Bibliofilia viajera #4: Wayfarer Books (Kingston, Canadá)


Con pintura roja desgastada sobre madera destaca el rótulo en un edificio blanco en Princess Street, la calle principal de Kingston (Ontario, Canadá). Wayfarer books. Libros caminantes. ¿Trotalibros? Libros que pasan de mano en mano, de hojas gastadas, portadas descoloridas, de segunda, tercera o cuarta mano. Libros que tienen dos historias, la que cuentan y la que han vivido. Estos libros encontraréis en esta pequeña librería de suelo de madera que ruge a cada paso. Espacio bien aprovechado, letreros hechos a mano, un segundo piso con un solo pasillo, la mesa del librero extremadamente desordenada. Sin duda una librería con personalidad propia, un lugar donde es fácil encontrarse con un libro especial.












Comentarios

  1. Me encantó la pila de libros con función estructural :D

    ResponderEliminar
  2. Genial la estantería de libros puestos para sujetar y no para vender, ma matao x)
    me encanta ver bibliotecas y librerías de sitios qué visito
    me das una enviiiida ahora mismo
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Jaja, me ha parecido muy curiosa la montaña de libros con función estructural ^^

    ResponderEliminar
  4. la de la torre de libros como apoyo esta genial ajajja

    ResponderEliminar
  5. Uys, cuántas horas pasaría yo aquí... Y esa torre de libros está genial!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Como dices, tiene personalidad propia. Me encantaría darme un largo paseo por esta librería.

    ResponderEliminar
  7. ¿Nos puedes llevar? POR FAVOOOOOR T____T
    Me gustó mucho, y me alegró ver tantas fotos (cuantas más mejor xDD)

    ResponderEliminar
  8. Madre mía xD, solté la risotada con la pila de libros de propósito estructural. Algún día tengo que visitar esta librería sí o sí. ¡Saludos, Jan!

    ResponderEliminar
  9. Qué chulo el post. Cada librería es un mundo. Esta parece un poco caos, pero ese desorden también tiene su belleza. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ¡Que genial, esta librería! Me gusta la espontaneidad de esos carteles a mano y el de el propósito estructural no tiene precio, jajajaja!!! Algún día nos sorprenderás con una guía de viajes de librería curiosas del mundo, ¿verdad? Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada