Seda, de Alessandro Baricco

jueves, 25 de septiembre de 2014


"Comprando y vendiendo gusanos de seda, las ganancias de Hervé Joncour ascendían cada año lo suficiente como para procurarse a sí mismo y a su mujer esas comodidades que en provincias se tiende a considerar lujos. Gozaba discretamente de sus posesiones y la perspectiva, verosímil, de acabar siendo realmente rico le dejaba completamente indiferente. Era, por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla".


Ya os he contado en más de una ocasión lo mucho que me gustan las ediciones especiales que está sacando a la venta este año Editorial Anagrama. No tan sólo por la cuidada edición de la cubierta y de sus páginas sino también por su exquisita elección (incluye entre otras títulos como Sostiene Pereira, El lector o 84, Charing Cross Road). Con este libro uno tiene la posibilidad de viajar en un día al lejano Oriente, pues se trata de una lectura muy corta. Hoy os traigo Seda, de Alessandro Baricco.

Francia, siglo XIX. Conocemos a Hervé Joncour, un hombre sencillo que vive en un tranquilo pueblo francés llamado Lavilledieu. Hervé se dedica a comprar y vender gusanos de seda para fabricar tejidos, el origen de la prosperidad del pueblo. Parece ser que tiene todos los ingredientes para ser un hombre feliz: una vida sencilla, dinero, una casa preciosa, viajes constantes por Europa y África y una mujer, Hélene, que lo ama más que nada en el mundo. Sin embargo, cuando una plaga en el cultivo de la seda del continente africano pone en peligro la economía de su pueblo Hervé se ve obligado a emprender un viaje a Japón que cambiará su vida para siempre.

Las páginas de este libro se suceden en las manos del lector cual sueño o brisa de primavera. Se trata de una novela corta, pero también profunda, mágica y compleja como lo son sentimientos como la felicidad y el amor. Se lee en un suspiro, pero es de estas novelas que no se olvidan fácilmente. El estilo del escritor italiano Alessandro Baricco es suave como la seda; destaca por su sutileza y su delicadeza. Se trata de una novela, pero es imposible no apreciar algo de poesía en cada diálogo y en cada descripción.

Las mujeres de la novela aparecen rodeadas de un halo de misterio, sabiduría, pureza y erotismo de leyenda. La sencillez con la que es narrada Seda, utilizada y medida con una técnica magistral por parte del autor, es letal y transmite mil veces más que muchas otras novelas que utilizan miles de adjetivos y adverbios a la hora de describir un sentimiento. Se trata de una historia emotiva con un toque erótico que a veces me recordaba sutilmente a El amante.

En conclusión, Seda es una novela que arriesga no solo por su estilo sino también por la historia en sí. Como todo libro que arriesga habrá lectores a los que les va a encantar -entre los cuales, no hace falta decirlo, está un servidor- y otros que lo van a detestar. Sin embargo, este libro fue la entrada al éxito internacional del escritor Alessandro Baricco y se ha convertido en un clásico contemporáneo de la literatura italiana. Solo por esto merece una oportunidad. ¿Mi recomendación a título personal? Leedlo, no os arrepentiréis.



Reto (y sorteo) Nobel de Literatura 2014

lunes, 22 de septiembre de 2014


El verano se acaba pero, junto con los primeros vientos de otoño también llegan los grandes premios de literatura. Premio Planeta, Nadal... y el Rey de los Premios: el anhelado Nobel. Se trata, sin lugar a dudas, del premio más prestigioso del mundo en este campo y, aunque muchos no están de acuerdo con la elección de algunos años, es innegable que la mayoría de veces aciertan.

Los que frecuentáis el blog sabéis que no acostumbro a hacer retos ni sorteos. Sin embargo, debo confesar que tengo cierta debilidad por la emoción que se respira en este premio tan prestigioso. Por esto, el año pasado organicé el primer Reto Nobel dedicado a Alice Munro y muchos de vosotros os apuntasteis. Ha sido una de mis mejores experiencias bloggers. Uno publicaba su biografía, otro descubría en ella una gran escritora, otros no estaban de acuerdo y no acababan de conectar con sus cuentos... ¡Muchos me dijisteis que os había encantado esta maratón conjunta!

Aunque ya se han publicado las fechas en las que se anunciarán los ganadores del Premio Nobel 2014 (entre el 6 y el 13 de octubre), como manda la tradición la del Premio Nobel de Literatura se anunciará más tarde. Así pues, aunque aún no se sabe ni siquiera la fecha en la que se anunciará el ganador o la ganadora de este año (será a mediados de octubre) he decidido arrancar ya con el Reto Nobel para los más atrevidos que confían en la Academia Sueca y deseen participar sin ni siquiera saber cuál será el ganador.

EL II RETO NOBEL EN TROTALIBROS
El reto es el mismo cuento que el año pasado. Para participar solo tenéis que rellenar un cuestionario que he diseñado para la ocasión. Solo hay dos requisitos para participar:
1. Seguir Trotalibros en Blogger y
2. Publicar el banner del reto en vuestro blog. Cabe decir que el banner es temporal. El mismo día que se sepa el ganador estará aquí mismo el banner definitivo. Sin embargo, no es necesario que lo cambiéis.

Banner 500x500

El 12 de febrero publicaré una entrada recopilando todas las reseñas y otro tipo de entradas (biografías, citas, curiosidades) sobre el ganador del Premio Nobel.

LA NOVEDAD: EL SORTEO NOBEL
¡Y aquí llega la novedad de este año! Cabe decir que participar en el sorteo es opcional, se puede participar en el reto y no en esto, aunque sería una pena pues por solo participar en el reto ¡ya tenéis 100 puntos!
Encontraréis todas las maneras de conseguir puntos en el cuestionario, pero os comento algunas reglas:
  • El sorteo es semi-nacional: sólo pueden participar residentes de España y Andorra. Aunque los que sois de fuera de ambos países podéis participar en el Reto.
  • Sólo habrá un ganador.
  • Se anunciará el ganador el 12 de febrero de 2015. Creedme, la espera vale la pena :)
  • Solo por participar en el Reto arrancas con 100 puntos.
  • Puedes ganar 600 puntazos si aciertas quién será el ganador del Premio Nobel de Literatura de este año. Oportunidad que, evidentemente, solo se brinda a los que participen ahora, antes de que se anuncie el ganador.
  • Hay muchas otras formas de ganar puntos: compartir en las redes sociales el enlace de esta entrada, acertar en el número de libros que vas a leer del ganador, etc.
  • El sorteo solo se hará si participan más de 15 personas.

Y... creo que esto es todo. ¡Ah, no! ¿Que cuál es el premio? Los sorteos que más me gustan son los que no sé qué voy a ganar. Sólo os puedo decir que será una caja con más de una sorpresa en su interior. Y que algún libro habrá, ¡cómo no!

Ahora sí, nada más que deciros, solo...


Butcher's Crossing, de John Williams

viernes, 19 de septiembre de 2014


"Pues no hay nada, ¿entiendes? Naces, mamas mentiras, te crías en casa con mentiras, aprendes todo tipo de mentiras en la escuela. Toda una vida llena de mentiras, y luego, cuando ya vas a morir, tal vez te das cuenta de que no hay nada, nada salvo tú mismo y lo que podrías haber hecho. Pero, claro, no lo hiciste porque esas mentiras decían que había algo más. Y entonces te das cuenta de que podrías haber tenido el mundo entero, siendo el único que conoce el secreto... Pero ya es demasiado tarde. Te has vuelto viejo y no hay vuelta atrás."

Hará ya más de un año que un familiar mío de cuyo criterio literario me fío mucho me recomendó a John Williams. No me considero un erudito de la literatura pero me extrañó que ni siquiera me sonara el nombre de este autor. A la que pude me puse a buscar por internet y descubrí que fue un escritor que escribió tres grandes novelas que póstumamente habían triunfado en todo el mundo... menos en España. Supongo que eso es porque en nuestro país los derechos sobre su obra maestra Stoner los tiene una editorial pequeña que no consiguió promocionar el libro como se merecía. Sin embargo, desde que en los años recientes el éxito se ha vuelto creciente Lumen decidió publicar la primera novela del escritor estadounidense. Hoy os traigo Butcher's Crossing, de John Williams.

Años setenta del siglo XIX. Conocemos a Will Andrews cuando, recién graduado en la prestigiosa universidad de Harvard, parte de Boston hacia el Oeste en busca de un lazo de unión con la naturaleza. Sus pasos lo llevan a Butcher's Crossing, un pequeño pueblo habitado por cazadores de bisontes y putas. Allí conoce a Miller, un cazador que asegura que, años atrás, se perdió en las tierras salvajes y encontró un valle repleto de bisontes con cuyas pieles se podría hacer una fortuna. Andrews decide financiar el viaje y parte junto a Miller y dos hombres más hacia las praderas indómitas del interior de Norte América.


A decir verdad no sé muy bien como enfrentarme a esta reseña para poder hacerle justicia a este libro. Para empezar cabe decir que, aunque efectivamente se desarrolla en el Oeste, rompe todos los esquemas de novela Far West que conocemos. El escenario coincide, pero el enfoque de la historia se aleja completamente de estos estereotipos. Con un estilo que recuerda un poco a Cormac McCarthy John Williams nos cuenta una historia que conecta la pureza y magnitud de la naturaleza con los dudas, miedos y debilidades de los hombres. A pesar de tener pocos personajes -y debido a esto-, el autor profundiza en cada uno de ellos de una forma absolutamente magistral.

No hay ningún pero. No sobra ni falta ni una palabra. John Williams, refugiado en su posición de narrador omnisciente, sabe cuando describir detalladamente un elemento de la historia y cuando dejar que el lector camine solo. Cabe destacar la impresionante evolución de Will Andrews, que llega completamente perdido y desorientado y sufre un cambio radical a lo largo de la novela. Butcher's Crossing ha sido un libro cuya conclusión se me ha clavado en lo más profundo de mí, me ha dejado el estómago vacío y me ha hecho llorar. Y esto último solo lo consiguen las grandes novelas.



En conclusión, se trata de un libro corto pero intenso, escrito magníficamente y cuyo final -que demuestra la impresionante evolución que sufre el protagonista- provoca esa chispa de reflexión en el lector. Un libro que no quería acabar nunca pues nunca quería dejar de seguir los pasos de sus personajes retraídos y huraños. Nada más que decir, solo me queda recomendaros este libro.

En el camino, de Jack Kerouac

miércoles, 10 de septiembre de 2014

“… porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un “¡Ahhh!”
Ya ha llegado septiembre y, con él, la certeza de que el verano se acaba y la sombra de la rutina se alarga. Pero también llegan nuevas lecturas para alegrarnos esta triste transición. Después de un verano más bien ligero de libros por varios motivos, poco a poco voy recuperando mi ritmo habitual. Hoy os traigo esta lectura porque, en mi opinión, no hay manera mejor de despedir un verano que con la reseña de un clásico como este. Hoy os traigo, pues, En el camino, de Jack Kerouac.

Esta novela autobiográfica narra los múltiples viajes a lo largo y ancho de norte América que realiza el narrador, Sal Paradise (Jack Kerouac), con su íntimo amigo Dean Moriarty (Neal Cassady). Son jóvenes y, con el coche a ciento ochenta kilómetros por hora, sólo piensan en pasárselo bien: sexo, drogas y jazz; no hay límites.

En su momento, este libro simbolizó los vientos de cambio que corrían en los Estados Unidos de los años setenta y contribuyó a mitificar la famosa ruta 66. Se dice que Jack Kerouac lo escribió en tan solo tres semanas, empezando a escribirla en francés y siendo mecanografiada sin márgenes ni espacio entre párrafos en un largo rollo de papel. La leyenda también dice que lo escribió bajo los
Los tres viajes que narra "En el camino"
efectos de las drogas. Más allá de sus enigmas y sus mitos, este libro supuso un antes y un después de la literatura norteamericana.

Sin duda la magia del libro reside en el personaje de Dean Moriarty, verdadero protagonista de la historia. Sal Paradise, el narrador, siente la misma admiración por él que Nick Carraway por el gran Gatsby -ésta sería, sin duda, una analogía interesante de comentar pues ambos se parecen en cierto sentido-. Representa la generación beat, un joven con un oscuro pasado y que lo único que quiere en esta vida es pasárselo bien con sus amigos en un estado de excitación perpetuo, hacer el amor con mujeres hermosas y colocarse a base de alcohol y drogas para buscar "el sentido de la vida". No conoce límites, es el carpe diem personificado. Mientras que es incomprendido por la mayoría de personas que solo ven en él a un criminal, un ser despreciable e irresponsable, Sal es el único que ve en él lo que de verdad es: una estrella que "arde, arde y arde".

Lo mejor de este libro es, sin duda, su esencia. En el camino es la historia de tres viajes en coche en los que unos amigos lo dejan todo para hacer kilómetros y pasárselo bien sin un solo duro. "El camino es la vida". El alma del grupo es Dean Moriarty, el personaje más interesante y enigmático de la historia. Personalmente, mi viaje favorito es el último (la línea verde en el mapa).

Hasta ahora he explicado la parte novelística del libro, la que, a mi parecer, aporta todos los puntos positivos de la historia. Sin embargo, también se hace notar la parte autobiográfica. En mi opinión sobran muchísimas páginas y personajes de la novela que no aportan demasiado a la historia. En ocasiones era demasiado patente que lo que hacía Jack Kerouac era recordar a sus amigos, sin embargo para alguien ajeno a su vida y a Estados Unidos se le pueden hacer eternas según qué descripciones e historietas que no conducen a ninguna parte.

En conclusión, lo mejor de esta novela es el personaje de Dean Moriarty, con todas sus lagunas y particularidades. Lo peor, la mayoría del resto de personajes y muchos detalles irrelevantes. Más allá de lo que supuso en su tiempo, hoy en día no introduce nada realmente rompedor pues temas como el sexo o las drogas ya son realidades considerablemente asentadas en la sociedad. Además, se nota que es un libro escrito más para el autor que para el lector y, aún así -pues esto es totalmente legítimo-, lo disfrutará mucho más alguien que sea familiar con Estados Unidos que alguien que no lo sea. No obstante, más allá de sus defectos es una novela que se tiene que leer: es el origen de los road trip, la generación beat y la legendaria ruta 66. Se trata de un libro que planta una semilla en el alma del lector, y solo por esto vale la pena su lectura.