Censura literaria


¿Es posible que aún haya censura en la literatura? Del temor que le tengo a la respuesta real a tal pregunta he decidido investigar un poco sobre los libros censurados a lo largo de la Historia y, sencillamente, he alucinado:

1. La Odisea, de Homero
Ayer os hablaba de Un viaje a la India de Gonçalo M. Tavares y Ulises de James Joyce. Ambas novelas están basadas en el clásico La Odisea, de Homero, al igual que toda la literatura occidental. Homero es el primer escritor, es el origen, el kilómetro cero de todo cuanto leemos hoy. Pues bien, Platón sugirió prohibir su lectura a los adolescentes y fue censurada por Calígula, el tercer emperador de Roma que vivió entre el año 12 y 42 dC. Censuró La Odisea por las ideas de libertad que hizo próspera la Antigua Grecia.

2. Ulises, de James Joyce
Desgraciadamente no es necesario ir tan lejos para ver ejemplos de censura en la literatura. Hubieron serios problemas para su publicación en los Estados Unidos debido a su contenido sexual, y es que si se vetaba un solo capítulo la novela entera estaba en peligro. Incluso su adaptación cinematográfica tuvo problemas con la censura por su fidelidad con el texto original. Estamos hablando de pleno siglo XX, damas y caballeros.

3. 1984, de George Orwell
"¿Pero cómo quieres que no censuren ese libro en la Alemania nazi?", me diréis. Claro que en el Tercer Reich nunca se habría publicado la distopía que atacaba a los régimenes dictatoriales. El caso es que fue censurado en los Estados Unidos, el país de la libertad. Debido a la campaña de odio que se hizo durante la Guerra Fría contra los soviéticos la novela de George Orwell fue censurado por su inclinación pro-comunista y, sí, por su contenido sexual también.

4. Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll
Esto sí que no me lo esperaba. ¿Hay un libro infantil más inocente que este? Pues bien, en 1931 las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas fue censurado. ¿Por qué? Por "otorgar cualidades a los animales para que actúen en el mismo nivel que los humanos". El general Ho Chien lo considerada inaceptable. La ley que prohíbe esta lectura sigue vigente en la provincia china de Hunan, por lo que no se recomienda ir de viaje allí con este libro en la mano para evitar tener problemas con las autoridades.

5. Harry Potter, de J.K. Rowling
La saga de Harry Potter ha marcado mi infancia e incluso mi adolescencia. Se trata del libro más prohibido en la enseñanza de Estados Unidos debido a la presión de los sectores religiosos, muy mayoritarios en algunos Estados. Consideran que las aventuras de Harry, Ron y Hermione son contrarias a la enseñanza cristiana. También está censurado en los Emiratos Árabes Unidos por incentivar a la brujería. No estamos hablando de la Inquisición, ¡esto está pasando!

6. Las mil y una noches
Ante la incredulidad de los defensores de la libertad de expresión Aymar Abdul Hakim, portavoz de un grupo de abogados, ha presentado denuncia ante el Fiscal General de Egipto para la prohibición total de Las mil y una noches por amenazar la estructura moral del país.

7. Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift
Este clásico fue censurado en muchos países por tratar temas como la corrupción política, sentimientos anti-guerra y la denuncia ante injusticias de la colonización.

8. El origen de las Especies, de Charles Darwin
Las razones son obvias. Una vez más la presión religiosa ha conseguido que durante años este libro fundamental en el avance para conocer la alternativa de Adán y Eva estuvo censurado en países como Reino Unido, Grecia y Yugoslavia. Aún hoy en algunos estados de Estados Unidos está prohibido explicar la teoría de Darwin en los colegios.

9. El Diario de Ana Frank
La historia real de Ana Frank, una niña judía que se ocultó de los nazis junto con su familia aún encuentra mucha oposición en algunas escuelas. ¿Las razones? Demasiado contenido sexual y depresivo para ser enseñado.

10. El Código Da Vinci, de Dan Brown
La ofensa al cristianismo que contiene una de las novelas más vendidas de los últimos tiempos hace que esté censurada, no tan solo en el Vaticano, sino también en el Líbano.

11. Don Quijote, de Miguel de Cervantes
Es la obra más importante de la literatura española y, posiblemente, de la literatura universal. Aún así ha estado censurada en algunos momentos por aspectos morales. De hecho, Miguel de Cervantes lo escribió en la cárcel. Así vamos.

12. Hamlet, de William Shakespeare
Actualmente está prohibida su lectura en Etiopia. Os preguntaréis por qué razón. Se desconoce por completo.

13. Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl: fue censurado en Colorado por exponer una "pobre filosofía de vida". Otro cuento de Dahl, James y el melocotón gigante también fue censurado por promover las drogas, la violencia, un lenguaje inapropiado para niños y la desobediencia hacia los adultos.

14. El señor de las moscas, de William Golding: esta vez la razón fue la de mostrar al ser humano como un ser salvaje y a la escena de violación que contiene.

15. El gran Gatsby, de Scott Fitzgerald: los que apoyan la censura de esta novela se justifican, una vez más, por su contenido sexual.

16. Un mundo feliz, de Aldous Huxley.
Como seguramente ya sabréis esta novela muestra un mundo de opresión y miseria. Fue censurado por mostrar una "incorrecta representación de los valores". Se trata del tercer libro más censurado en las bibliotecas de Estados Unidos

17. Los Miserables, de Victor Hugo: tanto este clásico como Nuestra Señora de París fueron prohibidos por la famosa lista Index Liberorum Prohibitorum en nuestro país.

18. El Lazarillo de Tomes: estuvo igualmente prohibido por esta lista debido a la imagen de la Iglésia Católica que daba uno de sus personajes.

Estos son tan solo algunos ejemplos de censura. Pero hay muchos otros. Desde el fenómeno adolescente Crepúsculo al conocido ¿Dónde está Wally? (este último porque en una de sus páginas había una mujer en bikini).

Lo que está claro es que el único sentido que puede tener la censura es la de controlar las mentes y la forma de pensar de las personas, limitando su conocimiento y evitar que elijan en qué creer. Imponer valores, esconder conocimientos, los únicos que apoyan la censura, sea cual sea el sistema político o religión, son los que no quieren que una sociedad avance para sus intereses. Leamos todos novelas como 1984 o Un mundo feliz con el deseo de que los mundos de ambas novelas nunca dejen de ser ficción. Si no vamos con cuidado y nadie alza la voz la censura puede llegar para quedarse. A veces nos da la sensación de que la libertad y los derechos son inatacables, inmortales, pero son más vulnerables de lo que nos parece y de nosotros depende su existencia.

Y larga vida al Rey Felipe, por si las moscas.

Comentarios

  1. Gran publicación, me ha encantado.
    Desde luego es cierto aquello de que no hay mayor enemigo del pensamiento único que el libro. Pero gracias a artículos como estos, a personas que están ahi para recordar esta historia, estos libros no caen en el olvido.No he leído todas las obras citadas, pero puedo decir que uchas de ellas las considero imprescindibles.

    Un abrazo y comparto!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. La censura intenta controlar la vida de cada persona, convertir a todos en un "rebaño", siendo iguales en todo, sin poder pensar por uno mismo, o elegir. Como bien has dicho, en ocasiones pensamos que no existe dicha censura y que nuestros derechos están a salvo, pero nos equivocamos y tú lo has dejado claro en la entrada.
    Aún queda un camino que recorrer para realizar algunos cambios en la sociedad, en los países y en el mundo, sin más.
    Buena entrada (:

    ResponderEliminar
  3. El caso en censurar y censurar. No entiendo la censura de Potter; las demás tienen un argumento más a o menos convincente, pero Potter...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno :) en serio me sorprende que censuren estos libros por semejantes tonterias xDD

    ResponderEliminar
  5. Me ha sorprendido que el de Harry Potter esté en la lista. Cuanto tontería tienen algunos encima. La iglesia se mete en todo, ¡Dios! -nunca mejor dicho-.

    ResponderEliminar
  6. Me he leído varios de esos libros y alucino con que estén censurados, ¿se creen que no sabremos distinguir entre lo correcto y lo inapropiado o entre lo real y lo ficticio? La verdad es que me has dejado a cuadros. Muy buen post. Biquiños!

    ResponderEliminar
  7. Nada que censure me agrada, aunque eso sea lo único que emparenta a la revista con las editoriales en tu entrada, que por cierto me gustó y me sorprendió saber que algunos de estos libros fueron prohibidos, saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada