Diamantes, amor, libertad y tartas.

Desayuno en Tiffany's, de Truman Capote



"-¿Todavía insiste?- dijo, y dirigió una mirada cariñosa hacia Barman, al otro lado de la habitación-. En una cosa tiene razón: debería sentirme culpable. Y no porque hubiesen podido darme el papel ni porque yo hubiese podido ser una buena actriz; ni ellos querían, ni yo quería. Si me siento culpable es, supongo, porque dejé que él siguiera soñando cuando yo ya había dejado de soñar. Estuve engañándoles durante un tiempo porque quería pulirme un poco, pero sabía muy bien que jamás llegaría a ser una estrella de cine. Es demasiado esfuerzo; y, si eres inteligente, da demasiada vergüenza. Me falta el suficiente grado de complejo de inferioridad: para ser una estrella de cine hay que ser, según dice la gente, tremendamente narcicista; de hecho, lo esencial es no serlo en absoluto. No quiero decir que el ser rica y famosa fuera a fastidiarme. Esas son cosas que ocupan un lugar importante en mis planes, y algún día trataré de conseguirlas; pero, si las consigo, querría seguir gustándome a mí misma. Quiero seguir siendo yo cuando una mañana, al despertar, recuerde que tengo que desayunar en Tiffany's. Necesitas una copa -dijo, viendo mis manos vacías-. ¡Rusty! ¿Querrías prepararle un trago a este amigo?"

Desde que leí A sangre fría, un reportaje novelado sobre un cruel asesinato, que quería repetir con el escritor estadounidense Truman Capote. No soy demasiado cinéfalo, y en mi lista de películas que me avergüenza profundamente no haber visto aún está Desayuno entre diamantes, con Audrey Hepburn de protagonista. Sin embargo, sí he escuchado su banda sonora, especialmente esa canción que todos conocemos, Moon River. Y es por esto que, aun no habiendo visto la película, cuando supe que esta estaba basada en un cuento de Capote decidí que sería mi próxima lectura del autor. Hoy os traigo Desayuno en Tiffany's, de Truman Capote.

Diamantes. La edición de Anagrama que he leído contiene cuatro cuentos. El primero, que da título al libro, es el cuento más largo de todos y, en él, a través de los ojos del narrador, a su atractiva y misteriosa vecina: Holly Golihgtly. Holly es una mujer amoral y libre que se contenta con vivir el presente, sin mirar al pasado ni al futuro. Está en las fiestas más glamourosas de Nueva York, es amiga de todo el mundo y rompe los corazones de los hombres más ricos y poderosos fascinados por su belleza y su espíritu libre.

Sin duda lo mejor de este cuento es la complejidad de su protagonista. Holly en un principio parece una mujer caprichosa, ingenua y sin consciencia alguna pero poco a poco, y a medida que el narrador va conociendo más de ella, descubrimos su misterioso pasado. Me ha parecido muy interesante este personaje, una mujer valiente que no renuncia nunca a su libertad e independencia, no duda en pasárselo bien con los hombres, en disfrutar de las fiestas más exclusivas de la ciudad y soñar con riquezas y triunfos futuros. Por la manera de narrar de Capote y al ser el escenario de la historia la Nueva York más glamurosa me recordó en algún momento a una de mis novelas favoritas, El gran Gatsby. Sin embargo, a diferencia de esta novela, Desayuno en Tiffany's no me ha conseguido atrapar, los diálogos se me han hecho superficiales, los personajes inconstantes y la acción casi inexistente.

"Me da igual ser cualquier cosa, menos cobarde, falsa, tramposa en cuestión de sentimientos, o puta: prefiero tener el cáncer que un corazón deshonesto. Y esto no significa que sea una beata. Soy simplemente una persona práctica. De cáncer se muere a veces; de lo otro, siempre. Oh, a la mierda con este asunto."

Amor. El segundo cuento, Una casa de flores, ha sido el que más me ha gustado del libro. Este cuento arranca cuando Ottilie, una prostituta, se enamora de Royal, un joven encantador que conoce en una fiesta. Pronto deja el oficio, se casan y se van a vivir juntos a la casa de Royal. Cuando llega a la que a partir de ahora será su casa Ottilie conoce a su suegra, la Vieja Bonaparte, una bruja que le hará la vida imposible, incluso una vez muerta. Una casa de flores me ha parecido tan sencillo como impresionante. Capote empieza una historia de amor relativamente convencional y feliz que da un giro de ciento ochenta grados cuando aparece el tercero en discordia, una suegra que es literalmente una bruja. Y de giro sorprendente a giro asombroso, a veces incluso recordando al estilo rocambolesco de Roald Dahl, llegamos a un final que cierra de una manera perfecta este cuento. Muy recomendable.

"Cada noche, la joven pareja esperaba para hacer el amor hasta que la Vieja Bonaparte parecía haberse dormido. A veces, tendida en el jergón de paja en donde se acostaban ella y Royal, Ottilie estaba segura de que la anciana permanecía despierta, vigilándoles. En una ocasión llegó a ver un ojo legañoso que, iluminado por las estrellas, brillaba en la oscuridad. Quejarse ante Royal era inútil, él se limitaba a reír: ¿Podía hacerles algún daño que aquella vieja, que tantas cosas había visto a lo largo de su vida, quisiera ver unas cuantas más?"

Libertad. El tercer cuento es Una guitarra de diamantes. Cuando Mr. Schaeffer, un viejo preso, conoce al nuevo recluso, cubano y de dieciocho años al que llaman Tico Feo, en seguida nace una amistad entre ellos. A Mr. Schaeffer le encantan sus canciones, que toca con su guitarra que, según él, está hecha de diamantes. Sin embargo, con la ejecución de su plan conjunto de escapar de la cárcel llegará la verdad. Una guitarra de diamantes en gran cuento inolvidable sobre la amistad que me ha emocionado mucho.

Y tartas. Un recuerdo navideño es el último de los cuentos y en él conocemos la especial relación de amistad que une a un niño de siete años llamado Buddy y una mujer de sesenta y tantos, que son primos lejanos y viven en una casa llena de parientes que "aunque tienen poder sobre nosotros, y nos hacen llorar frecuentemente, en general, apenas tenemos en cuenta su existencia". La simpática y supersticiosa amiga de Buddy, de la que el lector no llega a conocer el nombre, cada vez que vienen los tiempos navideños, se pone a trabajar en hacer tartas de fruta, dedicándole los pocos recursos de los que dispone. Buddy es su fiel ayudante y juntos se entregan a conseguir los materiales para cocinarlos. Sin embargo, ellos no prueban ni un poco de estos deliciosos pasteles, fruto de su trabajo, pues los mandan a amigos, conocidos y a gente elegida por ellos, como el presidente Roosevelt.

Un recuerdo navideño es un cuento precioso de una bonita amistad entre un niño y una mujer mayor y el amor que los dos dedican a las cosas que hacen, a espaldas del resto del mundo. Sin duda su final emocionará al lector.

Si algo comparten los cuatro cuentos que conforman esta recopilación es el interés de Truman Capote por retratar a través de sus historias de amor y amistad a personajes complejos y singulares. Sin duda Desayuno en Tiffany's es el cuento más diferente, tanto en longitud como en el ambiente de la historia (muy urbano, mientras que los otros tres cuentos son de una atmósfera rural que recuerda a Carson McCullers y William Faulkner).

En conclusión, estos cuentos me han encantado, se leen rápidamente y dejan huella al lector. Para mí sorpresa, Desayuno en Tiffany's, que da título al libro y es sin duda el más conocido y famoso de los cuentos de Capote por su adaptación cinematográfica, es quizás el cuento que menos me ha gustado de los cuatro. Una lectura muy recomendable.




 TE GUSTARÁ 
SI TE GUSTÓ
 OTROS LIBROS 
DEL AUTOR


Comentarios

  1. Ai, Jan. A mi Una casa de flores va ser el que menys em va agradar. Una guitarra de diamantes i Un recuerdo navideño m'encantaren. Per cert, si no has llegit El invitado de Acción de Gracias te'l recomane moltíssim (és similar a Un recuerdo...). A mi aquest llibre de relats em va emocionar moltíssim i no pense per a res que els diàlegs de Desayuno con diamantes siguen frívols, a mi m'atraparen molt. En fi, m'alegre que t'haja agradat, jo li tinc una gran estima.
    Una abraçada :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo me alegra que te hayas animado a conocer a Truman Capote más allá de "A sangre fría"! Ya sé que a ti te gustó mucho pero a mí me da rabia que solo se le conozca por ese reportaje novelado (en mi opinión no es lo mejor que tiene Capote) en lugar de por su esplendorosa ficción.
    Sí, es cierto que el punto fuerte de Capote es el retrato humano y, en concreto, la soledad y la fragilidad de personajes famosos o de neoyorkinos que a primera vista puedan parecer ciudadanos seguros de sí mismos. Me gusta muchísimo "Breakfast at Tiffanys". Si ves la película, notarás en seguida la dulcificación de Hollywood pues entre libro y adaptación hay un abismo para dar en la pantalla la cara más dulce, amable y romántica de Holly. Por cierto, ¿sabías que el personaje de Holly Golihgtly está inspirado en Maeve Brennan?
    P.D.: Si te apetecen algunos relatos más del autor, te recomiendo "Música para camaleones" y "Plegarias atendidas"

    ResponderEliminar
  3. No puedo estar más encantada con la entrada, hacia mucho que no leía una reseña de este libro, el cual me encanta.
    Muy buena reseña.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más encantada con la entrada, hacia mucho que no leía una reseña de este libro, el cual me encanta.
    Muy buena reseña.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. A mí de estos cuentos el que más me gustó fue sin duda Un recuerdo navideño, que me hizo rememorar mi infancia y también me parece muy "hogareño". Por otro lado, coincido contigo en lo de Desayuno en Tiffany's, porque también me parece que le hace falta más acción y un poco de profundidad y perfilamiento en sus personajes, aunque sí hay que decir que Holly es un personaje imborrable e intrigante. Me queda también pendiente ver la adaptación, que por lo que sé difiere un poco de la historia original, y espero que sea para bien.

    ResponderEliminar
  6. Y yo sin estrenarme con este autor! Tengo que ponerle remedio, sin duda. Y además ver aún la peli.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario