El misterio de la cripta embrujada, de Eduardo Mendoza


"– Señorita Peraplana -dije atropelladamente-, sólo tenemos unos instantes. Procure escucharme con toda atención. No soy recadero de la joyería Sugrañes. No creo siquiera que exista tal firma comercial. Este paquete contiene sólo unas latas vacías y no cumple otro propósito que el de permitirme la entrada en esta casa, allanamiento que he osado cometer para poder hablar con usted en privado. No tiene nada que temer de mí. Soy un ex delincuente, libre sólo desde ayer. Me busca la policía para encerrarme otra vez en el manicomio, porque creen que estoy envuelto en la muerte de un hombre o quizá de dos, según si los de la metralleta acertaron o no al jardinero. También ando metido en un asunto de drogas: cocaína, anfetaminas y ácido. Y mi pobre hermana, que es puta, está en chirona por mi culpa. Ya ve usted en qué dramática tesitura me hallo. Repito que no tiene nada que temer: ni estoy loco como pretenden ni soy un criminal. Cierto es que huelo un poco a sobaco y a vino y a basura, pero todo ello tiene una explicación muy sencilla que le daría de mil amores si dispusiera de un tiempo del que por desgracia no dispongo. ¿Me sigue usted?"

El otro día alguien me preguntó cuál era mi escritor español favorito (y que escribiese en español, no en catalán). Me quedé pensando un rato, y contesté que Javier Marías, del que me encantan todas las obras que han caído a mis manos. Sin embargo, en el momento previo a contestar, buscando los candidatos me percaté de la poca literatura española que he leído. Por esto, decidí enmendar tan grave error empezando por una de las sagas literarias españolas que más han triunfado por todo el mundo, escrita por el ganador del último Premio Franz Kafka -del que se dice que suele preceder al Premio Nobel-, esas aventuras que tiene como protagonista a un detective loco y sin nombre. Hoy os traigo el primero de la saga, El misterio de la cripta embrujada, de Eduardo Mendoza.

Conocemos al protagonista y narrador de esta historia, un hombre del que no se nos da el nombre internado en un manicomio, cuando el comisario Flores, inspector de la Brigada de Investigación Criminal, acude a él para ofrecerle un trato: la libertad a cambio de su colaboración y su habilidad de relacionarse con los barrios bajos de Barcelona para resolver un complicado caso que tiene entre manos. Así, nuestro protagonista sale del manicomio para convertirse en el inspector que debe resolver la misteriosa desaparición de una niña en el colegio de las madres lazaristas de San Gervasio (Barcelona).

Muchos ya sabréis que el género negro no me apasiona; esa atmósfera oscura, ese detective serio y con aires de superioridad, la previsibilidad de los acontecimientos... Sin embargo, en esta novela Eduardo Mendoza, al mezclar género negro y humorístico, la da la vuelta a todos estos estereotipos. La atmósfera no puede ser más alegre y divertida y el inspector protagonista no puede ser más singular e imprevisible. Aunque el lector no olvida en ningún momento la trágica desaparición de niñas inocentes, pone los brazos al aire y se ríe a carcajadas cual niño en una montaña rusa al seguir los pasos de este detective extravagante. Así, de vez en cuando dejaba de leer y me decía "Un momento, Jan. ¿Qué haces riendo? La situación es grave; deberías estar preocupado, alarmado, apenado, achantado". Sin embargo Mendoza consigue impregnar al lector con el delirio del narrador y protagonista, cuya torpeza y desventuras me recordaron a las del inspector Clouseau, de La Pantera Rosa.


Hacía tiempo que no reía tanto con un libro. De hecho, al no ser habitual en libros así de divertidos, solo he leído a David Safier, que sin duda está lejos de poder compararse con Mendoza. Porque, por estar ante una novela empapada de humor no significa que su calidad disminuya. De hecho, lo que más me ha hecho reír ha sido el vocabulario complejo y el tono formal que adopta el protagonista sin nombre en su narración y en sus diálogos. Esta erudición que se demuestra en el formalismo tanto en sus gestos como en sus palabras se contrapone a la torpeza y a la realidad de su persona.

En conclusión, El misterio de la cripta embrujada es un libro cómico, del género negro, lleno de humor, ligero, rápido de leer... Una novela que rompe, que se ríe de todo y de todos, teñida de una ironía muy bien construida. En fin, una maravilla que no os podéis perder y durante cuya lectura os vais a desternillar de risa. Es difícil que un libro le saque a uno una carcajada. Este lo ha conseguido, y varias veces. Una sola cosa tengo clara, ¡voy a por el siguiente de la saga!


Últimamente no hago más que empezar sagas literarias,
¿qué saga os tiene enganchados a vosotros?


Comentarios

  1. Este libro lo lei hace mucho tiempo y tengo intención de releermelo y terminar con las aventuras de este inspector, recuerdo que me gusto muchisimo. Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo esperaba un poco más de este título, aunque me pareció mejor que Sin noticias de Gurb (que quizá debería releer) y La ciudad de los prodigios. Tengo ganas de seguir leyendo a Mendoza, pero no sé si seguiré esta serie u optaré por una novela autoconclusiva, ya veré.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Los pocos libros que he leído de Eduardo Mendoza no me han gustado demasiado, seguramente por este toque cómico que no suele casar conmigo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Tengo ahora mismo "El secreto de la modelo extraviada"y tengo bastantes ganas de leerlo. No he leído nada de Eduardo Mendoza aún, pero he leído buenas reseñas.

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace años y me gustó muchísimo. Pero me faltan aún los últimos de esta saga por leer. A ver si me pongo al día.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Jan! hace mucho que no me paso a verte y menos con el nombre de mi blog de literatura. He vuelto a mi pequeño mundo de iPensamientos de Patri. He vuelto a leer, porque la peque por fin me deja un ratito para mi y es que os echaba mucho de menos.
    Eduardo Mendoza me gusta mucho. Aún recuerdo que Sin Noticias de Gurb ha sido y es uno de mis libros favoritos cuando estaba en el instituto y es que es desternillante :)
    MUAS!

    ResponderEliminar
  7. No he oído hablar del libro pero me encanta oír que la invesitación se mezcla con el humor y no todo es tensión y sufrimiento. Gracias por la reseña^^

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. hola! tiene todos los ingredientes que nos gustan. gracias por la reseña. esperamos tu visita, cuando gustes dejarte caer cerca. saludos desde argentina!

    ResponderEliminar
  9. De este buen hombre solo leí en su momento Gurb, y me pareció una genialidad (Marta Sánchez, o sea, por favor XD), pero es que a mí el humor en la literatura no me acaba de, salvo la Austen y poco más. Aun así, me lo has vendido tan bien que igual me lo planteo si lo veo por la biblio.

    ResponderEliminar
  10. Te lo digo claramente.. no soporto a Mendoza, no me hace ni pizca de gracia
    un beesito

    ResponderEliminar
  11. Idò jo encara no he llegit res de s'autor. La veritat es que no em cridava l'atenció, però al teva ressenya m'ha agradat, a més ara cerc alguna cosa d'humor

    ResponderEliminar
  12. ¡Me encanta Eduardo Mendoza! Creo que si me hubieras preguntado a mí sobre autores preferidos en castellano, Mendoza habría sido uno de la lista de preferidos sin duda. Me rio mucho con sus historias, con Gurb y con su detective enloquecido sin nombre. Me alegro que te hayas estrenado por todo alto con él. Y ahora que lo dices, es verdad que tiene ese aire a lo inspector Closeau que tanto me gusta a mí también :-))) Bss

    ResponderEliminar
  13. Lo tengo pendiente, me encanta el autor, Gurb ha sido uno de los libros con los que más me he reído =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Con Eduardo Mendoza tengo un problema. Un compañero de oposición lo tiene como su escritor favorito, y no hacia mas que recomendarmelo, me dejó un verano un montón de sus libros, que tenía que devolver en septiembre, entre los que se encontraba este. Al principio los disfruté mucho, pero ya al final del verano estaba saturada. Creo que sufrí un empacho lector porque desde entonces no he vuelto a leer al autor. Error mío por tomármelo casi con un reto, esta claro.
    En cuanto a las sagas la que me tiene más enganchada a niveles de querer zarandear a George para que saque el siguiente es juego de tronos
    Besos

    ResponderEliminar
  15. ¡Buenas tardes!

    Me ha enganchado tu descripción de esta saga y, aunque tampoco soy un amante de la novela negra, creo que le daré una oportunidad a esta saga, que tiene pinta de ser un gran remedio para desconectar del día a día literario.

    Respecto a las sagas, hace tiempo que me convertí en un fiel seguidor de Brandon Sanderson, un prolífico escritor de fantasía que, en mi opinión le ha dado la vuelta al género. Altamente recomendable la trilogía (que tiene previsto convertirse en una gran saga) de Nacidos de la bruma.

    ¡Un saludo!

    ---------
    Descubre mis relatos en:
    www.eltinteroinfinito.com
    Y también en FB, TW y G+

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. ¡Buenas!
    Yo no soy ni de sagas ni de humor... Quiero enmendar lo segundo porque me gusta el humor, es sólo que los libros de ese género me suelen dejar fría ya desde la sinopsis, me cuesta reírme con la ficción en general, creo.

    La verdad es que me ha sorprendido tu reseña porque nunca hubiera esperado que ese libro fuera de humor... Y con tus palabras me has recordado que yo tampoco leo a muchos compatriotas que digamos, así que quizá me anime con Mendoza, que no pinta nada mal. A ver qué te parecen las siguientes entregas :]

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada