su aparente sencillez hay un trasfondo que se destapa en un final tan esperado como emocionante. Este libro me ha parecido original pero incompleto en todos los aspectos. Me quedo con el gusto amargo de lo que podría haber sido pero no ha llegado a ser.


Agradecimientos a Nube de tinta.
Título: Las tres caras de la luna. Autor/a: Sally Gardner. Título original: Maggot moon
Editorial: Nube de tinta. Nº páginas: 207. Precio14,95€

Vida de Pi, de Yann Martel

lunes, 11 de marzo de 2013


"Richard Parker se paralizaba cada vez que lanzaba un cohete de mano. Clavaba la mirada en la luz, las pupilas como dos agujeritos. Mis ojos no podían con esa luz tan brillante, con ese centro blanco incandescente y esa aureola rosa y roja. Tenía que mirar hacia otro lado. La sujetaba con la mano extendida y la blandía lentamente. Durante un minuto, me quemaba el brazo y todo lo que tenía a mi alrededor se iluminaba con una luz extraña. El agua, negra y opaca hasta hacía unos segundos, resultaba estar repleta de peces."

¿Por qué nos gusta leer? Estoy seguro que todos vosotros, que ahora mismo estáis leyendo esta reseña para saber si la novela de Yann Martel es digna de ser vuestra próxima lectura, podríais decir miles de razones por las que os encanta llegar a casa con un libro nuevo bajo el brazo y empezarlo a leer. En mi opinión, una de esas razones es que algunos libros nos hacen viajar a través de tierras insólitas y diferentes de todo lo que conocemos. Me refiero a estas historias que consiguen que el lector sienta tal empatía con el protagonista que llega a acompañarlo -en el sentido estricto de la palabra- en su camino, por arduo e intrincado que pueda presentarse. Hoy os traigo Vida de Pi, de Yann Martel.

La historia empieza con un escritor cuyos libros no han tenido demasiado éxito y, falto de inspiración, viaja a la India en busca de buenas historias para escribir su próxima novela. Cuando empieza a decaer la esperanza de encontrar un relato digno conoce a un anciano que le dice que tiene una historia "que le hará creer en Dios". Tanto le impacta el relato que el buen escritor decide viajar a Canadá para conocer al protagonista, Piscine Pattel, que le abre las puertas de su casa y acepta contarle su historia. La historia de un chico de dieciséis años cuyo padre, zoólogo propietario de un zoo de la India, decide trasladar el negocio a Canadá con expectativas de futuro. El barco, cargado de cientos de animales, naufraga en medio del Océano Pacífico y Pi sobrevive resguardándose en una barcaza de salvamento junto a una hiena, un orangután, una cebra herida y un tigre de Bengala llamado Richard Parker.

Este libro me ha impresionado. La verdad es que me decidí a leerlo por la política estricta que me aplico de no ver una película basada en un libro sin haberlo leído con anterioridad. Para nada me esperaba encontrarme con la perla con la que me he tropezado. Con esta novela he descubierto a Yann Martel, un escritor con múltiples cualidades. La mayor de todas es, a mi parecer, el estilo sereno, cálido y resuelto con el que narra el relato de Piscine. Sin embargo, dicho estilo no sería relevante sin contar con el apoyo del jugo del libro, su contenido, la historia en si. El único objetivo de Pi Pattel es sobrevivir y no es tarea fácil en medio del océano y junto a un enorme tigre de Bengala como tripulante. Este hecho hace que toda esta odisea se presente como un homenaje al amor a la vida. Se trata de una gran metáfora cuyo final revelador dejará atónito al lector.

La división del relato resulta ser completamente irregular -cien capítulos- y es un libro más bien corto -322 páginas- por lo que es una de esas lecturas para leer sin prisas. Como ya he dicho anteriormente, uno de los grandes triunfos de Yann Martel es la emoción y el sentimiento que concede a cada una de las páginas y la proximidad de su relato al lector. Tan bien ha exprimido esta característica -pongo el énfasis en el hecho de que el protagonista se lo relata a un escritor que narra sus experiencias en primera persona- que en más de una ocasión creía estar leyendo una historia real y no de ficción.

El único punto negativo que, sin embargo, no eclipsa el brillo del relato es el final. Aunque no se puede negar que consigue ser inesperado, impactante y elegante se deja mucha información sobre la vida de Pi posterior a los últimos hechos narrados. Aunque a lo largo de la primera mitad del libro aparecen a cuentagotas las circunstancias actuales del protagonista he echado de menos saber algo más. No obstante, insisto, este asunto no debe inquietaros pues es totalmente subjetivo y parcial. No puedo acabar la reseña sin mencionar la belleza de la portada que se halla casi extinguida en las librerías por la edición del libro con la portada de la película -fenómeno del sector que, por cierto, detesto-.

En conclusión, este libro me ha recordado porqué me gusta leer. Una historia cargada de emociones, valentía, amor, superación y valores. Una narración diferente, pulcra y trabajada que no dejará indiferente a nadie. El final, aunque mejorable, magnífico. Espero con impaciencia la próxima novela del autor. Acabo la reseña con una cita de Alberto Manguel sobre el libro en cuestión: "para aquellos que creían que el arte de la ficción estaba moribundo, les recomiendo que lean a Martel con asombro, placer y gratitud".


Título: Vida de Pi. Autor/a: Yann Martel. Título original: Life of Pi
Editorial: Destino. Nº páginas: 335. Precio17€