El libro de la jungla, de Rudyard Kipling


"Es la hora del poder y del orgullo, garra, colmillo, zarpa, ¡todo es uno! Oíd, oíd la llamada: ¡buena caza tengan los que la Ley de la Jungla observan!"

Busca lo más vital, no más, lo que es necesidad, no más, y olvídate de la preocupación." ¿Os suena esta canción? Vienen ganas de decir: ¡Eso sí que eran dibujos animados, y no lo de ahora! Es fuerte entrar, en mis veintiún años de edad, en la nostalgia ineludible de la gente mayor por sus tiempos mozos, en los que el sol brillaba más y la juventud se exprimía al máximo. En todas las sociedades, por muy diferentes que sean en todos los aspectos los viejos refunfuñan, critican, comparan mezquinamente con su pasado glorioso. A mí me encanta el pasado, soy consciente de que es la columna sobre la cual construyo mi presente. Soy consciente de que tengo que mirar hacia el futuro, pero prefiero hacerlo con un retrovisor para no olvidar -es más, para admirar- mi pasado. Guardo mis primeros libros como un verdadero tesoro, y los pequeños objetos que fueron importantes en mi infancia como si fueran piezas dignas de exponer en un pedestal de museo. El museo de mi vida. Me gusta indagar en él y descubrir qué había detrás de lo que vivía con la inocencia y la magia irrepetible de la infancia.

Pues bien, para los que sois como yo, ¿sabíais que las aventuras de Mowgli y el oso Baloo provienen de un libro del primer Nobel de la Literatura inglés? No es el único; Blancanieves es un cuento de los hermanos Grimm, La Sirenita de Hans Christian Andersen, El Rey León está inspirado en el Hamlet de Shakespeare, Pinocho en el cuento de Carlo Collodi, El jorobado de Notre-Dame de Victor Hugo y un largo etcétera. Casi todas las películas que tanto nos hicieron soñar cuando éramos pequeños provienen en mayor o menor grado de la literatura. Además, suelen tener finales más trágicos que las versiones de Walt Disney. Hoy os traigo una de las películas que más me gustaban, El libro de la jungla, de Rudyard Kipling, también conocida como El Libro de las Tierras Vírgenes.

Primera sorpresa: El libro de la jungla es, en realidad, un recopilatorio de cuentos protagonizados por animales (fábulas). Sin embargo, de los siete cuentos que componen el libro, en los primeros tres hay continuidad argumental, y se trata de la historia que adaptó Disney, las aventuras de Mowgli. Pero no nos podemos olvidar de los otros cuatro cuentos independientes, que aunque no llegan al nivel de los tres primeros son de una calidad indudable.

La película El libro de la selva se estrenó veintiséis años antes de que yo llegara al mundo, así que seguramente ya vi la película antes de aprender a hablar. Si hubiese sabido leer antes de verla, y hubiese leído esta obra, al ver los dibujos animados me habría quedado con la misma cara de asco e indignación que me quedó al acabar de ver la trilogía de El Hobbit. Y creo firmemente que a Rudyard Kipling se le habría quedado la misma cara que P.L. Travers en el estreno del musical Mary Poppins. Muchas son las diferencias y, por mucho que me guste la película, debo reconocer que aún más me ha gustado la historia de Kipling. Os pondré algunos ejemplos. He empezado la reseña recordando el estribillo de la popular canción Busca lo más vital (o Bare Necessities en su versión original), compuesta por Terry Gilkyson. La canción pasó a ser la más famosa de la película, llegando a la cumbre de la Música Disney.  Pues bien, este también es un himno de la personalidad del oso Baloo, que es un bonachón vitalista, cuando en realidad, en el libro, es un sabio Maestro de la Ley de la Jungla. Muchas, muchísimas más son las diferencies, pero sin duda el final es la más chocante.

Aprecié en estos tres primeros cuentos cierto paralelismo con la vida de su autor. Rudyard Kipling era hijo de padres ingleses pero nació y pasó parte de su infancia en la India. Su condición anglo-india hacía que no se sintiera del todo adaptado ni en la India ni en Inglaterra. Igual que Mowgli, al que algunos de los animales de la selva lo despreciaban por ser humano y en la aldea lo desprecian por ser un salvaje. El libro de la jungla fue publicado en revistas entre 1893 y 1894 y a veces estaba ilustrada por el padre del autor, John Lockwood Kipling.

Pero no nos olvidemos de los demás cuentos, protagonizados respectivamente por una soñadora foca blanca, una divertida mangosta, un valiente elefante y una mula y un caballo de lo más habladores. Son unos cuentos infantiles excepcionales y de una calidad fuera de lo normal. Además, todos los cuentos del libro finalizan con una canción de sus protagonistas, construyendo una selva mágica, musical, un desorden ordenado en el que todo es posible.


La edición. ¿Qué decir de la edición? Este blog colabora con varias editoriales que, sin comprometer una valoración objetiva y sincera por mi parte, me mandan algunas de sus novedades para que hable de ellas aquí. Una de las primeras editoriales en creer en este proyecto fue Libros de Zorro Rojo, y no exagero si os digo que es de las editoriales colaboradoras más preciadas para mí. Todos los libros que he recibido de ellos han sido sublimes (Cartas de la monja portuguesa y Sueño), no tan solo por el contenido sino por el cuidado y la dedicación a la hora de editarlos y de ilustrarlos.

En todas las obras que he leído de esta editorial he comentado el mismo aspecto. Apuestan muy fuerte con las ilustraciones por su originalidad, y aunque a veces pueden chocar al principio uno al final ve que en estilo del ilustrador encaja a la perfección con la historia. Las ilustraciones eróticas en las cartas de unas cartas llenas de ardiente pasión de una monja enamorada, los dibujos de fantasía y subconsciente en un cuento de Haruki Murakami... ¿Y como tenían que ser las que llenaran de color las páginas de unos cuentos protagonizados por animales salvajes en la jungla? Pues tenían que ser ilustraciones indómitas, bravías y atrevidas como las de Józef Wilkoń. Libros del Zorro Rojo fusiona narración e ilustración, armonizando los dos elementos con un resultado fantásticos.

En conclusión, El libro de la jungla es un recopilatorio de cuentos que vale mucho la pena leer. Tanto para los que crecieron con la película de animación como para los que no. Sus fábulas infantiles son de una calidad extraordinaria y, además, la edición de Libros del Zorro Rojo hace la lectura si cabe más agradable aún.

Os dejo con mi canción favorita de la película, la del Rey Louie, que no existe en el cuento de Kipling (ya que los Bandar-Log son un pueblo olvidadizo y sin ley) para conseguir el fuego (cuando en realidad lo que quieren de Mowgli es que les enseñe a construir cabañas para refugiarse de la lluvia).


Agradecimientos a Libros del Zorro Rojo por el ejemplar.

Comentarios

  1. He leído El segundo libro de la selva; pero nunca me he acercado al primero. Echaré un vistazo al que nos traes hoy. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No leí a Kipling pero disfruté viendo la película con mi hija. Tiene canciones muy buenas, como esta que pones al final de la reseña. Tomo buena nota de este título. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un clasicazo que no he leído, una preciosa edición y agradezco el post, desconocía lo del paralelismo con el autor. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Pinta un libro muy chulo, siempre me ha llamado la atención..
    aunque tengo que reconocer que la peli disney no es de mis prefes
    un beesito Jan!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué suerte contar con la colaboración de semejante editorial! También me gusta redescubrir historias Disney a través de las novelas originales. Tuve una muy buena experiencia con Peter Pan, y un poco más decepcionante con Alicia en el País de las Maravillas, que me pareció que no añadía mucho más a la película. Me gustaría seguir con Pinocho, Mary Poppins, y otras más, entre ellas, esta que has presentado hoy. Además, me alegro de que cambie respecto a la película y aporte algo más allá. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo lo leeria, porque es un clasico y adoro los animales.
    lo otro es que jamas he visto la peli xD

    ResponderEliminar
  7. Yo de este autor tengo pendiente en la estantería Kim, a ver si me pongo con él y este me llama menos, quizás por ser en forma de cuentos
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo de este autor tengo pendiente en la estantería Kim, a ver si me pongo con él y este me llama menos, quizás por ser en forma de cuentos
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu reseña! Ya desde que vi qué libro reseñabas se me vino a la cabeza el estribillo de la canción de Baloo... Todas las adaptaciones cinematográficas suelen diverger bastante del libro original y, cuando más antiguas, más distintas (aunque el ejemplo de El Hobbit haga pensar lo contrario). Quiero leer El libro de la jungla, pero intentaré olvidarme de la película y no compararlos: aunque no se parezca, El libro de la selva es una película a la que le tengo mucho cariño. 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Le tengo ganas desde hace tiempo, me llama la atención desde mocosa pero aún no lo he leído por cierto muy bonitas las fotos.

    ResponderEliminar
  11. Inocente, poético y encantador. "El libro de la selva" (en realidad, todo " El libro de las tierras vírgenes") es esa clase de literatura aparentemente sencilla que cautiva y que probablemente sea la literatura más difícil de escribir. Me gusta mucho tu artículo. La verdad es que toda la página web está muy bien escrita. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada