El despertar del país de los callados.

Patria, de Fernando Aramburu


"- ¿Por qué actúo así?
- Por cobardía.
- Exacto. Porque soy un cobarde como él y como tantos otros que a estas horas, en mi pueblo, estarán diciendo bajito para que no les oigan: esto es una salvajada, un derramamiento inútil de sangre, así no se construye una patria. Pero nadie moverá un dedo. A estas horas ya habrán limpiado la calle con una manguera para que no quede rastro del crimen. Y mañana habrá murmullos en el aire, pero en el fondo todo seguirá igual. La gente acudirá a la siguiente manifestación en favor de ETA, sabiendo que conviene dejarse ver en la manada. Es el tributo que se paga para vivir con tranquilidad en el país de los callados."

Hay un personaje del libro que os traigo hoy que dice del País Vasco que es un "pueblo emprendedor, aventurero, de hombres valientes y piadosos. Hemos trabajado la madera, la piedra, el hierro, y hemos andado por todos los mares; pero desgraciadamente, en el curso de los siglos, los vascos no hemos prestado suficiente atención a las letras". No sé si esto será cierto, pero la verdad es que hasta ahora nunca había leído a ningún escritor vasco. De hecho, ni siquiera conocía el nombre de Fernando Aramburu. Teniendo en cuenta esto y que la sinopsis de su último libro no me llamaba demasiado la atención (¡Una novela política! ¡Paso!), está claro que, si hay algún culpable de que me haya leído esta delicia de novela es Laura, del blog Dsdmona, que me lo recomendó a través de Goodreads. Hoy os traigo Patria, de Fernando Aramburu.


El 20 de octubre de 2011 la banda terrorista ETA anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. Cuando Bittori se entera de la noticia decide volver al pueblo donde vivió con Txato, su difunto marido, que fue asesinado por ETA por negarse a pagar el impuesto revolucionario. Su llegada no pasa inadvertida, es recibida con frialdad por sus antiguos vecinos, pocos se atreven a saludarla, casi todos interpretan el retorno de "la loca" como una provocación. Sin embargo, la más indignada por su presencia es Miren, la que una vez fue su más íntima amiga, pero que por encima de todo es la madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y uno de los principales sospechosos del asesinato del Txato.

Las seiscientas cuarenta y dos páginas de esta novela me han pasado como un suspiro. Sencillamente no podía dejar de leer. A través de cortísimos capítulos, Aramburu despliega un abanico de múltiples personajes interrelacionados y perfectamente definidos. Esta ha sido para mí la gran joya de esta novela. Sus personajes -y sobretodo la gran calidad de cada uno de ellos- hacen que esta no sea una novela política, sino una historia sobre la relación entre dos familias muy unidas que, debido al fanatismo político vivido en Euskadi, se separaron. Aunque el narrador es omnisciente el autor introduce constantemente pequeñas expresiones, frases inacabadas y detalles, que nos acercan al personaje que protagoniza cada capítulo. El resultado es una diversidad impresionante de perspectivas, de personalidades, de relaciones e historias. He llegado a contar hasta nueve protagonistas (por un lado el matrimonio de Miren y Joxian, con sus hijos Joxe Mari, Arantxa y Gorka, y por el otro el matrimonio de Bittori y Txato, con sus hijos Xabier y Nerea) que tienen su propia historia, sus propios aciertos, errores, rencores, amores, temores y opiniones. Hablaros de ellos sería agriaros la lectura, pues es a través de estos protagonistas que se va tejiendo la historia, que indaga en un pasado ensombrecido por la violencia terrorista y un presente que intenta mirar hacia el futuro.

Mentiría si dijera que hasta ahora no había sido consciente de la gravedad de los actos terroristas de ETA. Sin embargo, también es cierto que no he vivido su época más violenta, y esta novela también ha llevado a descubrir la pesadilla que fue para los propios vascos el fanatismo nacionalista encarnado en la organización. Sin embargo, esta novela solo utiliza este contexto histórico de telón de fondo para concentrarse en el recorrido personal de los miembros de dos familias, abarcando mucho más que eso.

Fernando Aramburu es un escritor valiente, que no censura pero tampoco pierde su neutralidad. Sabe crear personajes y demuestra un gran control sobre el lenguaje más expresivo, cambiando los tiempos verbales, los narradores y dejando frases sin acabar para potenciar el mensaje de su historia. Domina muy bien los tiempos, así como las emociones del lector. Me ha encantado que aparezca veladamente en la historia personajes como el juez Garzón o el mismo Fernando Aramburu en una conferencia de víctimas del terrorismo, me gustan estos atrevimientos. Y el final, solo de recordarlo, me pone la piel de gallina. Bravo.

En conclusión, Patria es una novela sobre las consecuencias del fanatismo y la violencia, sobre el arrepentimiento y el perdón. Patria es una historia llena de personajes increíbles, lágrimas escondidas y silencios cargados de recuerdos. Detrás de esta fea portada os espera una gran lectura, no la dejéis pasar.



 TE GUSTARÁ 
SI TE GUSTÓ
 PROS
  • Sus increíbles personajes.
  • La valentía literaria de Fernando Aramburu.
  • Haber sabido tratar el tema que trata sin caer en victimismo ni en posiciones políticas.
 CONTRAS
  • Al introducir tantos personajes y al iniciar la historia con un pasado aún por conocer, el principio de la historia puede ser un poco lenta. Pero vale la pena.

Comentarios

  1. No dejo de ver buenas referencias sobre Patria, le tenemos muchas ganas en casa siendo además un tema tan importante de nuestra historia reciente. Lo que más me gusta y aparte he leído en otras reseñas es que el autor no se decanta ni por un bando ni por otro, tan solo deja constancia de hechos que beben mucho de la realidad. Espero leerlo pronto.

    ResponderEliminar
  2. Pues me llama mucho la atención lo que comentas sobre Aramburu, eso de que mantiene cierta neutralidad a lo largo de la novela, ¿pero eso es posible? Me alegra que novelas como esta vean la luz en este siglo, son temas históricos de los que aprender (por no repetirlos) pero también para darle inteligencia a nuestras miradas cada vez que las dirigimos hacia una sociedad que no es nuestra comunidad de vecinos. Me ha gustado la reseña porque explicas cosas distintas que el resto de las que he leído, y porque hablas sobre lo que más te ha llamado la atención, tu lectura personal. Bss

    ResponderEliminar
  3. Había oído hablar del libro pero no había leído ninguna reseña y lo anoto por todo lo que nos cuentas y porque, como vasca que soy, no creo que me deje indiferente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Compro! ¡Compro! ¡Compro! Lo tenía ya apuntado en mi "lista de deseos", pero tu reseña pero confirma que se trata de una lectura, como poco, interesante.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo anotadísimo. Tengo previsto leerlo la próxima semana, que podré saborearlo con calma.
    Un bes o ;)

    ResponderEliminar
  6. Es una novela maravillosa. A mi me ha dejado alucinada. Será mi mejor novela del año.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola. Soy nueva por aquí. He llegado de casualidad, buscando información sobre el libro que comentas en esta entrada. Ayer mismo lo tuve en la mano y, tras hojearlo un rato, decidí no comprarlo porque no lo veía muy claro. Tras leer tu entrada está decidido: mañana mismo voy a por él. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Patria me encantó, las voces de Aramburu en ese escenario tan complejo de vivir y de hablar de él hoy en día aun siempre terminan por conmoverme
    Besos

    ResponderEliminar
  9. He leído muy buenas críticas. Estoy deseando leerlo.Gracias por la excelente reseña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario