Mujeres, de Eduardo Galeano


«Rigoberta Menchú nació en Guatemala, cuatro siglos y medio después de la conquista de Pedro de Alvarado y cinco años después de la conquista de Dwight Eisenhower. En 1982, cuando el ejército arrasó las montañas ayas, casi toda la familia de Rigoberto fue exterminada, y fue borrada del mapa la aldea donde su ombligo había sido enterrado parra que echara raíz. Diez años después, ella recibió el Premio Nobel de la Paz. Y declaró:
—Recibo este premio como un homenaje al pueblo maya, aunque llegue con quinientos años de demora.
Los mayas son gente de paciencia. Han sobrevivido a cinco siglos de carnicerías. Ellos saben que el tiempo, como la araña, teje despacio.»

Si algo he visto durante dos meses trabajando en la Defensoría de la Mujer Indígena ha sido la soledad, la impotencia perpetua y el desamparo en el que se encuentran muchas mujeres y la valentía, empuje y fuerza increíbles con las que afrontan su día a día, aquí, en Guatemala. Con sus vestidos de huipil llenos de colores y figuras, sus dientes de oro, su pelo recogido y, en ocasiones, alguna cesta encima de la cabeza se mueven por las calles de Sololá trabajando y cotilleando sobre los asuntos locales. Hoy os traigo Mujeres, de Eduardo Galeano.

"No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta." 

Eduardo Galeano se encontraba trabajando en esta antología cuando la muerte lo sorprendió. Llevaba trabajando mucho tiempo seleccionando todos los textos que involucraban al sexo femenino de sus libros y ordenándolos para que el lector pudiera ser testigo de todas las caras que Galeano observó de la mujer; la heroicidad anónima, la constancia, la desigualdad, la dignidad, su pasión, etc. Cuando lo empezó el escritor ya estaba enfermo, pero estuvo trabajando en el proyecto hasta su último aliento con la única condición de que el libro se publicara después de su muerte para que no lo molestaran. Si esto no es tener oficio de escritor, ya me diréis qué es.

Así, la estructura es la misma a la que nos tiene acostumbrados el autor en otros libros. Mujeres no es más que un recopilatorio de sus historias sobre un tema en concreto.  Se trata de textos cortos que, en este caso, se centran en la figura de la mujer, aproximándose desde no solo la perspectiva de la injusta desigualdad social, sino contando las historias de mujeres que se han superado, ya sean famosas o anónimas.

En conclusión, todo un homenaje que no deja indiferente al lector. Pequeños relatos, anécdotas y hechos que muestran a la mujer desnuda de todos los prejuicios con la que la sociedad la ha cargado siempre. Nos enseña que no siempre ha sido así -el caso de las amazonas- y lo imprescindibles que han sido la paciencia, inteligencia, habilidad y fuerza femeninas para una sociedad que muchas veces las degrada y les quita importancia. Libro muy recomendable, un libro -al igual que los demás del autor- para leer poco a poco.

"Por vengarse de una, que lo había traicionado, el rey degollaba a todas. En el crepúsculo se sacaba y al amanecer enviudaba. Una tras otra, las vírgenes perdían la virginidad y la cabeza. Sherezade fue la única que sobrevivió a la primera noche, y después siguió cambiado un cuento por cada nuevo día de vida.
Esas historias, por ella escuchadas, leídas o imaginadas, la salvaban de la decapitación. Las decía en voz baja, en la penumbra del dormitorio, sin más luz que la luna. Diciéndolas sentía placer, y lo daba, pero tenía mucho cuidado. A veces, en pleno relato, sentía que el rey le estaba estudiando el pescuezo. Si el rey se aburría, estaba perdida.
Del miedo a morir nació la maestría de narrar."


Os dejo con un vídeo en el que Eduardo Galeano lee algunos de los textos que incorporan este libro:



Agradecimientos a Maria Elizabeth, una mujer valiente, por ofrecerse para encabezar esta reseña.




Comentarios

  1. Un libro que vale la pena leer, lo tengo apuntado
    a ver cuando llega a mí con esa listaza de pendientes
    un beesote

    ResponderEliminar
  2. Digno de elogio ese último esfuerzo del comprometido escritor uruguayo; desconocía su existencia, pero me lo apunto. Siempre me ha gustado la forma de exponer sus historias, aunque no siempre esté de acuerdo con el fondo. Sin embargo, creo que en este título encontraré más coincidencias que discrepancias.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Pues la verdad me gusta Galeano, sin embargo este libro no está hasta arriba de la lista de pendientes hasta ahora. Creo que quiero leer unas cuantas cosas más de Galeano antes de leer este :D

    Nea.

    ResponderEliminar
  4. Un libro muy bueno para las fechas que nos atañen. Cuando trabaje en un Ayuntamiento para el día de la mujer utilizamos este libro para leer algunos relatos o fragmentos en voz altas, y la gente quedo muy contenta e identificada. Alguna vez debería leerlo entero, creo que sería una buena y diferente lectura. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  5. "No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta." ¡Qué maravilloso! *^*
    El vídeo que mencionas al final lo había mirado después de leer una reseña tuya que habías hecho de este autor, y me había entrado curiosidad. Me gusta cómo habla, cómo lo expresa, su voz... aunque siendo sincera temo leer sus libros, pues no sé si el estilo me acabará convenciendo. Leí un libro suyo, pero no me agradó del todo, trataba mucho temas políticos. Sin embargo, podría probar con este libro. :)
    Bonita reseña, me gustó mucho tu introducción.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario