Chico de ojos azules, de Joanne Harris

jueves, 29 de enero de 2015


"Un asesinato es un asesinato, ya sea mediante un veneno, por poderes, por ahogamiento o por las heridas provocadas por la prensa. Un asesinato es un asesinato, la culpa es la culpa, y en la ficción late una verdad reveladora tan roja y sangrienta como un corazón. Porque el asesinato cambia a todo el mundo -a la víctima, al culpable, al testigo, al sospechoso- de muchas e inesperadas formas. Es un troyano que infecta el alma; permanece inactivo durante meses o años, robando secretos, clasificando enlaces, corrompiendo memorias y cosas mucho peores, hasta emerger finalmente como un orgiástico y aplastante sistema de destrucción"

Uno de mis propósitos de año nuevo fue acortar la lista de libros que esperan pacientemente en la estantería a ser leídos. No puede ser que me gaste dinero constantemente comprando novedades editoriales y recomendaciones blogueras cuando tengo todos esos libros pudriéndose. Están allí, mirándome con sus lomos intactos, juzgándome. Por esto me apunté al reto organizado por Carmina, del blog De tinta en vena: el reto 12 meses 12 libros. Un reto que proponía leer cada mes un libro pendiente desde hace por lo menos un año. Me apunté, hice un pilón con los doce libros que me avergüenza el tiempo que llevan esperando y cada día uno elijo uno al azar. El del mes de enero es el que os traigo hoy: Chico de ojos azules, de Joanne Harris.

Conocemos a B.B, un hombre cuarentón que vive con su madre viuda, Gloria. Gloria siempre ha sido muy opresiva con sus hijos, a los que, por comodidad a la hora de limpiar y sin tener las consecuencias que habría, desde pequeños les asignó colores. El color del mayor fue el negro, el del mediano fue el marrón y el del pequeño azul. Todas las prendas de ropa, sus habitaciones, sus vidas eran del color asignado. Esto hace que, con el tiempo, el hijo mayor se vuelva huraño y violento, el mediano tímido y débil y el menor se vuelva un asesino. Ha pasado mucho tiempo, pero B.B. sueña con asesinar a su madre, y se desahoga publicando cortas narraciones en su blog (badguysrock) tras el apodo de chicodojosazules.

Hace unas semanas estaba en una pequeña librería que se halla cerca de mi casa cuando entró una mujer y preguntó por un libro infantil a la librera. Lo encontró con eficiencia y rapidez y, además, se lo recomendó encarecidamente: "este libro trata mucho los colores", dijo, "y esto les va muy bien a los niños porque tienden mucho a asignar los colores a cosas y se pueden cerrar a muchos colores por lo que les recuerda. Los colores que ven y relacionan en su infancia influencian mucho en ellos para siempre". 

Durante la lectura de esta novela pensé mucho en eso que oí, por lo que decidí hacerme una autosesión de psicología (yo, inseguro, tartamudeando con los ojos muy abiertos, con las manos temblando y estirado en un sofá mientras, detrás de mí, otro yo, con bigote y gafas me escucha y toma notas). Y cual fue mi sorpresa al descubrir que los colores del blog -azul y amarillo- coinciden con los colores de mi habitación cuando era pequeño. ¡Y yo sin darme cuenta! Y es que, inconscientemente, he relacionado la combinación de azul y amarillo con paz, seguridad y hogar.

En esta novela tiene un protagonismo importante este tema. Vemos como, debido a los colores que su madre les asigna, cada uno de los tres hermanos evoluciona de una manera, como los colores influencian en sus vidas. Pero, si una cosa destaca es que la narración se compone de entradas publicadas en un blog, algunas de acceso público y otros de acceso restringido (lo que vendría a ser borradores en Blogger). Incluso se puede leer, al final de cada entrada pública, comentarios de diversos usuarios que frecuentan el blog de B.B. Esta forma tan innovadora y atrevida de narrar aparece como un tupido velo que separa el mundo virtual y el mundo real, y a lo largo de la historia el lector está perdido en si lo que lee sucede en la realidad o es pura fantasía. Esto crea una sensación de desorientación total, que se complementa a la perfección con sus protagonistas y la historia. Este es, en fin, la aportación original de esta novela.

También es capital el tema de la sinestesia. *¿sinequé?*. La sinestesia es la mezcla de sentidos, la gente que la tiene puede oír colores, o ver sonidos, o sentir un gusto en la boca al tocar algo con las manos. La novela introduce al lector en temas interesantísimos como este o el de los colores con una naturalidad. Para los amantes de la música, mencionar que cada entrada -o capítulo- va acompañado con una canción que se corresponde de alguna manera con el estado de ánimo del narrador o los sucesos que se narran. 

Aunque, por otro lado, no puedo dejar de señalar lo que no me ha convencido tanto de la historia. Encuentro, sinceramente, que podría tener la mitad de páginas explicando exactamente lo mismo. Un escritor debe ser consciente de la línea que separa el giro inesperado que conquista al lector y la secuencia de giros inesperados que le dan la sensación de estar completamente perdido o incluso que está perdiendo el tiempo. Siento no poder ser más explícitos y me quedo con la esperanza de que, si habéis leído o estáis leyendo este libro, comprendáis esta crítica.

En conclusión, una novela oscura (o azul) que desorienta al lector constantemente, cuyo epicentro es un protagonista borroso y una serie de asesinatos, ¿reales o ficticios? Una narración original, bloguera, que introduce al lector a temas psicológicos increíbles como la influencia de los colores en las personas o la sinestesia. ¿Lo único que me falló? Le sobran páginas.

Y vosotros, ¿habéis leído algún libro cuya manera de narrar os dejó patidifusos?

Nada, de Carmen Laforet

lunes, 26 de enero de 2015

"Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado, y no me esperaba nadie. Era la primera vez que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran Estación de Francia y los grupos que estaban esperando el expreso y los que llegábamos con tres horas de retraso."

La constelación del perro, de Peter Heller

jueves, 22 de enero de 2015

"Mantengo a la Bestia en marcha, tengo a punto la 100 de poco plomo, preveo ataques. Soy bastante joven, soy bastante viejo. Pocas cosas me gustaban tanto como pescar truchas. Me llamo Hig, un solo nombre. Big Hig, si necesitas otro más."
Ante la uniformidad de las dos grandes editoriales que dominan el sector en España, recientemente han ido naciendo pequeñas editoriales independientes que buscan distinguirse, creando un estilo único en cuanto al tipo de libros que publican y en cuanto al formato de edición. Una de las que ha destacado últimamente es Blackie Books. Esta editorial con sede en Barcelona empezó a publicar en octubre del 2009 y su nombre proviene de una perrita, que parece ser el alto mando de la empresa. Aunque no definen el tipo de libros que publican, me atrevería a decir que todos comparten un elemento de originalidad, cada uno es diferente en su temática. Estos más de cinco años de trayectoria han llevado a Blackie Books a petarlo por allí donde pisan; ya se han asentado en todas las librerías españolas y ahora aterrizan en México. Y yo, humilde lector, aun sabiendo todo esto, aún no me había decidido por leer ninguna obra publicada por ellos. Pues se acabó, hoy os traigo La constelación del perro, de Peter Heller.

El ser humano se ha convertido en una especie en peligro de extinción debido a una enfermedad de la sangre mutada con una gripe. Nuestro protagonista, Big Hig, no está infectado y sobrevive junto a su amado y viejo perro Jasper y Bangley, un hombre violento y desconfiado. Antes Hig era un constructor corriente en Denver, estaba muy enamorado de su mujer y, después de múltiples intentos, esperaban un hijo cuando ella quedó infectada. Ahora vuela diariamente en su avioneta para asegurar el "perímetro", buscar provisiones y detectar amenazas de otros supervivientes peligrosos. Pero lo que más le gusta a Big Hig es escapar por unas horas de la muerte y la desolación e ir a pescar junto a Jasper en el río.

¿Cuántas novelas postapocalípticas conocemos? Muchísimas, algunas excelentes sin duda. Pero, ¿acaso no es bueno aportar una visión diferente a este escenario? Esto es lo que nos ofrece Peter Heller. Suscribo las palabras del diario británico The Guardian: "La constelación del perro es La carretera, pero con esperanza". Y este inciso afecta al libro en todos los niveles, desde el protagonista hasta la forma de narrar. En todo transluce un optimismo latente e inconsciente, pues los hechos objetivos que aparecen en la novela no invitan precisamente a la esperanza, sin embargo, aquí es donde reside el poder de narrar de una forma u otra.

Big Hig es un personaje peculiar. Protagonista y narrador en primera persona, Hig se halla constantemente en busca de aire limpio, ya sea volando o pescando. De hecho, uno de los elementos más brillantes de la historia es el contraste entre Big Hig y Bangley. Son dos personajes completamente opuestos. Recientemente fui a ver la obra de teatro La extraña pareja donde meten en un piso a convivir a un andaluz desordenado, vago, sucio y ligón con un catalán metódico, perfeccionista, nervioso y extremadamente escrupuloso. Me recordó a los dos personajes de este libro. Por un lado tenemos a Big Hig, un hombre sensible, pacífico, generoso con los más desfavorecidos -los infectados no fallecidos-, nostálgico de la vida ordenada de antes de la enfermedad. En cambio, Bangley es un hombre que no parece extrañar su vida anterior, es práctico, le trae sin cuidado matar -es más, parece disfrutar defendiendo el perímetro- y parece haber nacido para sobrevivir.

Nada malo se puede decir sobre la edición. Ya se sabe que Blackie Books cuida este aspecto y edita cada una de sus obras como si fuera la primera y la última. Una curiosidad: ¡la portada de este libro fue cosida!


Se trata de un libro lento, no nos engañemos. Aunque Peter Heller sabe combinar con destreza descripción y acción, tampoco en este aspecto esta obra forma parte del estereotipo de novela postapocalíptica. El carácter pacifista, sensible y contemplativo de su protagonista hace que en ocasiones la narración se desenvuelva de forma lenta, y hay repeticiones con las que no acabé de conectar. Sin embargo, las escenas de acción y las diferencias entre el protagonista y Bangley saben volver a despertar al lector y mantenerlo interesado hasta el final.

En conclusión, una lectura lenta pero muy recomendable que sabe dar una visión diferente a los escenarios de novelas como La carretera o Soy Leyenda. Una obra que sabe inyectar esperanza y belleza en la desolación con una naturalidad increíble, como si fuera tarea fácil. Resulta imposible no simpatizar con su protagonista y no preocuparse constantemente por su vida. En fin, si buscáis una novela postapocalíptica original sin duda este es vuestro libro.

Calle de las Tiendas Oscuras, de Patrick Modiano

lunes, 19 de enero de 2015

"Al fin y al cabo, si nos fuera concedida la posibilidad de recordar todo aquello que hemos olvidado, ¿es tan seguro que aceptar fuera la opción más conveniente? Los buenos momentos olvidados que podríamos revivir, ¿compensarían aquellos olvidos que por nada del mundo quisiéramos recordar? ¿Estaríamos tan seguros de la integridad del ovillo como para tirar despreocupadamente del hilo?"
Como muchos sabéis ya, este blog organiza anualmente el reto Nobel, que trata de leer obras del premiado por el más prestigioso de los premios literarios a nivel mundial. El de este año ha sido el francés Patrick Modiano (click para ir al reto) del que ya leí En el café de la juventud perdida. Este es el segundo título que me decidí a leer. Hoy os traigo Calle de las tiendas oscuras, de Patrick Modiano.

Conocemos a Guy Roland, un hombre que se queda sin recuerdos debido a un ataque de amnesia. Hutte lo encuentra perdido por la ciudad y, al no conseguir encontrar nada sobre su pasado, se encarga de él y le da trabajo en su agencia de detectives. Solo después de trabajar allí durante ocho años y Hutte se jubila, Roland decide descubrir su identidad, su pasado incierto.

A través de la investigación iremos descubriendo el pasado del protagonista con el telón de fondo del París de la ocupación nazi. En aquella época en la que la única salvación posible para los judíos era buscarse nuevas identidades y cruzar fronteras salvajes. Si tuviera que describir la forma de narrar de Modiano en una palabra sería "incertidumbre": la narración discurre a través de flashes, pinceladas interpretables, como recuerdos que empiezan y acaban, apareciendo y desapareciendo en la neblina del olvido. Sin duda se trata de una narración fragmentada pero aun así ascendiente, ya que va ganando empuje y fuerza a medida que avanza, y acaba por desembocar en un final a la altura.

Los personajes de Modiano son realistas y creíbles. Si algo me falló, al igual que los otros libros que he leído de él, es que quizás hay demasiados por lo corta que es la novela. Hay muchos datos que pueden llegar a molestar y a distraer al lector del relato principal. Me da la sensación de que Patrick Modiano tiene grandes historias, grandes personajes, grandes escenarios, pero parece que no acabo de conectar con su manera de narrar. A algunos es lo que más les gusta del escritor, pero a mí se me hace pesado, lento y en ocasiones difícil de entender.

En conclusión, el estilo de Modiano me gusta y me disgusta a la vez. Me atrevería a decir que, aunque son novelas cortas, son libros que se me hacen largos. Durante la lectura la gran cantidad de nombres y de datos hacen que me pierda entre sus páginas y tenga ganas de acabar el libro de una vez. Sin embargo, una vez finalizo sus novelas y después de pasar por sus grandes finales -sin duda Modiano sabe cómo acabar una historia- contemplo la historia con perspectiva y echo de menos a sus personajes, y me sabe mal no haber disfrutado más de ellos. En resumen, conecto con la historia, con los personajes y con la ambientación, lo único con lo que no conecto es con la narración.

¿Habéis leído algo de Modiano? ¿Me recomendáis alguna de sus obras?

Una madre, de Alejandro Palomas

miércoles, 14 de enero de 2015

"Mamá está nerviosa e ilusionada. Lleva así unas semanas, desde que tiene la certeza de que esta noche estaremos todos. Por fin, después de tantos intentos frustrados, los que somos su sangre nos sentaremos a la mesa a celebrar el fin de año y brindaremos juntos. Es un gran día para ella y no lo disimula, porque no sabe hacerlo. Desde que se divorció de papá, siempre ha pasado algo, algo ha terminado torciéndose y la cena de Nochevieja ha estado coja."

Hacía mucho tiempo que le tenía el ojo echado al libro que os traigo hoy, y debo reconocer que debido a su portada. Me atrapó desde el primer momento. De hecho, en mi opinión es una de las mejores portadas que he visto en este año ya pasado. Y dio la casualidad de que, cuando finalmente decidí ponerme con él, coincidió el momento en la novela y el momento en el que lo leía: Nochevieja. Una noche que es un final y un principio, un epílogo y un prólogo separados tan solo por doce uvas. 


Dos de mis propósitos para este 2015 fueron crear un blog de reseñas de libros en catalán y el día uno de enero creé Entre lletres. El segundo era poner en marcha un viaje con todos vosotros que duraría todo el año. Me refiero al reto Trotalibros. Cabe recordar que durante el mes de enero tenemos que leer y reseñar obras cuyo escenario principal sea el lugar donde vivís. Este mes está para hacer las maletas y despedirnos de nuestra zona de confort. Me volví loco buscando literatura sobre Andorra, y en el momento de máxima desesperación caí en la cuenta de que, al estar estudiando Derecho en Barcelona, allí es donde vivo ahora. Y esto simplifica mucho las cosas. Así, empiezo este viaje en la ciudad de Barcelona, y además lo hago con una historia que tiene lugar en los primeros momentos del año, Nochevieja. Hoy os traigo, pues, Una madre, de Alejandro Palomas.

Después de muchos intentos, por fin Amalia, a sus sesenta y cinco años, ha conseguido reunir a toda la familia en la cena de Nochevieja. Prepara la mesa con la esperanza de que todo vaya bien y haya paz. Esta es la historia de esta cena en particular, de sus personajes, de, en definitiva, una familia. Los hijos de Amalia son Fer, Emma y Silvia. Fer es el narrador de la historia y vive en la melancolía desde que su novio lo abandonó, dejándole un perro, hoy su única compañía. Emma es la más sensible y delicada de los hermanos, está saliendo con una ejecutiva de la banca, práctica y pedante, llamada Olga, y se intenta recuperar de algo que le sucedió en el pasado. La hermana mayor es Silvia, quien lleva las riendas de la familia con mano férrea desde que el padre la abandonó, hace tiempo que sale con un serio noruego que nunca acude a las reuniones familiares. También tenemos al tío Eduardo, un hombre guapo y extrovertido que nunca deja de viajar y le encanta hablar de sí mismo.

Pero en el epicentro de este tornado de relaciones, enemistades, puntos débiles, esperanzas, pasados y presentes tenemos a Amalia. Sin duda la joya de la corona de esta historia, y es que el título de este libro no podría ser mejor; Amalia es una madre. La madre de una familia normal y corriente, con sus particularidades y sus historias. Y realmente no necesitaría más descripción, esta palabra ya invoca todo un mundo. Es una madre herida, traicionada, utilizada y abandonada cruelmente por su marido. Inocente, bondadosa, generosa y noble. Por sus gestos, por sus palabras, por sus despropósitos incluso sus hijos a veces se olvidan de tomarla en serio, sin caer en lo que hay detrás. Una madre como cualquier otra, que solo vive del amor por sus hijos, cuyo único propósito es que la vida les vaya bien y sus heridas cicatricen pronto, ver sus sonrisas una vez más, verlos crecer, verlos unidos en la mesa en Nochevieja.

La ciudad de Barcelona se presenta como un escenario ideal para la narración. Una ciudad suficientemente grande como para perderse entre sus calles y sus gentes, pero que permite las casualidades más inusitadas. Barcelona es, para mí, el telón de fondo perfecto para algunas de las escenas, un lugar inmejorable para pasear cuando los últimos petardos y bocinazos de Nochevieja enmudecen y se hace un silencio nocturno lleno de secretos y misterios. Un lugar perfecto para empezar nuestro viaje (Reto Trotalibros).

Alejandro Palomas tiene un estilo perfecto, la narración discurre como un río: elegante, con ritmo y, sobretodo, de forma natural. Y es que consigue acercarse a todos los personajes desde una primera persona (Fer) de una forma increíblemente natural y para nada forzada. Desnuda sus almas combinando las escenas del pasado con la cena -el presente- con una habilidad propia de los grandes escritores.

En conclusión, una novela que brilla por sus personajes, especialmente por Amalia. Una historia que me ha llegado y me ha emocionado. Un estilo y una narración de las que no tengo ningún pero. Con el final perfecto, la lección aprendida y sus personajes gravados en mí para siempre, no me queda más que recomendaros este libro.

1. Enero: Lugar donde vivís (Barcelona)

Reto Trotalibros

viernes, 9 de enero de 2015



En la página de Quien soy de este blog os cuento cómo decidí el nombre de este blog. Mis dos grandes pasiones son leer y viajar. Para mí la lectura es un modo de viajar, de conocer nuevos paisajes, nuevos mundos, nuevas culturas, nuevos puntos de vista. Llevaba más de dos semanas pensando el nombre del blog que quería crear y no había manera: o estaban ocupados o eran demasiado largos o no me acababan de convencer... hasta que abrí un diccionario, empecé a pasar páginas y, por pura casualidad, me detuve en la página de "TR", donde encontré la palabra trotamundos, definida como: com. Persona aficionada a viajar y a recorrer distintos países: si pudiera mantenerme sin trabajar, sería un trotamundos. No dudé ni un segundo, la palabra inventada apareció en mi mente como por arte de magia, como si siempre hubiera estado allí. TROTALIBROS. Definía lo que era yo. Una persona aficionada a viajar y a recorrer distintos países, mundos y épocas a través de los libros. Y así quedó bautizado este humilde rincón de la blogosfera literaria.

Empieza el 2015 y decido poner en marcha este viaje, esta travesía, esta odisea, este reto. He elegido unos destinos y unos meses. Ciudades, países, mundos y lugares. Y de repente, cuando ya tengo todo el equipo y las maletas preparadas y me dispongo a hacer los primeros pasos de esta aventura, me giro, vacilo. ¿Os gustaría acompañarme?


Os explico; este reto trata de realizar un viaje todos juntos -aunque no como un grupo de turistas de esos que van encabezados por un guía chillón con una banderita alzada, aquí cada uno a la suya- a través de la lectura. Cada mes tiene asignado un lugar. Se trata de leer al menos un libro en el que el escenario principal sea el propuesto para el mes correspondiente. Lo importante a la hora de elegir la lectura es el escenario principal de la novela, la época es a libre elección. El resultado será que cada mes tendremos un lugar contemplado desde prismas y épocas diferentes, y un servidor publicará una entrada mensual que refleje todo esto.

Damas y caballeros, este es el viaje:



1. Enero: LUGAR DONDE VIVÍS. 
Todo viaje empieza en casa. Durante el mes de enero deberéis elegir una novela cuyo escenario sea vuestro Bolsón cerrado (puede ser el país, la comunidad autónoma, el municipio, la ciudad, el pueblo y, si lo encontráis, la calle donde vivís).



2. Febrero: ROMA.




3. Marzo: NUEVA INGLATERRA. 



4. Abril: RUMANIA



5. Mayo: CHILE



6. Junio: PARÍS


7. Julio: CALIFORNIA



8. Agosto: EL MAR.



9. Septiembre: JAPÓN



10. Octubre: KENIA



11. Noviembre: LUGAR FANTÁSTICO.



12. Diciembre: INDIA.




Reglas para hacer el viaje:
  1. Seguir el blog.
  2. Dejar comentario en esta entrada confirmando participar en el reto.
  3. Poner banner enlazado a esta entrada en vuestro blog.
  4. Se agradece difusión pero no es necesaria para participar.
  5. Elegir mensualmente como mínimo una lectura en la que el escenario principal -no único- sea el lugar propuesto en la lista. NO se trata de que el autor sea de ese lugar, sino que el lugar sea el escenario principal de la historia.
  6. No es necesario elegir ahora todas las lecturas del año, lo podéis decidir cada mes.
  7. Publicar una reseña del libro preferiblemente en el mismo mes, pero si no es posible no vamos a cortar dedos de las manos por esto.

Tripulantes definitivos
1. Jan, del blog Trotalibros.
2. La vecina del quinto, del blog La vecina del quinto.
3. Eyra, del blog Cosas mías.
4. Neus, del blog Sin libros no soy nada.
5. Costanza, del blog Books for fly.
6. Centinela, del blog Imaginatura.
7. V.J.R., del blog My world between books n' other things.
8. Karou!, del blog The books are my life.
9. Anna, del blog Unknown Reader.


Banners

Banner opcional para poner en las reseñas que formen parte del reto

Id haciendo las maletas, nos espera un gran camino por delante. La ruta está marcada aunque, como decía el viejo Bilbo: "Es muy peligroso cruzar tu puerta, vas hacia el Camino, y si no cuidas bien tus pasos, nunca sabes hacia donde te pueden llevar." ¿Os animáis?


Milena o el fémur más bello del mundo, de Jorge Zepeda Patterson

miércoles, 7 de enero de 2015

"No era el primer hombre que moría en brazos de Milena, pero sí el primero que lo hacía por causas naturales. Aquellos a los que había asesinado no dejaron rastro ni remordimiento en su ánimo. Ahora, en cambio, la muerte de su amante la sumía en la desolación"
Los que hace tiempo ya que seguís este blog sabréis que me encantan los premios literarios. El Premio Planeta es, sin duda, el premio literario más importante de España y, aún más, de la literatura en español. Este premio se concede anualmente en la ciudad de Barcelona desde que José Manuel Lara Hernández lo creó en 1952 y, en la actualidad, es de los mejores dotados del mundo con 601.000€ para el ganador, solo por detrás del Premio Nobel. Más allá de las críticas y polémicas que va generando es evidente que se trata de un premio prestigioso que impulsa la carrera de sus ganadores. El año pasado lo ganó Clara Sánchez con El cielo ha vuelto, este año el ganador ha sido Milena o el fémur más bello del mundo, de Jorge Zepeda Patterson.

Convertida en esclava sexual desde su adolescencia, la bella Milena ha vivido en el inframundo de la sociedad hasta que Rosendo Franco, director de uno de los diarios más influyentes de México, se enamora de ella y la rescata y protege de sus captores. Sin embargo el libro arranca cuando Rosendo muere de un fallo cardíaco mientras hacía el amor con Milena. Ella se ve obligada a huir, consciente de que sus antiguos amos volverán a por ella. También conocemos a los Azules, un trío de compañeros que se conocen desde pequeños y entre los cuales se entrecruzan rencores y amores: el periodista Tomás Arizmendi -designado nuevo director del ABC-, la política Amelia Navarro y el director de una empresa de alta seguridad, Jaime Lemus. Los tres unen sus fuerzas para encontrar a Milena y salvarla de su infausto destino.

Como habréis notado, la historia es potente. La novela está organizada en capítulos titulados por los personajes que aparecen. Siguiendo los pasos de Milena y de los Azules vamos desgranando una sociedad deficiente: la corrupción política, las mafias organizadas, el mercado internacional de trata de mujeres... Males que creíamos erradicados siguen funcionando con toda su fuerza, impulsados por el fenómeno de la globalización. Así pues, estamos ante una historia con una intensa crítica social, siguiendo la línea de Jorge Zepeda Patterson, que desembarcó en España con Los corruptores. Y es que este escritor mexicano sabe de lo que habla, es un prestigioso economista y sociólogo.

No hay crimen alguno en la esencia del relato ni la policía no tiene un papel relevante, ¿es, pues, una novela negra? No, yo diría que es más bien una novela social. Una carrera a contrarreloj llena de acción, una historia descentralizada, pues no pone el foco tan solo en Milena, sino que también somos testigos de la relación entre los demás personajes que se esfuerzan para ponerla a salvo. El enemigo es fuerte, cuenta con protección política y siempre hay algún superior, un jefe que, lejano a la realidad y sin mancharse las manos, controla el negocio, por lo que los Azules tendrán que echar mano de todas sus armas (presión política, desprestigio a través de los medios de comunicación y vigilancia) para poder salvar a Milena.

Se trata de un relato que engancha mucho -lo leí en menos de tres días- y se hace fácil de leer. Con una pluma elegante y sin caer en la simpleza, la historia avanza a un ritmo potente y es accesible a todo el público adulto, siguiendo la línea de los más recientes premios Planeta, verdaderos bestsellers comerciales. 

Por otro lado, si algo me llamó la atención del libro en un primer momento fue el título. "¿el fémur más bello del mundo? ¿En serio? ¿Por qué?". Pues bien, la única queja que tengo para este libro es que noté -llamadme malpensado- que han elegido este título para vender más, porque en la novela apenas se menciona una sola vez y sin ninguna importancia narrativa. 

En conclusión, una novela fácil de leer, llena de acción y crítica social que engancha al lector en una espiral de intereses que desembocan en una verdadera guerra en cuyo epicentro está la pobre y hermosa Milena. Un libro recomendable que, más allá de enganchar y entretener al lector, aprovecha la atención que despierta la acción para denunciar una parte de la sociedad que no vemos pero que está allí.

¿A vosotros os gustan y seguís los premios literarios? ¿Cuál es vuestro favorito?

(Agradecimientos a Editorial Planeta por el ejemplar.)

Todos mis cuentos, de Ana María Matute

lunes, 5 de enero de 2015


Antes de nada, espero que hayáis pasado una feliz Navidad y Nochevieja y esta noche los Reyes os dejen muchos libros debajo el árbol para acabar bien estas vacaciones. Dejadme desearos también, aunque tarde, un feliz dos mil quince. Disculpad este silencio de doce días en el blog, silencio que rompo hoy con fuerza.

Si existe alguna manera de incentivar el amor por las historias y por la lectura entre los niños que aún no han aprendido a leer, esta es el cuento. Desde pequeños nos han acompañado antes de ir a dormir y, aunque quizás en aquel momento solo disfrutáramos de algún escenario, personaje o ilustración que, con la irreductible imaginación infantil, la hacíamos nuestra, a medida que hemos ido creciendo hemos cambiado nuestra manera de ver aquel cuento. A veces lo matamos cuando lo intentamos volver a leer desde una perspectiva adulta y racional, separando lo que es posible o creíble de lo imposible o inverosímil. Sin embargo, otras veces somos capaces de leerlos con la ingenuidad y sencillez de un niño, pero a la vez entendiendo sus metáforas y sentidos. Solo cuando somos capaces de hacer esto sentimos que el cuento ha crecido con nosotros, que aprendemos otra vez del suave vaivén que ya nos hizo volar cuando queríamos ser astronautas o princesas y nuestra imaginación no conocía límites. 

Cuando me enteré de que Ana María Matute, una de las escritoras más valoradas y apreciadas en España, había fallecido me avergonzó el hecho de que no había leído nada de ella. Así, al instante decidí ponerme a leer su obra empezando por su última obra incompleta, Demonios Familiares, y siguiendo por sus cuentos. Al menos en España hay dos maneras de leer sus cuentos. La primera es comprarlos uno por uno, disfrutando de las excelentes ediciones de Editorial Destino y las maravillosas ilustraciones de Albert Asensio que acompañan la narración, pero también de sus escalofriantes precios. La segunda es la opción práctica y la que mima más el bolsillo de los lectores. Se trata de una recopilación de los nueve cuentos de la escritora editada por Debolsillo por el estupendo precio de nueve euros, y cuando digo estupendo lo digo porque es menos de lo que vale un solo cuento de la primera opción. Yo, como ya habréis deducido, me decanté por la segunda opción. Hoy os traigo, pues, Todos mis cuentos, de Ana María Matute.

En el primer cuento, El saltamontes verde, conocemos a Yungo, un niño huérfano al que al tercer día de nacer le robaron la voz. Aunque es adoptado por una granjera piadosa nadie cuenta con él porque todo el pueblo cree que es tonto por el hecho de no poder hablar. Un día Yungo salva a un saltamontes capaz de hablar de unos niños crueles que iban a ahogarlo y de ese encuentro nace una amistad inquebrantable. Juntos parten para encontrar la voz de nuestro protagonista. Empezamos con un cuento corto pero matón, con una moraleja clara y un final inesperado de los que dan que pensar.

El segundo cuento lo deberían leer todos los banqueros que han provocado esta crisis y han hecho sufrir a tantas y tantas familias. En El aprendiz un viejo llamado Ezequiel, de corazón egoísta y ambicioso, llega a un pueblo que hasta el momento había sido tranquilo y pacífico y lo somete prestando dinero, imponiendo duros plazos y exigiendo intereses. Un día llama a la puerta un niño para ser su aprendiz, proponiéndole hacer mucho trabajo a cambio de un sitio donde dormir. El viejo acepta vislumbrando el beneficio que le puede sacar al ingenuo niño sin saber las enormes consecuencias que tendrá en su vida y en la del pueblo entero.

En el siguiente cuento conocemos El caballito loco, un caballo que, por envidia, es despreciado y marginado de una manada de caballos. Su madre es la única que es capaz de ver el corazón puro y bondadoso de su hijo. Aun así el caballito loco empieza a sentir curiosidad por los humanos y cada se acerca más a una aldea cercana hasta que conoce a Carboncillo, un niño al que le regalará una amistad paciente y irrompible. En este cuento se refleja la estupidez humana y el valor de las amistades que muchas veces no se ven o no apreciamos pero siguen allí, como las estrellas.

El protagonista del cuarto cuento es Bongo, un niño que desde muy pequeño fue adoptado por un herrero despreciado por el pueblo. De repente la guerra llega a la población y todo es destrucción. Bongo, desesperado, busca al herrero pero no lo encuentra. Sin embargo, aparece Carnavalito para salvarlo y escapar de allí, iluminando de esperanza todos los corazones melancólicos con la música de su armónica. En Carnavalito, al igual que en El saltamontes verde, Ana María Matute defiende las mentiras que infunden esperanza y felicidad a los inocentes.


En El polizón del "Ulises" conocemos a Jujú, un niño adoptado por tres hermanas solteras muy diferentes entre ellas pero que comparten su inmenso amor por él. Es un niño aventurero, que sueña con surcar algún día los mares y tiene una relación muy estrecha con su perro, Contramaestre. Su vida cambia cuando escapa de una prisión cercana un presidiario. Jujú lo encuentra herido y se vuelca en ayudarlo. Se trata de un cuento más largo que los anteriores pero también más intenso y profundo. La última frase es la perfecta para cerrar este relato.

En el siguiente cuento conocemos a Paulina, una niña huérfana de diez años que hasta el momento ha vivido con su amargada tía Susana en la ciudad, pero debido a una enfermedad por la que pasa el médico le recomienda los aires de la naturaleza. Debido a esto se va a vivir con sus abuelos a la montaña, donde conocerá a Nin, un niño ciego de su misma edad, y donde pasará un invierno lleno de descubrimientos. En este cuento se transmite el valor de la amistad y la generosidad, que encajan perfectamente con los elementos escénicos y temporales: la naturaleza en todo su resplandor con la Navidad.

En El País de la Pizarra Ana María Matute nos lleva al reino fantástico de Cora-Cora, donde la princesa desaparece misteriosamente durante la clase, cuando se disponía a resolver un cálculo matemático. Los hijos del carpintero real y del profesor real, el máximo sospechoso de dicha desaparición, deciden encontrar a la princesa. Me ha parecido que esta es una gran historia, con muchas posibilidades (el conflicto entre las letras y los números no tiene desperdicio) pero me he quedado con la sensación de que con este cuento Matute tenía prisa. Quizás es porque crea mundos fantásticos pero me ha parecido un cuento incompleto.

La protagonista de Sólo un pie descalzo es Gabriela, una niña que siempre pierde un sólo zapato y, debido a esto, se gana la antipatía de su numerosa familia. Sin embargo, no tarda en huir a través de los cuentos y los libros al País del Pie Descalzo, donde viven todos los objetos incompletos, "mal calzados". Este cuento no es de los que más me han gustado ya que es muy abstracto y es fácil perderse, no tiene una dirección clara. En fin, no me acabó de convencer.

El verdadero final de la Bella Durmiente es mi cuento favorito y el último de este libro. Así empieza: "Todo el mundo sabe que, cuando el Príncipe Azul despertó a la Bella Durmiente, tras un sueño de cien años, se casó con ella en la capilla del castillo y, llevando consigo a la mayor parte de sus sirvientes, la condujo, montada a la grupa de su caballo, hacia su reino. Pero, ignoro por qué razón, casi nadie sabe lo que sucedió después." Este cuento tiene las virtudes de los demás (la imaginación ilimitada, la fantasía desbocada, los personajes tiernos) y corrige lo que me ha fallado en muchos de ellos (no es abstracto, hay acción y aventura, con un final digno, etc.)

En conclusión, he disfrutado con la lectura de todos los cuentos de Ana María Matute, y me siento bien que haya cubierto ya esta rama esencial de su literatura. Hay unos cuentos que me han gustado más (El Polizón del "Ulises", Paulina y El verdadero final de la Bella Durmiente) y hay otros que no me han acabado de convencer (Carnavalito, El País de la Pizarra y Sólo un pie descalzo), pero el balance es muy positivo. No creo que tarde en estrenarme con sus novelas.

Y vosotros, ¿conocéis algún/na escritor/a español/a de cuentos recomendable?