Chico de ojos azules, de Joanne Harris


"Un asesinato es un asesinato, ya sea mediante un veneno, por poderes, por ahogamiento o por las heridas provocadas por la prensa. Un asesinato es un asesinato, la culpa es la culpa, y en la ficción late una verdad reveladora tan roja y sangrienta como un corazón. Porque el asesinato cambia a todo el mundo -a la víctima, al culpable, al testigo, al sospechoso- de muchas e inesperadas formas. Es un troyano que infecta el alma; permanece inactivo durante meses o años, robando secretos, clasificando enlaces, corrompiendo memorias y cosas mucho peores, hasta emerger finalmente como un orgiástico y aplastante sistema de destrucción"

Uno de mis propósitos de año nuevo fue acortar la lista de libros que esperan pacientemente en la estantería a ser leídos. No puede ser que me gaste dinero constantemente comprando novedades editoriales y recomendaciones blogueras cuando tengo todos esos libros pudriéndose. Están allí, mirándome con sus lomos intactos, juzgándome. Por esto me apunté al reto organizado por Carmina, del blog De tinta en vena: el reto 12 meses 12 libros. Un reto que proponía leer cada mes un libro pendiente desde hace por lo menos un año. Me apunté, hice un pilón con los doce libros que me avergüenza el tiempo que llevan esperando y cada día uno elijo uno al azar. El del mes de enero es el que os traigo hoy: Chico de ojos azules, de Joanne Harris.

Conocemos a B.B, un hombre cuarentón que vive con su madre viuda, Gloria. Gloria siempre ha sido muy opresiva con sus hijos, a los que, por comodidad a la hora de limpiar y sin tener las consecuencias que habría, desde pequeños les asignó colores. El color del mayor fue el negro, el del mediano fue el marrón y el del pequeño azul. Todas las prendas de ropa, sus habitaciones, sus vidas eran del color asignado. Esto hace que, con el tiempo, el hijo mayor se vuelva huraño y violento, el mediano tímido y débil y el menor se vuelva un asesino. Ha pasado mucho tiempo, pero B.B. sueña con asesinar a su madre, y se desahoga publicando cortas narraciones en su blog (badguysrock) tras el apodo de chicodojosazules.

Hace unas semanas estaba en una pequeña librería que se halla cerca de mi casa cuando entró una mujer y preguntó por un libro infantil a la librera. Lo encontró con eficiencia y rapidez y, además, se lo recomendó encarecidamente: "este libro trata mucho los colores", dijo, "y esto les va muy bien a los niños porque tienden mucho a asignar los colores a cosas y se pueden cerrar a muchos colores por lo que les recuerda. Los colores que ven y relacionan en su infancia influencian mucho en ellos para siempre". 

Durante la lectura de esta novela pensé mucho en eso que oí, por lo que decidí hacerme una autosesión de psicología (yo, inseguro, tartamudeando con los ojos muy abiertos, con las manos temblando y estirado en un sofá mientras, detrás de mí, otro yo, con bigote y gafas me escucha y toma notas). Y cual fue mi sorpresa al descubrir que los colores del blog -azul y amarillo- coinciden con los colores de mi habitación cuando era pequeño. ¡Y yo sin darme cuenta! Y es que, inconscientemente, he relacionado la combinación de azul y amarillo con paz, seguridad y hogar.

En esta novela tiene un protagonismo importante este tema. Vemos como, debido a los colores que su madre les asigna, cada uno de los tres hermanos evoluciona de una manera, como los colores influencian en sus vidas. Pero, si una cosa destaca es que la narración se compone de entradas publicadas en un blog, algunas de acceso público y otros de acceso restringido (lo que vendría a ser borradores en Blogger). Incluso se puede leer, al final de cada entrada pública, comentarios de diversos usuarios que frecuentan el blog de B.B. Esta forma tan innovadora y atrevida de narrar aparece como un tupido velo que separa el mundo virtual y el mundo real, y a lo largo de la historia el lector está perdido en si lo que lee sucede en la realidad o es pura fantasía. Esto crea una sensación de desorientación total, que se complementa a la perfección con sus protagonistas y la historia. Este es, en fin, la aportación original de esta novela.

También es capital el tema de la sinestesia. *¿sinequé?*. La sinestesia es la mezcla de sentidos, la gente que la tiene puede oír colores, o ver sonidos, o sentir un gusto en la boca al tocar algo con las manos. La novela introduce al lector en temas interesantísimos como este o el de los colores con una naturalidad. Para los amantes de la música, mencionar que cada entrada -o capítulo- va acompañado con una canción que se corresponde de alguna manera con el estado de ánimo del narrador o los sucesos que se narran. 

Aunque, por otro lado, no puedo dejar de señalar lo que no me ha convencido tanto de la historia. Encuentro, sinceramente, que podría tener la mitad de páginas explicando exactamente lo mismo. Un escritor debe ser consciente de la línea que separa el giro inesperado que conquista al lector y la secuencia de giros inesperados que le dan la sensación de estar completamente perdido o incluso que está perdiendo el tiempo. Siento no poder ser más explícitos y me quedo con la esperanza de que, si habéis leído o estáis leyendo este libro, comprendáis esta crítica.

En conclusión, una novela oscura (o azul) que desorienta al lector constantemente, cuyo epicentro es un protagonista borroso y una serie de asesinatos, ¿reales o ficticios? Una narración original, bloguera, que introduce al lector a temas psicológicos increíbles como la influencia de los colores en las personas o la sinestesia. ¿Lo único que me falló? Le sobran páginas.

Y vosotros, ¿habéis leído algún libro cuya manera de narrar os dejó patidifusos?

Comentarios

  1. HOla. La verdad es que me ha picado la curiosidad con este libro. Es que realmente parece que tiene elementos muy interesantes.
    Con respecto a algún libro que me haya dejado ahí, media descolocada, pues ayer terminé de leer uno: "La reina de las nieves" de Carmen Martín Gaite. Realmente me he ido quedando muy entreverada por la narrativa, que iba de un lugar a otro, de una oración a otra, sin forma de quedarse quieto.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Cuando hablas de entradas en el blog no he podido evitar acordarme de buena parte del libro de Esta Noche No Hay Luna Llena. Recuerdo que había mucho de eso: e-mails, entradas en blogs, conversaciones de chat... Y la verdad, no guardo muy buen recuerdo xD

    ResponderEliminar
  3. me molestan mucho los libros a los que les sobran páginas..
    me encanta los que consiguen decir lo que deben en las páginas justas, porque es como que tienen valor añadido..
    en cuanto al libro en sí, pues no le veo la gracia pero tampoco me molesta
    no lo sé, lo tendré en cuenta como todo lo que publicas ^^
    me encantan tus fotos! ya sé que te lo he dicho más de una vez.. pero es que son geniales
    un besito

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Tengo dos libros de esta autora en la estantería, a espera de ser leídos (Chocolat y su continuación, Zapatos de caramelo). Y tengo que reconocer que no sabía de la existencia de este libro y que no tenía ni idea de que era de ella.
    Por varias razones me lo llevo apuntado, pero sobre todo por como está escrito, me ha llamado la atención. También me ha llamado mucho la atención lo de los colores. Aunque también tengo que reconocer que me crea un poco de duda lo de que le sobren páginas. De todas formas, si lo encuentro en la biblioteca le daré una oportunidad.
    En cuanto a libros escritos de forma curiosa, me viene a la cabeza Contra el viento del norte de Daniel Glattauer, escrito mediante mails. Pensé que no me gustaría y que no me transmitiría lo suficiente, me había confundido. Me encantó y es muy curioso todo lo que transmite estando escrito solamente mediante mails.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho la entrada y me has recordado a la que inició mi blog "El blog del Inquisidor" de Lorenzo Silva. ¿Ficción o realidad?

    ResponderEliminar
  6. Durante toda mi vida, los números y meses del año han tenido un color particular, debido sin duda a algún libro que vería de pequeño y eso tiene la consecuencia de que cuando veo un número (por ejemplo el 5 = amarillo) que no corresponde, una ráfaga de repelús, por así decirlo, me recorre por el interior.

    Me gusta mucho el aporte de lo del Blog al libro, me parece muy original, aunque tal vez si leyera libros más actuales, me sorprendería menos el binomio tecnología-literatura. Pero de momento, me gusta que el protagonista no lleve movil o escriba a máquina.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. He leído 'Cinco cuartos de naranja' de esta autora y me ha sorprendido de forma muy grata. Te lo recomiendo por si quieres seguir con la autor y no lo has leído. Hay muchos libros modernistas cuya forma de narrar dista de lo habitual, "Ulises" de Joyce siendo, creo, el más famoso. Pero tampoco deberíamos olvidar las novelas de los escritores sudamericanos, como "La rayuela" de Cortázar o "La muerte de Artemio Cruz" de Carlos Fuentes, por mencionar algunos. Aunque ahora pienso que el libro que me dejó asombrada por su manera de narrar la historia fue "El pájaro obsceno de la noche" de José Donoso. Besos

    ResponderEliminar
  8. A mi me tira lo clásico. Blogs, mails, chats... no me cuadran para escribir una novela, aunque seguramente estaré equivocada. Ulises, de Joyce... terrible.

    ResponderEliminar
  9. Antes que nada, ¡qué bueno que estés leyendo tus pendientes! Respecto al libro, me ha llamado mucho la atención todo el asunto de los colores y lo que ellos conllevan, pero ¿qué clase de librera da como "recomendación infantil" un libro que trate de un asesino? Jaja, un beso ♥

    ResponderEliminar
  10. Hola^^
    No lo conocía pero me has convencido sin dudas, me lo apunto. Me ha llamado la atención (y mucho), me parece muy interesante.
    besos!

    ResponderEliminar
  11. Yo empecé a leerlo en su día pero no me enganchò, así que lo dejé cuando llevaba un cuarto nada más. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario