Bibliofilia viajera #2: Librería Macaco (Panajachel, Guatemala)


Panajachel es la ciudad más turística del lago Atitlán. Casi toda su actividad se centra a lo largo de la calle Santander, que recorre desde la carretera hasta las orillas del lago. Es una calle que si bien podría ser peatonal para que todo fuera más ordenado, no sería del todo guatemalteca si no se mezclaran en el mismo espacio peatones, vendedores de helados ambulantes, tuctucs y coches. Si miras arriba ves miles de cables liados y cruzados por todas partes, si miras a los lados ves las tiendas de artesanías; bolsos, mantas, figuras, cubrecamas y muchos más objetos de muchos colores y sus propietarios te llaman y te invitan: "¡amigo!", "¡pase, sin compromiso!", "¿qué anda buscando?", "¡Adelante!".


Si en el número uno de Bibliofilia viajera os traje a conocer una librería considerablemente grande en la capital del país (librería Sophos), en esta ocasión os llevo a una librería pequeña en una población pequeña pero turística. Se trata de la librería Macaco, que destaca entre tiendas de tejidos y artesanías tradicionales.


Llama la atención su fachada rosada y las letras negras de "LIBRERÍA" o "BOOKSTORE" se ven desde lejos en la calle Santander. En la entrada ya puedes ver un carro con algunos libros viejos y un cartel que señala que allí hay libros "a la carta". 

En el mostrador, antecedido sorprendentemente por unos cactus, ya antecede un poco lo que nos espera en su interior; un poco de todo, una librería muy enfocada al turismo. Podremos encontrar de bestsellers y libros de Guatemala hasta un equipo para hacer snorkel en las aguas tranquilas del impresionante lago Atitlán.


Al entrar, el visitante no sabe muy bien por donde empezar. Se encuentra con la bandera y unas cuantas postales de Guatemala, chocolate tradicional, libros de sudokus, figuras tradicionales, las lecturas sagradas de los mayas, juegos de mesa y, como no, muchos libros de lectura.



Uno de mis rincones favoritos de la librería es el de detrás del mostrador. Allí podemos encontrar una buena selección de literatura guatemalteca y latinoamericana -especialmente Miguel Ángel Asturias y Gabriel García Márquez-. Aquí una de las cosas que no me gustaron de esta librería; su manía por envolver todos los libros en plástico. Sus buenas razones tendrán -me imagino que la experiencia los ha llevado a este extremo- pero no da una buena imagen y a mí me molestó. Además, en vez de pegar la etiqueta del precio en el plástico, ¡lo hacen en el libro!


Si giras hacia la derecha te encuentras con la sección de novelas en inglés, considerablemente grande. Como repito, es una librería muy enfocada al turismo, y el lago Atitlán suele ser destino para ir a descansar y a relajarte, por lo que no es extraño encontrarse libros en inglés para los que tanto relax los aburre y les apetece leer un buen libro.


Por último, en el fondo de la librería encontramos la estantería que, de forma más extensa que la de detrás del mostrador, se dedica a libros sobre Guatemala, los mayas y latino américa.




CONCLUSIÓN

Puntos fuertes:
- Mucha literatura dedicada a Guatemala y su cultura.
- Buena organización.

Puntos débiles:
- Los libros se hallan envueltos en plástico.
- La propietaria lleva un sistema de contabilidad considerablemente rudimentario que hace que, cuando uno compra un libro, tenga que anotar a mano en una lista el número del libro, el título, el autor, la editorial y el precio. Lo cual si le sumas el hecho de que te compras cinco libros, pongamos por el caso, a la lentitud implícita en la cultura guatemalteca, la situación se vuelve algo frustrante.

Comentarios

  1. Hola^^
    Ay, pues me ha parecido muy mona la librería y si alguna vez voy por allí seguro que entro.
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Siempre que voy por ahí entro en librerías, es que son tan chulas!! :)
    En Lisboa además tuve la oportunidad de entrar en la más antigua de Europa, según el record guiness, y es taaaaaaaaan chula! También entré en algunas más, y me encantan ^^
    Lo que dices de la lentitud y la parte ridumentaria.. bueno, te lo debes tomar como algo gracioso y típico, porque si te lo tomas como algo malo.. mal x)
    Lo del plástico en cambio no me termina de gustar, hay libros que si no los miro antes, no me los compraría
    un besote

    ResponderEliminar
  3. Pese a esos peros, me ha gustado la entrada. Me gustaría husmear entre esos estantes. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    La librería es preciosa, la fachada súper llamativa pero eso de que estén plastificados y pongan el precio en el libro me echa para atrás a la hora de comprar.
    ¡Un saludo y genial sección!^^

    ResponderEliminar
  5. Madre mía lo de anotar las ventas xD, nunca había oído hablar de eso.

    ResponderEliminar
  6. Qué acogedora, y vaya con la forma de llevar las ventas. Gracias por compartir la experiencia. Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Enyoro entrar-hi amb tu i enyoro passejar amb tu per la Calle Santander de la nostra estimanda Panajachel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario