Goat Mountain, de David Vann

"Contuve la respiración al tiempo que mi mano se tensaba sobre la culata. La cruz del retículo flotando justo en medio de las lentes. Yo clavado en el tiempo con aquel hombre, fijado en la propia inmovilidad del instante. El aire expulsado despacio, con cuidado, tal como me habían enseñado, y luego presionar lentamente el gatillo. El pensamiento no intervino, de eso estoy seguro. Fue todo cosa de mi carácter, de cómo soy yo, más allá de todo entendimiento".
Hay libros que desgarran, que penetran en lo más profundo del ser humano para hacernos descubrir su lado más oscuro. Una especie de morbosidad, de atracción hacia lo prohibido, nos atrae a conocer estas historias. Libros como Ánima de Wajdi Mouawad, Hijo de Dios de Cormac McCarthy o El pájaro pintado y Pasos de Jerzy Kosinski son solo ejemplos de relatos con narradores fríos que relatan una historia sin censura que consigue poner los pelos de punta al lector. Hoy os traigo uno de estos libros; Goat Mountain, de David Vann.

Nos situamos en el boscoso norte de California. Conocemos a una grupo formado por una familia (un niño, un padre y un abuelo) y el mejor amigo del padre, Tom, cuya tradición es ir una vez al año a cazar ciervos en un terreno privado. A pesar de que el niño tiene solo once años el abuelo y el padre deciden que ya tiene edad suficiente como para convertirse en hombre, es decir, para participar por primera vez en una cacería. Al llegar encuentran a un cazador que se ha colado en sus tierras. El padre le da a su hijo el rifle para que pueda observarlo a través de la mira y en ese momento el niño aprieta el gatillo, acabando con la vida del furtivo y cambiando la suya y la de todos los componentes del grupo para siempre.


Estamos ante uno de esos libros que no dejan indiferente, de los que busca impresionar y horrorizar al lector, y lo consigue con creces. Lo que más me gustó fue el estilo del narrador protagonista, el niño de once años que ya adulto rememora el accidente que cambió su vida. Lejos de intentar dar un relato objetivo de lo que pasó reflexiona constantemente sobre los hechos que narra, los compara con fragmentos de la Biblia, aún trata de comprenderlo con la vista panorámica que le aporta el paso de los años. Este punto de vista radicalmente subjetivo se ve acentuado cuando no conocemos los nombres de ninguno de los personajes (excepto Tom), un detalle que me encantó y me recordó a La carretera de Cormac McCarthy.

La historia avanza a través de frases cortas, precisas y afiladas como cuchillos. Frases sin verbo que dan al lector un flash, una imagen, una sensación. La frialdad, la inseguridad y el miedo que se respira en el grupo se traslada al estilo. El resentimiento hacia el culpable, la decisión de qué hacer con el cadáver y con sus vidas de ahora en adelante. El autor sabe transmitir la tensión, el temor, la oscuridad del lado salvaje del ser humano con una naturalidad que estremece y fascina a la vez.

Cada capítulo (sin título ni número, como tenía que ser en este libro) empieza por una reflexión sobre la Biblia, con la que el narrador parece estar obsesionado. El paisaje adquiere importancia y se denota cierta soledad de la primera a la última página, cada personaje tiene su rol, su manera de pensar y de actuar, chocan entre ellos y todos son imprescindibles para que la historia funcione. Aunque tiene momentos en los que la acción acelera el ritmo de la historia, estamos ante una narración lenta y profunda, cosa que puede no agradar al lector impaciente. Y el final es de los que dejan sin aliento, de los que llegan sin avisar, de los que te abandonan sin piedad.


En conclusión, Goat Mountain es un libro oscuro, tenso y frío que analiza la naturaleza humana a través de un accidente durante una cacería. De narrador, personajes, escenario y final inmejorables, esta obra me ha fascinado y seguirá dentro de mí durante mucho tiempo. No dudaría en recomendarla al lector que esté preparado y le atraigan historias tan duras como esta.

¿Vosotros con qué libro estáis empezando diciembre?

Comentarios

  1. Ya me llamó la atención lo que contaba de él Mientrasleo, y con lo que cuentas tú me sigue pareciendo que me gustaría esa forma de narrar y esa crudeza de la historia. Así que sigo teniendo en mente su lectura.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Parece muy duro. De todas formas, parece de lo más plausible, no como las historias de Kosinski. Me lo apunto. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me llama la atención ^_^ creeme :P

    ResponderEliminar
  4. dirñia que no estoy actualmente preparada para este libro
    pero igual, gracias por la reseña
    a veces viene bien leer tanta dureza, porque es real
    un besito

    ResponderEliminar
  5. Tengo al autor pendiente desde hace tiempo, a ver cuándo me pongo al lío con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Tengo que hacerme pronto con este libro. Con qué ganas de leerlo me has dejado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me han hablado bien de esta novela pero me han advertido que en momentos no es fácil de leer.

    ResponderEliminar
  8. Sin desmerecer ni a la estupenda novela, ni al magnífico autor, ni a la increíble y apasionada reseña... ¡Uauuuu! Qué fotos tan increíbles!! ¿Dónde las has hecho? Me encantan. Bss

    ResponderEliminar
  9. Por el argumento y las características del libro, puede ser interesante de leer.Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  10. Últimamente haces unas fotos alucinantes. La novela en sí me parece "dura", aunque tiene una pinta estupenda no tengo yo el ánimo para temas muy profundos. Besos

    ResponderEliminar
  11. eeeei lector de Modiano, soy la valiente que lo va a leer en francés!
    He venido para decirte una cosa que me ha parecido necesaria.
    *No me parece nada refrescant que le den una patada en los huevos a nadie! No sé lo que duele, es cierto, pero me imagino que mucho. Y sólo la justifico en determinadas ocasiones.
    Lo que me pareció refrescante, no me debí explicar bien, fue la situación y el cambio en la trama.. ya que ahí pareció que la protagonista reaccionaba un poco, sacaba el mejor sarcasmo, había mas interacción entre ellos.. x)
    ¿okay? Te aseguro que no me refresco golpeando a hombres jajaaj
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaajaja 'per si de cas' que decimos por aquí..
      hablando se entiende la gente x) un beesico

      Eliminar
  12. hola la primera foto me ha encantado te ha quedado genial, esta novela me la llevo super apuntada me ha gustado todo lo que has comentado sobre ella chao

    ResponderEliminar
  13. Tengo muchas dudas con este libro. Me atrae un montón, pero también lo hacía otras de las novelas de este autor, "Sukkwan island", que leí recientemente, y aunque hay fragmentos que me removieron profundamente, el conjunto de la novela no llegó a cumplir mis expectativas. Supongo que al final lo acabaré leyendo, porque aunque soy bastante remisa a repetir con autores que no me acaban de convencer, también es verdad que no puedo resistirme a esos libros que me dicen 'léeme', y "Goat Mountain" es uno de ellos.
    Tu reseña me ha gustado mucho, especialmente esta frase: "Y el final es de los que dejan sin aliento, de los que llegan sin avisar, de los que te abandonan sin piedad."
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. La oscuridad y la tensión no es lo que más me apetece ahora, pero es un autor con el que ya tengo una novelita para estrenarme, ya te contaré. Un besote!

    ResponderEliminar
  15. Cómo me lo has vendido. A mi me gusta leer este tipo de cosas. Me va lo oscuro, lo confieso. Y la sorpresa que te da un libro es incomparable a cualquier cosa. Yo eso lo he vivido también.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pocas veces leo novelas de este tipo y solo si alguien la recomienda. Pero como sé quien está detrás, esta vez me la apunto.
    BESOTES

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada