Ambiciones y reflexiones, de Belén Esteban

sábado, 28 de diciembre de 2013


"La psicología de lo orgiástico como un desborde del sentimiento vital y de fuerza, dentro del cual el dolor actúa como estimulante, me dio la clave para mi concepto del sentimiento trágico, que ha sido malentendido tanto por Aristóteles como, en particular, por nuestros pesimistas. La tragedia está tan lejos de probar el pesimismo de los helenos en el sentido de Schopenhauer, que más bien vale como su decisivo rechazo, como la instancia opuesta. El afirmar la vida, aun en sus problemas más extraños y duros, la voluntad de vivir que, en sacrificio a sus tipos más altos, se alegra de su propia inagotabilidad, esto lo llamo yo dionisíaco y lo adivino como el puente hacia la psicología del poeta trágico. No para librarse del terror y de la compasión, no para purificarse de un afecto peligroso a través de una vehemente descarga -así lo entendió Aristóteles-: sino para, por sobre el terror y la compasión, ser uno mismo la eterna alegría del devenir -alegría que incluye también la alegría del aniquilamiento."


Debo confesar que, aunque no soy de los que dicen que no a ningún libro sin conocerlo, en un principio me resistí ni a leer este libro. Cuando se publican libros de famosos como Belén Esteban me entristece pensar que escritores de gran talento se quedan sin poder ver publicadas sus obras, en las que han trabajado años enteros. Sin embargo, mi profesor de Filosofía del Derecho me lo recomendó encarecidamente. Me dijo que, aunque podía parecer mentira, Belén Esteban dedica muchos capítulos de este libro a interesantes y progesistas reflexiones filosóficas sobre la vida, la sociedad y el papel del Derecho en el mundo. Debo admitir que este libro me ha conquistado por completo. Hoy os traigo Ambiciones y reflexiones, de Belén Esteban.

En este libro conocemos a una Belén Esteban completamente diferente de la que conocemos en la televisión. Una Belén Esteban con una filosofía de vida muy determinada y dura, próxima a filósofos como Nietzsche. Conocemos a una Belén Esteban culta, lectora asidua y apasionada de escritores como Javier Marías, Alejo Carpentier y vehemente traductora de los textos de Homero. Realmente este libro me ha abierto los ojos, yo conocía a la Esteban ignorante y teatrera y con este libro me ha demostrado ser, en realidad, todo lo contrario.

También he descubierto en este libro un nuevo horizonte en el campo de la religión. Belén Esteban confiesa ser pastafarista. Hasta el momento desconocía por completo la existencia de esta religión, que defiende que el verdadero creador del mundo es el Monstruo del Espagueti Volador. Este monstruo es completamente invisible e indetectable pero tiene forma de dos albóndigas rodeadas de varios espaguetis. Su nombre es tan hermoso e impronunciable que mata a quien lo pronuncia y a todo el que esté a un radio de 6,0534Km.

En cuanto al Derecho, carrera que el que escribe se encuentra cursando, se centra en este primer volumen de reflexiones en la creciente importancia del Derecho Internacional, aunque no deja de criticar la ineficacia del régimen de responsabilidades en el Derecho Administrativo, atreviéndose a apostar por una anarquía, exterminando por completo la burocarcia y acabando así con la crisis actual. Propone acabar con todas las empresas con tres solas excepciones: Coca-Cola, Durex y Trident. Realmente, aunque no comparto tales creencias, presenta unos argumentos en las medidas que plantea que solucionarían muchas de las causas de esta crisis que estamos sufriendo.

Si algo no me ha acabado de agradar de este libro es lo denso que llega a ser. Había capítulos que tenía que leerlos cinco veces antes de seguir avanzando. También contiene mucho vocabulario obsoleto y antiguo y párrafos enteros en latín, maorí y urdú, por lo que he necesitado unos cuantos diccionarios a mi lado para poder comprender las reflexiones de Belén Esteban en su totalidad, aunque el esfuerzo vale la pena ya que te da una perspectiva del mundo diferente e inteligente.

En conclusión, este libro va más allá de cualquier cosa que haya leído hasta el momento, sin duda el mejor libro del año -y lo estoy diciendo a finales de diciembre-. Un libro que aporta nuevas ideas en todos los aspectos de la vida e ilumina la vida de todo aquel que lo lee. Un libro que me ha descubierto una nueva filosofía que de hoy en adelante influenciará en todo lo que hago día a día. Este libro me ha recordado el porque me gusta leer. Gracias, Esteban, que el Monstruo del Espagueti Volador esté contigo.


Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez

jueves, 26 de diciembre de 2013


"El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros. “Siempre soñaba con árboles”, me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato. “La semana anterior había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros”, me dijo. Tenía una reputación muy bien ganada de intérprete certera de los sueños ajenos, siempre que se los contaran en ayunas, pero no había advertido ningún augurio aciago en esos dos sueños de su hijo, ni en los otros sueños con árboles que él le había contado en las mañanas que precedieron a su muerte."

Se suele escuchar la expresión de "crónica de una muerte anunciada" cuando se quiere decir que una cosa está destinada al fracaso. Lo que mucha gente no sabe es que esta expresión nació de esta obra de Gabo, publicada en 1981 y objeto de muy buenas críticas. Aunque es uno de los títulos suyos que más me han llamado la atención lo he ido retrasando indefinidamente hasta que decidí hacerme con él. Sin duda es uno de sus más conocidas obras. Hoy os traigo Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.

Esta novela está inspirada en un hecho real. Bayardo San Román, un rico extranjero, llega al pueblo de Riohacha con la intención de casarse y en seguida decide con quien: Ángela Vicario, una bella joven que ha crecido bajo el estricto y rígido control de su madre. Todo pinta muy bien, realmente Bayardo parece estar locamente enamorado de Ángela y le compra todo lo que desea, mientras que ella es más reservada y tímida con él. Finalmente se celebra la boda y, en su noche de bodas, Bayardo descubre que Ángela no es virgen y la devuelve a su casa, donde ella no tarda en confiesa quien le robó la inocencia: Santiago Nasar. Para preservar el honor de su hermana, Pablo y Pedro Vicario deciden asesinarlo.

Como ya nos tiene acostumbrados García Márquez, desde la primera frase de este libro el lector sabe el final: Santiago Nasar muere asesinado. Pero, como siempre, el Nobel colombiano consigue fascinarnos una vez más con su ágil y dura pluma, haciendo que esta crónica de apenas ciento treinta páginas enganche tanto al lector. Y es que no absorbe por querer saber el final, sino para saber los diferentes puntos de vista de los mismos acontecimientos.

El título de esta obra describe a la perfección su contenido, y es que su tema principal es la muerte anunciada de Santiago Nasar. Aunque los hermanos Vicario parecen querer que alguien los detenga para evitar el asesinato de Nasar anunciando sus propósitos por doquier, unos por falta de capacidad y otros por falta de valentía, nadie lo evita de ninguna manera. Así pues, aunque todo el pueblo ya hace mucho que está enterado del asesinato que se va a cometer, nadie hace nada para impedirlo ni para advertir a Santiago Nasar, que se entera de ello cinco minutos antes de morir.

Cabe mencionar que el narrador testigo-periodista aporta una perspectiva muy original y, a mi parecer, positiva de los sucesos, y es que se trata de un joven estudiante que mantiene contacto con su madre a través de cartas, solo visita Riohacha en vacaciones, y decide investigar estos sucesos, permitiéndole posicionarse en múltiples puntos de vista sin acercarse a los protagonistas, que conservan un aura de misterio e incertidumbre que lleva al lector a pensar que no sabe toda la verdad sobre los hechos descritos. El lenguaje no es denso, sino sencillo y ágil, García Márquez no se detiene en las descripciones sobre paisajes y personajes, sino que va directo al grano, como si de una crónica periodística se tratara. También contiene una intensa crítica social que toca problemas sociales tales como el machismo, la rigidez de las tradiciones en los pueblos o la violencia.

En conclusión, no hay ningún pero en este libro. Sin duda lo voy a releer porque realmente es uno de esos libros que lo merecen. Diferente, original, única y absorvente. Aunque no lo recomendaría a alguien que no ha leído nunca nada de Gabriel García Márquez, para los que habéis leído algo suyo y os ha gustado su estilo, este libro es un imprescindible. Además, se lee en un suspiro.

Editorial: Debolsillo. Precio papel: 6,95€

El primer viaje de Sócrates, de Emil Ostrovski

lunes, 23 de diciembre de 2013


"- Sócrates, tienes que entender que la historia de Troya en realidad no es una historia de guerra ni de dioses ni de nada de lo que te puedan contar en el colegio. Es una historia de amor, de un amor ciego y estúpido que acaba matando a un montón de gente, pero amor."


Ya sabéis que, pese a que no soy demasiado aficionado a la literatura juvenil, los libros de Nube de tinta me pueden, me seducen con sus portadas y apenas me doy cuenta ya es demasiado tarde. En cuanto a su contenido este sello editorial parece seleccionar sus obras publicadas con tres requisitos: que sea modena, amena y original, diferentes a las estructuras típicas que afecta a la mayoría de libros de este género. Y aplaudo la idea pues realmente faltaba un sello editorial que apostara fuerte por obras de este calibre. Han pasado por mi estantería libros como Bajo la misma estrella, La lección de August, las dos de John Boyne, etc. Pero hoy os traigo El primer viaje de Sócrates, de Emil Ostrovski.

Conocemos a Jack, un adolescente apasionado por la filosofía, el día de su cumpleaños. Tiene resaca y está en plena crisis existencial, por lo que cuando ve que quince personas a las que apenas conoce le han felicitado por Facebook se deprime aún más. Tanto se hunde en su propia melancolía que decide suicidarse a base de pastillas. Sin embargo, cuando se va a tomar la primera le llama su exnovia, Jess, con la que todo acabó cuando se quedó embarazada y Jack le pidió que abortara. Está a punto de dar a luz. Jack se dirige corriendo hacia el hospital pero cuando, finalmente, ve a su hijo se ve incapaz de entregárselo a los padres adoptivos como estaba planeado. Decide llevárselo de viaje al otro lado del país para que conozca a su abuela Bob, que sufre Alzheimer. A través de este inolvidable viaje irá conociendo a su hijo, al que llamará Sócrates, y compartirá con él su pasión por la filosofía.

Esta corta novela es de las que más me han gustado de las publicadas por Nube de tinta. Simple, con pocos personajes, con una historia clara y contundente. Al ser su autor tan joven -veintitrés años- la novela adopta un tono joven, moderno y jovial con la naturalidad que a los autores veteranos nunca he visto alcanzar. Lo mejor de todo de esta novela, a mi parecer, es el humor fresco que contiene en todos sus capítulos. En más de una ocasión me estuve riendo un buen rato de las peripecias, malentendidos y meteduras de pata de su divertido protagonista.

Jack es el típico adolescente un tanto freak que tiene una pierna en la infancia y otra en la edad adulta y no deja de cometer errores, haciendo que el lector lo acabe conociendo y se apiade de él. Lo cierto es que Ostrovski consigue un retrato perfecto de la época adolescente en esta novela. Su protagonista no entiende a las mujeres pero se siente inmensamente atraído por ellas, no tiene una dirección clara, se entrega a la improvisación y esto hace que la historia esté llena de cambios de planes. Su exnovia -y madre de Sócrates- Jess y su mejor amigo Tommy lo acompañarán en este disparatada aventura. Por un lado el carácter de Jess no me acabó de convencer; parece que esté enfadada con el mundo y, aunque a ratos sale de su cólera perpetua, me supuso un plomo en esta aventura llena de diversión. Por otro lado Tommy acabó siendo mi personaje favorito por su lealtad, su inarrugable alegría y por su propio dilema existencial.

Como ya he mencionado anteriormente se trata de una novela muy corta, con poco más de doscientas páginas, y se lee en un suspiro. El ritmo es ágil, el autor se ahorra descripciones y hace mucho uso de los diálogos. Aunque las reflexiones filosóficas que comparte con su hijo Sócrates pueden interrumpir el ritmo dinámico de la novela también es cierto que es su toque original y a través de ellas podemos conocer mucho más al protagonista, sus inquietudes y sus dilemas internos. Sin embargo, y aunque me ha gustado, este es un libro para entretener. No llega a emocionar en ningún momento al lector ni parece pretenderlo, se trata de una comedia que su máxima ambición es hacer pasar un buen rato y sonsacar alguna que otra risa.

En conclusión, El primer viaje de Sócrates es un libro original y divertido que hace un cómico retrato de la adolescencia a través de un viaje disparatado. La irrupción de la filosofía en la novela, aunque puede llegar a molestar, supone un toque original que acabé por apreciar. Un libro fácil y rápido de leer que busca entretener y divertir al lector, una novela perfecta para leer después de una lectura muy densa y, de esta manera, descansar el cerebro.

Editorial: Nube de tinta. Precio papel: 14,95€ Precio ePub: 8,99€

Agradecimientos a Nube de tinta por el ejemplar.



Y con esta reseña os quiero desear unas felices Navidades a todos. Para estas fechas tan especiales, llenas de paz y solidaridad, me gustaría compartir con vosotros un corto que ha realizado La Oreja de Van Gogh, uno de mis grupos musicales favoritos, como regalo de Navidad.

¡Feliz Navidad lectores!


Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez

sábado, 21 de diciembre de 2013

"El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco con una adolescente virgen. Me acordé de Rosa Cabarcas, la dueña de una casa clandestina que solía avisar a sus buenos clientes cuando tenía una novedad disponible. Nunca sucumbí a ésa ni a ninguna de sus muchas tentaciones obscenas, pero ella no creía en la pureza de mis principios. También la moral es un asunto de tiempo, decía, con una sonrisa maligna, ya lo verás. Era algo menor que yo, y no sabía de ella desde hacía tantos años que bien podía haber muerto. Pero al primer timbrazo reconocí la voz en el teléfono, y le disparé sin preámbulos:
-Hoy sí."


El hecho de que hoy, 21 de diciembre, sea el primer día de invierno me ha servido como excusa para añadir un gadget en la barra lateral. Ha sido una idea a la que llevo días dándole vueltas. Se trata de poner a cuatro autores anuales (uno por cada estación) en ese rincón de honor del blog. Durante este periodo me centraré especialmente en leer y comentar su obra. Esto me permitirá conocer mucho mejor la evolución de los escritores a través de sus libros y transmitiros una visión más global de mi opinión sobre sus obras. He decidido empezar con Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura. ¡Espero que os guste esta pequeña novedad!

Hoy he decidido traeros la última novela publicada (2004) de Gabo por la noticia de su adaptación cinematográfica, que se estrenará el próximo 17 de enero. Este libro, inspirado en La casa de las bellas durmientes de Yasunari Kawabata, ocupa apenas 100 páginas, siendo la novela más corta de Gabriel García Márquez. El escenario es la ciudad de Barranquilla y el narrador, en primera persona, es el protagonista. Hoy os traigo, pues, Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez.

Conocemos a 'el Sabio', un viejo y soltero periodista aficionado a la música clásica que siempre ha vivido sexualmente al límite pagando por cada uno de sus eróticos encuentros con mujeres. En la víspera de su noventa cumpleaños decide pasar una noche de amor con una adolescente virgen. Con este fin contacta con Rosa Cabarcas, que le consigue una cita con una joven muchacha. Sin embargo, cuando nuestro protagonista llega a la habitación se la encuentra durmiendo. De esta manera conoce a la que llama Delgadina. No conoce su nombre ni su voz ni el color de sus ojos, solo sabe que es una joven obrera que vende su virginidad para ayudar a su familia. Sin atreverse a despertarla se limita a acariciar y a admirar su suave cuerpo acrecentándose en su interior un sentimiento por esta bella durmiente que nunca ha sentido por ninguna otra mujer en toda su vida, un sentimiento que se mueve entre el amor y la obsesión.

A unos esta novela les puede gustar más y a otros menos, pero todos coincidimos en que no es el mejor libro de Gabriel García Márquez. Si bien es cierto que no está peor escrita que el resto de su obra, necesité dos lecturas para que me convenciera. La sinopsis pintaba bien, el problema es que el libro me aportó en un principio lo mismo o demasiado poco más de lo que me contaba la contraportada. Me sucedió como en El viejo y el mar, que, partiendo de una buena historia, no se mueve ni avanza, pudiendo llegar a aborrecer al lector.

Lo mejor de la novela son las reflexiones a las que nos lleva sobre la vejez, el amor, el sexo y la vida que permanecerán en el lector para siempre, y solo por esto aplaudo esta obra. La narración hace que el lector sienta la obsesión del protagonista y admire a Delgadina con todo su resplandor lleno de vida y pureza.

En conclusión, aunque no estamos ante la mejor obra del Nobel colombiano por la falta de acción que, a mi parecer, sufre esta novela, también es cierto que, desprendiéndose del realismo mágico que ha hecho famoso al escritor, es muy profunda y este amor tan imposible como ardiente plantea dudas en el lector.


Editorial: Debolsillo. Precio papel: 6,95€

Odiseo: El juramento, de Valerio Massimo Manfredi

miércoles, 18 de diciembre de 2013

"A veces dormíamos en los campos o en los bosques, envueltos en un manto sobre un lecho de hojas secas. Antes de conciliar el sueño contemplaba las estrellas que brillaban entre las copas de los árboles y me preguntaba qué eran en realidad. ¿Habían sido puestas allí arriba por los dioses para guiar a los navegantes en su ruta a casa? Mentor me había enseñado a reconocer las constalaciones: la Osa Mayor y Menor y Orión y las Pléyades y otras también, y un día saldría de navegación para realizar una gran travesía o para un largo viaje".


Desde pequeño me ha apasionado el mundo de la Antigua Grecia y sus leyendas. Desde el mito de Eco y Narciso hasta el de Dafne y Apolo me han sosprendido y he aprendido de ellos. La calidad de las historias, sus duras moralejas y su antigüedad me han llamado desde siempre la atención pero, si tuviera que elegir una, sin duda, sería la historia de la guerra de Troya. Aunque la adaptación cinematográfica de la leyenda no me agradó siempre me ha parecido una de las historias más bellas que existen. El autor de la saga de Alexandros, que nos trajo la vida de Alejandro Magno, ha vuelto reviviendo el mundo homérico. Un mundo que, aunque tiene situación espacial real en el mundo antiguo, es fantástico por las magistrales e imponentes ciudades y palacios y los espectaculares paisajes que, con magnificencia, se describen. En este mundo los Dioses intervienen caprichosamente en los asuntos de los reyes que defienden, por encima de todo, su honor. Hoy os traigo una novela que nos lleva a este mundo épico, Odiseo: El juramento, de Valerio Massimo Manfredi.

La Ilíada, de Homero, está compuesta de 15.000 versos y relata un solo aspecto de la guerra de Troya: la disputa entre el rey Agamenón y Aquiles, príncipe de Pitia. Aunque el papel de Odiseo, rey de Ítaca, -Ulises para los romanos-, es realmente imprescindible en esta guerra -realmente es el cerebro responsable de la victoria-, éste es protagonista indiscutible de la otra gran obra de Homero: La Odisea. Manfredi ha tenido la gran idea de novelar los versos homéricos y presentar los hechos en orden cronológico con, debo reconocerlo, una gran habilidad narrativa. Así, la novela que os traigo hoy contiene la historia de Odiseo desde su nacimiento hasta la culminación de la legendaria guerra de Troya. Pero no temáis, no tendremos que esperar ni un año para que se publique en España la segunda parte que viene a cerrar el círculo -a saber: Odiseo: El regreso-.

Me parece que no es necesario hablar sobre el fondo de esta novela, pues se trata de las leyendas homéricas que todos conocemos. ¿Qué tienen que aún hoy envuelven por completo al lector u oyente? ¿Es la brutalidad? ¿La acción? ¿La majestuosidad y la sabiduría que impregnan sus escenas? ¿Su antigüedad que, de alguna manera, nos hace creer en los poderes divinos que impulsan a sus personajes? En mi opinión es el conjunto de todo esto lo que hace que estas leyendas se hayan vuelto inmortales.

En esta novela seguiremos los pasos de Odiseo que, en primera persona, nos narra su vida. De esta manera descubrimos un lado hasta ahora desconocido de este famoso rey antiguo. Conocemos sus pensamientos, sus deseos, sus temores, sus pesares y cada uno de sus pensamientos. Desde esta atrevida perspectiva el famoso escritor italiano ha logrado novelar esta historia sin perder la aurora épica que hace tan especiales las leyendas de la Antigua Grecia. En mi opinión, uno de los elementos que ha contribuido en esta armonización o logro narrativo es la división entre las reflexiones internas de Odiseo, que nos es relatada de una manera cercana e íntima, y los diálogos y escenas que se desenvuelven en el mundo real, llenas de la grandiosidad que recuerdan a los versos de Homero. De esta manera, pues, el autor ha logrado mantener la atmósfera épica en su novela.

La acción es constante, Manfredi no es de los autores que se detienen en descripciones puntillosas, esto se lo deja a la imaginación del lector. Y es que una leyenda impregnada de detalles ya no es leyenda. La historia engancha desde la primera página al lector que, aunque sepa el final, volverá a vivir el relato con suma conmoción. A medida que avanza la narración Odiseo se cruzará con otros conocidísimos personajes y héroes como Hércules, Paris, Laertes, Penélope, Helena, etc.

Cabe mencionar que el autor ha respetado, dentro de lo que cabe, los versos de Homero y no se inventa excesivamente hechos inexistentes. Esto, a mi parecer, es muy positivo. Ayer mismo me enteraba que saldría la cuarta entrega de Millennium, la famosa saga nórdica. Al principio, medio asustado y medio feliz, pensé que Stieg Larsson había revivido. Pero no, es que otro escritor, a saber David Lagercrantz, ha aceptado el encargo de ocuparse de su continuación. Así, por las buenas. De la misma manera que esto no me gusta nada, aunque el espacio temporal muchísimo mayor lo haría admisible, no me habría gustado que Manfredi se hubiese inventado mucha de la historia, aunque haberlo eludido ha tenido un precio: sobretodo en la infancia de su protagonista se sufren unos saltos intemporales que pueden parecer precipitados y se pueden hacer un poco incómodos al lector.

En conclusión, la primera parte de la historia novelada de Odiseo, El Juramento, nos narra la historia de este famoso rey desde su nacimiento hasta el fin de la guerra de Troya. Manfredi ha sido conciente de la responsabilidad de adaptar una historia así, y lo ha logrado. Esta novela envuelve al lector con el mundo homérico, un mundo de virtuosos héroes, caprichosos Dioses, seres sobrenaturales, emocionantes aventuras y brutales moralejas. Y, sin sacrificar estos elementos, consigue presentarnos a un Odiseo sabio y cercano y narrar de forma ágil y resuelta una aventura inmortal. El regalo perfecto de estas Navidades para los lectores enamorados de la Antigua Grecia.

Editorial: Grijalbo. Precio papel: 20,90€ Precio ePub: 12,99€
Agradecimientos a la editorial por el ejemplar.

Relato de un náufrago, de Gabriel García Márquez

domingo, 15 de diciembre de 2013

Fue el primer animal que vi, casi treinta horas después de estar en la balsa. La aleta de un tiburón infunde terror porque uno conoce la voracidad de la fiera. Pero realmente nada parece más inofensivo que la aleta de un tiburón. No parece algo que formara parte de un animal, y menos de una fiera. Es verde y áspera, como la corteza de un árbol. Cuando la vi pasar orillando la borda, tuve la sensación de que tenía un sabor fresco y un poco amargo, como el de una corteza vegetal. Eran más de las cinco. El mar estaba sereno al atardecer. Otros tiburones se acercaron a la balsa, pacientemente, y estuvieron merodeando hasta cuando anocheció por completo. Ya no había luces, pero los sentía rondar en la oscuridad, rasgando la superficie tranquila con el filo de sus aletas.

Ya sabéis que un servidor admira a Gabriel García Márquez. Tuve el honor de descubrirlo, me avergüenza confesarlo, cuando un italiano, Tomasso Debendetti, suplantó el año pasado la identidad del escritor Umberto Eco en Twitter y difundió la falsa muerte del Nobel colombiano. Las razones de Debendetti no eran reprochables; quería demostrar que los periodistas basan sus noticias en las redes sociales, sin otra fuente más adecuada para corroborarlas. Y lo demostró con creces, en cuestión de minutos muchas páginas web de diarios de todo el mundo anunciaban la muerte del autor de 'Cien años de soledad'. Justo al mismo día se creó un reto en algún blog -lamento no recordar cual- para honrarle leyendo y reseñando alguna de sus obras. De esta manera di el paso y me puse a leer sus más conocidas novelas. Y todas me encantaron. Pues bien, este invierno he decidido retomarlo y, por eso, como diría Shakira moviendo la cintura, "te aviso y te anuncio" que este mes caerán más que una y dos reseñas de libros suyos. Dicho lo dicho, el título real del libro que os traigo hoy es Relato de un náufrago que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre.
Luis Alejandro Velasco

Relato de un náufrago es la historia de Luis Alejandro Velasco, un hombre que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe. Cuando lo escribió García Márquez era un joven reportero que vivía en Barcelona y tuvo la oportunidad de escuchar el relato en boca del protagonista a través de 20 sesiones de seis horas cada una de entrevista. Su intención, pues, era escribir un relato -de hecho se publicó por entregas en El Espectador de Bogotá en 1955- pero, sin saberlo, estaba creando una verdadera obra literaria. Su publicación hizo temblar las bases del régimen dictatorial del general Gustavo Rojas Pinilla, pues éste atribuyó la causa del naufragio a una tormenta mientras que el reportaje -y, por lo tanto, el superviviente- revelaba el motivo real del naufragio: la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana. Perdieron la vida en el hundimiento siete marineros, el único que afortunadamente se salvó fue Velasco. El reportaje fue censurado y las directivas de El Espectador decidieron que su autor saliera del país rumbo Europa para cubrir algunas noticias. Vamos, que el libro no va falto de historia, es por eso que, cuando en 1970 por fin se editó en forma de libro, el prólogo se tituló "La historia de la historia" y, en él, Gabo describe el origen y el making of del libro, finalizándolo de la siguiente manera:

"Yo no había vuelto a leer este relato desde hace quince años. Me parece bastante digno para ser publicado, pero no acabo de comprender la utilidad de su publicación. Me deprime la idea de que a los editores no les interese tanto el mérito del texto como el nombre con que está firmado, que muy a mi pesar es el mismo de un escritor de moda. Si ahora se imprime en forma de libro es porque dije sí sin pensarlo muy bien, y no soy un hombre con dos palabras."

Me veo obligado a contradecir el mensaje literal con el que acaba el prólogo de este relato. Si bien es cierto que el nombre de García Márquez multiplica el valor de un manuscrito, pasados ya treinta y pico años desde que escribió estas palabras me atrevo a decir que no se trata de un escritor "de moda", sino de uno de los escritores del siglo, un escritor intemporal -y gozar de este adjetivo va, en mi opinión, mucho más allá de cualquier premio literario-.

Mapa adjunto en el libro
Me ha resultado impresionante cómo consigue el autor narrativizar un reportaje a través de detalles que provocan una empatía extrema por parte del lector, que llega a sentir el balanceo de la balsa, el hambre, la sed, la espera y la desesperación de Velasco. Me afectó profundamente el repentino cambio en la vida del protagonista. De un día para otro pasa de ser un joven marinero que en sus frecuentes estancias en Mobile (Alabama) sale con una chica llamada Mary Address a la que invita a ir al cine y a comer helados en sus días de franquicia a un hombre desesperado que lucha por no perder la esperanza y sobrevivir día a día a la deriva de las letales corrientes caribeñas.

Con la pluma ágil y rígida de García Márquez la narración avanza sin abandonarse en el momento en que Velasco se salva, es decir, prosigue en su reintegración en la vida hasta la realización del reportaje que constituye el libro. En contraste con su largo título, el libro no ocupa más de 170 páginas y se leen en apenas un día. García Márquez es un gran escritor, pero aún mejor persona al atreverse a denunciar a un régimen a través de la experiencia de Velasco. Realmente había momentos en los que me tenía que recordar que realmente todo esto sucedió, que no se tratan de 'Vida de Pi', que, efectivamente, estos hechos formaron parte de la vida de Velasco, un hombre de carne y huesos como yo.

Para terminar, una curiosidad más. Con posterioridad Luis Alejandro le escribió a García Márquez para reclamar los derechos de autor por usar su persona como náufrago en un relato: "Espero que sea el momento para que las regalías que tú has cobrado por tantos años me ayuden en los gastos que no sufragan la sanidad de las Fuerzas Militares de Colombia. Considero que yo merezco algo de esas regalías, en el momento más crítico de mi vida". Se han impreso más de 30 millones de ejemplares y Velasco ganó un promedio de 2.000 dólares anuales en concepto de derechos de autor, después de que el García Márquez se los cediera -en el mencionado prólogo declaró que hay algunos libros que "no son de quien los escribe sino de quien los sufre". Sin embargo, después de ganar el premio Nobel de Literatura en 1982 Velasco lo llevó a los tribunales demandando los derechos sobre las traducciones del libro. Además de perder el litigio, el protagonista de Relato de un Náufrago se quedó sin los derechos que le habían sido cedidos desde el principio. Tres días antes de su muerte, en el verano de 2000 -cuatro décadas después del naufragio que lo hizo famoso- pidió perdón al escritor: "Nunca debí meterme a eso. Quiero que me perdone por haberle hecho daño". Gabo solamente había respondido a una de las misivas que en su momento le envió Velasco para conseguir los derechos que, a su parecer, se merecía. Entre otras aclaraciones manifestaba su sorpresa: "Es la primera vez que recibo una carta de uno de los personajes de mis libros".

Capítulo 14
En conclusión, Relato de un náufrago no tiene nada que ver con obras como Cien años de soledad o El amor en los tiempos del cólera, novelas de ficción todas ellas. Es un reportaje que se ha convertido en obra literaria por el cariño y mimo con el que su autor lo escribió. Es una historia real que no se ahorra detalles en la supervivencia diaria de Luis Alejandro Velasco ni la documentación que García Márquez realizó para corroborar la información que se salía de la versión oficial de la dictadura. Una obra imprescindible para los que les apasiona este autor.

Editorial: Debolsillo. Precio papel: 4,95€
(No se trata de un error. 
Debolsillo ha reeditado este libro por cinco euros. 
Visto el precio, fue amor a primera vista.)

El guardián invisible, de Dolores Redondo

lunes, 9 de diciembre de 2013

"Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal."

A todos los que hace tiempo que seguís este blog o intercambiamos comentarios frecuentemente por la blogosfera literaria os será bien conocido que la novela negra no es uno de mis géneros favoritos. Quizá os sorprende que haya leído una novela como la que os traigo hoy. Hay dos grandes motivos. En primer lugar, me alegra inmensamente que nazcan nuevas eminencias literarias en el panorama nacional y yo, desde este humilde blog, estoy encantado de formar parte de difundir y hacer más eco para ayudar a estos autores. En segundo lugar todas las buenas reseñas que se ha llevado esta obra han hecho que le otorgue, por lo menos, el beneficio de la duda. Así pues, hoy os traigo, con un poco de retraso, El guardián invisible, de Dolores Redondo.

La autora hace aterrizar al lector en un entorno enigmático, hermoso y mágico a la vez. Un paisaje que se encuentra en España y, sinceramente, desconocía por completo: el valle de Baztán, situado en la comunidad de Navarra. En estos densos, húmedos y verdes bosques se descubre el cuerpo inerte de una adolescente. Amaia Salazar, una inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, vuelve con su equipo a su pueblo originario, Elizondo, para investigar este asesinato. A medida que avanza la investigación iremos conociendo cada vez más profundamente a Amaia, su familia y algunos secretos que enterró en su infancia perdida. Además, ciertas pistas sugieren que el anciano y vetusto bosque esconde a una criatura de la mitología navarra llamado basajaun.

Lo que más me ha gustado de esta novela es la protagonista, Amaia Salazar. Al construir y decidir este personaje Dolores Redondo ha sabido eludir todos -y repito, todos- los estereotipos del investigador tradicional que, con un cigarro en la boca, está por encima de las circunstancias y resuelve el caso con una profesionalidad fría y calculadora. Me parece apreciar el origen de este modelo en las novelas de Sir Arthur Conan Doyle y su evolución en un intento de humanizar -o vulgarizar- a Sherlock Holmes. Bien. Bravo. Ya habéis aportado vuestro granito de arena al montón interminable de novelas negras con las mismas características, dejad paso a Dolores Redondo con Amaia Salazar al frente: una investigadora -desgraciadamente aún cabe remarcar el hecho de que es mujer como algo excepcional- que, sin dejar de ser una absoluta profesional en su sector es increíblemente humana y un servidor se sintió identificado con sus inquietudes y alegrías. Amaia es un personaje vibrante y real, no consigue dividir su trabajo con su vida personal y los problemas de un mundo afectan automática e inmediatamente al otro.

Dolores Redondo y yo
Por otro lado, la innovación y el aire fresco que nos aporta Dolores Redondo -y la razón por la cual creo que me ha gustado esta novela y ha alcanzado el eco internacional inmediato- es la mezcla proporcionada y cuidad del género negro con el género fantástico. Sin perder ni un momento la realidad de vista sus personajes se inmersan en algunos aspectos paranormales, centrados en la mitología navarra -que da nombre a las tres novelas que forman la trilogía de Baztán-. Harry Potter corría hacia una columna de la estación de tren y de repente aparecía en un mundo completamente diferente, los Pevensie a través de un armario llegaban a Narnia, desconectando completamente del Planeta Tierra... La lista de ejemplos de libros fantásticos cuyos personajes viven en dos mundos separados es infinita, pero la influencia de la novela negra en la obra de Redondo hace que no desconecte en ningún momento de la realidad e introduce, a la vez, algunos aportes fantásticos que ayudan a hacer más oscura, misteriosa y enigmática la narración.

La mezcla entre los fantasmas familiares que atormentan a la protagonista desde su infancia, los dilemas entre ella y sus hermanas y la investigación está muy acertada, pues ha conseguido hacer lo mismo que en combinación entre género negro y fantástico; nunca desconecta del todo de ninguno de estos aspectos. Los personajes están muy bien encontrados, la autora consigue hacer que el lector los conozca sin dejar de hacerlos imprevisibles. Todo esto acompañado de un buen ritmo que hace trepidante el devenir de los hechos que no siempre son narrados desde el punto de vista de Amaia sino que el narrador omnisciente se atreve a seguir los pasos de otros personajes.

El único punto negativo que le he encontrado a la novela es el marido de Amaia, James. Cada vez que aparecía en la historia la rabia me desbordaba. James es el hombre perfecto, parece que no hace nada mal; tiene una paciencia ilimitada, quiere y es querido por la familia de Amaia, es escultor, siempre a la espera para ayudarla en todo lo que necesita... Seguro que hay lectores que no estarán de acuerdo conmigo pero James me pareció un personaje deshumanizado, insulso y pedante.

En conclusión, El guardián invisible es una novela que mezcla los géneros negro y fantástico, con un escenario muy adecuado y una protagonista a la altura. La autora ha innovado en todos los aspectos y, además, engancha mucho. Una novela que no dudo en recomendar, aunque estoy seguro que muchos de vosotros ya está leyendo la segunda parte: Legado en los huesos.

Editorial: Destino. Precio papel: 18,50€ Precio ePub: 12,99€


Notas.

1. Dolores Redondo Meira (Donostia - San Sebastián, 1969) estudió Derecho y Restauración gastronómica, y durante algunos años se dedicó a distintos negocios. Comenzó escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles, y la novela Los privilegios del ángel. Vive en la ribera navarra. Página oficial. Facebook. Twitter.
2. El 4 de febrero Dolores Redondo viene a firmar ejemplares en Barcelona y yo no me lo pienso perder. ¿Os veré allí?
3. Ya se ha publicado su continuación, Legado en los huesos, y no tardaré en traeros mi opinión.