Próximamente en las mejores librerías - Septiembre 2015

jueves, 27 de agosto de 2015


¡Hola! A veces parece mentira lo rápido que pasa el verano, ¿verdad? ¡Ya estamos a cinco días de septiembre! La buena noticia es que con el final del verano también llegan las primeras novedades editoriales después de las vacaciones, y este septiembre no serán precisamente pocas, nuevos libros de autores como Stephen King, Javier Marías (esto sí, no es una novela sino una recopilación de artículos), Ángeles Caso, César Mallorquí o George R. R. Martin. Además, hay muchísimas novedades que prometen mucho, por ejemplo Blackie Books publica este septiembre la que dice que es su mejor publicación del año; Neverhome (ella es más fuerte).

No me enrollo más, ¡tiraros a la piscina!


¿Con qué novedad en la cabeza vais a ir corriendo a vuestra librería?

En el corazón del mar, de Nathaniel Philbrick

domingo, 23 de agosto de 2015


«Las otras dos balleneras no tardaron en ponerse al alcance de la voz. Pero nadie dijo una palabra. La de Pollard fue la primera en llegar hasta ellos. Los hombres dejaron de remar a unas cinco brazas de distancia. Pollard estaba de pie junto a la espadilla, contemplando fijamente el casco hundido que había sido su formidable barco, incapaz de hablar. Se dejó caer sobre el asiento de la ballanera, tan abrumado por el asombro, el temor y la confusión que Chase «apenas pudo reconocer su semblante». Finalmente, Pollard preguntó:
- Dios mío, señor Chase, ¿qué ha pasado?
- Un cachalote nos ha hundido -fue la respuesta de Chase.»


El libro que os traigo hoy lo vi por vez primera en el catálogo de próximas novedades de la editorial Seix Barral y en seguida se me quedó gravado en la cabeza. Me interesaba mucho. Sin embargo, no sé qué ocurrió que primero retrasaron su publicación y luego directamente desapareció del catálogo, como si se lo hubieran pensado dos veces. Pero, por mi sorpresa, lo encontré en una pequeña librería. Un solo ejemplar, un libro que no había encontrado en ninguno de los grandes almacenes, un libro que en teoría aún no se había publicado. Hoy os traigo, En el corazón del mar, de Nathaniel Philbrick.

Herman Melville no escribió la historia de Moby Dick, la legendaria ballena blanda, de la nada, sino que se inspiró en un hecho real que conmocionó los Estados Unidos de principios del siglo XVII. Fue en agosto de 1819 que Essex, un barco ballanero, zarpó del puerto de la isla de Nantucket (Massachusetts) y emprendió una travesía por los océanos que tenía que durar más de dos años con el propósito de cazar ballenas y extraer de ellas el preciado aceite. En aquella época la venta de este tipo de aceite era el origen de la prosperidad de la isla de Nantucket, se utilizaba para alumbrar a que se vendía muy caro.

Los hombres que conformaban la tripulación del Essex conocían el duro oficio de ballenero, sabían que no volverían a su hogar en años, ya habían olido antes la carne y la grasa de la ballena. Sin embargo, lejos estaban de imaginar lo que iba a suceder en esa travesía. A los quince meses de haber embarcado se encontraba el Essex en las aguas remotas del océano Pacífico cuando un cachalote, que acostumbra a ser un animal pacífico, destruyó con una inusitada crueldad el barco y obligó a sus tripulantes a refugiarse en tres botes de salvamento. Fue entonces cuando empezó la auténtica tragedia.

Hace poco que he leído Moby Dick y, aunque ya sabéis que no me gustó demasiado por las descripciones excesivamente largas sobre el oficio de ballenero y la anatomía del animal, me quedó la curiosidad de saber en qué hecho real se inspiró Melville y, aprovechando que en el reto Trotalibros agosto está dedicado al mar me lancé a por él. ¿Y qué me encontré? Un libro muy bien documentado (el autor parece haber dedicado toda su vida a investigar sobre la funesta odisea del Essex), muy bien escrito y fácil de leer. Te sitúa a la perfección en la realidad de ese tiempo, te presenta a sus personajes y no teme exhibir las lagunas y las partes cuyos testigos son de dudosa credibilidad. Contrasta las versiones de los supervivientes y analiza los hechos con una imparcialidad muy profesional.

La historia de Moby Dick acaba con el ataque de la ballena blanca y el hundimiento de la embarcación en las aguas del Pacífico. En En el corazón del mar este hecho es el precisamente el nudo de la historia. Después de introducirnos a la sociedad cerrada y próspera de Nantucket y resumirnos el viaje previo al ataque, en seguida el lector se percata de que la parte principal del libro es la supervivencia por la que los supervivientes al naufragio tienen que pasar después del ataque. Se quedan en los tres botes de salvamento en medio del inmenso océano Pacífico, con escasas provisiones y poca agua y llegan a extremos desoladores e inhumanos para sobrevivir.

En conclusión, independientemente de si te has leído Moby Dick o no este libro es de los que te enganchan desde la primera página y no te dejan libre hasta la última, y más cuando el lector tiene en cuenta que lo que se relata son hechos reales, que sucedieron en esa época. Un libro fácil de leer, muy interesante y con mucha acción. Lectura totalmente recomendable para este verano.


In My Mailbox #1: Guatemala

martes, 18 de agosto de 2015

Durante más de dos semanas he tenido una encuesta en la barra lateral del blog ya que cada vez ha ido creciendo más y más el anhelo en mí de realizar un cambio de rumbo de este rincón, haciéndolo más personal. La sección más votada, sin lugar a dudas, ha sido In My Mailbox, la sección en que muestro mis últimas adquisiciones en libros y compras relacionadas. Por esto decidí que, después de más de tres años de historia de este blog, publicar el primer IMM de Trotalibros. Y el primero, además, va a ser especial, y es que se trata de las compras que he realizado en Guatemala, tanto en la librería Sophos (de la que ya os he hablado) como en otros pueblos como Panajachel. ¡Vamos allá!


Miguel Ángel Asturias o el Shakespeare guatemalteco


Si uno investiga un minuto sobre la literatura de Guatemala no tarda en ver que la hegemonía es para el único Premio Nobel de la Literatura del país: Miguel Ángel Asturias. Aunque ya me había traído dos de sus obras (de la editorial Austral que, no lo escondo, no me gusta nada) cuando vi la cuidada edición de F&G Ediciones (editorial guatemalteca) no dudé en comprar parte de la colección: El señor presidente, Leyendas de Guatemala, Hombres de maíz, Viernes de Dolores, Mulata de Tal y Maladrón. Ya he leído la mitad de la compra y puedo decir que son lecturas complejas, pero cuando uno le coge el tranquillo se da cuenta que está ante obras de arte. Ya os contaré.

El regalo del juez


Durante estos dos meses que estamos pasando en Guatemala hemos estado ayudando en la unidad jurídica de la Defensoría de la Mujer Indígena (DEMI) y, mientras tanto hemos tenido la oportunidad de conocer a muchísima gente interesante. El juez del Juzgado de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social y Familia del departamento de Sololá, Manuel Arturo Estrada Gracias, desde el primer momento nos acogió e invirtió mucho tiempo en ayudarnos y explicarnos el sistema legal y la situación de su país. En una de las ocasiones nos hizo tres obsequios: el Memorial de Sololá; anales de los cakchiqueles, "Guatemala: las líneas de su mano" del poeta Luis Cardoza y Aragón y la famosa "Historia de la conquista de Nueva España", de Bernal Díaz del Castillo. Este último lo adquirió en México.

La complejidad del país de la Eterna Primavera


Guatemala es un país complejo. En primer lugar por la diversidad cultural. Aunque el idioma oficial es el español se hablan más de veintiún dialectos mayas. Diariamente recibimos en la DEMI mujeres que no hablan el español, sino el k'iché o el cakchiquel. Una riqueza cultural que aporta una complejidad increíble cuando en cada institución tienen que disponer de traductores que entiendan todos estos dialectos. La otra cara (La vida de un maya) es el que se considera el primer libro escrito por un maya, Gaspar Pedro Gonzáles. Además, aun hoy se notan los estragos de la guerra civil -una de las vergonzosas intervenciones de Estados Unidos-  que hace menos de veinte años que finalizó. "En Guatemala los héroes tienen 15 años" es un ensayo-novela que me recomendó encarecidamente Andrea -no la mía-, que tuvo la generosidad de acogernos en su casa durante dos días. También "Soldados en el poder" es un ensayo sobre dicha guerra, y me lo regaló Lucía y Rodolfo, dos amigos que Guatemala nos ha regalado.

Un rey extranjero


No tengo ninguna excusa, la verdad. Lo vi en la librería Sophos y, como siempre hace la editorial Impedimenta, me vi obligado a adquirirlo. Se trata de Un rey sin diversión de Jean Giono. Sinopsis: "En el invierno de 1843, la región de Trièves, en la Provenza, permanece sepultada bajo la nieve. En un pequeño pueblo de la comarca empiezan a producirse una serie de misteriosos sucesos: una muchacha desaparece; un joven es atacado; un cerdo mutilado. La primavera llega cargada de cadáveres. Los lugareños, atemorizados, deciden recurrir a los gendarmes, y estos llegan al pueblo capitaneados por un enigmático individuo, Langlois, que pronto se revelará capaz de llevar a cabo los actos más monstruosos y crueles, y también los más compasivos".

Otras compras: artesanías locales para los amantes de la lectura.



Para los que, a parte de lectores, tienen alma de escritor, estas libretas son perfectas. Cosidas a mano con huipil -el de la derecha es típico del municipio de Nahualá y el de la izquierda de Nabaj (Quiché)- me han servido de diario para mi experiencia a lo largo de estos dos meses de estancia en Guatemala. Son sencillamente una funda que contiene una libreta normal y corriente y hay de mil colores y tipos.


Por último, también hay marcapáginas tejidos a mano. Cada uno es único y precioso -creo que compraré más-.

¡Espero que este primer IMM os haya gustado!

Moby Dick, de Herman Melville

martes, 11 de agosto de 2015


“Llamadme Ismael. Hace unos años -no importa cuánto tiempo exactamente- con muy poco o ningún dinero en el bolsillo y sin nada en tierra que me interesara, creí que podría ir a navegar por ahí y ver la parte acuática del mundo."

Los participantes del reto Trotalibros durante este mes de agosto leemos alguna novela cuyo escenario principal sea el mar o, tal y como dice Ismael, la parte acuática del mundo. El mar siempre me ha enamorado, el horizonte siempre ha tenido en mí un efecto hipnótico debido a su grandeza, su magnitud. Hay una habanera catalana (Mariner de terra endins) que cuenta la historia de un viejo pastor que vive en las montañas y nunca ha visto el mar por falta de dinero y tiempo. Este pastor se encuentra a un viajante que pasa por ahí y le empieza a interrogar sobre el mar: "Com serà el mar Serà blau i gran com diuen? Serà veritat que de nit és com la plata? Tothom qui el veu es queda ple d'enyorança..."En fin, para un servidor amante del mar y sus misterios, el abanico de posibilidades se abría a un número no bajo de lecturas, pero al fin elegí un clásico al que le tenía muchas ganas desde hacía mucho tiempo. Hoy os traigo Moby Dick, de Herman Melville.

Conocemos a Ismael, un marinero que, con ganas de ver mundo, se enrola en un barco ballenero (el Pequod). Pronto conoce al capitán Ahab, protagonista real de la historia, un veterano marinero que ha recorrido todos los mares durante muchos años cazando ballenas. Sin embargo, un oscuro y secreto propósito ocupa toda la mente del voluble capitán; en su anterior encuentro con la ballena blanca en el Océano Pacífico le destrozó su barco y le mutiló la pierna. Los tripulantes del barco, entre ellos Ismael, no tardan en descubrir que el objetivo real de esa embarcación no es cazar ballenas para vender luego su aceite, sino que se han visto arrastrados a la venganza que el capitán Ahab prepara contra su obsesión; la temida ballena blanca que todos los balleneros llaman Moby Dick.

¿Quién no conoce la historia de la atroz ballena blanca? ¿Quién no ha visto alguna pintura de un barco hundiéndose por su terrible ataque? Ha sido realmente un placer para mí finalmente leer este libro, conocer a personajes como Quiqueg, un indio que Ismael conoce en New Bedford y que no tardan en, aun las diferencias, trabar una gran amistad. Sin embargo, el protagonista real de la novela es el capitán Ahab, pues Ismael y Quiqueg una vez embarcados se difuminan y el primero se vuelve un narrador que observa constantemente a Ahab. El capitán Ahab, con una larga trayectoria en las travesías de los balleneros, está completamente obsesionado en dar muerte a Moby Dick. Nada más importa, ni su familia, ni el dinero, ni la integridad de los demás tripulantes. Él es la sola idea de acabar con la ballena blanca, y sin este deseo sería un hombre hueco y vacío.


Se trata de una narración lenta y detallada, con un vocabulario rico y reflexiones realmente impresionantes. Sin embargo, esto me lleva a lo que realmente no me ha gustado de la lectura. El libro empieza a un ritmo sano, aun con largas descripciones la historia avanzaba y conocemos a Quiqueg, su amistad con Ismael y cómo eligen el barco en el que probablemente pasarán tres años buscando ballenas por dos grandes océanos. Sin embargo, desde que embarcan hasta el gran y famoso final de este libro la historia queda en segundo plano y Melville nos introduce en un tratado o ensayo sobre el mar, el trabajo de ballenero y la anatomía y naturaleza de los cetáceos y, más concretamente, los cachalotes.

Aunque en ocasiones resultaba interesante aprender sobre estos maravillosos seres que son las ballenas, este ya casi desaparecido oficio que es el ballenero o este impresionante paisaje que es el mar, para mí, un lector que andaba en busca de una historia de aventuras, leer cientos y cientos de páginas sobre estos temas, pausando por completo la narración y la evolución de sus personajes, me resultó molesto y aburrido.

En conclusión, aunque es innegable la calidad narrativa, que se unen a una historia ya legendaria de la literatura con unos personajes inolvidables, la lectura de Moby Dick me ha dejado algo decepcionado. Me esperaba mucha más acción, más aventura, pero durante todo el centro de la historia, es decir mientras dura el viaje que los acerca gradualmente al monstruo marino, el autor enfoca toda su atención en un ensayo biológico completamente prescindible.

Siguiente parada: septiembre, Japón.

Bibliofilia viajera #1: Librería Sophos (Ciudad de Guatemala, Guatemala)

miércoles, 5 de agosto de 2015



Ya hace más de un mes que estoy en Guatemala y con este poquito de tiempo ya he tenido tiempo de enamorarme de este maravilloso y complejo país y de sus gentes. Andrea y yo vivimos en Sololá ayudando a una organización estatal llamada DEMI (Defensoría de la Mujer Indígena) que tiene como objetivo asistir a las mujeres indígenas de esta región, que a veces viven muy aisladas y sufren maltratos, tanto en su lado físico como en su lado psicológico, de los hombres, que ocultan su machismo en la tradición. Ambos estamos aprendiendo muchísimo de nuestro trabajo diario, conociendo a mucha gente interesante, viajando a lugares increíbles. 


Llegamos en el Día del Ejército, jornada en la que cierran todas las tiendas, llegamos a Sololá y no me lo podía creer. ¡Era un pueblo que tenía una librería en cada esquina! En todos lados veía carteles que señalaban "librería". Cual fue mi sorpresa cuando el día siguiente, cuando los negocios abrieron, fui a visitar unas cuantas y descubrí que... ¡no tenían libros! Lo que leéis, queridos amigos, muchas librerías y ningún libro -aparte de unos pocos infantiles y libros de texto-. Aquí le llaman librería a las papelerías. 



Por esto tuve que esperar hasta mi visita a la capital para conocer la librería con más fama de Guatemala. Se puede decir que la librería Sophos es nueva, nació en el mes de octubre de 1998. Con una buena selección de libros, buscan que la librería sea un lugar de encuentro cultural e incluso tienen cafetería para los lectores que, después de realizar una compra, les apetezca empezar la lectura con un buen café. Ellos mismos dicen de la librería: "decir que SOPHOS es una librería es como decir que el vino es una bebida". Cierto, pero simplista. Y muy valientes teniendo en cuenta la poca cultura de lectura que hay en este país.


El corazón de la librería Sophos es una tarima de madera donde se halla en un lado la caja y en su interior se pueden hallar secciones como deportes, religión, biografías etcétera. Además es fácil encontrar recomendaciones de libros. El día que fui recuerdo ver concretamente Jane Eyre, de Brönte, con un breve comentario sobre la sinopsis y a qué tipo de lector le iba a gustar dicha lectura.


También me gustó mucho una sección dedicada exclusivamente a libros sobre Guatemala, ya sean ensayos, libros de fotografías y novelas (el rey de este rincón, sin duda, es el orgullo nacional de Guatemala, su Nobel de la Literatura Miguel Ángel Asturias). Disculpad que no os pueda traer ninguna fotografía de esta sección, se me olvidó.


He salido de la librería contento, satisfecho. Está en un centro comercial (Plaza Fontabella), pero cuando uno entra en el establecimiento siente la tranquilidad y el silencio de las buenas librerías. Sin ser un almacén interminable de libros se nota el cuidado a la hora de seleccionar los libros buscando calidad y variedad. Sin duda, un buen lugar donde perderse.


Conclusión

Puntos fuertes: 
- Buena selección de libros.
- Negocio valiente en un país sin hábito generalizado de lectura.
- ¡Cafetería integrada!
- Sección dedicada a literatura local.
- Mucha actividad cultural.

Puntos débiles: 
- Es difícil entender el orden que, aunque está en orden alfabético, se interrumpe constantemente en pequeñas estanterías difíciles de ubicar y enlazar.
- La mayoría de libros están a nivel de suelo. Incómodo.

El aleph, de Jorge Luis Borges

sábado, 1 de agosto de 2015


"Vi el Aleph, desde todos los puntos, 
vi en el Aleph la tierra,
 y en la tierra otra vez el Aleph 
y en el Aleph la tierra"

Jorge Luis Borges me intimidaba. Nunca había leído nada de él a pesar de que todos los escritores que me apasionan han hablado de él. Es la influencia perenne de todos los grandes nombres de la literatura latinoamericana y mundial. Complicado, rebuscado profundo. Pese a la poca longitud de sus obras, Borges me intimidaba. Por esto compré el más famoso de sus libros como un experimento. Hoy os traigo El aleph, de Jorge Luis Borges.

Este libro son diecisiete cuentos y un epílogo. Cada cuento es una puerta, cada puerta tiene un paño y cada lector tiene la llave de este paño, la cuestión es encontrarla. Todos comparten la exaltación del género fantástico y la neblina de las cosas misteriosas y enigmáticas. Los personajes se dibujan en la mente del lector y se mueven a través del lirismo de las palabras de Borges, que encandilan a uno incluso cuando se encuentra perdido en el torbellino del relato. 

Mi puerta favorita era descuidada, de madera, la primera que vi. El inmortal, donde conocemos a Marco Flaiminio Rufo, un romano que parte acompañado de doscientos soldados y algunos mercenarios en busca de un río que da la inmortalidad a quien bebe de él. Quizás fue el primer impacto con las letras de Borges, pero este relato me dejó huella y estuve pensando en él durante unos días, suspendiendo la lectura del libro hasta recuperarme y seguir con el próximo. El alto nivel narrativo, la fantasía y el mensaje se unen para crear un cuento único.

No puedo dejar de mencionar cuentos como Los teólogos, donde a través de la teología conocemos a dos personajes hostiles entre ellos e ignorantes de lo mucho que se parecen, o El guerrero y la cautiva, dos historias antagónicas y paralelas a la vez, o La casa de Asterión, donde Borges nos da una nueva e increíble perspectiva de la leyenda del minotauro. Sin embargo, la joya de la corona es el cuento que da nombre al libro: El aleph. Un cuento cuyo narrador y personajes quedan difuminados, absorvidos por un Aleph, un punto en un rincón de un sótano que contiene todos los puntos del Universo. Un concepto que no se entiende hasta que uno no se tira de cabeza al cuento.

No es un libro para leer con prisas. Algunos de los cuentos requieren una, dos o tres relecturas, y aun así hubo algunos que no llegué a entender. Sin embargo, ninguno tiene pérdida, pues cada frase merece ser enmarcada para la posterioridad y cada palabra desprende una magia cautivadora e inolvidable.

En conclusión, este libro es una habitación con diecisiete puertas y cada una da acceso a un laberinto diferente. El tiempo y la realidad se difuminan en estos laberintos infinitos, pero levanta la vista, lector, tú mismo estás metido en mil laberintos a la vez.