El cazador de historias, de Eduardo Galeano


"El viento borra las huellas de las gaviotas.
Las lluvias borran las huellas de los pasos humanos.
El sol borra las huellas del tiempo.
Los cuentacuentos buscan las huellas de la memoria perdida, el amor y el dolor, que no se ven, pero no se borran."

El 13 de abril del pasado año hizo la vuelta al mundo la triste noticia de la muerte del escritor uruguayo Eduardo Galeano. Precisamente en aquel momento me hallaba inmerso en la lectura de El libro de los abrazos, que me dejó realmente impresionado. Galeano se hizo célebre con su libro Las venas abiertas de América Latina que se convirtió en la Biblia de la izquierda latinoamericana hasta el punto de que llegó a ser el regalo que le hizo Hugo Chávez a Barack Obama. Aunque Galeano defendió más tarde que ni uno ni otro entendieron el texto del libro, e incluso más tarde llegó a decir que, aunque no se arrepentía de haberlo escrito, lo concibió en una etapa "ya superada", lo cierto es que después de él siguió escribiendo libros realmente formidables, siendo constantemente citado por grandes pensadores. Hoy os traigo la última obra de este gran escritor, sociólogo y filósofo, El cazador de historias, de Eduardo Galeano.

Carlos E. Díaz, editor de Siglo XXI y amigo de Galeano, explica en la nota inicial que encabeza este libro que cuando murió Eduardo ya había decidido todos los detalles de El cazador de historias, ¡incluso la portada! Aunque al principio quería llamar a esta obra Garabatos, poco antes de morir cambió de opinión. Sin duda Eduardo Galeano es un escritor excepcional, pues solo este tipo de escritores, cuando se hallan frente a las puertas de la muerte, se entregan completamente a su pluma.

El cazador de historias es, pues, el libro póstumo de Galeano. Y se nota. Aunque este libro tiene la misma estructura que sus otros libros, estando compuesto por cortísimas crónicas históricas, anécdotas personales y reflexiones ocasionalmente acompañadas de ilustraciones. Sin embargo, también es cierto que algo cambia en este libro. Los pensamientos sobre la muerte adquieren una relevancia que no había percibido en otros libros del autor, pero, lejos de hablar de la muerte desde el temor y el horror, lo hace desde la serenidad del que se despide de las pequeñas cosas con nostalgia y amor.

Este libro se divide en tres partes. En primer lugar, Molinos de tiempo ocupa la mayor parte de las páginas de la obra y en él nos encontramos al Eduardo Galeano de siempre, con su ojo detallista, su concisión armoniosa, su crítica social afilada, su insistencia en mirar las injusticias de ayer para entender las de hoy. Sin embargo, una novedad interesante es la segunda parte, titulada Los cuentos cuentan, en que Galeano comparte anécdotas interesantes de su vida como escritor, como mensajes curiosos de lectores, lo que ha aprendido de la gente que ha conocido a lo largo de su carrera y las lecciones que le ha dado el contacto con el público con cada uno de sus libros, etc.

"Darcy Ribeiro entraba y salía de la selva como si fuera su casa, y era.
Cargaba un equipaje modesto, un solo libro y nada más: una vieja edición española de Don Quijote de la Mancha.
Echado en la hamaca, balanceándose entre los árboles de la floresta amazónica, Darcy disfrutaba su libro preferido. En cada página soltaba una carcajada y los niños reían con él. Ninguno sabía leer, pero todos sabían reír".

También hay un breve capítulo titulado Prontuario en la que Galeano se disecciona a sí mismo y comparte unos cuantos pensamientos íntimos sobre su infancia, su biografía y el oficio de escribir. Por último, podríamos decir que Quise, quiero, quisiera es el epílogo de este grandísimo escritor uruguayo, que tanto nos enseñó en vida y del que mucho vamos a aprender a pesar de su ausencia.

Más allá de estas especialidades que he comentado, nos encontramos con el mismo Eduardo Galeano de siempre, este que desmonta los prejuicios y los cimientos hipócritas de nuestra sociedad, que abre sin dudar los tupidos velos que nos tapan la historia real, que incomoda, que golpea. Pero a la vez con este amor por la vida y la humanidad, la generosidad, la humildad y las cosas pequeñas y bellas, esta delicadeza de un anciano que te quiere ayudar a abrir los ojos.

"En un periódico del barrio del Raval, en Barcelona, una mano anónima escribió:
Tu Dios es judío, tu música es negra, tu coche es japonés, tu pizza es italiana, tu gas es argelino, tu café es brasileño, tu democracia es griega, tus números son árabes, tus letras son latinas.
Yo soy tu vecino. ¿Y tú me llamas extranjero?"

Por otra parte, no puedo hacer más que agradecerle a la editorial Siglo XXI el abrazo a los lectores de Galeano que supone esta edición. Aunque soy algo maniático con mis colecciones (si tengo todos los libros de Eduardo Galeano con tapa blanda me molesta un poco que este sea de tapa dura), valoro el hecho de que publiquen El cazador de historias en tapa dura sin subir el precio en relación con los demás libros del escritor uruguayo. Este detalle y el amor y la dedicación que se respira en cada detalle de este libro se notan y mucho. Solo una advertencia para futuras ediciones: el contorno de la imagen utilizada del monstruo de Buenos Aires que ocupa la portada se distingue perfectamente del negro del fondo.

En conclusión, el libro póstumo de Eduardo Galeano, aparte de disfrutar de su calidad literaria sin iguales y su sensibilidad demostrada ya reiteradamente a lo largo de su obra, es especialmente útil para acercarnos a la figura del autor que, a las puertas de la muerte, abrió aún más su corazón y su intimidad a sus lectores. Cada una de las páginas de El cazador de historias merece ser enmarcada, subrayada, releída y memorizada. Completamente recomendable, una buena despedida a un escritor inmortal.



 TE GUSTARÁ 
SI TE GUSTÓ
 PROS
  • Su concisión, su dominio sobre el lenguaje, su denuncia social y su sensibilidad.
  • Los capítulos posteriores al principal, en la que se comparten anécdotas vividas por el autor durante la publicación de sus libros y las reflexiones que le suscitó el progresivo acercamiento a la muerte.
  • La edición de la editorial Siglo XXI está muy a la altura
 CONTRAS
  • Que Galeano ya no esté entre nosotros.
 OTROS LIBROS 
DEL AUTOR



Comentarios

  1. Como el mismo autor dijo: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”.
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Leí hace bastante tiempo Espejos y me gustó muchísimo, además tuve la oportunidad de escucharle en vivo y en directo y fue una auténtico placer. Sí, debo de leer más libros de Galeano. Gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
  3. Tengo que leer algo de este hombre. Creo que antes me decantaría por El libro de los abrazos. Se veía un tipo entrañable, todo lo que decía era supercoherente.
    Imagino que ya lo habrás visto, pero te dejo un video muy simpático en la casa de Galeano.
    https://www.youtube.com/watch?v=7JBfmzwz6QY

    Un abrazo, feliz finde ;)

    ResponderEliminar
  4. Ya tenía pendiente leer algo de este autor y creo que al final me decidiré por este.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario