Bibliofilia viajera 7: Acadia Book Store


En Toronto, relativamente lejos del centro, encontramos una librería con una fachada difícil de pasar por alto, de un tono azul que parece contradecir el tono amarillo exaltado del comercio vecino. Es Arcadia Book Store que, con su escaparate lleno de figuras y libros desordenados y sus puertas imaginativas con figuras de loros que parecen saludar al visitante curioso, la librería hace honor al paraíso al que hace referencia su nombre. A día de hoy tiene ochenta y seis años.


El olor a libro viejo dará la bienvenida al visitante que entre a este pequeño y humilde santuario, en el que, a diferencia de muchas librerías de libros de segunda mano, el espacio es más que suficiente para poder echar un vistazo a los libros sin tener un ojo puesto por si alguien quiere pasar.


Figuras, timbres, relojes, flores, pinturas, manuscritos, globos terráqueos y jarrones se mezclan con los libros en una orgía cultural que deleita a quien indague en sus estanterías. No da la sensación de desorden, es más bien un caos perfecto, pensado y calculado a priori.


Arcadia fue una región de la antigua Grecia en el centro del Peloponeso. Esta región, que era conocida por su naturaleza virgen, aparece en muchas obras literarias y, con el tiempo, ha ido adquiriendo la connotación de paraíso, de un locus amoenus con nombre propio, una utopía en la que reina la felicidad, la sencillez y la paz. Sin embargo, el nombre de la librería es "Acadia", no Arcadia. Acadia fue una colonia francesa que ocupaba el territorio de tres provincias marítimas del Canadá, una pequeña franja del estado de Maine. Evidentemente, el nombre de Acadia reprende el nombre de la mítica Arcadia.


Si algo no me convenció de esta pequeña librería fue que los libros que tenían se centraban casi únicamente en libros de arte gráfico, esperando yo encontrar ediciones antiguas de obras literarias. Aun así, vale la pena alejarse del centro de Toronto para acercarse a este oasis de sencillez, belleza y paz, las tres cualidades que, a mi parecer, debe reunir un lugar para convertirse en paraíso.


Comentarios

  1. La librería es bien bonita, pero si, es lo que tu dices. Muchas veces entras en este tipo de librerías y en los casos que me encuentro, suelen ser librerías antiguas especializadas en algo muy concreto, con lo que obras de literatura de ficción no sueles encontrar. O en mi caso, encuentro cosas que no conozco ni me suenan de nada.
    Por lo demás, la librería es muy bonita y los libros que hay son antiguos. Que mucha gente se confunde entre librería de segunda mano y librería de libros antiguos y no es lo mismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, salvo por los libros en sí, centrados básicamente en algo muy concreto, el sitio es una auténtica delicia, invita a cruzar sus puertas para abstraerse del mundo de fuera.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  3. El sitio desde luego invita a entrar. Y aunque esté centrada en libros de arte gráfico, no me importaría nada perderme por ahí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Adoro las librerias, sobre todo las que guardan polvo e historias más allá de las que se guardan en los libros; esta es preciosa, aunque yo guardo en mi corazón una librería "portátil" que circula por ciertos pueblos de India, no son más que un puñado de libros en un viejo carro pintado de rosa, pero es una maravilla...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jan!!

    Un lugar con mucho encanto, sin duda!! ¿Canadá? A muchos nos queda lejos... si tuviera que mencionar una librería con encanto escogería Shakespeare and Company, en París (bueno, la verdad es que es a la única que he ido...)
    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
  6. Qué pasada! Algún día espero ir a Canadá y ver en persona esta maravilla que nos traes hoy.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estuve hace muchas lunas paseando por Toronto, pero no vi esta librería. Vi otras, eso sí, también de segunda mano. Tengo que echar un vistazo a mis notas de aquél viaje, para saber cuáles fueron las que visité. Algunas de ellas, con mucho encanto.
    Gracias, de algún modo...he vuelto a pasear por las calles de Toronto, a través de lo que cuentas aquí.
    Saludos y nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. La façana m'encanta <3 Llàstima el que comentes, que és com especialitzada :/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario