Memorias de África, de Isak Dinesen



«Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías.»

Cuando me fui de viaje a Tanzania me llevé tres libros: uno de Hemingway, otro de Verne y este que os traigo hoy. Antes de que se realizara la romántica adaptación cinematográfica interpretada por Meryl Streep y Robert Redford que cautivó a medio mundo, Isak Dinesen (pseudónimo de Karen Blixen) en vida ya obtuvo mucho éxito en su país, Dinamarca. Hoy os traigo Memorias de África, de Isak Dinesen.

Muchas veces me preguntan qué hago cuando empiezo un libro y no me gusta. Yo tengo la costumbre de autoimponerme normas, y una de estas es que me obligo a leer hasta la mitad del libro. Si cuando he leído el 50,1% de una novela sigue sin gustarme la abandono, pero siempre leo hasta este punto. No han sido pocos los libros que han empezado no gustándome y gracias a esta costumbre les he dado una oportunidad y me han acabado convenciendo. Dicho esto, he abandonado este libro. No he podido con él, lo he intentado pero no ha habido manera. 

El principal problema es que empecé el libro, no pensándome que sería como la película, sino con la convicción de que estaba empezando una novela. Y esto no es una novela, tal y como indica su título son unas memorias. Son las memorias de la condesa danesa Blixen, que durante treinta años se fue a vivir a Kenia y tuvo allí una granja con un cafetal. Y... ya está. Aquí se acabaría lo sustancial del libro. 

No, no hay historia romántica. Aunque lo que sucede en la película realmente le sucedió a la autora, se basaron en otras biografías y textos combinándolos con lo que se narra en este libro. Por cierto, me parece un engaño vergonzoso que Alfaguara haya editado esta obra con la portada de la película, teniendo en cuenta lo poco que tiene que ver. Dicho esto, ¿qué se narra en este libro? Pues anécdotas que la condesa vivió en Kenia, los problemas financieros de la granja, una tarea de observación de la actitud de los nativos... Sí, tan aburrido como suena. No porque no me interese la cultura africana, sus paisajes o incluso los quehaceres de la narradora en su trabajo allí, sino porque leer cientos de páginas sobre estas cosas al final acaba por matar del aburrimiento

25% leído: espero que esto no sea más que una extensa introducción a una historia maravillosa.

El hecho de invertir las treinta primeras páginas en un capítulo exclusivamente dedicado al paisaje que rodea la granja, los colores del cielo africano y su brisa cálido me tuvieron que haber servido de aviso. Mentiría si dijera que no hay diálogos, que no hay acción, que no sucede nada. El problema es que a cada capítulo cambia completamente de rumbo, de personajes y de sentido. Este libro no sigue una dirección concreta, no nos presenta un personaje para desarrollarlo y a partir de aquí crea una historia. Son memorias, y como tales van de suceso a suceso sin que uno tenga nada que ver con el siguiente. En un capítulo nos describe un indígena con el que se encariñó y en el siguiente nos habla de un curioso invitado que alojó unos días en la granja, y después nos habla de un juicio que presenció, etcétera. Esto ayuda sustancialmente a no enganchar al lector, que se siente mareado después de tantos cambios de rumbo seguidos.

43% leído: aguanta, Jan, está a punto de suceder algo:
lo siento en el agua, lo siento en la tierra, lo huelo en el aire.

Está increíblemente bien escrito. Hace unas descripciones de los paisajes y unas reflexiones impresionantes sobre las diferencias entre la manera de pensar y actuar de los indígenas y la de Europa de ese tiempo. Por ejemplo, la manera con la que los indígenas entienden el Derecho me dejó completamente desconcertado. Sin embargo, el hecho de que haya puntos interesantes y esté bien escrito no me basta para leer más de trescientas cincuenta páginas.

Seguí adelante, pensando que en cualquier momento todo este desorden obtendría algún sentido y que no tardaría en llegar el nudo que me engancharía a la lectura -¡un lector me comentó en la foto que compartí en Instagram que este era su libro favorito!- pero no apareció. Y cuando pasé la mitad de la novela llegué a la tercera parte, "Visitantes en la granja", en la que en cada capítulo se describe a un invitado diferente. Y tiré la tohalla. No porque fuera lento -he leído libros mucho más pausados que este- sino porque tenía la sensación de que no iba a ninguna parte ni había pasado nada que me incitara a permanecer más días en la maldita granja africana.

56% leído: Pues no, no sucede nada.
Lo siento amigos, me largo.

En conclusión, no empecé esta lectura con expectativas de encontrarme la película escrita, ni siquiera una historia romántica, simplemente me esperaba una historia. Y este libro es unas memoria muy bien escrita, pero memoria al fin y al cabo. No me quejo ni de cómo está escrito, ni de los personajes, ni de la poca acción -de hecho me apasionan las novelas lentas y reflexivas- sino del hecho de que no se trata de una novela y, aunque en contadas ocasiones me ha parecido interesante, me he aburrido sobremanera. Y oye, ya leo sufriendo suficientemente estudiando Derecho, no estoy aquí para aburrirme leyendo.

Siguiente parada: Noviembre. Lugar fantástico.

Fotografía tomada en Tanzania.


Comentarios

  1. Yo ni siquiera he visto la peli, y mira que en mi casa son fanáticos de ella, pero lo que es el libro, solo por los capítulos que has descrito, ya me parece un soberano coñazo :O

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña^^
    No pienso ni acercarme al libro, he entendido perfectamente por qué lo has odiado tanto, yo tampoco podría, por lo que cuentas es cierto que parece no llevar a ninguna parte, y los libros con 0 nudo y tanta descripción los odio.

    Un saludo,
    Laura

    ResponderEliminar
  3. Creo que tampoco podría con este libro. No he podido aún ni con la peli...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Ni siquiera he visto la peli, pero después de lo que has comentado, si me enfrasco en alguna de las dos "memorias" sería en ésta. Eso de que el libro sea un suceso de días sin objetivo concreto, que hable de tantos temas así, que no haya una historia romántica como trama principal, pues no, por muy bien escrito que esté.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Después de leer tu reseña lo descarto totalmente. La película me gustó pero un libro así creo que no es para mi.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo lo acabé... pero es aburrido como él solo, por dios
    me quería dar de palos cuando lo leía, y lo peor es que a la mayoría de mi familia LES ENCANTA y no entiendo por qué, ya que lo único que hace el libro es describir y describir... es como si te enamoras de un libro de biología animal x) no lo termino de comprender
    En cuanto a los gifs... MANCANTAO
    un beeeeeeeesote

    ResponderEliminar
  7. No sé si podría leer un libro basado solo en descripciones. En cierto modo me gustan las novelas que nos cuentan la historia mediante un diario pero no de esta manera. No creo que me acerque al libro XD
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Por ahora no me animo, no acaba de atraerme su planteamiento. No he visto la película, con ella quizá sí me anime...
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJAJAJAJAA me habeis matado. Yo lei en goodreads que comentaste que la entrada iba a ser con gif y tal.. Me muero de risa con esos gif, yo la verdad es que a veces no puedo dejar los libros que no me estan gustando.. Me tardo dos o tres meses pero los termino, los pocos que no he hecho los regalo o los vendo porque me da cosita verlo tan nuevito, nada manoseado por nadie jajajajajajaja ... Yo no he visto la pelicula y a veces los libros asi aburren es cierto, me toco con uno pero afortunadamente tenia 108 paginas :D
    Saludoss

    ResponderEliminar
  10. Jjajjajajajaj la reseña es genial =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada