Muere Gabriel García Márquez



"Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado."


Hoy el sol brilla menos. Aún no me lo puedo creer, pero ha muerto Gabriel García Márquez. El pasado 10 de abril os anunciaba feliz que el Nobel colombiano volvía sano y salvo a casa después de estar unos días hospitalizado pero hoy, como si se tratara de una de sus novelas de realismo mágico, llega la noticia de que ha fallecido a la edad de 87 años.

Hoy el pueblo que inspiró Macondo y que vio nacer al autor de 'Cien años de soledad', Aracataca, se ha levantado de duelo y todos los máximos dirigentes, artistas y ciudadanos le rinden homenaje. Obama lo ha llamado visionario y, he podido comprobar, mucha gente que no ha leído ni un libro de él se despide con melancolía. Todo el mundo se ha dejado llevar por una nueva religión que algunas voces ya llaman Gabismo.

Se habla de una obra inédita escrita en un 85% sobre una mujer que le es infiel por primera vez a su marido después de 23 años de matrimonio, las causas de su muerte, dónde, cuándo y cómo será enterrado. Las noticias no dejan de caer por todos lados y la sonrisa inmortal de García Márquez parece quedarse paulatinamente sin color.

Pocas palabras más os puedo dar hoy. Aún no me puedo hacer la idea de que el primer autor estacional del blog ya no esté en vida. Mi homenaje irá mucho más allá que esta entrada, pues García Márquez es y será un ejemplo a seguir y una inspiración en la literatura y en todo lo demás.

Si no habéis leído nada de Gabriel García Márquez y no sabéis con qué obra hacerlo, aquí tenéis el repartorio de reseñas de la obra de este maestro:

Cien años de soledadEl amor en los tiempos del cóleraRelato de un náufragoMemoria de mis putas tristesCrónica de una muerte anunciadaOjos de perro azul, Los funerales de la Mamá Grande, El coronel no tiene quien le escriba, La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, Doce cuentos peregrinos, La hojarasca, La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile, La mala hora, Del amor y otros demonios, Yo no vengo a decir un discurso.


#graciasGabo

Comentarios

  1. Una pena perder a mi Gabo. Me ha dolido mucho y ahora con más razón tengo que terminar de leer sus obras

    ResponderEliminar
  2. Me sumo tu homenaje, no por "apuntarme a la euforia de despedirlo" (mi concepto de euforia es distinto), sino porque creo , que al margen de lo que uno lea y le guste, desde la objetividad se puede reconocer el lugar que ha ocupado y ocupa en la literatura, al margen de otras cuestiones. La exclusividad de sentir su pérdida no la tienen los que llevan toda una vida (o una estación, o un día) leyéndolo. Por mi parte, prometo acercarme más a él e intentar terminar ese libro que empecé y que no fui capaz de continuar, pero es un propósito que ya tenía hace tiempo. Gracias por al abanico de reseñas para los que no somos expertos en su obra. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, creo que me puedes entender cuando hablo de hipocresía. Mucho me queda por aprender de su obra, lo que me molesta un poco es que gente que hace tres días no sabía quien era Gabo ahora se despida de él con, sí, euforia. No me refiero a expertos, Meg, si lo he mencionado es por casos concretos que conozco.
      Mis disculpas si se ha malinterpretado.

      Eliminar
    2. No pasa nada, es que yo también he estado viendo en las redes muchos comentarios sobre este punto y aquí he explotado. Ya he visto que lo has especificado más. Lo siento yo también si ha parecido otra cosa. Sé lo que ha sido para ti y lo que te has currado el difundir su obra. Un besote.

      Eliminar
  3. Y casualmente, hace un par de días, terminé de leer lo que fue mi primer encuentro con Gabriel y su gran 100 Años de Soledad, por lo que ahora el sentido de pérdida es mayor. Pero me alegro de pensar que será recordado por todos hasta la eternidad, porque nos ha dejado tanto, nos dio tanto. Hasta siempre, Gabo.

    ResponderEliminar
  4. Qué triste noticia....!
    Sólo he leído un libro de Gabo (Crónica de una muerte anunciada) y aunque reconozco que no soy muy asídua de este género, me encantaría poder leer Cien Años de Soledad, como mi pequeño homenaje póstumo.
    Besos !

    ResponderEliminar
  5. He leído tres obras de él. Unas me han gustado más y otras menos..., pero no dejo de reconocer lo que este autor ha supuesto para la literatura. También reconozco que tus entradas me han ayudado a conocerle un poco más. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me sorprendí sintiendo su marcha más de lo que habría imaginado que podía sentirla. Y no sé si fue porque representa una parte importante de la Literatura o por lo que nos acercaste a él por aquí. Así que gracias por esto último... Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Para mí la muerte del autor ha sido un palo, porque él ha sido demasiado importante en mi vida. Sólo me consuela que nos deja su magnífica obra de recuerdo y, esa sí, es inmortal. 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Una gran pérdida. La literatura se puso de luto. Pero sus palabras seguirán por siempre vivas.

    ResponderEliminar
  9. Se nos va con Gabo uno de esos pequeños genios que a veces creemos que nunca se irán. En cierto modo como dicen más arriba es así, nos queda su obra que es inolvidable y la mejor excusa para recordarle.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Es muy bonito que sus lectores le dediquen unas palabras a un escritor tan especial, al menos para mí. Me acuerdo cuando hace unos día publicaste que tras su hospitalización volvía a casa. Me alegré un montón, pero creo que ese incidente, ya nos daba indicios de lo que iba a pasar. El cuerpo es mortal, pero sus libros nos traeran su recuerso haciéndolo eterno. Hasta siempre Gabo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cuando leí la noticia, me acordé precisamente de ti, que te gustan tanto sus libros.

    Un beso y a recordarle siempre!

    ResponderEliminar
  12. Leí tu entrada anterior y cuando me enteré de la noticia lo primero que me vio a la mente fue tu entrada. Una lástima, la verdad. Menos mal que siempre nos quedarán sus libros Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola, qué justo homenaje le has hecho dedicándole una estación a leer su obra, evidentemente que sin saberlo pero, en fin, una forma de agradecer y destacar su figura. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada