Mueren Harper Lee y Umberto Eco


Nelle Harper Lee nacía el 28 de abril de 1926 en Monroeville, Alabama. Vecina y amiga de Truman Capote, publicó en 1960 su obra maestra, To Kill a Mockingbird (Matar a un ruiseñor), que obtuvo un éxito inmediato, ganó prestigiosos premios, como el Pulitzer y a día de hoy ya se ha convertido en un clásico de la literatura norteamericana. Fue adaptada al cine dos años después por Robert Mulligan y la película estuvo nominada a ocho premios Óscar. Matar a un ruiseñor es una impresionante novela que trata temas como la igualdad, la justicia y el racismo y creó uno de los personajes más famosos de la literatura (y el cine): el abogado Atticus Finch, que para un servidor que estudia Derecho, es un héroe. Fue una escritora inusual. Después del éxito inesperado de su primera obra mantuvo una vida retirada, como J.D. Salinger o Cormac McCarthy; no concedió entrevistas de ningún tipo y estuvo cincuenta y cinco años manteniendo en pie su promesa de no escribir ningún libro más. Sin embargo, afortunadamente para todos nosotros, el año pasado publicó una segunda parte, Go, Set a Watchman (Ve y pon un centinela). Murió donde nació, mientras dormía, ayer, día 19 de febrero de 2016, dejándonos dos novelas extraordinarias y una editorial (HarperCollins).

"Harper Lee ayudó a crear un mundo mejor con un libro y su protagonista hace mucho que dejó el mundo de la ficción."

D.E.P


Umberto Eco nacía el 5 de enero de 1932 en Alessandria, Italia. Se doctoró en filosofía en la Universidad de Turín. Si algo fue Umberto es polifacético: filósofo, crítico literario, ensayista, semiólogo, comunicólogo... pero aquí sobretodo lo queremos recordar como el gran novelista que fue. El 1980 publicó su primer libro y la que iba a ser su obra maestra, Il nome della rosa (El nombre de la rosa), que era una mezcla de novela histórica, policíaca y thriller cultural. Se ambienta en la Edad Media y el protagonista es Guillermo de Baskerville, un monje franciscano que se propone resolver unos crímenes cometidos en una abadía del norte de Italia provista de una impresionante biblioteca. También esta novela contó con una adaptación cinematográfica realizada en 1986 y protagonizada por Sean Connery. Pero, al contrario de Harper Lee, él decidió seguir escribiendo y hasta el año pasado (que publicó Número cero) publicó no solo novela sino también estudios y ensayos. Se galardonó a Umberto con múltiples premios, como el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, y, aunque no llegó a hacerse con el Nobel, fue propuesto muchas veces. Eco fue caballero de la Legión de Honor francesa, del Foro de Sabios de la Mesa del Consejo Ejecutivo de la Unesco y Doctor Honoris Causa por treinta y ocho universidades de todo el mundo. Este gran pensador y narrador nos dejaba ayer, siguiendo los pasos de Harper Lee, a las diez y media de la noche en su casa de Milán.

"Un sabio que sabía todas las cosas simulando que las ignoraba para seguir estudiando."

D.E.P




Comentarios

  1. Aw, qué bonito por tu parte.
    Sinceramente, no he leído a ninguno de los dos. Matar a un ruiseñor es un libro que tengo en la estantería desde hace ya años, pero nunca encontré el momento. He leído esta entrada con mucho interés, ¡agradezco la información!
    Estas noticias siempre dejan un vacío, a pesar del poco contacto...
    No soporto las despedidas,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena! Lo de Harper Lee lo había oído pero me acabo de quedar helado con lo de Eco... Una lástima.

    ResponderEliminar
  3. Interesante análisis, aunque quería hacer una corrección a tu información: no luchó en la Segunda guerra mundial(a parte de que tendría entre 7 y 13 años), ese fue su padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Está corregido. Gracias

      Eliminar
  4. Dos grandes que se han ido...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Ahora si que no tengo excusa para leer a Harper Lee. Gracias por la entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Menuda semanita llevamos eh? Apufff. Biquiños!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario