Los asesinos del emperador, de Santiago Posteguillo

"- No se puede matar al emperador de Roma -les respondió Trajano, pero los senadores apretaban los dientes y callaban. Marco Ulpio Trajano, gobernador de Germania, leyó el miedo en el rostro de aquellos senadores y comprendió que la decisión ya estaba tomada. Nada ni nadie podría detenerlos"
El viaje continúa. Con las últimas furias del invierno llega febrero, y con él los participantes del reto Trotalibros, hacemos parada en la ciudad de Roma. A la hora de elegir una lectura para ilustrar una ciudad con tanto encanto pero, sobretodo, con tanta Historia, no dudé en elegir la novela que abre la última trilogía de un escritor valenciano que cada novedad suya supone un fenómeno en el mundo literario. He decidido guardarme la ciudad actual por otro viaje, esta vez he preferido visitar la Antigua Roma. Hoy os traigo Los asesinos del emperador, de Santiago Posteguillo.

Roma, siglo I d.C. El Imperio está en perpetuo riesgo de desaparecer. La cada vez más peligrosa presión de los bárbaros en las fronteras y la inestabilidad política causada por la continua sucesión de emperadores incapaces avecinan lo peor. Con ese telón de fondo conocemos al emperador Tito Flavio Domiciano, un hombre vil, paranoico y egoísta que no confía en nadie por temor de que lo asesinen. De las semillas del odio y la sed de venganza hacia su persona nace una conjura para acabar con él y su mandato cruel, pero no será fácil esquivar la guardia pretoriana. Domicia, la torturada emperatriz, un grupo de gladiadores en busca de la libertad y Partenio, el consejero imperial, son piezas de la conspiración. Por otro lado, el leal y sabio Marco Ulpio Trajano, que pasará a la Historia por ser el primer hispano en ser emperador de Roma y el que verá el imperio en su máxima extensión, consiguió con destreza sobrevivir a esos años en que el emperador asesinaba a todos aquellos que destacaban en política o en el ejército, temeroso de perder el poder.

Santiago Posteguillo tiene la habilidad de novelar la Historia. Sabe seleccionar la información, incluir lo interesante y expulsar lo innecesario para hacernos vivir los acontecimientos históricos en primera persona, acercándose de una manera íntima a los múltiples personajes. Consigue un equilibrio perfecto entre acción y descripción, aportando intriga en el hilo argumental. Ya lo hizo en La noche en que Frankenstein leyó el Quijote y lo ha vuelto a hacer en este imprescindible de la literatura histórica. Estamos ante un libro muy largo, pero que engancha desde la primera página. Se trata de una narración que funciona, con una ambientación privilegiada de la Roma que soñaba con sus épocas más doradas, cuando tenían menos territorio pero no sentían el aliento de sus enemigos en la nuca.


La acción de Los asesinos del emperador transcurre entre los años 63 y 99 d.C. y a lo largo de todo este tiempo el lector será testigo de grandes acontecimientos de leyenda. El asedio de la ciudad de Jerusalén (origen del Muro de las Lamentaciones), la destrucción de Pompeia por la lava del Vesubio, la vida y muerte de San Juan, la construcción del Coliseo... Y, a mi parecer, lo mejor de todo; el juego de tronos de Roma. Las conspiraciones se suceden, nunca nadie sabe quien va a ser el que hunda el cuchillo en el pecho del emperador. Son momentos de crisis política, encarnada por el emperador que duró más en esos años, Domiciano. Su figura oscura contrasta directamente con la de Trajano, protagonista de la que será una trilogía, aunque en este primer volumen no empieza a tener un papel relevante hasta el final. El trabajo de documentación del autor es incuestionable.

Se trata de un libro largo dividido en ocho partes, cada uno con sus respectivos capítulos cortos. Si tuviera que destacar un personaje no sabría a cual elegir, pues en todos se profundiza muchísimo. Santiago Posteguillo se esfuerza mucho y emplea muchas páginas para que entendamos las acciones de sus personajes, y no es poca cosa teniendo en cuenta que vivieron hace dos mil años. Nos encontramos ante un mosaico que nos permite seguir los momentos clave de los personajes que, en aquellos años, movían los entresijos del poder del Imperio.

En conclusión, estamos ante un bestseller con todas sus letras: largo, que engancha, de ritmo cinematográfico y sin entrar en complejidades a la hora de narrar. Pero, además, una novela con la que el lector aprenderá muchísimo de aquellos años de la Historia sobre la que tan pocos documentos escritos conservamos y de la cambiante sociedad romana.

Fotografías tomadas en La casa dels dofins: una domus de finales del siglo I a.C. situada en la parte alta de la antigua ciudad de Beatulo (hoy Badalona). Agradecimientos al personal del museo de Badalona.

Siguiente parada del viaje: marzo, Nueva Inglaterra.

Comentarios

  1. Si ya pensaba leerla, después de leerte aún lo tengo más claro, ¡qué buena pinta tiene!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Pues como soy una enamorada de las historias de romanos... me lo apunto >.<
    Gracias por la reseña, no lo conocía.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No leo mucha histórica, un par de libros al año a lo sumo, así que no he probado aún a este autor (es que esos tochos que escribe dan pereza, lo reconozco), pero he oído maravillas de todo lo que ha escrito este hombre, y poco a poco empiezo a convencerme de que no es solo la moda del bestseller de turno.

    ResponderEliminar
  4. a pesar de que sea ladrillo, lo leeria claro

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en la estantería esperando y tu reseña me anima a hacerle la espera un poco más corta.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¿HOLA? ¿Hay una domus romana visitable en Badalona y yo sin saberlo?
    Merezco morir cruelmente.
    me lo apunto e iré tan pronto como pueda!
    como ya te dije en Instagram, le tengo bastantes ganas al autor.. y ya he reservado en la biblio un par para leerlos próximamente :)
    Creo que me gustará!

    un beesito

    ResponderEliminar
  7. Me llama la atención, me lo apunto :)

    ResponderEliminar
  8. Y yo sin leer a este escritor...tengo que remediarlo pronto! Besos

    ResponderEliminar
  9. Todavía no me puse con nada de Posteguillo, y sin duda me lleva la vida empezar con alguna de sus novela, pero el hecho de que sean tan amplias siempre termina empujándome a posponerlo para más adelante. Pero acabaré leyéndolo, seguro!

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  10. Lo único malo que le veo al libro es su extensión. Por lo demás, genial. Menudas fotos más chulas. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Disfruté mucho con la trilogía sobre Escipión que publicó el autor, fue entonces cuando le leí por primera vez y me quedé encantada de ver que Posteguillo estaba a la par de la magnífica McCullough (la saga que comprende desde finales de la república romana y primeros años del imperio), como poco. Tengo pendiente esta otra trilogía sobre Trajano, ya caerá.
    Como siempre, tus fotografías tienen tanto valor como el libro del que nos habla, ¡siempre son magníficas! Bss

    ResponderEliminar
  12. He leído el siguiente y me gustó mucho por lo que tengo pendiente volver atrás y ponerme con este
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Ahí lo tengo, todavía sin leer, porque leo mucho en el tren y de pensar en llevarlo encima...pero este autor me encanta. Un besote!

    ResponderEliminar
  14. posteguillo pes una pasada. Yo estoy a punto de leer la sangre de los libros.

    ResponderEliminar
  15. De este libro me echa para atrás lo tocho que es, aunque creo que me podría gustar. Intentaré leerlo algún día. 1beso!

    ResponderEliminar
  16. Estoy en un eterno dilema entre que trilogía elegir. Esta reseña decanta un poco más la balanza. Gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada