García Márquez vuelve a casa


Los que seguís la página de Facebook o de Twitter de este blog es posible que vierais el susto que me llevé el otro día. Hace poco más de un año se difundió por la red a una velocidad increíble la noticia de la muerte del Nobel colombiano que ha sido el autor de invierno de este blog. El delicado estado de salud de García Márquez hace que constantemente corran rumores de su cercana muerte y, aunque no tardaron en desmentirlo, la noticia ya había pasado por más de un medio de información y hasta se había creado un reto en la blogosfera literaria para leer su obra. Es por eso que en un principio me impuse no alarmarme ante la noticia de que Gabriel García Márquez había sido hospitalizado en México, país en el que reside desde hace 40 años. Como muchos ya sabréis, a Gabo le diagnosticaron en 1999 un cáncer linfático. Consiguió sobrevivirlo y con fuerza, pues declaró que estaba completamente inmerso en la escritura de los tomos restantes de sus memorias y un par de libros de cuentos. En 2012 corrió el rumor de que padecía demencia senil, pero pronto fue desmentido por el mismo escritor en un vídeo.

Pero cuando leí que su hijo, Gonzalo García Barcha, había confirmado que Gabo había sido ingresado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, en la Ciudad de México, me quedé sin aliento. En la actualidad García Márquez tiene 87 años. Por suerte, no parecía nada demasiado grave, según dijo su hijo: "Le dio una pequeña infección hace unos días y preferimos traerlo al hospital porque es mayor. No es una neumonía, pero sí es una infección bronquial".

Antes de ayer, por fin, Gabo volvía a casa, aunque el portavoz del del centro médico ha confirmado que su estado es muy delicado debido a su avanzada edad. El escritor parece que no estuvo demasiado contento con el rápido despliegue de periodistas que habían acampado a las puertas del hospital. De hecho, Genovevo Quirós, su asistente personal, salió y dijo, diciendo hablar en boca de García Márquez: "Están ustedes locos, qué están haciendo tanto tiempo aquí afuera. ¡Ya váyanse a trabajar!".

Espero que se recupere pronto y tarde mucho en dejarnos, pues si algo he aprendido de él a través de sus libros es el amor que le profesa a la vida y a los pequeños regalos que nos da día a día.

La ambulancia en la casa de Gabriel García Márquez

Comentarios

  1. Espero que se recupere pronto y todo quede en un susto. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro tanto que esté bien. No soy para nada mitómana, pero a Gabo le tengo mucho mucho aprecio. Y lo admiro. Es difícil hoy día encontrar a alguien que sea digno de admiración. Disfruto tanto son sus libros.
    Es muy grande.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que haya sido un susto. Sí, me acordé de ti y de algunos blogueros más. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Es que debe ser horroroso tener a toda esa gente ahí que no te deja en paz, bastante tendrá este señor con cuidarse si está malito. Biquiños!

    ResponderEliminar
  5. Yo también me llevé un buen susto, que es un escritor al que admiro mucho y cuya salud me preocupa desde hace tiempo... No me hago a la idea de que cualquier día se nos va. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien me asuste mucho >_____> pero bueno al menos esta en su casa. esperemos este bien!

    ResponderEliminar
  7. Lo cuentas como si hubieras estado allí! Gracias por la info. La verdad es que no lo sabía. Me alegro que solo fuera un susto y tú te hayas quedado tranquilo. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario