Nada, de Carmen Laforet

"Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado, y no me esperaba nadie. Era la primera vez que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran Estación de Francia y los grupos que estaban esperando el expreso y los que llegábamos con tres horas de retraso."



A mediados de enero -tarde, por variar- puse en marcha el Reto Trotalibros, un reto que desafiaba a todos los blogueros lectores a embarcarse en un viaje por todo el mundo a través de las letras. El primer mes del año lo hemos dedicado a novelas cuyo escenario principal sea el lugar en el que iniciaríamos un viaje en la realidad, el lugar en el que vivimos. Aunque soy de Andorra, debido a que no encontré libros cuyo escenario principal fuera ese y estudio allí, decidí dedicarlo a la ciudad de Barcelona. Empecé el mes -y el año- con Una madre, de Alejandro Palomas. Ahora, para despedirme de esta hermosa ciudad mediterránea, lo acabo con este clásico. Hoy os traigo Nada, de Carmen Laforet, novela ganadora de la primera edición del Premio Nadal (1944).

Detesto las lecturas obligatorias. Me apasiona leer, pero algo en mí siempre ha rechazado las lecturas que me imponían en clase, que después -para comprobar que lo habíamos leído- teníamos que escribir un resumen, un análisis exhaustivo o incluso un control sobre la narración. No creo que se tengan que eliminar del sistema educativo, pero en mi opinión esta manera de introducir la lectura lo único que consigue es que los alumnos la aborrezcan, en muchos casos irremediablemente. Quizás se tendría que planear de otra manera. Digo todo esto porque mientras leía este libro muchos me comentabais por las redes sociales que esta fue de las pocas lecturas obligatorias que os gustó. Aunque yo la di en Literatura, no la tuve que leer, por lo que hacía tiempo que le tenía el ojo echado.

La historia arranca cuando la protagonista y narradora, Andrea, llega a la ciudad de Barcelona a vivir en casa de su abuela y tíos para estudiar Letras. Llega cargada de sueños, expectativas y esperanzas, sin embargo no tarda en chocar con la cruda realidad. En el piso de la calle de Aribau donde se instala tiene que convivir con las tensiones continuas entre su ascética y estricta tía Angustias, su mujeriego, manipulador y vil tío Román y el violento, huraño e irascible Juan. Este último está casado con Gloria, con quien comparte un hijo, constantemente hay discusiones y palizas entre ellos, y a veces ella sueña con dejarlo todo y escapar lejos de allí, aunque nunca lo hace. Completamos el panorama con la criada cotilla y la bondadosa e ingenua abuela, que no deja de defender a todo el mundo en busca de paz. En este ambiente de opresión, a Andrea le gusta huir y perderse por la ciudad a altas horas de la noche o verse con Ena, su mejor amiga de la universidad.

Como ya habréis advertido en la sinopsis que os he intentado hacer, Nada es una novela de personajes. Todos tienen un papel en la historia, aunque quizás el más complejo o el que más me ha gustado es Román, un personaje del que realmente poco sabemos a lo largo de la narración, un personaje al que nos vamos acercando a través de pinceladas y, a pesar de que cada vez es más palpable su maldad, es irresistible no sentir curiosidad por él y sus misterios.

Por otro lado, en este tornado de rencores y tensiones, Andrea es un personaje pasivo, que observa atentamente sin intervenir, que se reserva todas las opiniones. El lector siente la claustrofobia que sufre la protagonista en el piso de Aribau, que se le presenta en blanco y negro, como un escenario ideado por Tim Burton. La recién terminada Guerra Civil está presente en la narración, pero no se convierte en el centro, sino solo en una circunstancia secundaria.

Una de las cosas que más llaman la atención de esta novela es el título; Nada. Una palabra suave y breve como un suspiro, pero a la vez brutal y absoluto como un punto final. Vacío. Hueco. Nada. Esto es lo que se lleva nuestra protagonista al abandonar la ciudad.

En conclusión, Nada es una novela centrada en sus personajes y Barcelona aparece como el telón de fondo perfecto para ellos. Es una historia que engancha a través de sus diálogos, su acción, sus constantes y pequeños descubrimientos y sus cortos capítulos. Sin embargo, lo que más me ha gustado es la profundidad de los personajes y el ambiente oscuro que, desde la primera escena -llegada de Andrea a la ciudad y primer contacto con la familia- intuía, como inherente en el texto.

1. Enero: lugar donde vives.
Barcelona se presenta en esta historia condicionada por el estado de ánimo de Andrea. A veces se muestra como una ciudad misteriosa, interminable, idónea para perderse y conocer gente. Pero también aparece como una ciudad de soledad, de nostalgia, de incomprensión generalizada, de silencio. Y con esta lectura me despido de la primera parada de este viaje anual, me despido de esta ciudad que tanto me ha dado, de sus calles y plazas, de sus voces y sus silencios, de su mar y sus montañas. Siguiente parada: Roma.



Escuchando:

Comentarios

  1. Hola! Esta novela la leí en el instituto hace años y me gustó bastante. La disfruté porque además soy de Barcelona y llegó más. Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo voy a ser la voz discordante, Jan. También tuve "Nada" como lectura obligatoria, solo que en la carrera (así que nada de controles de lectura y demás, a Dios gracias), y aunque tampoco puedo decir que la detesté, me causó bastante desinterés. No recuerdo tampoco los detalles exactos porque fue hace dos años y tengo memoria de pez, pero sí me acuerdo de pasarme una semana contestando a todos mis compañeros de clase: "-¿Oye, te has leído, Nada? ¿De qué va?/-De eso. Nada". El problema es que, al contrario que a ti, a mí los personajes no me llegaron en absoluto, de modo que veía pasar las páginas con absoluto desinterés por Andreíta y familia.

    También es verdad que la mayoría de opiniones que he oído sobre el libro son positivas... Pero la manía que le agarré creo que ya no me la quita nadie :(

    ResponderEliminar
  3. es de esos libros que siempre he sabido que existen, pero que nunca he tenido mucha tentación a acercarme
    después de tu reseña puede que lo haga :)
    tan interesante como siempre Jan ^^
    un besito

    ResponderEliminar
  4. Me gustó leerla. Creo que refleja muy bien la sociedad del momento.

    ResponderEliminar
  5. De esta autora no he leído nada aún y este es uno de los libros que tengo entre mis posibles por las opiniones que he visto
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy en contra de las lecturas obligatorias. Pocas me gustaron, y sé de buena mano que mis compañeros las aborrecieron todas.
    Con respecto al libro, no tiene mala pinta pero no me llama especialmente la atención. Gracias por la reseña.
    Ya veo que tú también te animas a poner música en las entradas xD Yo lo he intentado varias veces con Manel pero no me termina de llegar.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. No la he leído pero me llama la atención mucho, a ver si tengo tiempo y le hago un hueco; por cierto, creo que ya tengo lectura para el reto en Febrero...."La cortesana de Roma" ;))

    ResponderEliminar
  8. No he leído a la autora. Quizá me anime con ésta. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Quería leer esta novela, pero no las tenía todas conmigo respecto a si me gustaría. Con lo que has contado (esa ambientación y todas esas relaciones entre los personajes) has despertado mi interés. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Un eterno pendiente que no dejan de recomendarme :-)

    ResponderEliminar
  11. Quiero leer esta historia: cada vez que me tropiezo con una reseña de este libro me siento mal por no haberle hecho hueco antes... Sólo espero que cuando le llegue su turno, me deje una huella imborrable. 1beso!

    ResponderEliminar
  12. Me lo compre en la feria del libro de segunda mano y lo tengo esperando a ver cuando le llega el turno. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Creo que no la he leído, y digo creo porque hace tanto tiempo de las lecturas obligatorias que al leer tu reseña me he dado cuenta de que sí me suena el argumento.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho Nada, la leí (sin obligación) en el instituto y es de esas que me dejaron marca, le tengo mucho cariño, la he releído y me sigue transmitiendo muchas cosas, además el momento histórico lo refleja muy bien. Fan!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola^^
    Lo leí para clase y fui de las pocas a la que le gustó. Me pareció muy interesante y me tenía bastante enganchada. Algún día lo releeré pues hay cosas que ya no recuerdo bien.
    besos!

    ResponderEliminar
  16. Cometí el error absurdo y fácilmente evitable de leer Nada y Entre visillos con pocos días de diferencia y ahora me cuesta saber qué sucede en qué novela. Más allá de que esta se ambienta en Barcelona y la de Martín Gaite en Castilla, apenas si recuerdo las tramas de ambas. Qué desastre...

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  17. Uno de mis eternos pendientes!

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada