Los enamoramientos, de Javier Marías

martes, 28 de enero de 2014


La última vez que vi a Miguel Desvern o Deverne fue también la última que lo vio su mujer, Luisa, lo cual no dejó de ser extraño y quizá injusto, ya que ella era eso, su mujer, y yo era en cambio una desconocida y jamás había cruzado con él una palabra. Ni siquiera sabía su nombre, lo supe sólo cuando ya era tarde, cuando apareció su foto en el periódico, apuñalado y medio descamisado y a punto de convertirse en un muerto, si es que no lo era ya para su propia conciencia ausente que nunca volvió a presentarse: lo último de lo que se debió de dar cuenta fue de que lo acuchillaban por confusión y sin causa, es decir, imbécilmente, y además una y otra vez, sin salvación, no una sola, con voluntad de suprimirlo del mundo y echarlo sin dilación de la tierra, allí y entonces. Tarde para qué, me pregunto. La verdad es que lo ignoro. Es sólo que cuando alguien muere, pensamos que ya se ha hecho tarde para cualquier cosa, para todo —más aún para esperarlo—, y nos limitamos a darlo de baja.



Desde que se publicó este libro que lo quiero leer. Llamadme superficial pero tanto el título como la portada me llamaban mucho la atención. De hecho pensé que si algún día publicaba un libro me gustaría una portada como la de este libro. También quería estrenarme con un maestro de las letras como el autor de este libro. Por eso cuando me hice de Círculo de lectores aproveché el regalo inicial que te hacen (¡dos libros a tres euros cada uno!) para hacerme con él. Hoy os traigo Los enamoramientos, de Javier Marías.

Este es uno de esos libros que no se puede revelar de qué va pues, si lo hiciera, reduciría en mucho la magia de su lectura. Por eso solamente contaré el punto de partida. La protagonista y narradora de la historia cuando va a tomarse un café antes de entrar a la editorial en la que trabaja se fija en una pareja ideal con la que cada mañana coincide. Le asombra la naturaleza y el amor que emanan de todos sus gestos y sus miradas. Se imagina como deben ser sus vidas observándolos cada mañana, cuales deben ser sus preocupaciones y cuales son sus alegrías.

Detrás de este sensacional título y esta fabulosa portada se esconde una historia delicada dividida en tres partes que debe leerse a fuego lento. Es la primera vez que Javier Marías se atreve a meterse en la piel de una mujer y a muchos seguidores del escritor no les acaba de convencer el cambio. Los diálogos escasean y los pocos que hay se confunden con las extensas reflexiones y pensamientos que dan vueltas a la existencia, el amor y las relaciones entre las personas. Los lectores que busquen acción no pasarán de la décima página de este libro. Las frases se alargan indefinidamente adquiriendo forma de pensamiento íntimo y personal que envolverá desde la primera página al lector.

Si bien es cierto que me ha encantado el estilo de Javier Marías también lo es el hecho de que este libro lo he dejado y retomado dos veces. A pesar de que disfrutaba muchísimo con la historia y las reflexiones que se derivaban de ella, no es un libro corto y la densidad de sus páginas puede llegar a cargar demasiado al lector, que a veces necesita un poco de acción. A la mínima que notaba que perdía constantemente el hilo dejaba el libro, cogía otro más ligero y volvía a este unas semanas después, con el recuerdo imborrable de lo que llevaba de historia en la cabeza. Recomiendo a todo el que se atreva con este libro a que, si en algún momento se le empieza a hacer farragosa la lectura, la deje un par de semanas y vuelva a él, pues esta obra maestra solo merece ser leída hasta el final si se saborea cada una de sus páginas. Uno de los mejores momentos es el principio, aunque por toda la novela hay instantes en los que los intensos sentimientos de los protagonistas, que indagan en el sentimiento del amor, reconociendo sus límites y sus efectos sobre las personas.

Lo único que me me ha fallado un poco ha sido la protagonista. Me ha parecido una mujer que acepta las circunstancias tal y como se le presentan, simplemente se deja llevar. Siempre acepta las condiciones que se le imponen y no exige nada a nadie, ocupando una situación de testigo, más que de protagonista. De hecho en el libro la llaman la joven prudente. He echado de menos que intervenga más en el devenir de los hechos y exija a los demás personajes.

En conclusión, sin duda Los enamoramientos ha sido de las mejores y más complejas lecturas de este 2013 finalizado. Un libro sin acción pero plagada de reflexiones que giran alrededor del amor. La historia no tiene pérdida y, aunque a veces se puede hacer un tanto denso, vale la pena enfrentarse a sus páginas. Mientras lo leía me sentía desnudo, como si Javier Marías indagara por aquellos sentimientos más íntimos míos -como buen hombre enamorado que soy- y otros que nunca los había sentido pero los sentí mientras leía este libro. A todos aquellos que os apetezca una lectura para reflexionar, lenta y exigente, este es vuestro libro.

¿Y vosotros con qué libro habéis tenido esta sensación de desnudez?

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, de Gabriel García Márquez

sábado, 25 de enero de 2014


"La abuela, desnuda y grande, parecía una hermosa ballena blanca en la alberca de mármol. La nieta había cumplido apenas los catorce años, y era lánguida y de huesos tiernos, y demasiado mansa para su edad. Con una parsimonia que tenía algo de rigor sagrado le hacía abluciones a la abuela con un agua en la que había hervido plantas depurativas y hojas de buen olor, y éstas se quedaban pegadas en las espaldas suculentas, en los cabellos metálicos y sueltos, en el hombro potente tatuado sin piedad con un escarnio de marineros."


Se trata del tercer y, de momento, el penúltimo libro de cuentos de Gabriel García Márquez. Se publicó en forma de libro en 1972 y lleva el título del último de los siete cuentos que conforman este recopilatorio. En general sigue la línea de Los funerales de la Mamá Grande, alejándose del escritor introspectico y experimental de Ojos de perro azul y acercándose al estilo directo, intenso y mágico de Cien años de soledad. Hoy os traigo La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmada, de Gabriel García Márquez.

Empezamos fuerte con el primer cuento, Un señor muy viejo con unas alas enormes que, pese a la escasa originalidad de su título es, a mi parecer un gran cuento. La historia empieza el día en que  Pelayo y Elisenda encuentran en el jardín de su casa a un anciano alado en estado deplorable. Con este hecho sobrenatural el lector será testigo de como se llega a abusar de la paciencia extrema de este desafortunado ser, que acaba siendo una atracción de masas, aunque todo lo que sube baja. Es un cuento del que extraje una gran moraleja, de estos que permanecen para siempre en el interior del lector. El final está a la altura y la pena del anciano alado es muy intenso.

El segundo cuento es El mar del tiempo perdido y es de los que menos me agradó de este libro. Se trata de un pueblo costero, desolado y dejado de la mano de Dios en el que un día empieza a llegar del mar una aroma a rosas, y unos días más tardes llega Herbert, que dice ser "el hombre más rico del mundo" y lo reparte a todo aquel que sigue su juego, y siguiendo este juego introduce en el pueblo la prostitución, la deuda y el juego apoderándose poco a poco del pueblo y sus habitantes. El punto de partida es bueno, y realmente aprendí la moraleja de este cuento, recordándome en ciertos detalles a lo que un servidor preveía que pasaría con ese paraíso que se iba a construir en nuestro país: Eurovegas. A veces debemos saber decir que no, por muy dulce que sea el olor de rosas que nos llega desde el mar, porque los olores vienen y van.

El ahogado más hermoso del mundo es uno de los cuentos que más me gustó de este libro. La historia empieza cuando los niños de un pueblo costero encuentran a un hombre ahogado a la orilla del mar. Los hombres lo recogen y mientras van a los pueblos vecinos para saber si ese hombre es suyo las mujeres cuidan el vigoroso cadáver y poco a poco lo van idealizando haciendo mil conjeturas sobre como sería en vida, lo comparan con sus maridos, y todas acaban enamorándose del ahogado. Al principio, cuando los hombres vuelven, se ponen celosos y plantean deshacerse del cadáver, pero también a ellos acaban hechizados por la bondad que emana del cuerpo inerte. Algunos analistas interpretan que Gabriel García Márquez quiso mostrar en este cuentola inocencia de los pueblos latinoamericanos. La evolución in crescendo de la transigencia que se le da al cadáver es impresionante.

En Muerte constante más allá del amor conocemos al senador Onésimo Sánchez justo cuando le quedan seis meses y once días de vida. Felizmente casado y con hijos el senador decide no compartir la noticia con  nadie y prosigue con su trabajo con normalidad, visitando un pueblo, prometiendo soluciones a todos los problemas que se le plantean. En ese mismo pueblo vive Nelson Fariña, que necesita el favor del senador y se aprovecha de la belleza y virginidad de su hija Laura para conseguirlo. El senador, completamente enamorado, decide ceder teniendo en cuenta su muerte cercana. En este cuento se plantea una perspectiva desconocida para mí del político, un punto de vista que nos ofrece ver el lado más íntimo y sincero de un político -que, aunque a veces no lo parezca, también son humanos- y de como pueden ser injustamente víctimas de la mala imagen que tienen.

Con El último viaje del buque fantasma me sucedió exactamente lo contrario que el primer cuento. Pese a lo bien que sonaba el título -todo lo concerniente a piratas y buques fantasmas me encanta- el relato no me acabó de convencer. El protagonista es un muchacho que una noche vislumbra un barco chocando contra los arrecifes pero, como no oye ningún ruido decide no contarlo a nadie, sin embargo cuando haciendo buceo encuentra el barco hundido se propone demostrar que lo que vio fue verdad, y no producto de su imaginación. A pesar de que se trata de una buena historia, para mí no dejó de ser entretenida sin más, sin el toque de magia que García Márquez suele aportar a sus cuentos.

Blacamán el bueno, vendedor de milagros es la historia de como Blacamán, un famoso estafador, compra a un muchacho con el objetivo de que desarrolle algún poder como adivinar el futuro de la gente. Sin embargo, como el chico es incapaz de conseguir lo que se le pide Blacamán lo tortura y se gana su odio a pulso. Años más tarde, cuando al muchacho se le llama Blacamán el bueno se ven invertidos los papeles y se piensa cobrar venganza por todos esos años de sufrimiento. Al igual que la anterior este fue una historia que no me dejó de entratener pero no hallé en él la magia que encontré en el siguiente y último cuento.

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada es el largo y misterioso título que da título al libro de cuentos. Este cuento contiene una clara crítica a la prostitución de menores que se ejerce en el Caribe. La dócil y bella Eréndida ha sido criada por su estricta abuela ya que sus padres murieron y, una vez adolescente, la abuela se dedica a prostituir a su nieta para mantener su nivel de vida. Se podría decir que esta es el cuento más completo del libro. Navegando por internet he encontrado interpretaciones de lo más dispares, por ejemplo que la abuela representa los países más desarrollados y la nieta los menos desarrollados, aunque en este esquema no encuentro el papel de Ulises...

En conclusión, una vez más Gabriel García Márquez me ha conquistado con sus cuentos. Aunque algunos menos que otros este libro me ha dejado muy buen sabor de boca ya que, en definitiva, viene a seguir la línea de Los funerales de la Mamá Grande. Solamente me queda un libro de cuentos del Nobel colombiano pero he de decir que estoy disfrutando muchísimo experimentando la evolución de este escritor a través de sus cuentos y novelas.

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y (...) - Editorial: Debolsillo. Precio papel: 6,95€
Todos los cuentos - Editorial: Debolsillo. Precio papel: 9,95€

¿Qué libro de cuentos para adultos me recomendaríais?

Carrie, de Stephen King

jueves, 23 de enero de 2014

"Los gritos, los ecos y el ruido subterráneo del chapoteo del agua de las duchas sobre las baldosas llenaban el vestuario. Las muchachas habían estado jugando a voleibol durante la primera hora, y había algo apremiante en su ligero sudor matutino. Se estiraban y retorcían bajo el agua caliente, chillando, lanzando agua y pasándose de mano en mano las barras de jabón blanco.
Carrie se hallaba en medio de ellas, impasible, una rana entre los cisnes. Era una muchacha fornida, con granos en el cuello, la espalda y las nalgas. Su cabello mojado no parecía tener color alguno: se pegaba a su rostro con una obstinación empapada y abatida."


Stephen King es un autor que, a pesar de que sus novelas no me suelen llamar la atención y en un principio me cuesta cogerlas, nunca me han fallado. De él ya he leído su clásico It (Eso) y una de sus últimas novedades que se salieron de su registro, 22/11/93. Hacía ya tiempo que quería leer esta novela porque me lo habían recomendado en más de una ocasión pero fue la producción de una nueva adaptación cinematográfica la que me animó a acabar con este  pendiente. Hoy os traigo Carrie, de Stephen King.

Toda la historia gira alrededor de Carrie White, una adolescente con poderes paranormales que es tachada de rara y sufre bullying por parte de sus compañeros de instituto. Su madre es una extremista de la religión cristiana hasta el punto de rozar la locura. Está obsesionada en aislarse ella y su hija de una sociedad que considera pecadora. Sin embargo el baile de fin de curso hace que nazca en Carrie un deseo de ser como los demás, aunque cuando le gastan una terrible broma se tuerce la fiesta y todos los años de sufrimiento hacen que Carrie desate el mal y el terror que lleva dentro.

Al igual que todas las novelas de Stephen King Carrie se trata de una historia que engancha, que funciona, que tiene un ritmo emocionante. Fue publicada en 1974 y es uno de los libros más censurados en las escuelas de Estados Unidos. De hecho la película estuvo prohibida en Finlandia, uno de los países, por cierto, líderes en casos de bullying y maltrato escolar.

Una de las cosas que más me gustaron de este libro es el mensaje que transmite. El poder que Stephen King le otorga a una chica indefensa, víctima permanente de la crueldad de todo el mundo, objeto de insultos continuos, permite a su protagonista invertir los papeles para cobrarse una sangrienta venganza. De alguna manera es un aviso; cuando se lleva a alguien al límite tarde o temprano explota. De hecho seguramente ahora mismo miles de chicos y chicas que sufren bullying  en el mundo sueñan con tener un poder como el de Carrie para poder devolver lo que reciben de la sociedad día a día.

Elemento imprescindible de este libro es el personaje de la madre de Carrie, una mujer obsesionada con la religión que aterroriza a su hija con su extremismo y llega a dar miedo al lector por sus reacciones radicales y absolutamente imprevisibles. Sin duda es lo que despierta más interés de la novela.

Más allá del contenido lo más original es que la mayoría del libro está estructurado de una manera epistolar, interrumpiendo continuamente la historia para insertar fragmentos de noticias, cartas, libros, declaraciones, etc. Esto permite una visión muy global de los hechos, sin quedarnos tan solo con la perspectiva de la protagonista.

Lo que menos me gustó fue la segunda mitad del libro, una vez el mal se desata. En mi opinión Stephen King alarga excesivamente la venganza haciendo que el lector llega a aborrecer tanta destrucción. De hecho en la última adaptación cinematográfico he apreciado que han acortado esta parte de la historia en gran medida.

En conclusión, Carrie es una historia original tanto por el contenido como por la estructura que adopta. Engancha, funciona y tiene un ritmo trepidante que conquistará al lector que reclama acción desde la primera página. ¿Qué os tengo que contar de Stephen King? Sin embargo, en mi opinión falla exagerando la última parte, que supone un desequilibrio en relación con los antecedentes al desastre.




Editorial: Debolsillo. Precio papel: 8,95€

Contadme, ¿cuál es vuestra novela favorita de Stephen King? ¿Por qué?

El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez

jueves, 16 de enero de 2014


""Es la misma historia de siempre”, comenzó ella un momento después. “Nosotros ponemos el hambre para que coman los otros. Es la misma historia desde hace cuarenta años.”
El coronel guardó silencio hasta cuando su esposa hizo una pausa para preguntarle si estaba despierto. Él respondió que sí. La mujer continuó en todo liso, fluyente, implacable. 
- Todo el mundo ganará con el gallo, menos nosotros. Somos los únicos que no tenemos ni un centavo para apostar. 
- El dueño del gallo tiene derecho a un veinte por ciento. 
- También tenías derecho a que te dieran un puesto cuando te ponían a romperte el cuero en las elecciones –replicó la mujer-. También tenías derecho a tu pensión de veterano después de exponer el pellejo en la guerra civil. Ahora todo el mundo tiene su vida asegurada y tú estás muerto de hambre completamente solo."



Creo que, los que os pasáis de vez en cuando por este humilde rincón de la blogosfera literaria, habréis notado la novedad que he incorporado en el blog este 2014, se trata de elegir cuatro escritores anuales (uno por estación) y centrarme especialmente -que no exclusivamente- en sus libros. El primero que elegí, como no podía ser de otra forma, fue uno de esos autores que tenía yo pendiente desde hacía mucho tiempo. Desde que he empezado a leer sus libros -ya me he aventurado en el terreno de la novela, la crónica periodística y el cuento- lo he ido conociendo cada vez más -aunque en ningún momento me ha dejado de sorprender, cosa que solo consiguen los maestros de la escritura-, pero lo que más me gusta de su obra es la intensidad con la que sus historias llegan al lector. En esto el libro que os traigo hoy podría ser el paradigma perfecto, El coronel no tiene quien le escriba, de Gabriel García Márquez.

Conocemos a un viejo y humilde coronel retirado que, desde hace años, cada viernes espera la carta oficial que le conceda la ratificación de la pensión que le es legítima por los servicios realizados a la patria durante toda su vida. Su hijo murió y su mujer vive desesperada por el temor a caer en la indigencia. Esta es la historia, no hay sorpresas, no hay giros inesperados. La magia, como siempre, está en como lo relata el Nobel colombiano; la delicadeza, la empatía, el sufrimiento. En él conocemos a un hombre derrotado, rutinario, austero e increíblemente paciente ante la fuerza y el enérgico espíritu de su mujer, que vive con los pies en el suelo e intenta convencer al coronel que esta pensión nunca llegará. Sin embargo a nuestro protagonista no se le acaba la paciencia y consiguen comida a base de vender los pocos bienes que les quedan.

Esta es la novela más corta de Gabriel García Márquez con 99 páginas y es que para transmitir sentimientos profundos e intensos no son necesarias muchas páginas. Desde las primeras páginas el lector se sitúa en la cotidianidad insoportable que vive el pobre coronel, entre la impotencia que siente ante la larga espera para la pensión y los reproches constantes e incesantes de su mujer. Pero el logro de García Márquez es mayor aún, y es que consigue que el lector entienda tanto a la mujer como al protagonista de la historia.

Aparentemente la historia es sencilla, no contiene amplias reflexiones como otras novelas del autor sino que evita las descripciones y tiende al diálogo y al vocabulario sencillo, paralelamente a la ingenuidad de sus personajes. Es simplemente increíble, permitidme reiterar esto, como consigue transmitir la desesperada paciencia, el fatigo, la impotencia, el cansancio y la rendición de su protagonista que, por cierto, nunca se menciona su nombre, refiriéndose a él como "el Coronel".

Cabe mencionar el final de esta historia. La última frase del libro, corta y escueta, llega al lector como  una patada al estómago, como la materialización de un sentimiento que no se ha especificado con tinta en ningún momento de la lectura pero existía entre líneas y crecía poco a poco pero sin cesar dentro del lector.

En conclusión, como habréis visto es de las obras que más me han gustado de Gabriel García Márquez y es que, aunque es su novela más corta, es una de las más intensas (y quizás lo segundo sea consecuencia de lo primero). Una obra maestra de esas que marcan al que lo lee. Cuando lo acabé pensé: "Gabriel García Márquez escribió esta historia sangrando por las heridas del Coronel".

( Editorial: Debolsillo. Precio papel: 6,95€ )

Y vosotros, ¿habéis leído algún libro corto pero a la vez intenso?

Canciones de amor y de lluvia, de Sergi Pàmies

lunes, 13 de enero de 2014


"En realitat, a l’escriptor li agradaria respondre que, més que misogínia, el que potser amaga aquesta conducta deu ser una incapacitat misantròpica per entrar en el món dels altres, també en el de les dones. Perquè, en general, intenta parlar del que coneix. I quan a la vida extraliterària ha aconseguit entrar-hi, en el món de les dones, ha descobert que, per no decebre-les, havia de canviar, i que canviar hauria suposat renunciar a bona part d’allò que, conscientment o inconscientment, li havia permès -encara no sap com- d’entrar-hi."



Soy completamente consciente de que, como lector, me queda mucho por descubrir. Por eso, poco a poco me atrevo a entrar en diferentes terrenos de la literatura. Hace cinco años era impensable para mí leer algo de Victor Hugo o Franz Kafka, "demasiado densos, demasiado difíciles" pensaba avergonzado. Pero todo llega y ahora, con veinte años, me estoy empezando a aficionar a los cuentos o relatos cortos. He ido descubriendo progresivamente escritores como Alice Munro o Gabriel García Márquez (en el campo de los cuentos, como no) y la verdad es que me están gustando mucho. Si bien los relatos cortos no te aportan lo mismo que una novela larga, también es cierto que te aportan otras cosas diferentes.

Sergi Pàmies y yo
El otro día estaba hablando con una librera sobre la última ganadora del Premio Nobel de la Literatura, Alice Munro. Ella me decía, con un punto de indignación admisible y hasta lógico, que ahora todo el mundo iba desesperado buscando sus libros porque había ganado el prestigioso premio cuando ya hacía tiempo que muchos de sus cuentos estaban en al estantería de "recomendados" de la librería. "Y la gente ni se acercaba", me decía, "en el mundo anglosaxón los cuentos para adultos son aclamados pero aquí, en cambio, se tiene la imagen del cuento para niños". Yo asentía i me sentía ligeramente culpable por tener involuntariamente este estereotipo en la cabeza. Mantuvimos esta conversación porque aquel mismo día venía a visitar la librería Sergi Pàmies, "uno de los únicos escritores nacionales de cuentos que, aquí, se vende bien". Y no le falta razón, no dejo de ver por todos lados su libro arriba de todo de las listas de los más vendidos en catalán. Así que, aprovechando la ocasión decidir conocerlo en persona y a través de su último libro: Canciones de amor y de lluvia.

Este libro contiene veintiseis cuentos y, en cuanto a contenido, ninguno tiene nada que ver con el otro, solo comparten el estilo desenfadado, ingeniosamente sencillo y sutilmente irónico del autor. Algunos son cuentos que contienen una historia -entendida como un seguido de hechos y acciones- y otros solo contienen reflexiones - casi todas teñidas de un punto de ironía que es donde realmente aparece la magia-. Esta mezcla de elementos hacen la narración tan natural que consigue un tono sinciero, un tono que hace pensar que hay algo de cierto en lo que se lee, y seguramente es así pues muchos que lo conocen dice que hay mucho de autobiográfico en ellos. Todos los cuentos también comparten la delicadeza a la hora de elegir los adjetivos más adecuados, los finales más impactantes, los mensajes más vaporosos. Lo que consigue con todo esto es convertir actos cotidianos sin nada fuera de lo normal en crónicas emotivas e intensas.

Mi libro firmado
Mi cuento favorito ha sido La clau del son (La llave del sueño), en el que el autor demuestra una vez más su dominio de la escritura realizando un experimento: introduce al lector como un personaje más del relato. Lo incorpora a través de una voz que en segunda persona del singular nos mueve como si fuéramos títeres, con una voz diferente a la del autor y que des del principio se muestra crítica con la manera de llevar la historia, una voz que sale de las páginas rompiendo todos los límites ordinarios que se autoimponen los libros. Supongo que Sergi Pàmies no es el primero que lo hace pero me ha encantado.

En conclusión, como habréis podido deducir ha sido una experiencia muy buena como lector este libro. Sergi Pàmies me ha parecido cercano, sincero, irónico, crítico, íntimo, emotivo. Lejos de los cuentos densos y complejos de Alice Munro -aceptadme la mala comparación, soy nuevo en eso de los relatos cortos- el autor busca sorprender al lector, ganarse su confianza para poder acercarse a él y mostrarle otro lado de la realidad que se vive día a día y nos parece ordinaria y aburrida. Y lo ha conseguido. Sin duda volveré a él.

Editorial: Anagrama. Precio: 13,90€

Los funerales de la Mamá Grande, de Gabriel García Márquez

miércoles, 8 de enero de 2014


"Ésta es, incrédulos del mundo entero, la verídica historia de la Mamá Grande, soberana absoluta del reino de Macondo, que vivió en función de dominio durante 92 años y murió en olor de santidad un martes de septiembre pasado, y a cuyos funerales vino el Sumo Pontífice."


Tuve la oportunidad de conocer los inicios en el género literario del cuento del Nobel colombiano y autor de invierno del blog con Ojos de perro azul, libro que recopila los cuentos publicados por García Márquez de 1947 a 1955. Hoy os traigo, pues, su segundo libro de cuentos, Los funerales de la Mamá Grande, publicado en 1962. Situémonos: Gabriel García Márquez tiene treinta y cinco años, faltan cinco años para que publique Cien años de soledad y veinte para recibir el Premio Nobel de Literatura. Sin embargo, es en esos ocho cuentos que componen este libro donde se consolida uno de los escenarios más famosos de la literatura mundial: Macondo.

En La siesta del martes conocemos a una mujer que, junto a una niña, viajan en tren a un pueblo triste, donde interrumpe la siesta del padre para pedirle las llaves del cementerio y visitar así la tumba de su hijo, un ladrón que intentaba entrar en la casa de una anciana cuando esta le dio muerte con un balazo en la sien. Lejos queda este cuento de otros como La tercera resignación, es decir, de los primeros cuentos de García Márquez. Este cuento, de estructura clara, llena de acción y realista absorbe por completo al lector, es como un fragmento perdido de una película. Me encantó la sensación de no saber nada de sus personajes, esto te obliga al lector a completar la historia.

Un día de éstos es un cuento cargado de crítica social. Su protagonista es Aurelio Escobar, un dentista sin título, que se encuentra completamente concentrado en su trabajo cuando irrumpe el alcalde, impaciente para que le saque una muela. El dentista, indiferente a su sufrimiento, lo hace esperar, con lo que el alcalde lo amenaza. Aunque la amenaza no parece afectar a Escobar finalmente cede y le saca una muela sin anestesia. A pesar de que no sucede nada extraordinario en este cuento, el escueto diálogo final viene a denunciar el mal uso que le dan las autoridades y los representantes del pueblo al dinero que la gente se gana con su sudor y paga en impuestos, pensando que trabajan para el bien común. Este cuento me gustó mucho.

En este pueblo no hay ladrones es, sin duda, el cuento más largo de todo el libro, ocupando treinta páginas justas (en el recopilatorio de Debolsillo Todos los cuentos). Conocemos a Dámaso cuando vuelve en casa y su mujer embarazada lo espera angustiada. Pretendía robar dinero pero al entrar en la sala de juego del pueblo se encuentra la caja con unos pocos céntimos, por lo que, para no irse con las manos vacías, hurta dos bolas de billar. El día siguiente el pueblo se conmociona por el robo ya que el billar era su único entretenimiento, como nunca nadie ha robado en ese pueblo se culpa a un negro que, pobre, es incapaz de decir dónde se hallan las bolas de billar. Dámaso se va sintiendo cada día más culpable hasta que los remordimientos son insoportables. En este cuento pues se toca el acto del robo desde una perspectiva muy humana y social, Dámaso nos transmitirá su preocupación cada día más desesperada a través de sus actos y escuetas palabras. Este cuento me gustó mucho, y el final está muy a la altura, uno de esos cuentos cuya moraleja queda gravada en el lector.

En el próximo cuento el lector será testigo de La prodigiosa tarde de Baltazar. Aquella tarde Baltazar, carpintero, termina una jaula hermosa que rápidamente se convierte en la admiración de todo el pueblo. A pesar de que un doctor se encapricha de la jaula Baltazar defiende que ya está vendida, que desde el principio la hizo por el hijo de doce años de edad del adinerado pero tacaño José Montiel -cuya historia conoceremos en el cuento siguiente-. Sin embargo, cuando llega a su casa para entregársela José Montiel lo anima, por encima de los lloriqueos del niño, a irse con su jaula y a, otra vez que un menor le encargue algo, consultarlo antes con sus padres. Baltazar, afligido por la pena del niño, le regala la anhelada jaula. Aunque a este cuento le falta algo y justamente cuando le sacaba una moraleja el final me la mató, me encantó como se trató la alegría del protagonista por el trabajo bien hecho.

En La viuda de Montiel nos volvemos a situar en la familia cuya cabeza despedía tiempo atrás al carpintero con rabia y grosería. Asistimos junto a su viuda al entierro de José Montiel y, a través de sus recuerdos, conocemos la tacañería y la crueldad que convirtieron a José en el hombre más odiado y temido del pueblo. Me encantó reencontrarme con estos personajes, pues en el cuento anterior me habían parecido incompletos, pensé "esta familia aún puede dar mucho de sí". No obstante, lo mejor del cuento es la injusta soledad con la que es castigada la viuda por parte del pueblo, resentido con la familia por los crímenes de José. Este muerto y los hijos dispersos por el mundo, la viuda se va aislando cada vez más de la sociedad. En el final de este cuento aparecerá de una manera misteriosa y fugaz el personaje de la Mamá Grande.

Un día después del sábado los pájaros de Macondo empiezan a caer muertos del cielo. Aunque el cuento empieza desde el punto de vista de una amargada viuda pero en seguida seguimos los pasos del padre de la iglésia de Macondo, que nadie lo cree desde que dice que vio en tres ocasiones al demonio. Este cuento es el que menos me ha gustado del libro, realmente empieza siendo interesante por la evidente pregunta que se hace el lector sobre la razón por la cual se mueren los pájaros, pero el final no lo acabé de comprender y, aunque he buscado interpretaciones por internet no he encontrado ninguna que me acabe de convencer.

Uno de los cuentos más cortos -si no el que más- de este libro es Rosas artificiales en el que conocemos a Mina cuando parte a Misa y vuelve en quince minutos a casa, enojándose por cualquier excusa con su abuela ciega y sabia.  Este cuento me llegó especialmente, y es que a mí me aflige que los ancianos sean olvidados y hasta despreciados por la sociedad. La moraleja que saqué de este corto pero intenso cuento es que la abuela ciega es la que está menos ciega de la casa.

Y por fin llegamos al último y, en mi opinión, el mejor de los cuentos, el que da nombre al libro: Los funerales de la Mamá Grande. No tengo palabras para expresar lo bien escrito que está este cuento. Se nota que García Márquez ha cuidado cada frase, cada línea, cada página de este cuento, mimando el vocabulario, cuidando el más mínimo detalle para que cada palabra contribuya a realzar más y más la magnífica conmoción que causa la muerte de la Mamá Grande, la columna vertebral del país. Sin embargo, su muerte da paso a un cambio, un cambio necesario y libertador. Sencillamente sublime, es impresionante con qué maestría y genialidad García Márquez relata este funeral, que rebosa legendaria magnificencia.

En conclusión, la verdad es que he disfrutado y mucho con los cuentos que integran este libro. Todos se desarrollan en Macondo y, aunque unos aspiran más que otros, todos me conquistaron de alguna manera. El plato fuerte es el último cuento pero todo el libro es 100% recomendable. Estoy impaciente por leer más cuentos del autor y seguir su evolución in crescendo.


Los funerales de la Mamá Grande - Editorial: Debolsillo. Precio papel: 6,95€
Todos los cuentos - Editorial: Debolsillo. Precio papel: 9,95€


El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon

viernes, 3 de enero de 2014



"Y padre dijo:
—Christopher, ¿entiendes que te quiero?

Y yo dije que sí, porque querer a alguien es ayudarlo cuando se mete en líos, y cuidar de él, y decirle la verdad, y Padre me ayuda cuando me meto en líos, como cuando vino a la comisaría, y cuida de mí cuando me prepara la comida, y siempre me dice la verdad, lo que significa que me quiere."



Este libro me llamó mucho la atención desde el primer momento en que lo vi. En primer lugar por la curiosa ilustración que ocupa su portada, en segundo lugar por el misterioso título y, por último, por la sinopsis, que sabe despertar la curiosidad de los lectores potenciales. Todo esto más alguna que otra buena reseña que encontré por la blogosfera literaria hizo que, a pesar de que no conocía a Mark Haddon, decidiera arriesgarme, todo lector ha experimentado esa sensación de adquirir un libro del que nada sabe. Hoy os traigo El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon.

Conocemos a Christopher, un chico de quince años con síndrome de Asperger, cuando se encuentra al perro de su vecina asesinado. Desde su lógica particular del mundo decide investigar y descubrir su asesino debido a que le gustan los perros y admira sobremanera a Sherlock Holmes. Con este objetivo, y siguiendo los pasos del protagonista de las populares novelas de Sir Arthur Conan Doyle, decide empezar a escribir los progresos de su investigación en una libreta, que no es ni nada más ni nada menos que este libro.

El síndrome de Asperger es un conjunto de problemas mentales y conductuales que forma parte de los trastornos de espectro autista. Se trata de un trastorno generalizado del desarrollo en el que la persona que lo sufre muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación con las personas, así como actividades e intereses en áreas que suelen ser muy restringidas (en el caso de Christopher las matemáticas).

La guinda del pastel en esta novela es, sin duda alguna, el protagonista y narrador. Christopher empieza relatando los avances en su investigación, pero pronto el lector descubre que el asesinato del perro no es más que un pretexto para sumergirnos en la vida del protagonista, conocerlo a través de sus reflexiones paralelas e independientes a los hechos e ir descubriendo poco a poco la compleja situación familiar.

A través de su peculiar visión vamos a vivir su aventura y esto influirá en muchas cosas en la novela, desde que está plegada de listas -ya que Christopher le apasionan las listas- hasta el hecho de que los capítulos se enumeren en números primos. Esta historia, que podría parecer absurda narrada por una persona normal, es emotiva y desconcertante porque la vivimos a través del peculiar protagonista que se abre con el lector y, consecuentemente, el lector no tarda en empatizar con el protagonista.

Así pues, aunque es verdad que uno no tarda en ver la bondad e inocencia de Christopher (a pesar de que a través de sus acciones los personajes secundarios de la novela no siempre sean conscientes de ello), no acabé de conectar con él. Sí es cierto que el hecho de que la historia sea narrada por un chico de quince años con síndrome de Asperger le aporta mucha originalidad a la novela, pero a mí me acabó agotando. Cabe decir que empecé a leer este libro pensándome que sería una cosa completamente diferente, creyendo que el asesinato de un perro sería el elemento central de la historia y, aunque me suele gustar que el contenido de un libro me sorprenda, este no me acabó de convencer.

En conclusión, aunque se trata de un libro corto, simple, original y realmente transmita los sentimientos del protagonista sin explicitarlos (¡todo un logro narrativo!), no es un libro que vaya a recomendar, a no ser que sea a alguien muy interesado en el tema. Quizás fue porque lo empecé a leer con altas expectativas o con una idea diferente de lo que encontré en la novela pero lo cierto es que a la mitad del libro ya estaba impaciente por acabarlo, aún con la esperanza de que el final me regalara algún giro inesperado en el devenir de los hechos que, aunque me fue concedido, no compensó tanto tiempo de aburrimiento.

Editorial: Salamandra. Precio papel: 17,50€ Precio eBook: 7,99€

Los primeros cuentos de Gabo.
Ojos de perro azul, de Gabriel García Márquez

jueves, 2 de enero de 2014

"Como es domingo y ha dejado de llover, pienso llevar un ramo de rosas a mi tumba. Rosas rojas y blancas, de las que ella cultiva para hacer altares y coronas. La mañana estuvo entristecida por este invierno taciturno y sobrecogedor que me ha puesto a recordar la colina donde la gente del pueblo abandona sus muertos. Es un sitio pelado, sin árboles, barrido apenas por las migajas providenciales que regresan después que el viento ha pasado. Ahora que dejó de llover y que el sol de mediodía debe haber endurecido el jabón de la cuesta, podría llegar hasta el túmulo en cuyo fondo reposa mi cuerpo de niño, ahora confundido, desmenuzado entre caracoles y raíces."


Ya sabéis que Gabriel García Márquez es el escritor que he elegido como autor de este invierno por lo que, a lo largo de sus tres meses, me centraré en su obra. Es imposible cumplir este objetivo sin acercarse a sus cuentos, parte fundamental de su bibliografía. El famoso Nobel colombiano publicó su primer cuento, La tercera resignación, en 1947 en el periódico liberal de El Espectador. Estuve durante unos días mirando qué edición adquirir para conocer este lado desconocido para mí del autor de Cien años de soledad y, como mi colección de este autor está íntegramente compuesta de las bellas ediciones de Debolsillo me decidí por la opción barata: Todos los cuentos, que cuesta 9,95€ incluye los cuatro libros de cuentos que ha publicado Gabriel García Márquez: Ojos de perro azul, Los funerales de la Mamá GrandeLa increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada y Doce cuentos peregrinos. Debido a su naturaleza los libros de cuentos son difíciles de reseñar, por lo que supone una dificultad añadida reseñar una antología de libros de cuentos, por eso he optado por reseñar cada libro por separado. Así pues, hoy os traigo Ojos de perro azul de Gabriel García Márquez. Este libro contiene los primeros catorce cuentos que escribió García Márquez, es decir, abarca sus cuentos publicados de 1947 a 1955.

En La tercera resignación conoceremos las tres muertes que sufre sucesivamente su protagonista; la primera, a la edad de siete años, cuando se queda en estado vegetativo, la segunda, a sus veinticinco años, cuando le llega la muerte orgánica y, finalmente, la tercera muerte la encuentra en el olvido de los demás. Es un cuento tenso, introspectivo y denso que merece dos lecturas para apreciarlo en su totalidad. El ritmo acompaña el malestar que se vive junto a su protagonista impersonal y sus densas pero cortas frases laten como un corazón triplemente desesperado, exasperado y resignado.

En Eva está dentro de su gato el lector conocerá a una chica, Eva, cuya belleza inigualable le supone una carga, una maldición que se ha transmitido de generación a generación hasta llegar a ella. Empieza a aislarse para acabar así con las consecuencias de su belleza. Aunque no entendí muy bien como evoluciona este cuento por lo surrealista e introspectivo que se presenta la verdad es que la primera mitad la disfruté mucho, sobretodo con el tema de la belleza entendida como una carga, como un defecto insoportable.

En Tubal-Caín forja una estrella seguimos los pasos de un hombre que busca desesperadamente librarse de la presencia permanente e inquietante de alguien al que llama "el otro". Cuando se plantea la posibilidad de darse muerte para escapar de esta extraña presencia vemos a un hombre vencido, desesperado y hasta, a mi parecer, un poco paranoico. Así pues en este cuento García Márquez no abandona el tono desesperado y tenso de los cuentos anteriores.

Un hombre se despierta a medianoche sobresaltado y con la sensación de haber oído un ruido en la habitación, por lo que observa la estancia atentamente y, al no ver nada fuera de lo normal, sigue durmiendo. En la misma noche, aunque más tarde, se vuelve a levantar seguro de que los ruidos que lo despiertan son los de su hermano gemelo muerto, presente en la misma habitación. A raíz de esto empieza a reflexionar sobre lo parecidos que eran físicamente y lo diferentes que eran en cuanto al alma se refiere, recuerda la sensación que tuvo cuando lo vio muerto y lo afeitaron para enterrarlo, cuando se creyó por un momento que se veía a él mismo muerto. Este absorbente e inquietante relato es La otra costilla de la muerte en el que el tema de la preocupación por la muerte y el de hermanos gemelos sigue presente.

En Diálogo de un espejo el lector será testigo de las extrañas impresiones que tiene un hombre antes de dirigirse al trabajo, cuando se afeita ante el espejo convencido de que su reflejo no es él, sino un doble que imita todo lo que hace. Leyendo análisis e interpretaciones de este cuento por internet he descubierto que es mucho más de lo que percibí en mi primera lectura y a través de detalles como el orden de pensamientos y acciones se puede apreciar el elemento fantástico que supone el espejo como el de un doble que poco a poco va ganando autonomía del hombre que se afeita, adelantándose a él en sus movimientos. Se trata de un cuento corto que tiene el mismo tono paranoico y sobrenatural al que ya el lector empieza a acostumbrarse, sin embargo no es tan intrínseco como las anteriores y, además, empecé a apreciar una dirección mucha más clara que en los que llevaba leídos.

Amargura para tres sonámbulos es de los cuentos que menos he entendido pero, por lo que he llegado a comprender, se trata de tres hombres que cuidan a una niña fría y fea que había sufrido un fuerte golpe. Ese día la mujer les dice que nunca más volverá a sonreír y, aunque suele incumplir sus promesas, esto les preocupa a los tres hombres, que se ponen a discutir sobre qué hacer con ella. Lo narra uno de los tres hombres que cuidan a esa niña en primera persona y, aunque no lo entendí del todo, está magníficamente escrita, conteniendo frases realmente profundas y hermosas.

De cómo Natanael hace una visita es uno de los cuentos que más me llegaron pues, aunque es extremadamente surrealista, también es muy profundo y me transmitió los sentimientos de su protagonista a la perfección. Al principio el lector asistirá a una curiosa conversación entre Natanael y un limpiabotas y, después, a cómo conoce a una bella mujer con la que, sin conocerla, se quiere casar. Al tener más acción y diálogo que los anteriores (aunque conserve el surrealismo ha desaparecido ya el tono inquietante y temeroso de la muerte de los primeros cuentos) es mucho más visual.

Ojos de perro azul es mi cuento favorito de los catorce que componen este libro y quizás por su calidad es el origen del título del libro de cuentos. En él se narra la historia de dos enamorados que siempre se encuentran en sueños pero, al despertar, los dos olvidan el rostro del otro. Mientras que la mujer lo busca en la vida real a través de la frase "Ojos de perro azul", que es lo único que recuerda del sueño, el hombre no consigue recordar nunca el sueño ni, por lo tanto, a la mujer. Como podéis ver se trata de un cuento muy original; la idea de dos personas que se enamoran en sueños y no consiguen encontrarse en la vida real me pareció genial. Es de estos cuentos que dejan pensando un buen rato al lector, de estos que permanecen dentro de él para siempre.

Conocemos a La mujer que llegaba a las seis un día que, fuera de lo normal, llega al restaurante de José a las cinco y media. Ese mismo día José le confiesa el amor que siente por ella y la mujer, a su vez, lo repudia burlándose de él. A través de la densa conversación que mantienen, y aunque no se mencione expresamente en ningún momento por la docilidad y la discreción de José, el lector empezará a percatarse de la razón por la cual la mujer ha llegado hoy media hora antes de lo habitual. Aunque ya este cuento, publicado en 1950, es mucho más fácil de seguir que otros como Eva está dentro de su gato o Tubal-Caín forja una estrella eché de menos algo en él y esta ausencia hizo que no me acabara de convencer.

La noche de los alcaravanes narra la historia de tres hombres a los que unos alcaravanes les sacaron los ojos y desde aquella noche deambulan perdidos e ignorados en tierra de nadie, avanzando a ciegas, ayudándose los unos a los otros, pidiendo inútilmente ayuda de los demás. Aunque este cuento es absorbente y está magistralmente escrito, a mi parecer es un cuento que pudo ser pero no llegó a ser.

En Alguien desordena estas rosas conoceremos la historia del espíritu de un niño que, abandonado por su familia, hurta rosas a una señora de cuarenta años que las siembra y vende para llevarlas a su tumba y no sentirse tan olvidado. Lo mejor de este cuento, a mi parecer, es el final, y es que deja sin aliento al lector. García Márquez vuelve al tema de la muerte en este cuento, pero desde una perspectiva más pacífica, lejos del temor obsesivo de otros de sus cuentos. Un cuento que se deja leer y acaba por conquistar al lector.

Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles fue un relato que empecé entendiendo pero en el que me perdí. Llegué a comprender que Nabo trabaja en un establo peinando a los caballos cuando sufre un fuerte golpe de una cerradura en la frente que lo deja inconsciente, y cuando despierta recuerda como cada sábado a la noche iba a la plaza para ver a un negro que tocaba el saxofón. Ahora ve al negro a su lado y éste le dice que lo quiere para el coro porque canta muy bien. A partir de este momento no comprendí nada de lo que sucede y, aunque en su momento me entregué en la tarea, no entendí el tema de una niña muda. Este es de los cuentos que menos me gustaron pues es medio realista, medio surrealista, sin acabar de definirse.

Un hombre viene bajo la lluvia es de esos cuentos escalofriantes y absorbentes que, de alguna manera, inyectan miedo al lector. Trata de una mujer que, siempre que llueve, oye como un hombre se acerca a la puerta de su casa, aunque nunca llega a entrar. Finalmente se atreve a llamar a la puerta una noche de lluvia en la que la mujer no se encuentra sola, sino en compañía de otra mujer que trabaja en su casa, a quien envía a abrir la puerta. El desconocido entra, acepta la botella que se le ofrece y desaparece en la oscuridad del rincón de la casa en el que se encontraba. Alerta, en este cuento aparece el nombre de Aureliano Buendía, lo que hace que a todo asiduo lector de García Márquez le recuerde a uno de los protagonistas de Cien años de soledad. Más allá del contenido del cuento, que no es mucho, me embriagó la atmósfera de misterio e inquietud que impregna todo el relato.

Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo es el cuento que cierra el libro y es destacado en su contraportada como el "célebre texto que puso los cimientos del gigantesco edificio que acabaría siendo el espacio literario más poderoso de las letras universales de nuestro tiempo: Macondo". En este cuento me reencontré con los protagonistas que tuve la oportunidad de conocer en La hojarasca, la primera novela de García Márquez -y cuya reseña publicaré este mes-: Isabel, su padre, su madrastra y su marido, Martín. En este cuento se narra como Isabel, embarazada, se encuentra afligida por la incesante lluvia que cae sobre Macondo. Reconozco la importancia de este cuento como el primero en el que se menciona el mítico escenario de Cien años de soledad, aunque como cuento no fue el que más me gustó de este recopilatorio.

En conclusión, la evolución que se aprecia a través de la lectura de los primeros cuentos de García Márquez, a mi parecer, es positiva. Mientras que los primeros son surrealistas, introspectivos, inquietantes, densos y tienen la muerte como elemento común, cada vez se van abriendo más y consiguen una dirección más clara y efectiva, las acciones y los diálogos ganan terreno y en el último relato (publicado en 1955, el mismo año que se publicaría la primera novela del Nobel colombiano, La hojarasca) se percibe ya el tono y el estilo del autor de Cien años de soledad. Además, el autor sabe acabar todos los cuentos dotándolos de un final intenso. Aunque hay cuentos complicados, todos son muy profundos y de ellos se puede sacar interpretaciones y conclusiones de lo más variadas y distantes.


PD: si te ha gustado la reseña, has decidido leer este libro y quieres colaborar con este blog, hazte con él a través del siguiente enlace: