Stoner, de John Williams

lunes, 27 de octubre de 2014


"Pero durante las semanas que Edith pasó en San Luis, cuando daba clases, se encontraba a veces tan abstraído en su asignatura, que se olvidaba de sus limitaciones, de sí mismo, e incluso de los alumnos que tenía enfrente. De vez en cuando se sentía tan arrebatado de entusiasmo que tartamudeaba, gesticulaba e ignoraba los apuntes de clase que normalmente guiaban sus discursos. Al principio le molestaban estos arranques, como si se tomara demasiadas confianzas con su asignatura, y se disculpaba con sus alumnos pero cuando éstos empezaron a reclamarle después de clases, y cuando sus ejercicios empezaron a revelar indicios de imaginación y el asomo de un amor vacilante, se animaba a hacer aquello a lo que nunca le habían enseñado. El amor a la literatura, al lenguaje, al misterio de la muerte y el corazón manifestándose en la nimia, extraña e inesperada combinación de letras y palabras, en la tinta más negra y fría… el amor que había ocultado, como si fuese ilícito y peligroso, empezó a exhibirse, vacilante en un principio, luego con temeridad y finalmente con orgullo."

Una de las frases que mejor expresan lo que siento al ser lector habitual es una de George R. R. Martin, autor de la aclamada saga Juego de Tronos: "un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una". Esa es una de las razones por las que me encanta leer, el conocer tan íntimamente a los personajes, la empatía con la que el lector se pone en su lugar, sufriendo sus penas, disfrutando sus placeres, anhelando sus deseos y temiendo sus miedos. Hoy os traigo un libro especial que llevó esta sensación a un extremo inusitado. Esta reseña es, sin duda, una de esas difíciles de afrontar. Hoy os hablaré de Stoner, de John Williams.

Ya os hablé de este autor con Butcher's Crossing -voy a leer sus tres novelas en orden cronológico- y creo que dejé claro que me había encantado. Mientras que Butcher's Crossing es la historia de un joven que va de la universidad a lo salvaje, se puede decir que Stoner es lo contrario. William Stoner es el único hijo de una familia humilde y taciturna que vive en una granja y trabaja día tras día sus tierras. Un día su padre, hombre de pocas palabras, le propone a su hijo ir a la Universidad de Missouri a estudiar agricultura, pues ha oído que allí enseñan técnicas que serían de ayuda. Así pues, durmiendo y comiendo en casa de unos tíos a cambio de trabajo, Stoner empieza a ir a la universidad. Aunque en general lleva las asignaturas de una forma notable hay una que se le resiste: literatura inglesa. Esta asignatura obligatoria que al principio le supone un dolor de cabeza le empieza a gustar hasta el punto que decide dejar la carrera de agricultura para estudiar literatura sin consultar a sus padres.



No os creáis que lo que os he contado del argumento de este libro es una sinopsis. Solo es el arranque de la novela, resumido hasta la primera decisión que Stoner toma por sus propios anhelos. Sin embargo, ¿cómo sería la sinopsis de una vida, con sus aciertos y sus errores, con sus amores y sus desamores, con sus alegrías y sus pesares? Porque esto es lo que es esta novela; una vida. Una vida con nada fuera de lo común. Sin embargo, la pluma ligera y sabia de John Williams sabe cómo acercarnos a su protagonista, hacernos vivir su vida, hacernos sentir el paso de los años en un suspiro, o más bien en una lectura.

El mayor logro de la novela, a mi parecer, es que el autor nos consigue convencer de que un hombre que superficialmente nos resultaría un ser aburrido, pasivo, gris y anodino, en realidad es un hombre extraordinario, profundo, tierno y sensible. Y lo hace con un estilo aparentemente sencillo pero en el que no sobra ni falta una sola palabra. John Williams sabe cuando callar, cuando hablar y cuando dar a entender algo. Y el resultado es increíble. Leyendo este libro realmente me parecía que yo era el protagonista y en algunos momentos esta empatía llegaba a ser física; podía sentir los latidos de mi corazón acelerándose, la angustia en mi estómago, la inquietud en mis piernas inquietas, la felicidad en mi sonrisa inconsciente. Tom Hanks, célebre actor, lo resumió de una forma excelente: "se trata simplemente de una novela sobre un tipo que va a la universidad y se convierte en un maestro. Pero es una de las cosas más fascinantes que jamás he encontrado".


Sería esta una reseña imperdonablemente incompleta si no mencionara la sublime personalidad de los personajes secundarios que rodean al protagonista. Su mujer, su hija, sus amigos, sus enemigos, sus padres... todos son retratados con una profundidad increíble en relación con las líneas que se le dedican. John Williams logra, en pocas palabras, describir complejidades de las relaciones humanas a las que otros escritores han dedicado volúmenes enteros sin acercarse a la idea. A mí sorprendentemente me llamó especialmente la atención su madre. Y digo sorprendentemente porque sale más bien poco en la novela, sin embargo la difusa complejidad que me inspira este personaje y específicamente un momento de la novela, no me pasaron desapercibidos.

No es nada nuevo lo mucho que me gusta John Williams, al que considero un gran escritor que fue tristemente ignorado todo este tiempo, y aun ahora no es muy conocido. Sin embargo, dejadme insistir de una forma más explícita y directa lo que os quiero decir con todo esto: leed este libro de una maldita vez. No esperéis más.

En conclusión, cuando acabé la lectura sentí que algo en mí había muerto. Sentí el paso del tiempo de una forma que, por mi irreflexiva juventud, nunca había sentido. También sentí el peso de una vida que me ha sido contada en doscientas cuarenta páginas pero en la que no echo de menos un solo matiz. En definitiva, sentí lo que supongo que se debe sentir cuando uno acaba de leer una obra maestra, un libro perfecto.

Qué leer en Halloween

miércoles, 22 de octubre de 2014


Desde las civilizaciones más antiguas el ser humano ha mantenido un respeto y una deferencia especial hacia los difuntos. Aunque existe discordancia entre los historiadores, la posición predominante es que los neandertales fueron los primeros en sepultar a sus muertos en señal de respeto. Este respeto contundente e inapelable a la muerte, fuente de mitos, leyendas y misterios, condujo al miedo. Esto es lo que llevaba a los pueblos de la Edad Media a la llamada caza de brujas. Cualquier persona de aquella época sabía que si se acusaba a alguien de actividades de brujería el pueblo acataría, temeroso, la sentencia del fuego. Atados en estacas y encima de las crecientes llamas, los inocentes se vengaban vociferando maldiciones inventadas para atemorizar para siempre los corazones de los espectadores ingenuos. Así, el temor al retorno de los muertos, a los fantasmas inclementes, a sus venganzas y a sus almas pútridas y condenadas han sido leyendas inmortales, sobreviviendo a sociedades y religiones. Como una enfermedad hereditaria, este miedo se ha ido pasando de generación en generación. 

La cultura azteca imaginó a la Muerte como una figura tenebrosa vestida con una oscura túnica, con una hoz para cosechar las almas, un reloj de arena que simboliza el inevitable paso del tiempo y con un mundo en sus manos, para recordar que nadie se salva de su atención fatal. Actualmente, el 1 y el 2 de noviembre en México, la tierra legendaria en la que nacieron mitos como este de la imaginación de los sanguinarios aztecas, se celebra el día de los muertos. El día 1 es dedicado a los niños difuntos y el día 2 a los difuntos mayores. En los países anglosajones el 31 de octubre se celebra la noche de Halloween, por todos conocidos por sus características calabazas y los niños disfrazados corriendo de casa en casa en busca de dulces. La celebración católica, y la tradicional en España, es el 1 de noviembre; durante el día de Todos los Santos se rinde culto a los difuntos. Como veis, es evidente que entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre, casi en todo el mundo la sociedad se dedica a recordar a los muertos, aunque tan solo en las sociedades anglosajones se ha centrado la celebración en proteger sus hogares de ellos, pasando de ser un día dedicado a los muertos a un día dedicado al miedo, al terror. Ahora que estoy estudiando unos meses en Norteamérica he decidido dedicar el cuarto Qué leer... del blog a esta celebración, que recientemente se ha ido extendiendo por todo el mundo. ¡Os traigo 27 propuestas!

Propuestas de TROTALIBROS

It (Eso) 
Stephen King

Transformado ya en un clásico del género, la obra que dio la fama al aclamado escritor norteamericano Stephen King está condenada a ser la primera en todas las listas de libros recomendados para Halloween.

Desde sus orígenes la ficticia población de Derry, localizada en el estado de Maine, ha vivido en una sombra llena de misteriosos asesinatos y desapariciones de niños que se suceden intermitentemente a través de los años y los siglos. Un siniestro payaso que habita en las alcantarillas de la localidad es la causa de todos estos males. Después de veintisiete años de tranquilidad y lejanía un juramento infantil hace regresar a un grupo de amigos a la ciudad de su niñez para poner fin a la amenaza de Pennywise el Payaso.

Podéis leer la reseña completa aquí


Otra vuelta de tuerca
Henry James

Este es el mejor libro de miedo que he leído, aunque también debo reconocer que no he leído demasiado de este género. Lo que sí os puedo decir es que pasé miedo leyendo este libro. De hecho, cuando Henry James envió al editor el manuscrito escribió a su amigo Edmund Goose: "Al terminar estaba tan asustado que me daba miedo ir a la cama".

Conocemos a una institutriz cuando acepta la oferta de ir a vivir en una mansión victoriana de Inglaterra para criar a dos hermanos. Cuando llega le impresiona el paisaje, la mansión y la bondad de los tranquilos y obedientes niños a los que se dedica. Sin embargo no tarda en apreciar en ellos la sombría huella de la anterior institutriz, la señorita Jessel, y el criado, Peter Quint, ambos muertos en extrañas circunstancias. Al intentar ayudarlos no tarda en percibir la presencia de fantasmas en la vetusta mansión.

Podéis leer la reseña completa aquí.


Carrie
Stephen King

También es famosa esta sangrienta novela de Stephen King, que recientemente ha vuelto a ser adaptada para la gran pantalla.

Toda la historia gira alrededor de Carrie White, una adolescente con poderes paranormales que es tachada de rara y sufre bullying por parte de sus compañeros de instituto. Su madre es una extremista de la religión cristiana hasta el punto de rozar la locura. Está obsesionada en aislarse ella y su hija de una sociedad que considera pecadora. Sin embargo el baile de fin de curso hace que nazca en Carrie un deseo de ser como los demás, aunque cuando le gastan una terrible broma se tuerce la fiesta y todos los años de sufrimiento hacen que Carrie desate el mal y el terror que lleva dentro.

Podéis leer la reseña aquí.


Drácula
Bram Stoker

En ninguna lista puede faltar, tampoco, este clásico de la literatura gótica. Cabe señalar su originalidad por el hecho de que es narrado de forma epistolar.

En él conocemos a Jonathan Harker, quien viaja a Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con un misterioso conde que acaba de comprar varias propiedades en Londres. Después de un viaje preñado de ominosas señales, Harker es recogido en el Paso de Borgo por un siniestro carruaje que le lleva, acunado por el canto de los lobos, a un castillo en ruinas. Tal es el inquietante principio de una novela magistral que alumbró uno de los mitos más populares y poderosos de todos los tiempos: Drácula. Este personaje no creo que necesite presentación.

Podéis leer la reseña aquí.


Entrevista con el vampiro
Anne Rice

Siguiendo la temática anterior, este libro, el primero de la famosa saga crónicas vampíricas, obtuvo un éxito inmediato. También es muy famosa su adaptación cinematográfica, en la que actuaron actores actualmente muy famosos como Tom Cruise o Brad Pitt. También es muy recomendable su continuación, Lestat el vampiro.

Anne Rice narra la conversión de un joven de Nueva Orleans con un vampiro. El protagonista, llevado por el sentimiento de culpabilidad que le ha causado la muerte de su hermano menor, anhela transformarse en un ser maldito. Sin embargo, ya desde el inicio de su vida sobrenatural, se siente invadido por los sentimientos más humanos, como el amor que lo ata a una de sus víctimas, una pasión no exenta de dependencia sexual y psicológica.


Mary Shelley

¿Buscáis un enfoque diferente para este Halloween? Este es quizás uno de los clásicos del que la gente está más equivocada, pues es completamente diferente a la terrorífica historia de Frankenstein que todos conocemos. No es una historia de miedo realmente.

Víctor Frankenstein, un estudiante de medicina de Ginebra, engendra y da vida a una criatura a semejanza del hombre. Poseído de una fuerza sobrenatural, la criatura inspira terror en todos los que se cruzan en su camino, pero él sólo ansía amor y comprensión. El entristecido doctor Frankenstein abandona a su criatura, pero ésta le sigue hasta su hogar donde le reclama una pareja a su imagen y semejanza. Sin embargo, el remordimiento lleva a Frankenstein a destruir la hembra que estaba engendrando y la criatura jura venganza.

Podéis leer la reseña aquí.


El fantasma de la ópera
Gaston Leroux

Estoy seguro que muchos desconocíais que detrás de la obra de teatro había una novela. Pues sí, y es una historia que, al igual que Frankenstein, no es de terror. Aunque en parte sí, esta novela destaca por mezclar varios géneros: terror, romance, fantasía, misterio...

El Fantasma de la Ópera fue un misterioso personaje que aterrorizaba a los actores, directores e incluso a los espectadores que acudían a los espectáculos del célebre teatro parisino. La única persona que pudo verlo de cerca y sobrevivió para contarlo - aunque por poco tiempo- lo describió como un esqueleto vestido con un frac negro, que se cubría el rostro con una máscara y aparecía y desaparecía a placer. Este huidizo y vengativo ser tenía su hogar secreto en las catacumbas de la Ópera de París, construída sobre un lago subterráneo envuelto por la bruma. Pero llegó un día en que el fantasma empezó a salir de su escondite más de la cuenta al enamorarse de una joven corista, Christine. Este amor imposible desencadenará una de las aventuras más siniestras y evocadoras de la historia.


El Golem
Gustav Meyrink

Descrita por muchos de los aficionados al género gótico como una de las mejores novelas del siglo XX se ha convertido en un clásico. Sin embargo, también con esta novela es injusto catalogarla en un solo género.

EL GOLEM, de Gustav Meyrink, tiene su origen en el conjunto de leyendas de la Cábala judía sobre la creación artificial de vida mediante el poder evocador de las letras. El ser artificial de la novela de Meyrink vuelve a la vida cada 33 años y vive en una habitación sin acceso situada en algún lugar del laberinto del ghetto de Praga. El Golem se erige como una figura de doble significado: de un lado, representa el doble del protagonista, Athanasius Pernath; de otro, la conciencia colectiva del ghetto, que anuncia la guerra y la destrucción. La novela aparece envuelta en una atmósfera onírica y angustiosa, donde se mezclan lo visible y lo invisible, el sueño y la realidad, a través de la cual Pernath se esfuerza por superar las esferas materiales para alcanzar el reino espiritual. El resultado es una obra fascinante, de una confusión caótica, rodeada de una atmósfera inimitable, con un final más que sorprendente, que sólo puede cautivar la imaginación del lector.


Déjame entrar
John Ajvide Lindqvist

La literatura nórdica, fría y concisa, encaja perfectamente con el objetivo de la literatura de terror. Y Ajvide lo demostró con Déjame entrar, que también fue recientemente llevada al cine. Volvemos a la temática de vampiros pero, una vez más, desde un enfoque diferente.

Oskar, un niño solitario y triste que vive en los suburbios de Estocolmo, tiene una curiosa afición: le gusta coleccionar recortes de prensa sobre asesinatos violentos. No tiene amigos y sus compañeros de clase se mofan de él y le maltratan. Una noche conoce a Eli, su nueva vecina, una misteriosa niña que nunca tiene frío, despide un olor extraño y suele ir acompañada de un hombre de aspecto siniestro. Oskar se siente fascinado por Eli y se hacen inseparables. Al mismo tiempo, una serie de crímenes y sucesos extraños hace sospechar a la policía local de la presencia de un asesino en serie. Nada más lejos de la realidad.


El resplandor
Stephen King

Famosa por su adaptación cinematográfica, esta también es una de las mejores novelas de Stephen King, bestseller imprescindible en la literatura de miedo.

REDRUM. Esa es la palabra que Danny había visto en el espejo. Y, aunque no sabía leer, entendió que era un mensaje de horror. Tenía cinco años, y a esa edad pocos niños son conscientes de que los espejos invierten las imágenes, y menos aún diferencian entre realidad y fantasía. Pero Danny tenía pruebas de que sus fantasías relacionadas con el resplandor del espejo acabarían cumpliéndose: REDRUM... MURDER, asesinato. Su madre estaba pensando en el divorcio, y su padre, obsesionado con algo muy malo, tan malo como la muerte y el suicidio, necesitaba aceptar la propuesta de cuidar de aquel hotel de lujo, de más de cien habitaciones aislado por la nieve, durante seis meses. Hasta el deshielo iban a estar solos.


Soy leyenda
Richard Matheson

Los que han leído esta novela son defensores de que este libro no puede quedar excluido del género del terror. Y yo estoy de acuerdo, los vampiros son imprescindibles en el mundo del miedo. ¿O es que si mañana nos levantamos y descubrimos que todos los ciudadanos de la Tierra se han convertido en monstruos sedientos de sangre no pasaríamos miedo?

Robert Neville es el único superviviente de una guerra bacteriológica que ha asolado el planeta y convertido al resto de la humanidad en vampiros. Su vida se ha reducido a asesinar al máximo número posible de estos seres sanguinarios durante el día, y soportar su asedio cada noche. Para ellos, el auténtico monstruo es este hombre que lucha por subsistir en un nuevo orden establecido.


Cuentos completos
Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe. Tan solo su nombre ya me inspira el crujir de unos pasos en una caja vieja y oscura. Su símbolo es un gato negro, protagonista de uno de sus más famosos cuentos. Para cualquier aficionado al género del terror sus cuentos son imprescindibles. Recientemente se ha editado una versión ilustrada llamada "Cuentos Macabros" del que he oído hablar muy bien.

RBA lo describe perfectamente: "Su originalidad y su extraordinaria capacidad inventiva brillan sobre todo en sus cuentos,piezas maestras de ambientación única y sentimientos exacerbados que exploran un amplio espectro de géneros, entre los que se encuentran el horror, la sátira, la ficción sobrenatural, la investigación analítica, el suspense o la reflexión filosófica. Poe es un narrador tenebroso y pasional, que crea laberintos tortuosos y sobrecogedoras pesadillas, pero también es un visionario capaz de innovar en el terreno del relato detectivesco o de la ciencia ficción, ofreciendo claves para su posterior desarrollo."


La llamada de Cthulhu y otros cuentos
H.P. Lovecraft

Considerado el maestro de la literatura de terror contemporánea, H.P. Lovecraft es famoso por sus cuentos, pero especialmente por La llamada de Cthulhu.

En el invierno de 1926 fallece el tío abuelo del narrador de este cuento de culto, profesor de lenguas semíticas en la universidad de Brown y autoridad en el campo de las inscripciones antiguas. La medicina no puede aclarar las circunstancias de esta muerte envuelta por el misterio. El narrador, heredero de su legado, se vuelca en la interpretación arqueológica de un bajorrelieve que va acompañado de un texto en una lengua desconocida que hace referencia a un culto secreto del que parece ser un dios olvidado y extraterrestre con el nombre de Cthulhu.


Patrick Ness

Atención: este no es un libro de terror. Sin embargo, supongo que no todo el que busca qué leer en Halloween quiera leer el mismo género.

Conocemos a Conor O'Malley, un chico de trece años que tiene la misma pesadilla todas las noches. Un chico que vive en un contexto difícil y el día a día se le hace insoportable. Una noche, un monstruo se incorpora en su oscura y solitaria rutina visitándolo a las 00:07. Lo que más irrita a Conor, aliviado de que no se trate del monstruo protagonista de su pesadilla, es que este busca la verdad. Busca la verdad de Conor, pero no sin antes contarle tres historias.

Podéis leer la reseña completa aquí.


La piel fría
Albert Sánchez Piñol

Nunca me cansaré de recomendar este libro. Nunca. Todos sabéis lo que cuesta que le guste a uno una lectura obligatoria en secundaria. Pues bien, a mí además me lo hizo leer una profesora que odiaba. Y me encantó. Haceros la idea.

Huyendo en parte de su pasado como activista del IRA, el  protagonista llega a una diminuta isla perdida en el océano donde la única edificación es una cabaña del meteorólogo y un faro. Su primera sorpresa consiste en comprobar que el único habitante de la isla no sale a recibirle, pero prontoesto se convierte en un detalle sin importancia cuando descubre que el faro es periódicamente atacado por seres  procedentes del mar cuyos objetivos nadie conoce. No tarda en unir esfuerzos con el defensor del faro, Batis Caffó, pero con el paso de los días, y sometido a la extrema tensión de los ataques nocturnos, empieza a replantearse su actitud hacia los supuestos monstruos marinos.


Fantasmas
Dean R. Koontz

Y, ¿qué sería la casa encantada de Halloween sin sus fantasmas y espíritus? En este caso el fantasma en cuestión es llamado "El antiguo enemigo" y no es de los que se contentan suspirando desde la oscuridad.

“El antiguo enemigo” ha llegado a Snowfield. Cuando Jenny y su hermana Lisa llegan al pueblo hay un silencio sobrenatural y apenas quedan unas cuantas personas con vida. Jenny contacta con un policía de un pueblo cercano y  ponen a Snowfield en cuarentena. Todavía no saben lo que es, pero Jenny empieza a encontrar pistas sobre el origen del ambiente mortal que hay en Snowfield, “El antiguo enemigo” es la causa. Pero no saben cómo enfrentarse a lo desconocido.


Misery
Stephen King

Ya tardábamos en volver a dar con algún bestseller de Stephen King, ¿verdad? 

Paul Sheldon es un escritor de mucho éxito. Una tarde de invierno mientras viajaba por la carretera sufre un terrible accidente, del cual sale vivo de milagro, pero con ambas  piernas rotas y muy lastimado. Despierta en la casa de  Annie Wilkes, una enfermera fanática de Misery, personaje de muchas de las novelas de Paul. Al principio todo parece marchar bien pero poco a poco Paul descubrirá la obsesión que se apodera de su admiradora, que tratará de retenerlo todo lo posible, incomunicándolo y obligándolo a escribir una nueva novela sobre Misery que responda a varios interrogantes planteados en las obras anteriores.


El juego de Gerald
Stephen King

Esta novela brilla por su originalidad, aunque a esto ya estamos acostumbrados con Stephen King. El caso es que uno no puede leer el sinopsis y quedarse tan tranquilo. ¿Qué carajos va a pasar? Yo no lo he leído, pero me lo han recomendado mucho y no pienso esperar mucho a hacerme con él.

En una cabaña aislada, desnuda y esposada a la cabecera de la cama. Jessie asiste inerme al macabro desenlace del juego erótico de Gerald, el hombre con quien ha convivido durante veinte años y que está tendido en el suelo junto al lecho. Acuciada por el hambre y la sed, asediada por los fantasmas del pasado, adquiere conci encia de que la realidad es más pavorosa que la peor de sus pesadillas.


Apartamento 16
Adam Nevill

Algunas puertas deberían permanecer cerradas... En Barrington House, un elegante bloque de pisos londinense, hay un apartamento vacío. Nadie entra, nadie sale. Y ha permanecido así durante cincuenta años. Hasta que una noche el vigilante oye unos ruidos después de medianoche y decide ir a investigar. Lo que experimenta allí basta para cambiar su vida para siempre. La joven Apryl llega a Barrington House procedente de Estados Unidos. Ha heredado un apartamento de su misteriosa tía abuela Lillian, fallecida en extrañas circunstancias. Se rumorea que Lillian estaba loca. Pero su diario insinúa que estuvo implicada en un suceso terrible e inexplicable varias décadas atrás. Decidida a averiguar algo sobre esta excéntrica mujer, Apryl comenzará a desentrañar la historia oculta de Barrington House. No tardará demasiado en descubrir que un mal que transforma a la gente aún habita el edificio. Y que la puerta del apartamento 16 es el acceso a algo mucho más terrorífico...


Cuentos completos de terror, locura y muerte
Guy de Maupassant

A este autor ya lo conozco por su novela Bel Ami (Buen Amigo, como algunas editoriales se han atrevido a traducir) y, si no lo habéis leído, ya os digo que es un gran escritor.

El Horla es un fascinante relato escrito en el s.XIX, en pleno fervor de las teorías de Mesmer sobre el magnetismo y el hipnotismo; en él, el autor nos regala algunos de los momentos más memorables de la literatura fantástica. En un soberbio juego narrativo, el lector contemplará como un hombre es acosado por su propia conciencia, o tal vez sea un ser diabólico quien intenta adueñarse de su voluntad. El protagonista lucha por recuperar su identidad en un ambiente claustrofóbico que se cierra sobre sí mismo, conduciéndolo a través de la espiral de la locura.


Cujo
Stephen King

El último de Stephen King, prometido. Pero también he oído mucho hablar de esta novela que también destaca por su originalidad, pues el protagonista del terror en esta historia es un perro.

Durante toda su vida Cujo fue un buen perro, un San Bernardo grandote, pacífico, juguetón y amante de los niños. Realmente se trataba de un perro bueno y feliz. Feliz hasta que le sucedió algo, y el cerebro de perro de Cujo se cubrió de una de esas oscuridades que se alimentan de sangre. Ahora, se ha convertido en un perro asesino; doblemente cruel por cuanto la gente no conoce su mutación y aún le ve en su anterior bondad. Heraldo de un pequeño apocalipsis, Cujo desencadenará sobre un pueblo modélico un huracán de pánico y de muerte.


Casa tomada
Julio Cortázar

Esto no os lo esperabais, ¿verdad? ¿Julio Cortázar, uno de los escritores que más injustamente nunca obtuvieron el Premio Nobel de Literatura, autor de la famosa obra Rayuela, escribiendo un cuento de terror? Pues sí, señores y señoras. Y, la verdad, la sinopsis promete, y mucho.

Dos hermanos ven como poco a poco van siendo misteriosamente desalojados de las habitaciones de la antigua y espaciosa casa de Buenos Aires que heredaron de sus padres y en la que viven. Nuevamente Julio Cortázar nos vuelve a mostrar en este relato corto su facilidad y extraordinario talento para la narrativa.

Este libro, como en la mayoría, contiene otros libros del autor.


El exorcista
William Peter Blatty

¿Quién no conoce la historia de el exorcista? Evidentemente esta historia, también famosa por su adaptación cinematográfica, no podía faltar en esta lista.

En 1950, mientras estudiaba en la Universidad de Georgetown, William Peter Blatty descubrió la historia de un chico de 12 años llamado Robbie, quién en la década de los cuarenta fue exorcizado por un grupo de sacerdotes en el estado de Washington, luego de ser diagnosticado como un caso de posesión demoníaca. Blatty tomó ese hecho y lo convirtió en una fascinante y terrorífica novela, que obtuvo un éxito instantáneo en 1971. El libro generó su polémica y el fenómeno aumentó dos años después cuando el escritor adaptó su obra para el cine.


El fantasma de Canterville
Oscar Wilde

Por último, el famoso autor irlandés también se atrevió con la literatura de terror con este conocido cuento, aunque lo hizo para meterse con el género. No, este tampoco es un libro de terror. Con su tono irónico Oscar Wilde utiliza este corto cuento para mofarse de los prototipos de las historias de terror.

El fantasma de Canterville tal vez sea el cuento más conocido y celebrado de Oscar Wilde, como inolvidables son las cóleras de ese pobre fantasma anacrónico, que no solo no logra asustar a sus inquilinos, sino que acaba siendo juegue y víctima de dos niños terribles. También es muy famosa por su adaptación cinematográfica.


La casa de los siete tejados
Nathaniel Howthorne

Lovecraft llegó a decir que esta novela fue la contribución más importante en Norteamérica de la literatura de terror. El autor de La letra escarlata escribió esta obra, su otra obra maestra. 

La novela cuenta la historia de una casa maldita. A finales del siglo XVII, en una pequeña localidad de Nueva Inglaterra, el venerable coronel Pyncheon decide construirse una ostentosa mansión en el lugar donde antes se había levantado la cabaña de Mathew Maule, un hombre turbio que había sido condenado por brujería en un juicio presidido por el coronel. De camino al cadalso, Maule había proferido una maldición contra el coronel: «Dios le dará sangre para beber». El día de la inauguración de la casa, el coronel muere repentinamente. Y sus descendientes heredan la casa y el infortunio.


El hijo de la bestia
Graham Masterton

Como habéis visto hasta aquí en este post no solo estoy escribiendo sobre literatura de terror, sino que escribo sobre libros de todos los géneros que son igual de perfectos para Halloween. En este post, pues, no me podía dejar el género erótico, que con Cincuenta sombras de Grey ha crecido exponencialmente estos últimos años. En estos cuentos el lector encontrará sexo en su sentido más lujurioso y morboso, sangriento y extravagante.

En El Hijo de la Bestia y otras historias de terror y sexo extravagante, Graham Masterton nos lleva a escenarios y situaciones propias del género de terror, donde el sexo ejerce como núcleo o motor del relato tiñéndolo todo con el color de las pesadillas, de modo que po­drían ser calificadas como historias que te calientan la sangre mientras un escalofrío te recorre las vértebras. Son relatos duros, inquietantes, extraños, exagerados y terroríficos, en los que se impone ante todo la maestría de Masterton para mezclar los diversos ingredientes en un cóctel explosivo rebosante de terror y humor negro.


El hombre lobo de París
Guy Endore

Lo que Dracula, de Bram Stoker, es para los vampiros, esta novela lo es para los licántropos. Difícil de encontrar en las librerías, pero no por eso menos clásico del género, este libro es de los que más ganas tengo de leer.

Las sombras nocturnas se ciernen sobre París. Unos siniestros aullidos se escuchan en las lúgubres callajuelas de la denominada "Ciudad de la Luz"... Nadie está a salvo del cruento ataque del misterioso hombre lobo que actúa con total impunidad, aprovechándose de la exaltación de violencia que lo circunda. Publicada en 1933 por el escritor estadounidense Guy Endore, nos hallamos ante la mejor narración del mito del hombre lobo, uno de los grandes monstruos surgidos del pensamiento y de la experiencia ancestral del ser humano.


Vuestras propuestas

Caroline
Neil Gaiman
[PROPUESTO POR DIEGO MARCAPÁGINAS]

Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante. Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca. Pronto Coraline se da cuenta de que, tras los espejos, hay otros niños que han caído en la trampa. Son como almas perdidas, y ahora ella es su única esperanza de salvación. Pero para rescatarlos tendrá también que recuperar a sus verdaderos padres, y cumplir así el desafío que le permitirá volver a su vida anterior.



Y... ¡creo que esto es todo! Espero que el cuarto Qué leer... os haya gustado. ¿Me he dejado alguno? ¿Tenéis algún libro perfecto para leer en Halloween? Ya conocéis cómo van los Qué leer..., la primera parte de la entrada son mis propuestas, pero la segunda son vuestras propuestas. ¡Dejadlas en los comentarios y las incluiré en la entrada! ¡Feliz Halloween a todo el mundo!

Las uvas de la ira, de John Steinbeck

domingo, 19 de octubre de 2014


"La gente viene con redes para pescar en el río y los vigilantes se lo impiden; vienen en coches destartalados para coger las naranjas arrojadas, pero han sido rociadas con queroseno. Y se quedan inmóviles y ven las patatas pasar flotando, escuchan chillar a los cerdos cuando los meten en una zanja y los cubren con cal viva, miran las montañas de naranjas escurrirse hasta rezumar podredumbre; y en los ojos de la gente se refleja el fracaso; y en los ojos de los hambrientos hay una ira creciente. En las almas de las personas las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas, cogiendo peso, listas para la vendimia"

Lo que hace imposible o utópica una sociedad perfecta es la incapacidad del ser humano de ponerse en la piel del otro. Esta falta de empatía, este egoísmo nato y socialmente legítimo ha sido una maldición que nos ha perseguido desde el inicio de nuestros tiempos, desmintiendo sistemas que crecieron de la ilusión y la esperanza de la gente humilde y acabaron en una hipocresía sórdida que retumba en los oscuros antros de la Historia. Se trata, sin duda, del punto débil de la inteligencia superior con la que fue dotada nuestra raza, nuestro botón de autodestrucción, la condena eterna de la estirpe humana, el muro que nos separa de la anhelada verdad suprema, el plomo que pesa y frena nuestra evolución. Se trata de las cadenas que nos obligan a permanecer observando el fondo de la cueva platónica y a pelear entre nosotros, incapaces de mirar más allá de nuestra propia nariz. Y tan solo el día que seamos capaces de deshacernos de este defecto fatal nos daremos cuenta del mal que nos ha hecho. Hoy os traigo Las uvas de la ira, de John Steinbeck.

A principios de los años treinta la Gran Depresión sumió los Estados Unidos de América en la incertidumbre. La causa de esta crisis fue el fin de la Primera Guerra Mundial. Durante este devastador conflicto bélico la agricultura de Norteamérica fue muy rentable, pues tenía que proveer a toda Europa de alimentos. Sin embargo, cuando la guerra acabó y Europa se recuperó, los precios de los productos agrícolas cayeron en picado en Estados Unidos. Los agricultores se endeudaron con los bancos confiando en que la crisis fuera corta, una mala racha temporal. Sin embargo, la llegada de los tractores, más productivos y menos costosos que los trabajadores, y el fin de los plazos para pagar sus hipotecas hicieron que les fueran arrebatadas sus tierras. De un día para otro miles de familias pasaron a quedarse en la calle, como vagabundos. La mayoría de ellos vendieron las pocas pertenencias que les quedaban y marcharon hacia la lejana y prometedora California por la ruta 66, atravesando montañas y desiertos, pasando sed y hambre, gastando el poco dinero que les quedaba, alimentándose de la promesa de una tierra rica y fértil en la que no hay nada más fácil que encontrar trabajo. La familia Joad, protagonistas de este libro, parten desde Oklahoma con el mismo sueño de prosperidad que tenía toda esa gente desamparada. Sin embargo, cuando cruzan el río Colorado y llegan a su destino se topan con un panorama muy diferente del que se les había prometido.


Las uvas de la ira, ganadora del premio Pulitzer en 1940, se trata, sin duda, de una de las mejores obras del Premio Nobel más popular de la Historia. Hay dos tipos de capítulos, y se van intermitiendo a lo largo de la narración. Los capítulos largos son los que relatan la odisea que tiene que pasar la familia Joad para llegar a California y, una vez allí, su lucha por sobrevivir y seguir adelante. En los capítulos cortos el autor se aleja del caso particular de la familia protagonista, centrando su atención en todos los emigrantes que se trasladaron al oeste en busca de mayor fortuna. Y lo narra de una forma panorámica, impersonal y concisa que será un verdadero deleite para el lector.

John Steinbeck logra construir la familia tradicional de la época de una forma increíblemente natural de manera que cada personaje aporta su granito de arena a la unidad familiar. En mi opinión los personajes más complejos e importantes son Madre y Tommy. Al igual que a Padre, no sabemos el nombre propio de Madre, decisión que encontré muy acertada. Este personaje me recordó a Úrsula Iguarán, de Cien años de soledad. Madre rompe con el papel pasivo y obediente que le otorga la sociedad de la época para convertirse en el eje del grupo, la que toma las decisiones y lucha constantemente para mantener la familia unida. Tommy, su hijo predilecto, se parece en cierto modo a ella. Acaba de salir de la cárcel en el que fue conferido por matar a un hombre en defensa propia. Desobedece la libertad de palabra que le otorgan saliendo del estado de Oklahoma para partir con su familia hacia el oeste. Tommy es de los que no pueden permanecer indiferentes ante una injusticia.


Lo que más me gustó de esta novela, a parte de la clara crítica social, fue la pugna constante entre la miseria, el desprecio y el hambre con el que la familia Joad tiene que luchar día tras día y sus valores: la bondad, la generosidad y el amor. Por muchos golpes, desventuras y adversidades que se lleven por el camino, los Joad no renuncian nunca a estos valores. Y el impecable final de esta novela lo confirma: aun cuando todo lo han perdido y temen por sus vidas, no dudan en dar lo poco que tienen a los más necesitados.

En conclusión, piel de gallina. Esta novela es una Biblia social cuya moraleja queda gravada para siempre. Una lectura ideal para entender una crisis, no en su sentido económico o político, sino en su sentido más desnudo, real y contundente. Desde el punto de vista de la gente que la sufrió. Este libro quema; os va a cambiar, os va a abrir los ojos.

Reseña dedicada a Esther Sánchez, profesora de Derecho del Trabajo en mi universidad, quien recomendó este libro desde el primer día de clase. Muchas gracias.

Reto Nobel 2014: Patrick Modiano

jueves, 9 de octubre de 2014


"por el arte de la memoria 
con el que ha evocado los destinos humanos más inaprensibles 
y ha descubierto el mundo de la ocupación"

¡Por fin ya sabemos quien es el escritor ganador del premio más prestigioso de la literatura! Sonaban los nombres de siempre: Roth, Murakami, Kundera... pero la Academia Sueca ha vuelto a sorprender con un escritor que ni siquiera estaba en la lista de las principales casas de apuestas: Patrick Modiano.

Se trata del décimo quinto escritor francés que se hace con este prestigioso premio. Nació en Boulogne-Billancourt (cerca de París) en 1945. La temprana muerte de su hermano mayor Rudy marcó su infancia y su obra. Se estrenó en el mundo de la literatura con la novela El lugar de la estrella. En España tiene una treintena de libros publicados (vamos, que hay donde elegir).

Reto
¿Os apuntáis a conocerlo? Ya hay algunos que se habían apuntado a este reto aun antes de conocer el autor, yo incluido. Esta es la confianza que le tenemos a la Academia Sueca. A los que ya estáis apuntados, aquí tenéis el banner definitivo con la cara del ganador:


No hay ninguna norma en cuanto a los libros que se tienen que leer, que cada uno se comprometa a los que quiera (esto sí, si cumples tu promesa ¡ganas puntos en el sorteo!). El reto dura hasta el 12 de febrero, así que tendremos cuatro meses para conocer a Patrick Modiano a fondo. 

A los bloggers más twitteros, este año he pensado en que podemos ir comentando nuestras lecturas a través del hashtag #retoPatrickModiano. Así, con un solo click todos podemos acceder, nos sigamos o no, a todos los participantes del reto.

Sorteo
Desde que empecé este blog he querido que el reto Nobel fuera como una pequeña tradición anual en Trotalibros. El año pasado el Reto Nobel dedicado a la escritora canadiense Alice Munro fue todo un éxito y nos lo pasamos muy bien. Este ya es el segundo, y lo he organizado aún con más entusiasmo. Por esto he decidido abrir un sorteo Nobel. ¿El premio? Una caja con muchas sorpresas. Aún no está todo decidido pero os aseguro que os va a gustar y mucho. Para participar solo tenéis que rellenar un formulario en el que se os dará más puntos por compartir y difundir el reto/sorteo por las redes sociales, ayudarme a mejorar el blog, etc. Fácil y rápido. ¡Solo por participar en el reto ya tenéis cien puntazos!

1. Se puede participar en el reto sin participar en el sorteo.
2. Se trata de un sorteo nacional (España y Andorra).
3. El sorteo solo se realizará si hay más de quince participantes.

Tanto si os queréis apuntar tan solo al reto como si os queréis apuntar al reto y sorteo, rellenad este cuestionario para participar. ¡Animaos! 

El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger

lunes, 6 de octubre de 2014

"Nueva York es terrible cuando alguien se ríe de noche. La carcajada se oye a millas y millas de distancia y le hace sentirse a uno aún más triste y deprimido."
La literatura siempre ha influenciado a la gente, aunque no siempre para bien. El Manifiesto del partido comunista, de Marx y Engels, y Mi lucha, de Adolf Hitler, son solo los ejemplos más nítidos y conocidos de las graves consecuencias que pueden emanar de la palabra escrita.

El libro que os traigo hoy es de ficción y ha sido el más censurado y a la vez el más estudiado en Estados Unidos. Pero lo más curioso de esta novela es su leyenda negra. John Hinckley, quien intentó asesinar al presidente Ronald Reagan, confesó estar obsesionado con esta obra. Lee Harvey Oswald, presunto asesino del presidente Kennedy, también estaba fuertemente influenciado por esta novela. Mark David Chapman compró un ejemplar por la mañana del 8 de diciembre de 1980 y escribió en él "Esta es mi declaración", firmando como el guardián entre el centeno. El mismo día asesinó a John Lennon y en la escena del crimen esperó a la policía leyendo la novela. Hoy os traigo El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger.

Conocemos a Holden Caulfield, un adolescente de diecisiete años al que, por enésima vez, expulsan del instituto por el escaso interés que demuestra por los estudios. Así, decide coger una habitación en un hotel barato de Nueva York y pasar los días previos a que llegue la noticia a casa vagando por las calles de la ciudad, esperando encontrar algo que ni él sabe qué es.

Normalmente cada vez que un escritor intenta ponerse en la piel de un adolescente adoptando su tono, su vocabulario y su conducta me horrorizo. Y cuando lo hacen para acercarse al público juvenil y hablar de temas como el sexo, las drogas y otros problemas en un tono educativo me hierve la sangre. Sin embargo, en esta novela J. D. Salinger me ha dejado con la boca abierta. Ha conseguido reflejar la esencia perpetua de la adolescencia, con todos sus desvaríos e imperfecciones, a través de una narración en primera persona. Cuando digo perpetuo me refiero a que no imita la conducta adolescente de los años cuarenta; todos los adolescentes, del pasado, del presente y del futuro, eran, son y serán Holden Caulfield. Las dudas, el sentimiento de soledad y de incomprensión, los juicios premeditados y las contradicciones no solo se denotan en sus acciones y reflexiones, sino también en su forma de narrar, lo que hace imposible no empatizar con el controvertido protagonista.


Mientras Holden recorre la ciudad de Nueva York vamos conociendo más sobre su persona: le repelen las convenciones sociales, la hipocresía, la falsedad y la gente "estúpida". A lo largo de la narración repite expresiones construyendo una personalidad compleja y fiel a sí misma. Durante sus paseos se encuentra con otros personajes relacionados de alguna manera con su pasado y su presente, comete muchos errores y se siente terriblemente solo. Sin embargo, el autor no ignora su lado más tierno con el amor que siente por su fallecido hermano Allie y su hermana pequeña Phoebe.

En conclusión, con este libro parece que no hayan opiniones moderadas; hay quienes lo admiran y hay quienes lo detestan. Unos encuentran la fama del libro justificada y otros acaban de leer su última página decepcionados. La publicación inicial de El guardián entre el centeno en 1945 provocó un verdadero impacto en la sociedad estadounidense por exponer sin censuras ni florituras temas como la sexualidad o el alcohol relacionados con la adolescencia. En mi opinión, es uno de esos libros imprescindibles. A mí no me ha dejado para nada indiferente.

El otro día os hablaba de Ignatius, el protagonista de La conjura de los necios. Aunque ambos personajes son completamente distintos, también es cierto que también comparten alguna que otra similitud. Ignatius con su gorro de caza verde y Holden con el suyo rojo recorren las calles observando y analizando sin acabar de comprender, sin acabar de encajar en la sociedad. Ambos se sienten a millas y millas de distancia de todo el mundo.

PD: para los curiosos, el título de la obra proviene de un poema de Robert Burns.

La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

jueves, 2 de octubre de 2014

"Por ese camino involuntario caminé, llevado de las narices, arrastrado como un palo sin poder animarme. Tuve que resignarme a ser como ellos me ordenaban, a aceptar sus juicios y sus rechazos. A comprobar una vez más que no todos pueden ver más allá de su aliento. A ser víctima de un sistema que hace de gente como yo infelices zombies o incomprendidos. Y hay que tener el espíritu muy bien templado, tal vez como acero damasquino o más, para afrontar semejante fuerza."
Si los lectores, amantes de la buena literatura, viéramos un porcentaje -incluso aunque no estuviera dotado de una exactitud minuciosa- en el que se representaran los grandes libros que habrían marcado un antes y un después y nunca vieron la luz muchos no podríamos evitar una lágrima de rabia e impotencia. Si viéramos la cantidad de novelas que se habrían convertido en grandes clásicos pero que, como un editor decidió que no valía la pena leer más de la primera página para tacharlo de bazofia, nunca se le dieron la oportunidad de llegar al mundo perderíamos la fe en el sistema de edición. Lo demuestra todo lo que tuvieron que luchar reconocidos gigantes de la literatura para publicar sus obras.

Hoy estos desconocidos escritores al menos tienen el mundo digital para darse a conocer, aunque sigue siendo difícil acceder a la gran mayoría de lectores sin la ayuda de una editorial (y si no me creéis preguntádselo E.L. James (Cincuenta Sombras de Grey) o, sin ir tan lejos, a Eloy Moreno (autor de Lo que encontré bajo el sofá) o a Marcos Chicot (El asesinato de Pitágoras). Pero no existía esta puerta en los años sesenta. Por aquel entonces un hombre llamado John Kennedy Toole había escrito un libro que, estaba convencido, era una obra maestra. Sin embargo, la editorial lo rechazó alegando que "no trataba realmente de nada". Este fracaso fue la causa de una depresión que lo llevaría al suicidio en 1969. Gracias a su dominante madre, que después de la muerte de su hijo asedió a un editor hasta convencerlo de leer el libro, hoy todos podemos leer La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.

Conocemos a Ignatius J. Reilly, un hombre obeso, arrogante y quisquilloso que, a los treinta y pocos años de edad, aún vive a costa de su madre, a quien, además, trata como una esclava. No sale de su habitación a no ser que sea para ir a coger algo de comer o ir a ver la televisión. Ahora Ignatius, con su bigote grasiento y su gorro verde de cazador, se ve obligado a entrar en el mundo laboral. Fiel a sus extravagantes convicciones hasta las últimas consecuencias saca de quicio a las personas que tienen la desventura de cruzarse con él, ya sea mientras trabaja en una fábrica de pantalones o vendiendo perritos calientes por la calle.

De este ya clásico de la literatura hay tres cosas que me han encantado. La primera son sus excéntricos personajes. Absolutamente todo el torbellino de personajes de la novela -aunque especialmente el protagonista- son extravagantes a su manera. De la forma de hablar hasta sus prejuicios todos son impresionantemente complejos, cada uno a su manera. En la novela se mezclan de una forma cómica creando escenas repletas de divertidos malentendidos.


El segundo elemento que me ha encantado de esta novela es el estilo y el dominio de las palabras que John Kennedy Toole demuestra en cada página. Es impresionante notar cómo con un simple salto de párrafo hemos pasado de la mente de Ignatius a la de su madre, siendo el narrador omnisciente. Todos los personajes son tan dispares que con tan solo las palabras el lector lo intuye. Dicho dominio se denota también cuando habla Ignatius, que, como un Don Quijote moderno que se enfrenta al mundo contemporáneo y liberal, combina su forma de hablar grandilocuente, enrevesada y permanentemente indignada con su ideología estrafalaria.

Por último, no puedo dejar de admirar el final. Un final emotivo y abierto que encaja a la perfección con la historia y consigue aproximar el lector al protagonista. Fue impresionante cómo, después de haber estado toda la lectura anhelando un hecho, cuando llegó no lo recibí con alegría. Ese contraste final, esa chispa de esperanza, da significado al libro entero.

En conclusión, Ignatius me ha recordado inevitablemente a John Kennedy Toole. Incomprendido, con buenos estudios, madre dominadora... Toole se suicidó pensando que a nadie le interesaba su novela y, póstumamente, ganó el Premio Pulitzer. Una historia triste de la literatura cuya moraleja va dedicada a los editores. Si os animáis a leerlo no os preocupéis si al principio, debido al protagonista, se os hace pesada la lectura. Persistid, pues se trata de un libro que no se puede valorar sin tener todas sus piezas. Ignatius es tan complejo como compleja será la relación entre él y el lector.


"Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, 
puede identificársele por este signo: 
todos los necios se conjuran contra él"
Jonathan Swift.

Reseña dedicada a Marta.