Mis reliquias literarias

14.5.15

Si hay algo, aparte del vino, que es de buen envejecimiento, son los libros. Cuando acumulan años desprenden ese olor de usado, de libro sabio, que ha pasado por muchas manos y sus agrietadas sobrecubiertas y sus páginas amarillentas han visto de todo y más. Uno de mis momentos favoritos como lector es cuando, en una librería de segunda mano, me sonríe la suerte y me encuentro con, lo que yo llamo, una reliquia literaria.

Tengo una obsesión secreta con las primeras ediciones. Mucha gente no lo entiende pero para mí, que desde pequeño me ha apasionado hacer colecciones de todo tipo (monedas, puntos de libro... ¡incluso entradas de cine!), tener una primera edición es algo muy especial. Es como una pieza de museo, la oportunidad que supone tocar, oler y leer un libro en su primera impresión -imaginaos si está firmado por el autor...- es increíble.

Llevo tiempo pensando en cómo llevar esta afición literaria a mi blog. ¿Un reto?, ¿una nueva sección? No, finalmente he decidido hacerlo, como cantaba el inigualable Sinatra, myyy waaaay. Así, de acuerdo con las normas caóticas del libre albedrío y la inconstancia que de forma permanente reina en mi cabeza, iré compartiendo mis reliquias literarias en el blog.

Y el lector (que, no sé porque, me imagino como un intrigado, ingenuo, curioso y bigotudo Dupond) se estará preguntando, ¿qué es una reliquia literaria? Pues bien, la Real Academia Española nos da varias definiciones, entre las cuales se puede encontrar "vestigio de cosas pasadas", "cosa antigua" u "objeto con valor sentimental". He aquí la respuesta, pues.

Seguro que en vuestras estanterías tenéis libros que tienen un valor especial. O bien porque fueron de un ser querido, por la historia de cómo llegó a vosotros, por lo antiguo que es, por ser una primera edición, por estar firmada por el autor que tanto os entusiasma, por su valor en la infancia, porque os descubrió la pasión por leer... Solo tiene que ser especial para vosotros, por una razón o por otra. Una reliquia no lo es por unos requisitos objetivos, cada uno tiene sus reliquias y aunque, quizás desde los ojos de otro es un libro común y no tiene nada que lo haga valioso, para vosotros lo es.

Como habréis apreciado un servidor, acostumbrado ya a la siniestra sombra de los exámenes finales, se ha levantado con espíritu de diseñador. El señor Dupond no está satisfecho con mi definición de reliquia literaria porque no le ha dado la llave para comprender por qué la imagen de esta idea es la cara de un elefante. Pues por dos razones. En primer lugar, casi todas mis reliquias literarias las tengo en mi escritorio, entre dos sujetalibros de ébano tallados a mano y en forma de elefantes que adquirí en mi reciente viaje a Tazania. Debido a esto, de alguna manera para mí el elefante se ha convertido en la imagen de estos tesoros. En segundo lugar, porque el elefante es símbolo de memoria, de perpetuidad, de algo impermeable al paso del tiempo, como lo son nuestras reliquias literarias.

Al señor Dupond le gusta, he conseguido su atención. Ahora que me otorga unos instantes de su valioso tiempo no puedo fallar. ¿Cómo lo haremos esto? Pues bien, la idea original era que, de vez en cuando (esto es, cuando me venga en gana), escribiré un post sobre unas de mis reliquias literarias, contando la historia de la razón por la que es especial ese libro para mí. Sin embargo luego he pensado, ¿por qué hacerlo solo, aislado cual Robinson Crusoe atrapado en una isla desierta cuando estoy rodeado de tan estupendos y magníficos lectores? Así pues, me encantaría que participarais y conocer más de vosotros, vuestros libros más preciados, vuestras historias, etc. Si tenéis un blog podríais hacer vuestra propia sección (he diseñado un gadget y todo) para compartir vuestras reliquias. Si no tenéis blog, habéis leído esta entrada y os gustaría contar algo sobre vuestra reliquia literaria mandad fotografía y texto a trotalibrosblog@gmail.com y será para mí un honor publicar vuestra historia.

El señor Dupond salta y aplaude, está encantado y llama a su hermano sin cesar. Este llega corriendo y se quiere enterar de todo. Vamos a resumirlo todo un poco para el señor Dupont.

EN CONCLUSIÓN,
  1. ¿Qué son las reliquias literarias? Los libros que son especiales para ti por cualquier razón. O bien porque son antiguos, porque te los regaló alguien especial, por la trascendencia que tuvo en vuestra vida su lectura, porque perteneció a un ser querido... Everything counts!
  2. ¿Cómo funciona esto? De forma irregular; de vez en cuando, y encabezando la entrada con la cabeza del elefante, distintivo de las reliquias, os hablaré de un libro y de la razón por la cual es especial para mí.
  3. ¿Cómo puedo participar? Pues como te apetezca: ¡libertad de forma! Si tienes un blog, haz conocer tus reliquias desde allí. Sino, podéis mandarme la foto de vuestra reliquia literaria y su historia a trotalibrosblog@gmail.com y estaré encantado de publicarla. 


¡Creo que ya tenemos a los dos primeros participantes! ¿Os animáis a acompañarme?



18 comentarios

  1. Una iniciativa interesante. A ver qué reliquias compartes con nosotros.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Miraré por mis estanterías porque tengo un par de libros muy especiales para mí. Te aviso si encuentro algo que se pueda contar xD Un beso y espero los tuyos!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que te entiendo, tengo muchos libros que son reliquias literaria por una cosa u otra... así que sí, me animaré a hacer de vez en cuando una entrada con mis reliquias literarias, porque me encantaría enseñar esos libros tan especiales y que atesoro casi con pasión.

    Besoooss!!

    ResponderEliminar
  4. Me parece una muy buena propuesta, y me apunto. De hecho, acabo de hacer una entrada en el blog hablando sobre la iniciativa. Ojalá se apunte mucha gente.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Me encanta la iniciativa, así que me apunto. Iré a buscar esos libritos especiales, tengo un par en mi estantería de los que me gustaría hablar un poco.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué no se me ocurrirán a mi estas ideas? Yo me apunto, que tengo por ahí alguna reliquia digna de mostrar :D

    Un saludo y ojalá se una más gente.

    ResponderEliminar
  7. Hola^^
    Pues me parece una iniciativa muy interesante la verdad. No sé si me apuntaré, pero me gusta mucho.
    besos!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena idea. Sin duda como yo siempre digo, las cosas tienen la importancia (y el valor) que uno quiere. Lástima que yo no tenga ninguna reliquia como las que tu mencionas. Si tengo libros que me han marcado y muchos son de la biblioteca familiar, pero nada reseñable.

    Seguiré con atención tus post. Saludos!

    Ah! y yo también lo colecciono todo, incluso las entradas del cine ;)

    ResponderEliminar
  9. Estoy totalmente de acuerdo contigo en el concepto de "reliquia literaria". Y me ha encantado la imagen del elefante como símbolo de memoria. Eso son los libros: memoria (la nuestra y la que contienen).

    Mis reliquias literarias suelen serlo por razones personales, más que por otra cosa. Y es que, es verdad, los libros contienen historias más allá de las que hay dentro de las páginas. Yo de vez en cuando cuento la historia que hay en torno al libro que comento, pero no siempre (que suelo ir sin red, pero a veces le doy cancha a la intimidad y la dejo que sea así: íntima) ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me encanta la idea; no sé si me animaré a mostrar mis reliquias, pero seguiré de cerca las vuestras.
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  11. Tu propuesta me parece encantadoramente estupenda, reliquias literarias... Ah, ¿no son las mejores? Me apunto a participar. Ya sé qué reliquia os voy a enseñar, mi preferida. Bss

    ResponderEliminar
  12. Cuenta conmigo aunque mis reliquias son más bien sentimentales, nunca sentí esa necesidad de tener esa edición en particular sino más bien ese título o ese autor... Hechas las fotos... empezaré hoy mismo!!

    D.

    ResponderEliminar
  13. He leído la entrada hace dos días, pero el comentario aparece ahora. :'3 Me gusta leer, pero escribir comentarios... em, se hacen esperar. xDDD Pues, ¡¿qué puedo decirte?! ME PARECE MUY MARAVILLOSO, me gustan esas iniciativas nuevas, que hacen que un blog sea mucho más especial, y original. Sin embargo, yo no creo que me apunte. NO TENGO TESOROS EN MI CASA ;____; Si eso algún que otro libro que me resulta especial, pero no es nada del otro mundo, y no merece la pena. Siendo sincera, no soy una lectora muy "antigua", dicho de una manera. Empecé a leer bastante tarde, ya que en mi infancia no he tenido libros, por diversas cuestiones. Y cuando llegué a España, mi prioridad era aprender el idioma, con lo cual me resultaba imposible disfrutar de un libro. Pero, con el tiempo... todo cambió, ¡y ahora no puedo dejar de leer! Con eso quiero decir que no he podido adquirir ningún libro especial, pero espero tenerlos de ahora en adelante. Y así es como Diana cuenta su vida, porque sí. xDDDDDDDD En fin, esperaré encantada tus entradas, ¡me muero de curiosidad! *-*

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Buena entrada. Me gusta mucho tu blog ^^
    Ya te sigo, y te dejo mi blog para que te pases. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. Yo tengo un libro de Zweig que es mi grandísimo tesoro de principios del sigo pasado... está un poco cascado, pero es mi tesoro
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola, me gusta mucho la idea de hacer entradas dedicadas a nuestras "reliquias", así que es más que probable que me apunte y escriba algunas entradas contando que les da un gran valor sentimental a algunos de mis libros.

    ResponderEliminar
  17. Yo tengo algún tesoro por casa. Me parece una magnífica iniciativa la tuya...
    Besos,

    ResponderEliminar
  18. Una gran iniciativa, sin duda la tendré en cuenta para la remodelación de mi blog. ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar