Patas arriba, de Eduardo Galeano


"¡Vayan pasando, señoras y señores! ¡Vayan pasando! ¡Entren en la escuela del mundo al revés! ¡Que se alce la linterna mágica! ¡Imagen y sonido! ¡La ilusión de la vida! ¡En obsequio del común lo estamos ofreciendo! ¡Para ilustración del público presente y buen ejemplo de las generaciones venideras! ¡Vengan a ver el río que echa fuego! ¡El Señor Sol iluminando la noche! ¡La Señora Luna en pleno día! ¡Las Señoritas Estrellas echadas del cielo! ¡El bufón sentado en el trono del rey! ¡El aliento de Lucifer nublando el universo! ¡Los muertos paseándose con un espejo en la mano! ¡Brujos! ¡Saltimbanquis! ¡Dragones y vampiros! ¡La varita mágica que convierte a un niño en una moneda! ¡El mundo perdido en un juego de dados! ¡No confundir con las groseras imitaciones! ¡Dios bendiga a quien vea! ¡Dios perdone a quien no! Personas sensibles y menores, abstenerse."

Hay libros que deberían tener una pegatina o un aviso con la palabra "INCÓMODO". De hecho, creo que esta debería ser una categoría literaria que deberían tener en toda librería o biblioteca. INCÓMODO. Para avisar al lector que solo busca novelas de ficción porque "suficiente drama social vivimos en el día a día como para leer sobre ello". Para avisar que leyendo esos libros corres el riesgo de abrir los ojos ante la pura verdad que nos rodea. Corres el riesgo de darte cuenta que estamos viviendo patas arriba. Hoy os traigo Patas arriba. La escuela del mundo al revés, de Eduardo Galeano.

Realmente con que solo os diga que es de Eduardo Galeano tendrías que estar ya corriendo hacia la librería / biblioteca más cercana para haceros con este libro, pero ¿y si además os digo que es uno de sus mejores libros? Patas arriba empieza con esta entrada que os he citado al principio de la reseña, invitando al lector a ingresar en la escuela del mundo al revés, que con una ironía, una habilidad y una sutileza impresionantes nos demuestra que es, al fin y al cabo, el mundo en el que vivimos.

El libro se estructura en "lecciones" y el texto es diferente de lo que hasta ahora he leído del autor. No son textos cortos, sino capítulos que exponen datos concretos que demuestran la locura del sistema social en el que el mundo entero se ha instalado. Sin embargo, este texto se ve interrumpido continuamente por los cortos relatos, característica del autor, como si fueran ilustraciones de lo que se explica.

¿De qué habla Patas arriba? De las verdades incómodas del mundo. El consumo enloquecido y la estupidez extrema que promueve la publicidad y la televisión, el sistema de sálvese quien pueda, la no solo injusta sino también ilógica desigualdad entre hombres y mujeres, la explotación infantil -y no tan solo la que estáis pensando- como una realidad terrible, la contaminación, la desaparición de valores como la democracia, el honor, la solidaridad o la verdad, aplastados por los mercados financieros y el anhelo ilimitado de querer más, siempre más. En este libro Galeano diagnostica a una sociedad enferma como un médico, aportando los datos objetivos y explicando detalladamente los factores de la injusticia que se dispone a desnudar.

En conclusión, ya sabéis que cuando se trata de libros de Galeano me quedo sin palabras, es uno de esos autores que es necesario conocer directamente porque no es fácil de reseñar. Galeano aprovechó el fin del milenio (año 2000) para publicar esta obra. Galeano era un cuerdo en un mundo de locos y como tal, este libro os va a abrir los ojos ante lo que muchos no quieren que sepamos y que incluso han conseguido que no queramos escuchar la verdad, sumidos todos en un sueño perpetuo y voluntario.

"Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana."

Os dejo el último texto del libro, de alguna manera optimista, que se vuelve completamente necesario después de ver, aspecto a aspecto, la realidad de la sociedad en la que vivimos. Con este vídeo conocí a Eduardo Galeano: el derecho al delirio.

Comentarios

  1. Pues llamarme la atención... Me llama. Hacer mucho que quiero leer de Galeano y a la mejor este libro es bueno para empezar

    ResponderEliminar
  2. Tengo al autor pendiente, espero leerlo prontito señor jan :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  3. Hasta ahora no me habían llamado la atención los otros libros que has comentado de este autor, pero este sí que ha despertado mi curiosidad, pese que no es del todo el tipo de lectura que me suele gustar.

    ResponderEliminar
  4. Y yo sin estrenarme con este autor...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. No sé a que estoy esperando para Galeanearme. Por todas las reseñas que has hecho de él, encaja a la perfección conmigo. De nuevo brutal, la cita inicial. La leía ojiplático y de verdad en sólo dos lineas me ha transmitido esa magia irreal circense. Saludos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario