Canadá, de Richard Ford


"Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después. El atraco es la parte más importante, ya que nos puso a mi hermana y a mí en las sendas que acabarían tomando nuestras vidas. Nada tendría sentido si no se contase esto antes que nada.
Nuestros padres eran las personas de las que menos se podría pensar que atracarían un banco. No eran gente rara, ni evidentemente criminales. A nadie se le hubiera ocurrido pensar que estaban destinados a acabar como acabaron. Eran personas normales - aunque, claro está, tal afirmación queda invalidada desde el momento mismo en que atracaron el banco."


Evidentemente fue el primer libro en el que pensé cuando supe que iba a tener la oportunidad de estudiar cuatro meses en Canadá. Muchísima gente me lo había recomendado y cada vez que lo veía en mi estantería me sentía culpable. Por esto no dudé en ponerlo en la maleta y, una vez en tierras canadienses, prácticamente lo devoré en menos de una semana. Hoy os traigo Canadá, de Richard Ford.

Cuando uno abre un libro y la primera frase que lee es "Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después" ya intuye el nivel de la historia que le espera. Conocemos a Dell Parsons, protagonista y narrador de esta historia, cuando a sus quince años, sus padres cometen la estupidez de intentar robar un banco y son detenidos. Aún instalado en la inocencia infantil, este hecho cambia su mundo y su destino completamente. Su hermana gemela, Berner, huye como tenía pensado hacer antes de que sus padres fueran a la cárcel. A Dell una amiga de su madre lo ayuda a cruzar la frontera con Canadá y lo deja con su misterioso hermano Arthur Remlinger. 

La verdad es que no sé si encontraré las palabras para describir lo que he pasado con esta lectura. Una lección. Ha sido una lección. O varias. El primer mensaje es que en la vida hay ciertas líneas rojas, que si uno cruza condena su vida y la de su familia. Desde la primera página el protagonista, desde su madurez, sorprende reflexionando sobre la desafortunada relación entre sus padres, diciendo algo tan duro como que sus padres no deberían haberse casado. Que, de alguna manera, su inoportuno matrimonio ya era un precedente a lo que iba a pasar. Por mi parte, ya conocía la habilidad de Ford con la que describió a un personaje tan complejo como su propia madre. Pero en Canadá la manera con la que da forma a los padres del protagonista es sencillamente insuperable. A mi parecer son, sin duda, los personajes más complejos y más bellos de la novela.

Este libro se puede separar claramente en dos partes, que son introducidos en la primera frase de la novela. La primera se desarrolla en Estados Unidos, es la parte del atraco y en ella Dell reflexiona sobre sus padres y narra lo que él sabe -y se imagina- de los hechos ocurridos. La segunda se desarrolla en Canadá, en ella Dell pasa de reflexionar sobre sus padres a enfocar toda su atención sobre Arthur Remlinger, que lo acoge. Arthur es un personaje misterioso, carismático y elegante que guarda muchos secretos, pero aun así, y quizás inconscientemente, el protagonista llena el vacío que han dejado sus padres con él. Ambas mitades son sencillamente excelentes.

En conclusión, se trata de una novela lenta, de personajes. Es una reflexión profunda de un hombre maduro sobre los sucesos que han acontecido su vida. Y Ford hace que sea una narración perfecta. No falta nada, todo encaja, hay elementos que te mantienen enganchado en la historia, no falla ningun personaje, todos son coherentes con su personalidad y los hechos que viven, el ritmo se desenvuelve lentamente pero en cada línea se descubre un matiz nuevo e inmensamente interesante y el final te deja con la sensación de haber estado en la piel de Dell y haber vivido su calvario.




Comentarios

  1. Quiero mucho a Ford, pero todavía tengo pendientes unos cuantos libros suyos antes de llegar a Canadá >,<. Lento y de personajes... suena muy a Ford, y creo que eso es lo que me gusta de él. A ver si le doy un apurón a su obra, que llevo bastante sin leer nada suyo.

    ResponderEliminar
  2. Todavía no he leído nada suyo. Y era un autor que tenía en mi lista de pendientes, pero allá a lo lejos... Lo voy a poner más cerquita.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de él, pero me parece un argumento un poco tortuoso y no es el tipo de lectura que ahora necesito.

    ResponderEliminar
  4. No me llama nada, lo reconozco x)
    además tengo un pequeño trauma con Canadá, que el país no tiene ninguna culpa -cierto- pero necesito mi tiempo y espacio para volver a mirarlo con otros ojos
    un beesote

    ResponderEliminar
  5. TEngo ganas de leer algo del autor pero no se si empezaría por esta.

    ResponderEliminar
  6. Por lo que nos cuentas, creo que será una buena lectura para estrenarme con el autor.
    Gracias por tu reseña!

    ResponderEliminar
  7. No sé si puedo ahora con una narración tan pausada, pero sí que tengo claro que quiero leer tarde o temprano este libro. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Tengo muchas ganas de leer este libro, lo he visto infinidad de veces por ahí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ay el caballo!!! Jjajjjajjajjajajajj me ha matado!!

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario