Maladrón - Miguel Ángel Asturias



"No conquistadores, caballeros andantes que bajaron de los Andes Verdes, leales con ellos mismos, bajo la cruz del Maladrón, hasta dejar de ser ellos, porque al final de sus vidas y su desesperada búsqueda de locos, ya eran otros, no los mismos que llegaron de España, otros unos seres que formaban parte de la geografía misteriosa de un país construido de los mares al cielo, por manos de cataclismos y terremotos, igual que una de esas pirámides blancas, altísimas, que en su andar contemplaron perdidas en las selvas"

Se cumplió un año desde mi retorno de Guatemala, país de la eterna primavera, tierra de lagos mágicos, volcanes inmortales, terremotos furiosos y verdes selvas, bendita y maldita a la vez, llena de idiomas antiguos y secretos por descubrir, mágica e inolvidable, cuando decidí me atreví a leer otra obra de Asturias. Al comprobar que sí, que ya había pasado un año desde que volví de ese país que tanto me enamoró, decidí volver a las letras de su héroe literario nacional, su Shakespeare, Miguel Ángel Asturias, Premio Nobel de Literatura. Mi relación con Asturias es ambivalente, hay libros suyos que me han enamorado de arriba a abajo (como Leyendas de Guatemala o El señor Presidente), otras que me empezaron gustando pero me perdí en el torbellino de sus letras (como Mulata de tal) y otras que simplemente abandoné, tan absoluto era mi estado de desorientación (como me sucedió con Hombres de maíz). Sin embargo, hay algo en su literatura que me recuerda al propio país de Guatemala. Esa sensación de que por mucho que mires y remires hay realidades que se escapan de tu vista, que flotan invisibles en el aire, o se hallan enterrados en el fértil suelo, como las ruinas de castillos antiguos, o permanece oculto en las profundidades del bello y misterioso lago Atitlán. Secretos antiguos, callados como el quetzal desde la invasión de los españoles. Por eso decidí acercarme a otra obra de este interesante autor, paradigma del realismo mágico más exaltado y libre. Hoy os hablo de Maladrón, de Miguel Ángel Asturias.




La historia arranca con una guerra sangrienta. Cuando un ejército de españoles e indios guerreros a sus órdenes empiezan a invadir la Cordillera de los Andes Verdes, Cabilbalán, el gran Mam, Varón de Esmeraldas y Señor de estas montañas, debe tomar una decisión ante las repetidas derrotas de sus ejércitos: luchar como sus antepasados, hacer la guerra de montaña, la guerrilla, "volvernos fantasmas, agua, fuego, aire", recurrir a la magia de los brujos, tal y como le recomiendan sus desesperados capitanes, o combatir según las leyes de la guerra, con un ejército unido y disciplinado y confiar en los muros de su inexpugnable fortaleza. Cabilbalán finalmente opta por el honor y la disciplina y, tras la derrota, es declarado culpable y es expulsado al país del lancadón y el mono, a la selva repleta de peligros.

Por otro lado tenemos a Duero Agudo, Quino Armijo y Blas Zenteno, unos conquistadores españoles que escapan del ejército por motivos religiosos, ya que no son católicos, sino que adoran a Gestas, saduceo materialista, acusado de mal ladrón y materialista por rechazar la oferta de salvación espiritual de Mesías. Condenados a muerte por herejes, los conquistadores huyen ayudados por un capitán cristiano, Ángel Rostro, a cambio de que lo ayuden a encontrar un lugar maravilloso y subterráneo, escondido en la selva insondable, donde se juntan los dos océanos. En el viaje encontrarán a los indios tiburones, que adoran a Cabracán, señor de los terremotos y a una joven indígena que pronto va a ser madre.

Al igual que me pasó con Mulata de tal, Maladrón ha empezado por apasionarme y ha acabado por marearme. El principio, la descripción de las guerras entre los conquistadores españolas y las sociedades indígenas y, muy especialmente, la decisión de éstos últimos de recurrir a sus tradiciones más antiguas o combatir con honor me ha impresionado completamente. La escritura libre y exaltada de Miguel Ángel Asturias deja sin palabras, mete al lector en un remolino de una intensidad narrativa tal que se pierde en la historia. Sin embargo, a la que avanza la historia incrementa la complejidad de la narración, y en ella acabé por perderme, y no supe terminar la historia. Los nombres se me mezclaban, no sabía ni lo que estaba leyendo y, totalmente desorientado, decidí cerrar el libro y retomarlo para cuando estuviera preparado.



Una vez más, en este libro, Miguel Ángel Asturias vuelve a compartir su pasión por el mestizaje. En este libro se juntan tradiciones, idiomas, religiones y cuerpos de diferentes sangres. Sin embargo, en Maladrón la religión adquiere especial relevancia.

En conclusión, Maladrón no es el mejor libro para empezar con Miguel Ángel Asturias. Es de una complejidad que a mí me ha derrotado. Sin embargo, y por raro que pueda parecer, no me arrepiento de haberlo empezado, pues hay algunas escenas, algunas reflexiones, especialmente al principio de la historia, que me impresionaron. Me encanta leer libros ambientados en la época de Apocalypto, en el cual los mayas y otras sociedades indígenas combatían como podían el avance lento pero imbatible de los hombres de acero, los conquistadores españoles. Recomendable por quien se atreva, pero si no se ha leído nada del autor es mucho mejor empezar por El señor Presidente.

"El Gran Mam tendrá la ciencia de la guerra, pero nosotros tenemos la magia"



 TE GUSTARÁ 
SI TE GUSTÓ
 OTROS LIBROS 
DEL AUTOR

Fotografías tomadas en las ruinas de Tik'al (Guatemala), la más grande de las antiguas ciudades mayas.

Comentarios

  1. No he leído nada del autor, pero según dices no es la novela indicada para empezar, habrá que buscar otra pues.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada del autor, pero según dices no es la novela indicada para empezar, habrá que buscar otra pues.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de Miguel, así que prefiero seguir tu consejo y empezar por algo más ¡buena entrada!

    Mariana is Reading.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario