Las palabras que me habría gustado
escuchar en mi graduación.

Very good lives, de J.K. Rowling


"We do not need magic to transform our world; we carry all the power we need inside ourselves already: we have the power to imagine better"



Hace cuatro meses me gradué. Realmente fue muy emocionante. Después de cuatro años llenos de horas -y días enteros- de estudio, de esfuerzo, de crecimiento, de alegrías y tristezas, de decisiones e incertidumbres, acabé mi grado en Derecho. Claro que no es como las demás carreras, que con el grado en el bolsillo ya vas a trabajar, porque para ser abogado necesitas primero realizar el master de acceso a la abogacía y luego pasar la prueba impuesta por el Estado para colegiarte. No, no he acabado. Sin embargo, para mí la graduación supuso un punto de inflexión en mi vida que me dejó lleno de preguntas, dudas y temores. ¿A dónde quiero ir? ¿Seré buen profesional? ¿Estaré a la altura? ¿Tendré lo que hay que tener? Inquietudes que aún hoy siento y pienso cada día. El final de mi formación académica se acaba, y siento una sed gigante de triunfar en lo mío, de ayudar a mis clientes, de ser útil.

No me puedo quejar de los discursos que se dieron en la ceremonia de la graduación. Buenos profesores hicieron buenas reflexiones sobre lo que representa el oficio de abogado, de la responsabilidad que conlleva y la vital importancia que tienen los valores y la ética profesional. Excelentes consejos que se me quedaron en la cabeza y no pienso olvidar. Sin embargo, incluso en los profesores que daban un discurso menos profesional y más cálido no calaron en mis miedos personales. ¿Seré bueno en mi trabajo? ¿Fracasaré? ¿Ayudaré?



Joanne, hija de una familia humilde, sabe lo que es el fracaso. No supera las pruebas de admisión para entrar en la Universidad de Oxford, así que estudia en una universidad de menos categoría. Una vez graduada fallece su madre. Profundamente afectada se muda a Portugal por trabajo, donde se enamora de un periodista, Jorge, con quien tiene una hija que se llamará Jessica. Las cosas no tardan en ir mal y se divorcia. Una vez en Escocia consigue una orden de alejamiento para su cada vez más agresivo exmarido. Sufre depresión clínica y se plantea seriamente el suicidio. Se encuentra sin empleo, con Jessica a su cargo, en pleno proceso judicial contra el acosador de su marido, viviendo de los beneficios que otorga el Estado para casos perdidos como ella.

Sí, Joanne sabe lo que es el fracaso pero tiene un arma que nadie conoce: la imaginación. Gracias al rechazo de Oxford estudia filología francesa y clásica en la Universidad de Exeter, donde conoce a los que serán sus amigos para toda la vida, que la ayudarán en los momentos más adversos y cuya lealtad incondicional le inspirará tres amigos inseparables que harán soñar a todos los niños del mundo. De la muerte de su madre sacará el sufrimiento y la soledad que supone vivir con su ausencia, el mismo sentimiento que sufrirá el futuro protagonista de sus novelas. De la depresión que sufre creará unas criaturas que sorben la felicidad de las personas, los Dementores. Crea, en definitiva, el mundo de Harry Potter, que no tarda en convertirse en un éxito editorial sin precedentes que cambia la historia de la literatura y Joanne, renacida de sus fracasos como el fénix de Dumbledore renace de sus cenizas, pasa a ser conocida como J.K. Rowling, que es la manera con la que firma sus libros.

Y la misma J.K. Rowling es invitada a dar un discurso en la ceremonia de comienzo de ciclo de la Universidad de Harvard, la universidad más prestigiosa del mundo, y acepta. Cuando sube al estrado decide hablar de dos cosas: de la importancia del fracaso y el poder de la imaginación.

Rowling afirma en este discurso cuán necesario es el fracaso para el posterior éxito, porque hasta que no se es consciente de lo poco romántica que es la pobreza real y el gusto de la derrota no hay en ti una motivación real que te impulsa a subir. También habla del poder de la imaginación, y cuando se refiere a ella no habla de magia, magos y fantasía, sino de la habilidad de empatizar con los demás. El hecho de que inevitablemente nuestra vida tiene impacto en la de los demás hace necesaria la empatía para mejorar la vida de todo el mundo.

Very good lives, de J.K. Rowling es una transcripción fiel de sus palabras (bajo la reseña os adjunto el discurso íntegro (en inglés)), en una edición preciosa y cuidada, de tapa dura, donde las palabras se mezclan con los preciosos dibujos de Joel Holland. Cada frase tiene su página, lo que invita a la reflexión y a una lectura sosegada y lenta. Un libro de estos que se guardan y se leen, se releen y se pasa de padres a hijos en el día de graduación. Muy recomendable.


*

RINCÓN DEL LECTOR INDIGNADO
Hoy dedicado a: las editoriales españolas.

Quiero pensar que, como es un libro que se publicó en inglés el pasado mes de abril, las editoriales españolas tienen intención de traducirlo Pero teniendo en cuenta lo poco que habrían tardado en traducir un nuevo libro de Harry Potter y que se trata de un solo discurso que se lee en veinte minutos, a mi parecer ya van un poco tarde. Así, si no piensan traducirlo mi conclusión sería que las editoriales de nuestro país se creen que somos unos garrulos. Que solo nos interesa Rowling cuando nos habla de magos y escuelas de hechicería. Esto sí, cuando habla de asuntos serios, de lo que ha aprendido ella del fracaso y el éxito, de lo que a ella le habría gustado escuchar el día de su graduación, deben considerar que no es de nuestro interés. En fin, animo desde aquí a las editoriales a que traduzcan esta maravilla de discurso, porque a mí me ha ayudado e inspirado mucho, y puede que ayude e inspire a mucha más gente.



Créditos
Título: Very good lives: The fringe benefits of failure and the importance of imagination
Autora: J.K. Rowling. Editorial: Little, Brown. Precio: $10

También te va a gustar

Publicado por Literatura Random House en español y Edicions del Periscopi en catalán, este es otra transcripción de un discurso de graduación, esta vez por David Foster Wallace. Al igual que Rowling, Foster Wallace se salió de las líneas tradicionales del discurso para acercarse a los alumnos y, de una forma amena, explicarles lo que ellos han aprendido de la vida. Al igual que Very good lives, Esto es el agua tiene una cuidada edición en tapa dura y en la que cada frase tiene su página. También muy recomendable.


Y vosotros, 
¿Sobre qué os gustaría u os habría gustado que tratara el discurso de tu graduación?
Si pudierais elegir, ¿quién te gustaría que diera el discurso?
¿Qué estáis leyendo?


Comentarios

  1. ¡Hola!

    Primero que todo, te doy mis felicitaciones por tu graduación, tiene que ser muy emocionante. A mí me queda un añito todavía, y estoy en Turismo, y, a estas alturas, no sé a dónde dirigirme y me he identificado muchísimo con tus palabras, así que te lo agradezco. Pienso apuntarme este libro y me lo leeré en inglés, qué remedio, y ya todo lo que tenga que ver con España me lo puedo esperar... en fin. Yo estoy leyendo varias cositas este mes, La Quinta Ola, El Francotirador, El Teorema Katherine, Lady Susan y Las Ventajas de Ser un Marginado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por tu graduación! Pronto, muy pronto, vas a tener respuestas a todas esas preguntas que te haces. Pero estoy segura que tú vas a ser un gran profesional. Y sobre el libro, ojalá salga en español. Que se pongan las pilas las editoriales españolas y que también le hagan hueco a este discurso. Si no, voy a tener que hacer un esfuerzito y leerlo en inglés, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. yo me graduo el otro año (ojalá) y bueno me encantaria tener este discurso en inglés claro :D

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no digo que esté mal, pero no me llama para nada..
    no creo que el día de la "graduación" sea algo realmente importante
    la universidad es importante por lo que te aporta durante cada día en 4 años, cuando te dan el gorrito y te dicen 'eh, tu diploma' pues no pasa nada, además de tener que oír discursos durante 3 horas sin parar de gente que apenas conoces
    Quizá en la cultura anglosajona sea más importante, pero aquí, la graduación creo que es más el "Oh DIOS, gracias, por fin se ha terminado' que otra cosa. El mundo real empieza al día siguiente, y se aprende mucho más en él de lo que te esperas x)
    Me he puesto filosófica, no? Que vamos, no digo que sea malo el libro eh, sino que.. tampoco le veo gracia, y viendo las editoriales lo "mal" que fue la venta de la novela de la autora, por mucho que sea Rowling, no sé si se quieren arriesgar con algo así, que lo encuentro bastante comprensible
    un beesito

    ResponderEliminar
  5. Hola! Felicidades por tu graduación!
    Me ha llamado mucha la atención la entrada, no conocía ninguno de los dos libros y me han llamado la atención. Odio incondicional a las editoriales porque no traducen el de Rowling, pero me apunto el otro^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Jan! Felicidades por haberte graduado. Yo acabo de empezar mi primer año en la universidad xD Sin duda ninguna, tengo que hacerme con este libro sí o sí. Solo he leído un libro de J.K. Rowling, el primero de Harry Potter, pero quiero leer el resto de la saga lo más pronto posible. Estoy segura de que me voy a emocionar leyendo este discurso. Te espero en mi blog. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Me uno a las felicitaciones por tu graduación: ¡Felicidades! Y si hay suerte, y las editoriales españolas se lanzan a traducirlo, es más que probable que lo lea.
    Gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez soy más fan del rincón del lector indignado.. Estoy esperando a ver si lo traducen, pero si no, lo leeré en inglés que tampoco lo llevo tan mal
    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola, Jan!

    En primer lugar, enhorabuena por tu graduación. Si vives el derecho con tanta pasión como vives los libros, estoy segura de que serás un abogado excelente.

    Me has puesto los dientes largos con esta reseña. La verdad es que la edición del discurso de J. K. Rowling tiene muy buena pinta. De momento tendré que conformarme con escucharlo, aunque apunto el libro en mi lista de deseos de Amazon, jeje!

    Yo recuerdo mi graduación como un día memorable, la verdad. Además, fui una de las dos presentadoras del acto, y me encantó poder despedirme de la carrera de esa manera. Tuvimos la suerte de que nuestros padrinos dieran dos discursos súper motivadores, animándonos a revivir el periodismo del estado catatónico y manipulado en el que se encuentra. Lloraron hasta los padres, jeje. Fue muy emotivo.

    Un abrazo!

    Irene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada